MAS­SI­MO QUAR­TA

“Nues­tro co­no­ci­mien­to es pa­ra ser­vir a la mú­si­ca”

music:life magazine mexico - - Entrevistas -

El aho­ra maes­tro Di­rec­tor Mas­si­mo Ar­tís­ti­co Quar­ta, de la de Or­ques­ta­la Uni­ver­si­dad Fi­lar­mó­ni­ca Na­cio­na­lMé­xi­co, se Au­tó­no­mai­ni­ció en el vio­lín­de a los 11 mu­si­cal años só­li­da re­ci­biendoen su una país for­ma­ción­na­tal, Ita­lia; Schi­pa en deel Con­ser­va­to­rioLec­ce y con Bea­tri­caTi­to An­to­nio­ni en el Con­ser­va­to­rio de San­ta Cecilia. Pos­te­rior­men­te es­tu­dió con Sal­va­to­re Ac­car­do, Rug­gie­ro Ric­ci, Pa­vel Ver­ni­kov y Abram Sh­tern. Su en­tre­ga a la mú­si­ca lo ha lle­va­do a to­car en la

Kon­zert­haus y la Phil­har­mo­nie de Berlín, el Con­cert­ge­bouw de Áms­ter­dam, el Tea­tro alla Sca­la de Mi­lán y otros es­ce­na­rios en el mun­do. Ga­nó el pre­mio Ope­ra Pri­ma Phi­lips en el Con­cur­so de Vit­to­rio Ve­ne­to y el Con­cur­so In­ter­na­cio­nal de Vio­lín Pre­mio Pa­ga­ni­ni de Gé­no­va (1991). En su ca­rre­ra co­mo Di­rec­tor ha es­ta­do al fren­te de or­ques­tas co­mo la Fi­lar­mó­ni­ca de Vie­na, la Fi­lar­mó­ni­ca Real, la Sin­fó­ni­ca de los Paí­ses Ba­jos, la Sin­fó­ni­ca de Berlín, en­tre otras.

Re­ci­bió el Pre­mio Fo­yer des Ar­tis­tes del Pre­mio In­ter­na­cio­nal de Ar­tes y Es­pec­tácu­los Gino Ta­ni. Ac­tual­men­te es pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Eu­ro­pea de Maes­tros de Cuer­das y pro­fe­sor en el Con­ser­va­to­rio de la Sui­za

Ita­lia­na en Lu­gano. Des­pués del ensayo con la OFUNAM en la Sa­la Ne­zahual­có­yotl, el di­rec­tor Mas­si­mo Quar­ta ha­bló so­bre su tra­yec­to­ria pa­ra la re­vis­ta Mu­sic:Li­fe, en el mes que re­to­ma se­gun­da tem­po­ra­da la or­ques­ta uni­ver­si­ta­ria.

Maes­tro Quar­ta, cuan­do se co­mien­za un ca­mino en la mú­si­ca se em­pren­de una bús­que­da per­so­nal que se va trans­for­man­do con el tiem­po. ¿Ac­tual­men­te en qué mo­men­to se en­cuen­tra us­ted có­mo mú­si­co?

“Es­toy en un mo­men­to muy im­por­tan­te por­que es­toy com­bi­nan­do la di­rec­ción, que ha­go des­de ha­ce 20 años, y la eje­cu­ción del vio­lín; aho­ra que me en­cuen­tro en es­ta po­si­ción pri­vi­le­gia­da en Mé­xi­co co­mo Di­rec­tor Ar­tís­ti­co de la OFUNAM. El vio­lín es par­te de mi vi­da pe­ro nun­ca ha si­do una to­ta­li­dad en ella. Des­de que co­men­cé a di­ri­gir fue cla­ro que el vio­lín era só­lo una par­te de mi vi­da mu­si­cal. Aho­ra ten­go mu­chos con­cier­tos co­mo vio­li­nis­ta pe­ro tam­bién ten­go mu­chos con­cier­tos co­mo di­rec­tor”.

