Brian Allen

Un ci­ne­ma­tó­gra­fo que es­cri­be con trom­bón y ojos de piano

music:life magazine mexico - - Entrevistas -

El trom­bo­nis­ta y com­po­si­tor Brian

Allen es­tá en Mé­xi­co pre­sen­tan­do su más re­cien­te tra­ba­jo, “Pe­rip­ho­rous” y Af­ter an Ocean, tra­ba­jo que es un li­bro, pe­ro tam­bién es mú­si­ca, pe­lí­cu­las, fo­to­gra­fías y tex­tos. En ocho años y mu­chos via­jes, Brian for­mó es­ta tri­lo­gía que ha ido tra­ba­jan­do y pre­sen­ta­do a lo lar­go de és­te tiem­po. To­do em­pe­zó en­tre Lub­bock, Te­xas y Pa­rís, Fran­cia. El li­bro, con­fec­cio­na­do por él mis­mo, es un li­bro-ob­je­to que a ve­ces nos re­cuer­da a esos li­bros pa­ra ni­ños don­de sal­tan fi­gu­ras des­ple­ga­bles y hay re­co­ve­cos que guar­dan dis­cos y usb con más li­bros y mú­si­ca, cas­set­tes, tex­tos, ru­le­tas, di­bu­jos y una lis­ta in­ter­mi­na­ble de de­ta­lles don­de de­mo­rar­se. Al­go ca­rac­te­rís­ti­co de es­te tra­ba­jo es la en­so­ña­ción de las imá­ge­nes y el sen­ti­do del hu­mor.

Po­drías pla­ti­car­nos so­bre el tra­ba­jo que es­tás pre­sen­tan­do. Ya lan­zas­te dos pe­lí­cu­las, ¿Có­mo con­ce­bis­te la se­cuen­cia de la his­to­ria de las tres pe­lí­cu­las?

“Pe­rip­ho­rous” es el ter­cer fil­me en es­ta tri­lo­gía lla­ma­da Af­ter an Ocean que tam­bién tie­ne otros dos pe­que­ños tra­ba­jos me­ti­dos en él. Las pe­lí­cu­las es­tán he­chas pa­ra ser un con­tra­pun­to de los tres ál­bu­mes, li­bros y otras pe­lí­cu­las, pa­ra que tra­ba­jen con las imá­ge­nes y la mú­si­ca. De esa ma­ne­ra es­tán co­nec­ta­das, son pie­zas cor­tas y el es­cu­cha o lec­tor pue­de com­ple­tar­las en su ima­gi­na­ción. No hay na­rra­ti­va o his­to­ria en un sen­ti­do tra­di­cio­nal. En Sep­tiem­bre del 2013 tu­ve la opor­tu­ni­dad de to­car la pri­mer pe­lí­cu­la, “Obs­cu­re Re­la­ti­ves and Pre­po­si­tions”, en las se­ries lla­ma­da Roost, en Al­bu­quer­que, New Mé­xi­co. Du­ran­te la pri­me­ra pre­sen­ta­ción me di cuen­ta que fi­nal­men­te ha­bía en­con­tra­do el for­ma­to que que­ría pa­ra pre­sen­tar­me y to­car”.

“Pe­rip­ho­rous” es una pa­la­bra in­ven­ta­da. A Brian Allen, o Ne­lla Nairb, co­mo apa­re­ce en las re­des so­cia­les, le gus­ta ju­gar con las pa­la­bras.

