Sara Va­len­zue­la, un ful­gor crea­ti­vo

music:life magazine mexico - - Entrevistas -

Sara Va­len­zue­la es una mu­jer in­quie­ta e in­can­sa­ble. En los años no­ven­ta fue lí­der can­tan­te de la agru­pa­ción jazz-funk La Do­sis, con la que rea­li­za­ron tres ál­bu­mes. Co­mo pro­duc­to­ra ra­dio­fó­ni­ca, ha per­ma­ne­ci­do al fren­te del pro­gra­ma So­lo Jazz, por vein­tio­cho años, con­vir­tien­do a es­te en el más lon­ge­vo de

Ra­dio Uni­ver­si­dad de Gua­da­la­ja­ra. A lo lar­go de es­ta tra­ve­sía so­no­ra, en la que ha apo­ya­do a in­nu­me­ra­bles agru­pa­cio­nes nacionales e in­ter­na­cio­na­les, Sara ha he­cho alian­zas es­tra­té­gi­cas con gran­des mú­si­cos, los cua­les la han co­bi­ja­do crea­ti­va­men­te pa­ra lan­zar tres dis­cos de es­tu­dio. El más re­cien­te de es­tos, es nues­tro te­ma.

Ful­gor (Dis­cos In­to­le­ran­cia, 2017), es el ter­cer ma­te­rial de Sara, quien echa mano de sus ami­gos mu­si­ca­les pa­ra dar se­gui­mien­to a sus an­te­rio­res en­tre­gas: La­do Es­te (Fu­ga­zi Re­cords, 2005) y En la Co­ci­na (Dis­cos In­to­le­ran­cia, 2012). A lo lar­go de los on­ce tracks, la ener­gía vi­tal de las can­cio­nes de Sara, es in­yec­ta­da por los miem­bros de Groo­ve Co­lec­ti­ve,

Bar­ney Mcall ( Fred Wes­ley, Trio Fe­ral, Gary Bartz) el ba­jis­ta Jo­nat­han Ma­ron (Trio Fe­ral, Da­ve Dou­glas High Risk) y el sa­xo­fo­nis­ta co­lom­biano Jay Ro­drí­guez ( El­vis Cos­te­llo, Me­des­ki, Mar­tin & Wood, Na­ta­lie Co­le); el ba­te­ris­ta Bill Camp­bell ( Breast­fist, Char­lie Hun­ter, No­rah Jo­nes), ade­más del te­cla­dis­ta Erik Deutsch (No­rah Jo­nes, Ro­san­ne Cash, Ci­ti­zen Ho­pe). La es­cu­de­ría mu­si­cal na­cio­nal la apor­tan los Tro­ker, Sa­muel “Sa­mo” Gon­zá­lez (ba­jo) y Fran­kie Ma­res (ba­te­ría, y tam­bién fun­gió co­mo in­ge­nie­ro de gra­ba­ción de una gran par­te de la pro­duc­ción), Irai­da No­rie­ga, el can­tau­tor si­na­loen­se Da­vid Agui­lar, el gui­ta­rris­ta Juan Cas­ta­ñón (Aca­cia) y el ba­jis­ta Ri­chie Arreo­la (La Do­sis, Be­la­no­va) y, re­pi­tien­do, Gerry Ro­sa­do en la pro­duc­ción.