Las obras y los com­po­si­to­res que ha in­ter­pre­ta­do co­mo di­rec­tor y co­mo so­lis­ta, son di­ver­sos pe­ro, ¿tie­ne al­gu­na pre­di­lec­ción por la mú­si­ca de Nic­co­ló Pa­ga­ni­ni?

“No la ten­go, es una pre­di­lec­ción que la gen­te me ha da­do por­que yo he ga­na­do el con­cur­so (In­ter­na­cio­nal de Vio­lín Pre­mio Pa­ga­ni­ni de Gé­no­va,1991). Creo que si ga­na­ra el con­cur­so Si­be­lius la gen­te va a de­cir que mi pre­di­lec­ción es J. Si­be­lius al igual que con P. I. Tchai­kovsky. Me gus­ta mu­cho Pa­ga­ni­ni por­que soy ita­liano y por­que du­ran­te mu­chos años he es­cu­cha­do Pa­ga­ni­ni y no me gus­ta có­mo lo to­can por­que la par­te téc­ni­ca es­tá muy cui­da­da y pa­ra mí es lo con­tra­rio. Es cla­ro que pa­ra to­car Pa­ga­ni­ni ne­ce­si­tas una bue­ní­si­ma téc­ni­ca en el vio­lín pe­ro tam­bién la ne­ce­si­tas pa­ra to­car Mo­zart, pa­ra to­car el pri­me­ro re­quie­res ser vir­tuo­so pe­ro no es eso lo que me ha en­can­ta­do du­ran­te to­da mi vi­da, sino la ma­ne­ra de Pa­ga­ni­ni pa­ra can­tar so­bre y con el vio­lín. Ros­si­ni di­jo al­gu­na vez que sí Pa­ga­ni­ni hu­bie­ra es­cri­to ópe­ras hu­bie­ra re­pre­sen­ta­do mu­chos pro­ble­mas pa­ra to­dos los com­po­si­to­res de ópe­ra por­que tra­tó el vio­lín co­mo a los can­tan­tes. Es­to es lo que me en­can­ta pe­ro creo que mu­cha gen­te no ha lo com­pren­di­do. No fue mi elec­ción, fue una elec­ción del mer­ca­do por­que des­pués del con­cur­so to­dos que­rían que yo to­ca­ra Pa­ga­ni­ni y no po­día de­cir, “No, no, no”; otros que­rían que to­ca­ra Beet­ho­ven o Tchai­kovsky pe­ro es al­go que te que­da co­mo una mar­ca”.

De­jan­do a un la­do es­ta mar­ca, us­ted grabó los Seis Con­cier­tos pa­ra Vio­lín de N. Pa­ga­ni­ni con un vio­lín que Guar­ne­ri del Ge­sú cons­tru­yó pa­ra es­te com­po­si­tor, ¿có­mo lle­gó es­te ins­tru­men­to a us­ted y có­mo fue la ex­pe­rien­cia que tu­vo al to­car­lo?

“¡Fue in­creí­ble! Es un vio­lín que tie­ne en la lá­gri­ma el so­ni­do, tie­ne do­lor, pa­sión, su­ti­le­zas, tie­ne sua­vi­dad; creo que tie­ne to­das las cua­li­da­des y pue­de ser que aún tie­ne den­tro un po­co el so­ni­do de Pa­ga­ni­ni. Es un vio­lín in­creí­ble pe­ro no es sim­ple po­der to­car­lo por­que es muy va­lio­so. No se pue­de to­car mu­cho tiem­po an­tes del con­cier­to por­que es­tán los po­li­cías vi­gi­lan­do. Yo fui afor­tu­na­do por­que en el tiem­po de las gra­ba­cio­nes sen­tí que me­dia ho­ra no ha­bía si­do su­fi­cien­te, pre­gun­té pa­ra po­der to­car­lo más tiem­po y me die­ron per­mi­so por­que si no, no hu­bie­se si­do po­si­ble ha­cer la gra­ba­ción. Su so­ni­do es muy par­ti­cu­lar co­mo to­dos los vio­li­nes Del Ge­sú por­que su so­ni­do es muy po­ten­te, muy os­cu­ro y con una gran per­so­na­li­dad que ca­si es un pe­li­gro pa­ra el vio­li­nis­ta”.