“Sí, siem­pre me han gus­ta­do los jue­gos de pa­la­bras. “Pe­rip­ho­rous” es una pa­la­bra pa­ra que la gen­te ima­gi­ne al­go. “Obs­cu­re...” es al­go más ab­sur­do, li­te­ra­tu­ra, pa­la­bras chis­to­sas, ter­mi­no­lo­gía, es una ex­plo­sión de ideas. Es un tér­mino gra­má­ti­co, es par­te de un enun­cia­do. Me gus­tan esas pa­la­bras jun­tas y có­mo sue­nan. “In­ter­me­dia­te” es por­que me gus­ta ese con­cep­to del ca­pí­tu­lo en me­dio de una tri­lo­gía. Al­go que es­té en me­dio es co­mo un ho­gar pa­ra mí. No tie­ne un ini­cio y no tie­ne una con­clu­sión. Tal vez es el ca­pí­tu­lo más lo­co, el más ex­pe­ri­men­tal, es­ta­ba más có­mo­do en in­ten­tar co­sas por­que ha­bría otro ca­pí­tu­lo en el que po­dría re­sol­ver la ten­sión que se crea en el se­gun­do. El ter­cer ca­pí­tu­lo es di­ver­ti­do por­que es cuan­do re­suel­ves. En és­te úl­ti­mo hay más cal­ma. Los otros dos son más co­lo­ri­dos. En el dis­co que hi­ce con el sa­xo­fo­nis­ta Tony Ma­laby fue en don­de em­pe­cé a crear pa­la­bras. Se vuel­ven rom­pe­ca­be­zas de al­gún mo­do. Por­que la mú­si­ca no ne­ce­si­ta tí­tu­los, pe­ro los tí­tu­los son una opor­tu­ni­dad de crear otra ca­pa de com­ple­ji­dad”.

Tus imá­ge­nes es­tán lle­nas de poe­sía. Ca­da ima­gen se em­pa­re­ja per­fec­ta­men­te con la mú­si­ca. ¿Pue­des ha­blar de es­ta re­la­ción que tie­nes con ese len­gua­je poé­ti­co?

“Ese len­gua­je no es fi­jo por­que cual­quier re­la­ción que ten­go con lo que veo siem­pre es­tá cam­bian­do. Y cam­bia de­pen­de el mo­men­to y la si­tua­ción. Y es poé­ti­co, pe­ro no es mi in­ten­ción que lo sea. No es im­por­tan­te que sea lla­ma­do len­gua­je poé­ti­co. Tra­ba­jo pa­ra crear co­sas don­de al­guien pue­da te­ner sus pro­pias ex­pe­rien­cias, sen­ti­mien­tos e im­pre­sio­nes. Me gus­ta la idea del ar­te co­mo un ve­lo. Es di­fe­ren­te pa­ra to­dos, si ellos ven la pe­lí­cu­la pue­de ser una be­lla ima­gen y les pue­den gus­tar la mú­si­ca y otros po­drán ver las co­ne­xio­nes que es­tán ahí. La pe­lí­cu­la es un ve­lo ha­cia la vi­da o las co­sas que es­tán pen­san­do, no de las co­sas que yo es­toy pen­san­do. Me gus­ta­ría que fue­ran, pa­ra el es­pec­ta­dor, un es­pe­jo y un ve­lo al mis­mo tiem­po. Un es­pe­jo y un ve­lo de nues­tros pen­sa­mien­tos”.

Pue­des ar­ti­cu­lar tu mú­si­ca no só­lo en pa­la­bras sino en imá­ge­nes. ¿Có­mo has desa­rro­lla­do es­to? ¿Qué otros in­tere­ses tie­nes?

“Creo que pue­do en­fo­car­me in­ten­sa­men­te en una so­la co­sa por mu­cho tiem­po. Siem­pre he si­do así con to­do. Esa fue mi es­truc­tu­ra de to­da mi en­se­ñan­za en la es­cue­la. Aun­que hay al­gu­nas áreas que me son más na­tu­ra­les que otras. Me en­can­ta ca­mi­nar, su­bir­me a los trenes, las bi­blio­te­cas, las es­ta­cio­nes de ra­dio, ver el co­li­brí en tu pa­tio y es­tar so­lo. Y tra­to de en­ten­der co­mo fun­cio­nan los ce­re­bros y los co­ra­zo­nes, có­mo se mue­ven las par­tí­cu­las, las fre­cuen­cias”.

¿Qué es lo que más ves en el ci­ne que te gus­ta?