Ges­ta­ción de un ful­gor

Sara nos po­ne en con­tex­to, acer­ca del pro­ce­so crea­ti­vo que mar­có el na­ci­mien­to de Ful­gor: “Cuan­do en el 2013 em­pie­zo a to­car en vi­vo En la co­ci­na, mi dis­co an­te­rior, sur­gen las pri­me­ras can­cio­nes de Ful­gor. La pri­me­ra can­ción se grabó en los es­tu­dios de In­to­le­ran­cia del DF, de ma­ne­ra muy cir­cuns­tan­cial, ya que es­ta­ban en CDMX Jo­nat­han, Bar­ney y Bill (ac­tuan­do co­mo Fe­ral Trio) pa­ra unos con­cier­tos, y yo es­ta­ba tra­ba­jan­do una can­ción a la cual le que­ría dar un tra­ta­mien­to más soul, y na­die me­jor que Jo­nat­han y Bar­ney pa­ra ha­cer­lo. Se me­tie­ron los tres y gra­ba­ron dos to­mas in­creí­bles. Así que­do esa pri­me­ra ba­se, la cual que­dó ahí guar­da­da. Des­pués ha­blé con Gerry Ro­sa­do acer­ca de có­mo pla­near el dis­co, y lue­go hi­ce una cam­pa­ña de Fon­dea­do­ra en la que me fue muy bien. Con ese di­ne­ro tra­je a Erik Deustch, quien es un pia­nis­ta ex­tra­or­di­na­rio de NY y que ade­más ha­ce un pro­gra­ma, den­tro de mi pro­gra­ma “So­lo Jazz”, que se lla­ma “The Sounds of Brooklyn and be­yond”.

Com­po­si­ción

Sara des­cri­be el gé­ne­sis de los te­mas de Ful­gor; “El pro­ce­so de com­po­si­ción fue un po­co so­li­ta­rio, co­mo sue­lo ha­cer yo, aun­que en es­te dis­co hay mu­chas co­la­bo­ra­cio­nes. Des­pués de que tra­ba­jar con mi gui­ta­rra, y con Sa­mo y Fran­kie, en FM Es­tu­dios -el es­tu­dio de es­te úl­ti­mo-, lle­gó Gerry y ya es­ta­ban de­fi­ni­das ocho can­cio­nes, con una cla­ri­dad de ha­cia dón­de iban. Pos­te­rior­men­te gra­ba­mos to­do eso, y jus­to ahí en el es­tu­dio hi­ci­mos al­go que no ha­bía­mos he­cho en otros dis­cos: hi­ci­mos tres can­cio­nes más, muy de jam, así que es­tos te­mas tie­nen más ese es­pí­ri­tu de im­pro­vi­sa­ción. Hu­bo tam­bién un pe­río­do, en el que me fui a NY y tra­ba­jé un par de me­lo­días con Jay. En es­te dis­co tam­bién sien­to que hu­bo un tra­ba­jo más pro­fun­do en las le­tras. Gerry te cues­tio­na mu­cho en el te­ma de qué quie­res de­cir y có­mo lo quie­res de­cir. Lo que tam­bién en es­te dis­co me sir­vió mu­cho fue que es­tu­ve ta­lle­rean­do mu­cho con Laura So­lór­zano, una ma­ra­vi­llo­sa poe­ta y maes­tra. De es­ta ma­ne­ra lo­gré co­sas que no ha­bía lo­gra­do an­tes con mis le­tras. Des­pués de ha­cer ese tra­ba­jo de mo­de­lar las me­lo­días me fui a CDMX a gra­bar. Es­to es al­go que me gus­ta mu­cho tra­ba­jar con Gerry, ya que tie­ne ideas muy cla­ras de có­mo ha­cer que al­go sue­ne me­jor, así sea só­lo mo­ver una no­ta o de­jar de ha­cer cier­tas co­sas o si­len­cios. Pri­me­ro tra­ba­ja­mos en una se­sión en FM en la que sim­ple­men­te nos sen­ta­mos él y yo a gra­bar las me­lo­días, y con al­gu­nas en las que ya te­nía le­tras. Du­ran­te un pe­río­do en el que Gerry es­tu­vo tra­ba­jan­do en otras co­sas, sa­lió otra can­ción. To­más, mi ma­ri­do, tra­jo a ca­sa un ins­tru­men­to ra­rí­si­mo de tres cuer­das lla­ma­do Sea­gull, una es­pe­cie de dul­ci­mer chi­qui­to. Ri­chie Arreo­la oyó la can­ción y di­jo “gra­bé­mos­la” e hi­zo una co­sa lin­dí­si­ma con el ba­jo fretless. Jus­to coin­ci­dió que co­no­cí aquí a Da­vid Agui­lar, un can­tau­tor de Si­na­loa a quien ha­bía es­cu­cha­do a tra­vés de un dis­co de Aa­ron Cruz, que me en­can­tó. Des­de ahí coin­ci­dió que un co­no­ci­do mío me di­jo que Da­vid ve­nía a Gua­da­la­ja­ra y me in­vi­to a can­tar una can­ción a un con­cier­to. A raíz de es­to, lo in­vi­té otro día a en­sa­yar aquí a mi ca­sa. Jus­to des­pués del ensayo le mos­tré la can­ción que es­tá­ba­mos tra­ba­jan­do Ri­chie y yo y le gus­tó. Pa­ra eso la can­ción aun no te­nía le­tra y se ofre­ció a ha­cer­la. Yo ya te­nía una me­lo­día ar­ma­da y ar­mó la le­tra a co­mo yo que­ría adap­tar­la. De ahí sa­lió “To­do es hoy co­mo en tus sue­ños”. A la ho­ra de ir con Gerry a gra­bar­la de­ci­di­mos in­vi­tar a Da­vid a can­tar­la. Lue­go tam­bién vino Irai­da e hi­zo unos feels muy bo­ni­tos en una can­ción muy eté­rea que se lla­ma “Me po­nes en los la­bios”, con le­tra de la poe­ta Car­men Vi­llo­ro”.