Us­ted to­ca un vio­lín Gua­dag­ni­ni de 1765, há­ble­me de él.

“En el tiem­po de Stra­di­va­ri a los vio­li­nes Gua­dag­ni­ni se les lla­ma­ba “el Stra­di­va­ri de los po­bres” por­que to­dos los vio­li­nis­tas que no po­dían pa­gar un Stra­di­va­ri com­pra­ban un Gua­dag­ni­ni que to­ca­ba pa­re­ci­do y al­gu­nas ve­ces lo ha­cía has­ta me­jor. Aho­ra no se pue­de de­cir que son los vio­li­nes de los po­bres por­que tam­bién cues­tan mu­cho”.

Des­pués de ha­ber di­ri­gi­do y to­ca­do con la OFUNAM co­mo Di­rec­tor Hués­ped y co­mo vio­li­nis­ta, fue de­sig­na­do el año pa­sa­do (2016) co­mo Di­rec­tor Ar­tís­ti­co de la mis­ma, ¿có­mo ha tra­ba­ja­do es­te tiem­po pa­ra con­se­guir su ob­je­ti­vo de con­so­li­dar la so­no­ri­dad de la Or­ques­ta?

“Es­ta­mos tra­ba­jan­do muy in­ten­sa­men­te con to­das las sec­cio­nes. No es sim­ple por­que ellos es­ta­ban acos­tum­bra­dos a to­car y a en­sa­yar de una ma­ne­ra di­fe­ren­te a la mía. En­ton­ces es­tos seis me­ses que han pa­sa­do, han si­do im­por­tan­tes pa­ra co­no­cer­nos en­tre no­so­tros. Aho­ra ellos sa­ben có­mo pien­so el ensayo, cuál es el res­pe­to que quie­ro pa­ra ca­da com­po­si­tor y pa­ra ca­da épo­ca. No se pue­de to­car Mo­zart co­mo Beet­ho­ven ni tam­po­co Brahms, pa­ra eso se ne­ce­si­ta un há­bi­to y una ac­ti­tud di­fe­ren­tes. Sé dón­de es­tán sus me­jo­res cua­li­da­des y dón­de he de tra­ba­jar más téc­ni­ca y mu­si­cal­men­te. Ese tiem­po tam­bién ha si­do im­por­tan­te pa­ra com­pren­der qué ti­po de pro­gra­ma­ción ha­cer pa­ra el pró­xi­mo año por­que creo que siem­pre es esen­cial que un mú­si­co mues­tre lo me­jor que tie­ne. Es­toy muy con­ten­to. Bus­co con­so­li­dar la cons­cien­cia de ca­da ins­tru­men­tis­ta y la ca­pa­ci­dad pa­ra es­cu­char más y mi­rar me­nos. Si eres par­te de una fa­mi­lia y es­cu­chas lo que pa­sa en ella, te sien­tes más in­vo­lu­cra­do y en el mo­men­to de una lec­ción es­tás más cons­cien­te”.

¿Qué ca­rac­te­rís­ti­cas con­si­de­ra que de­ben te­ner el Di­rec­tor y la Or­ques­ta pa­ra do­tar de per­so­na­li­dad sus in­ter­pre­ta­cio­nes de las obras?

