Jua­na Mo­li­na

El efec­to del si­len­cio

music:life magazine mexico - - Entrevistas -

Ha­lo es la sép­ti­ma es­ca­la en la dis­co­gra­fía de la ar­tis­ta ar­gen­ti­na. Ade­más de con­ver­tir­se en el me­jor pre­tex­to pa­ra ale­jar­se de ca­sa y así com­par­tir su mú­si­ca en vi­vo, se tra­ta de una na­ve reacon­di­cio­na­da con la cual em­pren­de un nue­vo via­je ha­cia su pro­pio uni­ver­so in­te­rior. “Si bien uno pue­de ser muy bohe­mio y de­jar­se lle­var por la iner­cia, tam­bién hay una reali­dad que me exi­ge. Es de­cir, si quie­ro se­guir to­can­do y via­jar, de­bo te­ner al­go nue­vo que mos­trar. El me­dio co­mo tal te pi­de cuen­tas y esa pre­sión me ayu­da a po­ner­me en mar­cha”, afir­ma la can­tau­to­ra na­ci­da en Bue­nos Ai­res en 1962. Des­de el re­ve­la­dor Se­gun­do (2000)., Jua­na no ha de­ja­do de in­vi­tar a sus es­cu­chas a una es­pe­cie de tran­ce que pro­vo­ca de una for­ma sim­ple y fas­ci­nan­te. Y pa­ra ge­ne­rar las tex­tu­ras am­bien­ta­les de su par­ti­cu­lar elec­tró­ni­ca, aho­ra se apo­yó de los mú­si­cos

Odín Sch­wartz y Eduar­do Ber­ga­llo en los es­tu­dios de So­nic Ranch en Te­xas, la ba­se en es­ta oca­sión pa­ra desa­rro­llar un nue­vo ca­pí­tu­lo en el en­tra­ma­do elec­tró­ni­co

Ca­da vez se ex­pan­de más tu mú­si­ca…

“Ha­ce diez años ha­cía gi­ras de 25 fe­chas en Es­ta­dos Uni­dos, du­ran­te un mes to­can­do ca­si to­dos los días en lu­ga­res pe­que­ños y no tan co­no­ci­dos. Aho­ra ha­go me­nos fe­chas pe­ro en otra cla­se de si­tios. Co­mo sea, si­go via­jan­do mu­cho so­lo que de ma­ne­ra dis­tin­ta”.

Ja­pón es un país que ha des­ta­ca­do en tu iti­ne­ra­rio des­de ha­ce tiem­po,,,

“Es el lu­gar al cual voy con más fre­cuen­cia, al me­nos una vez al año y en és­te se­rán dos. Qui­zás no sea tan co­mún pa­ra un ar­tis­ta ibe­roa­me­ri­cano, aun­que se ha abier­to bas­tan­te en días re­cien­tes. Las pri­me­ras ve­ces que fui en el 2000, no era tan así. Prác­ti­ca­men­te no te cru­za­bas con per­so­nas que no tu­vie­ran ras­gos asiá­ti­cos, era muy im­pre­sio­nan­te ser la úni­ca que no te­nía los ojos ras­ga­dos. Aho­ra eso ha cam­bia­do ra­di­cal­men­te”.

¿A qué ad­ju­di­cas que les atrai­ga tu mú­si­ca?

“Se­gu­ra­men­te les pa­sa lo que a no­so­tros cuan­do po­ca gen­te ha­bla­ba in­glés y sin em­bar­go se es­cu­cha­ba bas­tan­te a ar­tis­tas de In­gla­te­rra y de Es­ta­dos Uni­dos. Sin im­por­tar que no en­ten­die­ras na­da, se co­nec­ta­ban con lo mu­si­cal, con el pai­sa­je so­no­ro al que eran ca­pa­ces de trans­por­tar­nos va­rios dis­cos. A los ja­po­ne­ses pue­de pa­sar­les lo mis­mo, no les im­por­ta tan­to no en­ten­der bien lo que se di­ce en mis can­cio­nes”.

Ha­lo es una pa­la­bra que em­bo­na con la at­mós­fe­ra ge­ne­ra­da por tu dis­co…

“En ge­ne­ral los mo­ti­vos pa­ra en­con­trar un tí­tu­lo par­ten siem­pre de la de­ses­pe­ra­ción más que la re­pre­sen­ta­ción en sí mis­ma. No se me ocu­rría na­da, re­co­rrí las le­tras y cuan­do es­tá­ba­mos a pun­to de sa­car­lo en­con­tré la pa­la­bra que hi­zo click. Fue al re­pa­sar de­ta­lla­da­men­te la le­tra de “Len­tí­si­mo” que la ha­llé. Nos gus­tó ade­más es­te asun­to de la fluo­res­cen­cia de los hue­sos tras una reac­ción quí­mi­ca. La idea de ese fue­go fa­tuo ter­mi­nó por con­ven­cer­nos”.

