KNKY

El tiem­po, ese vie­jo alia­do

music:life magazine mexico - - Entrevistas -

“Con diez mi­nu­tos bas­ta, diez mi­nu­tos son la muer­te; sien­do así, me­jor no te duer­mas”, di­cen los in­te­gran­tes de Kinky cuan­do se les pre­gun­ta si, con la agenda lle­na, es bueno echar­se una pes­ta­ña en salas de es­pe­ra o prue­bas de so­ni­do con tal de re­to­mar la ener­gía per­di­da tras dar un con­cier­to y lue­go go­zar de las bon­da­des del af­ter. “So­mos muy fies­te­ros, eso ya no se nos va a qui­tar nun­ca”, pro­si­gue el quin­te­to ta­llán­do­se los ojos, evi­den­te­men­te des­ve­la­do pe­ro lis­to pa­ra aten­der es­ta en­tre­vis­ta; “por eso sa­be­mos bien que si te duer­mes cin­co, diez mi­nu­tos, y tie­nes mil co­sas por ha­cer, inevi­ta­ble­men­te te co­nec­tas más con la flo­je­ra. Es de­cir, si eso es to­do lo que vas a dor­mir en el día, me­jor no lo ha­gas”. El com­bo de Mon­te­rrey trae en­tre ma­nos Na­die va­le más que tú, su más re­cien­te ál­bum, así que mu­cho des­ve­lo ha vi­vi­do úl­ti­ma­men­te; “no hay na­da peor que lle­gar al ho­tel a las cin­co de la ma­ña­na sa­bien­do que a las seis tie­nes que es­tar en el ae­ro­puer­to; pe­ro hay que dar­le, en­fo­car­se en lo que im­por­ta”, sos­tie­ne Gil Ce­re­zo, lí­der vo­cal de los au­to­res de “Cha­rro ne­gro”. Acom­pa­ña­do de sus com­pa­ñe­ros Carlos Chai­res,

Uli­ses Lo­zano, Cé­sar Plie­go y Omar Gón­go­ra, Ce­re­zo cuen­ta que el más re­cien­te pla­to de Kinky fue gra­ba­do en Los Án­ge­les, “en nues­tro pro­pio es­tu­dio, don­de he­mos he­cho prác­ti­ca­men­te to­dos nues­tros ál­bu­mes, des­de Rei­na pa­ra acá”. Gil ase­gu­ra que se tra­ta de un “lu­gar que he­mos acon­di­cio­na­do po­co a po­co pa­ra que fun­cio­ne ideal­men­te to­man­do en cuen­ta el mo­do con el cual tra­ba­ja­mos. Es una es­pe­cie de la­bo­ra­to­rio re­ple­to de gui­ta­rras, sin­tes, compu­tado­ras e ins­tru­men­tos ra­ros, una bo­de­gui­ta lle­na de co­sas con un cuar­to pa­ra gra­bar don­de po­de­mos que­dar­nos el tiem­po que que­ra­mos con tal de dar­le su es­pa­cio a nues­tras can­cio­nes”. Así que es im­por­tan­te pa­ra los crea­do­res te­ner su pro­pio es­pa­cio pa­ra tra­ba­jar con cal­ma, Gil. “Sí. Mu­cho de lo que ha he­cho a Kinky es jus­to gra­cias a eso, a la po­si­bi­li­dad de dar­nos tiem­po pa­ra ex­pe­ri­men­tar con rit­mos y so­ni­dos, pa­ra crear fu­sio­nes nue­vas. No so­mos de lle­gar al es­tu­dio y en un día te­ner ter­mi­na­do un te­ma; más bien va­mos eli­gien­do in­gre­dien­tes con cui­da­do, pro­ban­do y des­car­tan­do. Por for­tu­na nues­tro es­tu­dio nos de­ja ha­cer la mú­si­ca co­mo nos gus­ta, un asun­to que re­quie­re tiem­po”. Y más con­si­de­ran­do que pa­ra Na­die va­le más que