“La pri­me­ra es que el Di­rec­tor siem­pre de­be bus­car la in­ter­pre­ta­ción del com­po­si­tor por­que no­so­tros los di­rec­to­res so­mos siem­pre ins­tru­men­tos, esa es la re­gla de la ex­ce­len­cia; nues­tro co­no­ci­mien­to es pa­ra ser­vir a la mú­si­ca. Por eso, otra cua­li­dad del Di­rec­tor de­be ser co­no­cer pro­fun­da­men­te lo que es­tá di­ri­gien­do por­que si no, no pue­de ha­blar de mú­si­ca con la Or­ques­ta. Ade­más de­be exis­tir res­pe­to y diá­lo­go, por­que si yo co­mo Di­rec­tor quie­ro de­ma­sia­do del mú­si­co y do­mo to­da su ini­cia­ti­va mu­si­cal, su crea­ti­vi­dad y su per­so­na­li­dad, el mú­si­co nun­ca va a to­car lo que yo quie­ro, y si lo ha­ce, lo va ha­cer muy mal por­que no es­tá dis­fru­tan­do ser él mis­mo. Es­to es lo más di­fí­cil pa­ra el Di­rec­tor, de­jar to­car al ins­tru­men­tis­ta en la ma­ne­ra que él cree es la me­jor pe­ro con la in­for­ma­ción que el di­rec­tor tie­ne por­que ha es­tu­dia­do al com­po­si­tor, eso per­mi­te que am­bos le im­pri­man per­so­na­li­dad a sus in­ter­pre­ta­cio­nes. Tam­bién si el ins­tru­men­tis­ta ha­ce to­do lo que di­ce el Di­rec­tor pe­ro sin con­cien­cia en­ton­ces va a ser una co­pia y las co­pias nun­ca son ori­gi­na­les. La or­ques­ta ne­ce­si­ta un je­fe, un Di­rec­tor Ar­tís­ti­co que po­see una res­pon­sa­bi­li­dad muy gran­de por­que tie­ne que ha­cer un equi­po de tra­ba­jo y sin es­te equi­po só­lo va a ha­cer ges­tos sin so­ni­do, es­te equi­po de­be sa­ber que es­ta per­so­na que lo di­ri­ge ha es­tu­dia­do más que ellos la par­ti­tu­ra por­que mien­tras ellos to­can só­lo mi­ran una par­te pe­ro cuan­do el Di­rec­tor di­ri­ge tie­ne ba­jo su con­trol 50 par­tes, ne­ce­si­tan creer en él”.

Us­ted con­si­de­ra muy im­por­tan­te la re­la­ción del pú­bli­co y los es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios con la Or­ques­ta, ¿có­mo es­tá cons­tru­yen­do esa re­la­ción?

“Con los en­sa­yos ge­ne­ra­les abier­tos. La res­pues­ta ha si­do muy bue­na, vie­ne mu­cha gen­te con mu­chas pre­gun­tas in­tere­san­tes en­ton­ces creo que es un ex­pe­ri­men­to muy po­si­ti­vo que va­mos a con­ti­nuar y va­mos a me­jo­rar”.

El re­per­to­rio que se ha pro­gra­ma­do es­tas dos tem­po­ra­das, in­clu­ye mú­si­ca del si­glo XVIII al si­glo XX, mú­si­ca Con­tem­po­rá­nea y mú­si­ca Me­xi­ca­na, ¿es­te si­gue al­gu­na es­tra­te­gia pa­ra atraer y acer­car a más pú­bli­co a los con­cier­tos?

“No es una es­tra­te­gia, es por­que me gus­ta. So­mos muy afor­tu­na­dos por­que te­ne­mos 400 años de mú­si­ca pa­ra des­cu­brir e in­ter­pre­tar. Ten­go un ojo muy cui­da­do­so pa­ra los jó­ve­nes y pa­ra la gen­te que vie­ne y no vie­ne a es­cu­char­nos, ob­via­men­te no pue­do ha­cer to­do lo que me gus­ta si al pú­bli­co no le gus­ta. A ve­ces pon­go tam­bién obras que no es que no le gus­ten al pú­bli­co sino que nos las co­no­cen. Por otro la­do, es im­por­tan­te dis­fru­tar to­dos los es­ti­los de la mú­si­ca, no só­lo se pue­de to­car mú­si­ca ita­lia­na o ame­ri­ca­na o me­xi­ca­na por­que ca­da com­po­si­tor tie­ne sus cua­li­da­des y sus par­ti­cu­la­ri­da­des que ha­cen que se pue­da me­jo­rar la ca­li­dad de los ins­tru­men­tis­tas de la Or­ques­ta”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.