Sur­gió en­ton­ces en el úl­ti­mo mo­men­to…

“Em­pe­za­mos a ce­rrar con ba­se en los ha­llaz­gos. Cuan­do ha­ces al­go no im­por­ta si tie­nes una idea pre­con­ce­bi­da, sino que co­mien­za a to­mar for­ma du­ran­te ese mis­mo re­co­rri­do. Si­gues so­bre eso y du­ran­te el tra­yec­to to­do em­pie­za a co­brar sen­ti­do. Las co­sas to­man su lu­gar des­pués, no an­tes”.

Y en me­dio, ¿el si­len­cio si­gue sien­do uno de tus me­jo­res aliados?

“Es una ne­ce­si­dad bá­si­ca pa­ra el so­sie­go y la paz en un mun­do tan rui­do­so. Me lla­ma la aten­ción có­mo la gen­te se ali­nea en el sen­ti­do de cier­to caos. Pa­re­cie­ra que la mi­no­ría pen­sa­mos de ma­ne­ra ló­gi­ca con ba­se en la voz in­te­rior”.

Las gra­ba­cio­nes de la ma­yo­ría de tus ál­bu­mes han si­do rea­li­za­das en ca­sa, ¿qué te lle­vó aho­ra a tra­ba­jar en un es­tu­dio?

“To­do em­pe­zó cuan­do Odín Sch­wartz co­men­zó a ayu­dar­me con la par­te téc­ni­ca y me su­ge­ría po­si­bi­li­da­des en un cam­po en el que per­so­nal­men­te no in­da­go de­ma­sia­do. Una vez hi­ci­mos un reg­gae­tón pa­ra una pe­lí­cu­la y no sa­bía có­mo ha­cer­lo so­nar co­mo tal, con una pro­gra­ma­ción es­pe­cí­fi­ca y la ba­se de ba­te­ría ade­cua­da. Cuan­do lo ter­mi­na­mos jun­tos me dí cuen­ta que po­día fun­cio­nar co­mo com­ple­men­to pa­ra desa­rro­llar la par­te tec­no­ló­gi­ca. Ade­más em­pe­za­ban a fa­llar las co­sas en mi es­tu­dio ca­se­ro y eso fue co­mo una gran se­ñal de que de­bía­mos gra­bar en un es­tu­dio gran­de. Odín me su­gi­rió y em­pu­jó ha­cia esa idea de cam­bio des­pués de ven­te años. Era frus­tran­te tra­ba­jar en ca­sa con tan­tos pro­ble­mas, las co­sas me en­via­ban un men­sa­je pa­ra cam­biar la di­ná­mi­ca”.

Un cam­bio no­ta­ble en la for­ma que has acos­tum­bra­do…

“No me re­sul­tó fá­cil tra­ba­jar con gen­te al­re­de­dor y con otra per­so­na ma­ne­jan­do las co­sas mien­tras to­ma­ba de­ci­sio­nes. El pro­ce­so de adap­ta­ción no fue sen­ci­llo por el he­cho de ca­re­cer de ese mun­do in­te­rior al que es­toy ha­bi­tua­da. No so­lo me acos­tum­bré sino que me for­cé a apro­ve­char el tiem­po y la ga­ma de ins­tru­men­tos que ahí te ofre­cen. Fue así que des­cu­bri­mos cuál era la con­ver­sa­ción que po­día es­ta­ble­cer con ellos”.

¿Qué fue lo que des­cu­bris­te al ha­cer di­fe­ren­te las co­sas?

“Al lle­var­nos al­re­de­dor de ocho can­cio­nes com­ple­tas y mu­chas ideas que ha­bía­mos tra­ba­ja­do du­ran­te un año, nos con­cen­tra­mos a lo lar­go de tres se­ma­nas en So­nic Ranch. Cuan­do vol­ví a Bue­nos Ai­res, re­gre­sé a mi so­le­dad que es la que me or­de­na, la que me guía por el ver­da­de­ro ca­mino. Co­men­cé a ele­gir lo que ha­bía­mos gra­ba­do y fue así co­mo al­gu­nas par­tes se con­vir­tie­ron en al­go esen­cial pa­ra las can­cio­nes. En esa aper­tu­ra pu­de re­co­lec­tar un mon­tón de co­sas nue­vas pa­ra vol­ver a me­ter­me en el tú­nel in­te­rior. Pa­ra mí re­sul­ta ne­ce­sa­rio sen­tir que los ins­tru­men­tos se ubi­can so­los en ca­da lu­gar. Sin im­por­tar que fue­ra más des­or­de­na­da la for­ma de tra­ba­jar, con me­nos con­cen­tra­ción, los ins­tru­men­tos son los que po­nen las ideas. Una so­no­ri­dad ines­pe­ra­da de un te­cla­do, por ejem­plo, ha­ce que lo pue­da to­car de otra ma­ne­ra. Son reacciones del so­ni­do, cuan­do com­bi­nas cier­tas no­tas su­ce­de al­go no pre­de­ter­mi­na­do. En la úl­ti­ma eta­pa, Ha­lo vio la luz des­pués de un pro­ce­so de de­pu­ra­ción e in­cor­po­ra­ción en el si­len­cio que en­vuel­ve mi am­bien­te”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.