Más can­cio­nes

Es­te dis­co a ni­vel mu­si­cal creo que sue­na dis­tin­to a En la co­ci­na, ya que es­te era más or­gá­ni­co, in­tros­pec­ti­vo. Quie­ro pen­sar que es par­te de una evo­lu­ción na­tu­ral. Tie­ne can­cio­nes muy di­fe­ren­tes. Por ejem­plo “Aquel In­cen­dio” es co­mo un soul vie­ji­to, más ha­cia el groo­ve. Hay can­cio­nes co­mo “To­do es hoy co­mo en tus sue­ños”, que es co­mo un folk acús­ti­co, pe­ro al mis­mo tiem­po tie­ne una co­sa ra­ra y pa­che­ca en los pia­nos. Hay can­cio­nes que son más roc­kers, co­mo “Ca­mi­nos” que tie­ne mu­cha ener­gía y que re­pre­sen­ta mi la­do roc­ke­ro. Es­te es un dis­co que po­dría ha­blar de las di­ver­sas in­fluen­cias que ten­go, al­gu­nas más cons­cien­tes que otras Cuan­do me pre­gun­tan si es un dis­co de jazz, yo di­go que no. Res­pe­to mu­chí­si­mo a los jaz­zis­tas, el gé­ne­ro me pa­re­ce com­ple­jí­si­mo, y he es­cu­cha­do jazz mu­chí­si­mos años de mi vi­da, y cu­rio­sa­men­te, siem­pre hay jaz­zis­tas en mis dis­cos. Po­dría ha­ber al­gu­nos flir­teos, pe­ro a fi­nal de cuen­tas es más un dis­co de rock pop”.