tú se ro­dea­ron de va­rios in­vi­ta­dos; Adrián Dar­ge­los (Ba­ba­so­ni­cos), MLKMN, Pe­pe Agui­lar y Ma­riel Ma­riel. “A Pe­pe lo pe­pe­na­mos en un con­cier­to que te­nía; lle­ga­mos, nos pre­sen­ta­mos, le pu­si­mos la ro­la en la que que­ría­mos que tra­ba­ja­ra (“Cha­rro ne­gro”), le gus­tó la idea y en ca­lien­te la grabó. Fue así de rá­pi­do por­que él siem­pre via­ja con su equi­po de gra­ba­ción, por si se le ocu­rre al­gu­na idea, car­ga con un in­ge­nie­ro in­clu­so. Otras co­la­bo­ra­cio­nes las con­cre­ta­mos a lar­ga dis­tan­cia, con Ma­riel Ma­riel fue así y con Adrián igual­men­te; sin em­bar­go, Ja­ri­na De Mar­co y MLKMN sí fue­ron al es­tu­dio que pla­ti­ca­mos pa­ra com­par­tir con no­so­tros un buen ra­to”. Us­te­des mis­mos se en­car­ga­ron de la pro­duc­ción de las de­ce­na de te­mas que in­te­gran es­ta obra, sin em­bar­go re­cu­rrie­ron a Tony Hof­fer y Jus­tin Mosh­ke­vish pa­ra la mez­cla; el pri­me­ro, po­pu­lar de­bi­do a su la­bor con Sue­de y Bell & Se­bas­tian. “Al­gu­na vez nos ocu­pa­mos no­so­tros mis­mos de la mez­cla, pe­ro lle­ga­mos a la con­clu­sión de que el pro­ce­so de pro­duc­ción es un lap­so ago­ta­dor, un pe­rio­do de tra­ba­jo ex­haus­ti­vo don­de uno a ve­ces no ter­mi­na en las me­jo­res con­di­cio­nes tras es­cu­char tan­tas ve­ces los mis­mos so­ni­dos y ha­cer­les más y más arre­glos, cam­bios y ajus­tes. A ve­ces es me­jor en­tre­gar la es­ta­fe­ta. Por otro la­do, nos in­tere­sa la