“Me gus­tan las imá­ge­nes que di­cen una his­to­ria, que es­tán lle­nos de su­ge­ren­cias y de­ta­lles. Me gus­tan los ci­neas­tas co­mo

Kies­lows­ki y Ro­bert Bres­son. La be­lle­za dra­má­ti­ca de los ob­je­tos en No

Country for Old Men, de los her­ma­nos Coen, la ma­ne­ra pre­ci­sa y ro­tun­da de na­rrar de

Almodóvar. Ch­ris Mar­ker por có­mo te­je tan­tas na­rra­ti­vas y po­si­bi­li­da­des jun­tas que son ju­gue­to­nas, so­ña­do­ras y so­brias. Wim Wen­ders, quien ve y es­cri­be tan cla­ro las imá­ge­nes y les da un lu­gar, co­mo Alain Tan­ner, a quie­nes quie­ren o ne­ce­si­tan an­dar a la de­ri­va. De Woody Allen me gus­ta que tie­ne un rit­mo des­pia­da­do. Eso tam­bién es lo que me gus­ta de los poe­tas, co­mo Wis­la­wa Szym­bors­ka y Char­les Si­mic, que son li­ge­ros, pe­ro crean una co­sa gran­de y en la si­guien­te lí­nea lo cor­tan pa­ra ir de la se­que­dad al en­sue­ño en una pa­la­bra”.

Te re­fie­res a tus ins­tru­men­tos co­mo “junk or­ches­tra”, ¿dón­de los con­se­guis­te?

“Los lla­mé “junk or­ches­tra” na­da más por­que es una ma­ne­ra co­lo­ri­da de des­cri­bir es­tos ins­tru­men­tos. No son lo que to­do mun­do po­dría con­si­de­rar co­mo un ins­tru­men­to tra­di­cio­nal. Creo que ca­da pe­lí­cu­la tie­ne un set di­fe­ren­te de so­ni­dos, una or­ques­ta­ción di­fe­ren­te. Por ejem­plo en “In­ter­me­dia­te”, es­cu­ché mu­cho ran­go de

metales y per­cu­sio­nes. La pri­mer pe­lí­cu­la tie­ne ar­mo­nio y un piano de ju­gue­te y es­tos ins­tru­men­tos no fun­cio­na­rían pa­ra la se­gun­da pe­lí­cu­la. Y los de la se­gun­da pe­lí­cu­la no fun­cio­na­rían pa­ra la nue­va. En­ton­ces pa­ra In­ter­me­dia­te fui a una tla­pa­le­ría con un pre­su­pues­to de vein­te dó­la­res y que­ría en­con­trar mu­chos so­ni­dos ahí. Fui y gol­peé en to­do. En esa ma­ne­ra hi­ce gra­ba­cio­nes en mis ál­bu­mes. Si es­ta­ba en ca­sa de al­gún ami­go iba a la co­ci­na y gol­pea­ba los pla­tos, los va­sos. Iba al ga­ra­ge a ver que ha­bía y bus­ca­ba co­mo po­día ha­cer so­nar unas ra­que­tas de te­nis, o las bi­ci­cle­tas. Cual­quier co­sa pa­ra ob­te­ner so­ni­dos reales en lu­gar de un so­ni­do elec­tró­ni­co. Siem­pre he pen­sa­do que es mas in­tere­san­te en­con­trar so­ni­dos que exis­ten al­re­de­dor de no­so­tros. Con la nue­va pe­lí­cu­la em­pe­cé a es­cu­char al­gu­nas fre­cuen­cias y al­gu­nos ins­tru­men­tos y cuan­do vi­ví en Ja­pón fui a tien­das de 100 ye­nes a ver qué po­día en­con­trar, co­mo cam­pa­nas y ju­gue­tes. Fui por to­da la ciu­dad a bus­car tien­das de an­ti­güe­da­des y de se­gun­da mano don­de en­con­tra­ra co­sas que hi­cie­ran un so­ni­do que me gus­ta­ra. Los co­lec­cio­né de esa ma­ne­ra”.

¿Pla­neas me­ticu­losa­men­te ca­da pe­lí­cu­la con tu mú­si­ca o có­mo las vas desa­rro­llan­do?

“Ca­da pe­lí­cu­la ne­ce­si­ta un di­fe­ren­te set de so­ni­dos. La nue­va tie­ne mu­cho piano. Y to­da­vía voy a to­car trom­bón que es mi prin­ci­pal ins­tru­men­to. Cuan­do to­co en vi­vo tam­bién to­co otros ins­tru­men­ti­tos. Pe­ro to­do lo de­más tie­ne que te­ner un con­tra­pun­to con las imá­ge­nes”.