La pro­duc­ción y gra­ba­ción

Gerry Ro­sa­do, el pro­duc­tor, to­ma la pa­la­bra: “Ful­gor fue un dis­co he­cho un po­co al re­vés en el sen­ti­do tra­di­cio­nal de te­ner las can­cio­nes, pre­pro­du­cir­las, y de­fi­nir arre­glos. Ar­tís­ti­ca­men­te, se em­pe­za­ba con las can­cio­nes bas­tan­te des­nu­das y lue­go se fue­ron to­man­do de­ci­sio­nes de ha­cia dón­de lle­var­las y qué agre­gar­les. Al­gu­nas que­da­ron bas­tan­te si­mi­la­res a co­mo al prin­ci­pio se plan­tea­ron. Otras se fue­ron mo­vien­do y se le fue­ron agre­gan­do al­gu­nas ca­pas, y el re­sul­ta­do a mí me pa­re­ce no es­tá ape­ga­do a un so­lo so­ni­do. Es un dis­co muy di­ver­so, en don­de el pe­ga­men­to es la voz de Sara. Es­te es un dis­co que re­tra­ta un pro­ce­so bas­tan­te lar­go de pro­duc­ción y es una co­lec­ción de 12 can­cio­nes, en don­de hu­bo una gran di­ver­si­dad de es­ti­los y bús­que­das”. En te­mas de mer­ca­do, Gerry nos dio su pun­to de vis­ta: “En prin­ci­pio creo que es un dis­co que se hi­zo muy des­de aden­tro. No es un dis­co que pla­nea­ra es­pe­cí­fi­ca­men­te ocu­par un ni­cho ni lle­nar un es­pa­cio en par­ti­cu­lar. Es más bien un re­fle­jo de quien es Sara en es­te mo­men­to de su vi­da, sus preo­cu­pa­cio­nes pro­fun­das y fun­da­men­ta­les, y al mis­mo tiem­po es­té­ti­cas. Pe­ro creo que es un dis­co que ape­la a un pú­bli­co que no tie­ne de­ma­sia­das op­cio­nes. Es un dis­co que ha­bla des­de la ma­du­rez. Por lo mis­mo es un dis­co que tie­ne al­gu­nos án­gu­los que a ni­vel mer­ca­do pue­den ser muy efi­ca­ces pa­ra un pú­bli­co ávi­do, que no es pre­ci­sa­men­te el ado­les­cen­te, aun­que no hay na­da que im­pi­da que el dis­co se co­nec­te con oídos jó­ve­nes. Creo que el so­ni­do, las me­lo­días y la voz mis­ma de Sara son al­go con lo que uno pue­de acom­pa­ñar­se por mu­cho tiem­po. No tie­ne por­que te­ner una du­ra­bi­li­dad es­pe­cí­fi­ca. Yo en ge­ne­ral me sien­to más in­cli­na­do por ese ti­po de dis­cos. Esos que pue­do con­ti­nuar es­cu­chan­do por mu­cho tiem­po y que no obe­de­cen a las re­glas del sen­ci­llo mo­men­tá­neo”. Fran­kie Ma­res, quien par­ti­ci­pó co­mo mú­si­co e in­ge­nie­ro de gra­ba­ción de gran par­te del dis­co, nos cuen­ta: “Co­men­za­mos cuan­do Sara me co­men­ta del pro­yec­to del nue­vo dis­co. En dis­cos an­te­rio­res ha tra­ba­ja­do con mu­chos ar­tis­tas, con mu­cho trac­keo y en­vío de co­rreos. Es­ta vez Erik Deutsch es­tu­vo una se­ma­na en Gua­da­la­ja­ra, y los pri­me­ros tres días co­men­za­mos a tra­ba­jar Erik, Sa­mo y yo en las ba­ses aquí en FM Es­tu­dios. En cues­tión de equi­po, Pro­mas­ter nos echó la mano con el bac­kli­ne. Pa­ra Erik Deus­tsch pe­di­mos un Ro­land Juno- G, un Fen­der Rho­des 73, y un Ya­maha DX7. Aca­bo de es­cu­char el dis­co, des­pués de dos años y me­dio en que tar­dó en en­tre­gar­se y el re­sul­ta­do me pa­re­ce in­creí­ble. El so­ni­do en par­ti­cu­lar, es más ri­co, en to­dos as­pec­tos de una cues­tión de tex­tu­ras muy bue­nas. usa­mos has­ta ce­ni­ce­ros pa­ra so­ni­dos, ollas y co­sas ra­ras pa­ra lo­grar tim­bres per­cu­ti­vos y que se sin­tie­ra un mo­men­to ex­tra­ño den­tro del dis­co”. Sara se des­pi­de de no­so­tros con una re­fle­xión: “Na­da más di­ría que en el res­ca­te de lo po­si­ti­vo tu­ve mu­cha suer­te, y soy muy afor­tu­na­da de tra­ba­jar con un equi­po de mú­si­cos su­per crea­ti­vos y ta­len­to­sos que me res­pal­dan mu­cho, que me han acom­pa­ña­do en to­dos mis dis­cos y que lo ha­cen con to­do el co­ra­zón”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.