po­si­bi­li­dad de que al­guien ex­pan­da nues­tro so­ni­do. Tony

Hof­fer es un me­ga star de la mez­cla y con­si­guió que las can­cio­nes de Na­die va­le más que tú cre­cie­ran de un mo­do sor­pren­den­te. Va­ya, ade­más de los gru­pos que men­cio­nas, ha tra­ba­ja­do con ban­das co­mo De­pe­che Mo­de y M83, y por eso fue que lo bus­ca­mos, que­ría­mos lle­gar más arri­ba”. ¿Qué tal el jue­go ping pong du­ran­te la mez­cla? “Hi­ci­mos ajus­tes mu­chas ve­ces, cla­ro, pe­ro muy pe­que­ños. En reali­dad, el len­gua­je con el que tra­ba­jan tan­to Tony co­mo Jus­tin es si­mi­lar al nues­tro; nos re­fe­ri­mos al so­ni­do en tér­mi­nos si­mi­la­res, así que la ida y vuel­ta de la in­for­ma­ción siem­pre fue pre­ci­sa y cla­ra. Un ejem­plo ais­la­do: “Acen­to en la U” la tra­ba­ja­mos bas­tan­te, ba­ta­lla­mos en con­ci­liar el mo­do en el que Tony per­ci­bía la can­ción y có­mo no­so­tros la ima­gi­ná­ba­mos. La re­bo­ta­mos mu­cho -qui­zá fue la can­ción que más ve­ces vi­vió eso- por­que el te­ma tie­ne una esen­cia ur­ba­na, me­dio hip hop, pe­ro Tony la que­ría más roc­ke­ra. Al fi­nal lle­ga­mos al me­jor lu­gar a ni­vel so­no­ro tras una jun­ta don­de le di­mos a Tony re­fe­ren­cias res­pec­to a lo que no­so­tros que­ría­mos”. “Fue in­tere­san­te unir los mun­dos de Tony y Jus­tin, lle­gar a una mez­cla y lue­go a un mas­ter que po­se­ye­ran uni­dad no fue sen­ci­llo, pe­ro am­bos son muy bue­nos en su tra­ba­jo, así que só­lo hu­bo que afi­nar cier­tos de­ta­lles. Es­to no hu­bie­ra pa­sa­do si pre­via­men­te no­so­tros no nos hu­bié­ra­mos en­car­ga­do de pu­lir al má­xi­mo nues­tro so­ni­do. Pro­ce­sa­mos se­cuen­cias mi­les de ve­ces has­ta al­can­zar el pun­to exac­to que és­tas re­que­rían pa­ra ha­cer cre­cer las can­cio­nes. Y es que a ve­ces los ele­men­tos que in­te­gran una com­po­si­ción sue­nan de ma­ra­vi­lla por se­pa­ra­do, pe­ro al mo­men­to de unir­los no ayu­dan a que el re­sul­ta­do fi­nal sea bueno (in­clu­so llegan a arrui­nar las co­sas). Es­to se ha­ce muy evi­den­te en el pro­ce­so de mez­cla, por eso siem­pre hay que es­tar lis­to pa­ra re ima­gi­nar el so­ni­do y tam­bién pa­ra aban­do­nar cier­tas ideas. O sea, de­jar ir co­sas que só­lo es­tor­ban tam­bién tie­ne su di­fi­cul­tad”. wEn ese sen­ti­do, ha­blan­do del pro­ce­so de com­po­si­ción y gra­ba­ción, ¿de cuá­les re­sul­ta­dos en es­pe­cí­fi­co se sien­ten or­gu­llo­sos en es­te dis­co? “Po­dría ha­blar de “Un pe­so”, pa­ra em­pe­zar. Más allá de lo que im­pli­có pa­ra mí es­cri­bir la le­tra, tu­ve que dar­le mu­chas vuel­tas a és­ta con tal de prac­ti­car­la, pues que­ría que so­na­ra na­tu­ral. Se tra­ta de un te­ma ra­pea­do al que hay que en­con­trar­le los es­pa­cios ade­cua­dos pa­ra to­mar ai­re y así per­mi­tir que flu­ya de arri­ba aba­jo. Me pa­sé días de­fi­nien­do to­na­li­dad y rit­mo. Por otro la­do, “Cha­rro ne­gro” fu­sio­na nues­tras in­fluen­cias de fol­clo­re me­xi­cano con trap y dub step mien­tras “Acen­to en la U” es rít­mi­ca­men­te muy ri­ca”. Aho­ra que ha­bla­mos de su re­la­ción con Tony y Jus­tin y del desem­pe­ño de Kinky crean­do can­cio­nes y pre­sen­tán­do­las en di­rec­to, ¿có­mo mi­ran en pers­pec­ti­va lo he­cho ha­ce más de quin­ce años, cuan­do em­pe­za­ban a to­car? “No hay escape: cuan­do em­pie­zas hay mu­cho tra­ba­jo por ha­cer, mu­cha bre­cha por abrir. Y ha­cer es­to sig­ni­fi­ca to­car don­de cai­ga, to­car to­das las puer­tas. No im­por­tan las con­di­cio­nes, por punks que re­sul­ten. De lo que se tra­ta es de to­car. Al co­mien­zo nos pre­sen­tá­ba­mos mu­cho en un ca­fé don­de vo­lá­ba­mos las bo­ci­nas a ca­da ra­to, así que ha­bía que vol­tear los mo­ni­to­res ha­cia la gen­te pa­ra con­ti­nuar con la to­ca­da. Y del pri­mer dis­co ni ha­blar; lo hi­ci­mos ha­ce 16 años con pie­dras, pa­los y una compu­tado­ra. En­ton­ces las he­rra­mien­tas eran muy pre­ca­rias, pe­ro el límite, tal co­mo aho­ra ocu­rre, era la crea­ti­vi­dad. Usá­ba­mos pro­gra­ma­cio­nes que eran un chis­te, pe­ro te­nía­mos ga­nas de ha­cer mú­si­ca. Qué di­fe­ren­cia con el pre­sen­te; por ejem­plo yo, aho­ra en mi ca­sa gra­bo mu­chas vo­ces, ten­go un pre amp de me­nos de mil dó­la­res y ya, con eso y mi tar­je­ti­ta de au­dio la ha­go. Por for­tu­na aho­ra bas­ta con esas he­rra­mien­tas pa­ra ob­te­ner un re­sul­ta­do pro­fe­sio­nal”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.