¿Es pri­me­ro la ima­gen o pri­me­ro la mú­si­ca?

“La ma­yo­ría de las ve­ces ha­go pri­me­ro la pe­lí­cu­la. To­dos los días to­mo fo­tos y vi­deos y pon­go las pie­zas jun­tas has­ta que ten­go un ca­pí­tu­lo que pue­de ser de unos se­gun­dos o va­rios

mi­nu­tos. Tra­to de ter­mi­nar to­da la pe­lí­cu­la y lue­go pien­so en la mú­si­ca. Ha­go nue­va mú­si­ca y la jun­to con al­gu­na ima­gen de al­guno de los tres fil­mes. O con al­gún frag­men­to de so­ni­do que ya tie­ne la pe­lí­cu­la”.

¿Có­mo in­flu­yen los via­jes en tus com­po­si­cio­nes? ¿Cuál es tu pró­xi­ma pa­ra­da y tu pró­xi­mo pro­yec­to?

“No sé. En reali­dad no creo co­sas que son so­bre un lu­gar es­pe­cí­fi­co. Aun­que par­cial­men­te de­ben te­ner al­go. El ac­to de via­jar es be­llo pa­ra la men­te y pa­ra acla­rar los oídos. Me gus­ta es­tar en un lu­gar de una ma­ne­ra en la que tam­bién es­té par­ti­ci­pan­do. Dan­do cla­ses es una muy lin­da ma­ne­ra de ha­cer­lo. ¡La pró­xi­ma pa­ra­da es Ma­rrue­cos! Es­te ve­rano ten­dré una re­si­den­cia ar­tís­ti­ca allá en un huer­to de oli­vos. Quie­ro ha­cer una pie­za mul­ti­me­dia pa­ra el lu­gar y qué o có­mo lo ha­ga de­pen­de de mí”.

¿To­car so­lo es una pos­tu­ra ar­tís­ti­ca, un desaca­to, una re­be­lión o un gus­to?

“Tal vez pa­ra mí es una ne­ce­si­dad. Es fá­cil pla­near y via­jar so­lo. Aun­que me gus­ta­ría to­car y es­cri­bir pa­ra una or­ques­ta. Al me­nos con es­tos ál­bu­mes, li­bros y pe­lí­cu­las ten­go la opor­tu­ni­dad de crear, de cier­ta for­ma una or­ques­ta con una ima­gen y un tam­bor a la vez”.

¿Có­mo lle­gas­te a Mé­xi­co? ¿Qué te ha da­do Mé­xi­co?

“La or­ga­ni­za­ción Meet the Com­po­ser me dio una be­ca pa­ra com­po­ner y to­car mi mú­si­ca con mú­si­cos me­xi­ca­nos. En Enero del 2007 fui a Mé­ri­da y to­qué con Ar­man­do Martín, Ar­tu­ro Báez y Her­nán Hecht. To­car ahí y lue­go en la Ciu­dad de Mé­xi­co y en otros lu­ga­res del país fue un nue­vo mun­do de ex­pe­rien­cias, ca­si co­mo un cam­bio de vi­da. La sen­sa­ción de li­ber­tad, la cul­tu­ra ar­tís­ti­ca, la amis­tad y la co­mi­da. Des­de en­ton­ces tra­to de es­tar en Mé­xi­co tan­to co­mo sea po­si­ble”. Sin nin­gún ti­po de im­po­si­ción, la su­til be­lle­za de es­tas imá­ge­nes re­sal­tan de lo co­ti­diano. Son en­so­ña­cio­nes. El re­co­rri­do de un pá­ja­ro, un hom­bre po­dan­do los ár­bo­les, una mu­jer es­pe­ran­do el tren, una ven­ta­na, un so­ni­do, un cam­po ver­de en mo­vi­mien­to, his­to­rias de un lu­gar que se lla­ma Na­da, son al­gu­nas de las imá­ge­nes que Brian Allen ha­ce so­nar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.