Los In­fi­ni­tos Ma­cehua­les

EN­TRE LA MA­GIA Y EL CAOS

music:life magazine mexico - - Entrevistas -

Al la­do de Ke­vin Men­dio­la, Luis Án­gel Bo­ba­di­lla y Al­fre­do Gar­cía, Mau­ri­cio Del­ga­di­llo for­ma par­te de Los In­fi­ni­tos Ma­cehua­les, un en­sam­ble con cin­co años de edad y un pla­to ( Los ma­cehua­les, 2016) que pue­de es­cu­char­se en to­das las pla­ta­for­mas di­gi­ta­les. Una his­to­ria fá­cil de con­tar la del cuar­te­to, aun­que di­fí­cil de vi­vir da­do el per­fil so­no­ro que és­te procura: “Nues­tra mú­si­ca no es es­tá­ti­ca –apun­ta Del­ga­di­llo-, se mue­ve to­do el tiem­po, por ejem­plo po­de­mos pa­sar del jazz al rock pro­gre­si­vo y de ahí ir­nos a blues. Es­to qui­zá nos im­pi­da en­trar en las lis­tas de re­pro­duc­ción de quie­nes es­cu­chan a

One Di­rec­tion, pe­ro cree­mos que, aun­que mu­chos no es­tén fa­mi­lia­ri­za­dos con el free jazz ni el rui­do, si nos es­cu­chan des­cu­bri­rán que no nos que­da­mos di­va­gan­do en la ex­pe­ri­men­ta­ción que va al va­cío; al fi­nal, siem­pre lle­ga­mos a un mo­ti­vo mu­si­cal”.

Mau­ri­cio, el nom­bre del gru­po es muy su­ge­ren­te, cuen­ta de dón­de vino.

“Él nos en­con­tró a no­so­tros, en reali­dad. La pa­la­bra ma­cehual vie­ne del Mé­xi­co an­ti­guo, así se le lla­ma­ba a quien for­ma­ba par­te de la cla­se me­dia de los me­xi­cas; el me­xi­cano co­mún y co­rrien­te, por así decirlo. Pe­ro el tér­mino tie­ne un sig­ni­fi­ca­do más pro­fun­do: aquel que se ga­na su es­pí­ri­tu por me­dio del tra­ba­jo. No­so­tros siem­pre he­mos te­ni­do cla­ro que hay que ofre­cer un sa­cri­fi­cio en pro de la mú­si­ca, que hay que tra­ba­jar pa­ra ga­nar; y nos con­si­de­ra­mos ma­cehua­les mo­der­nos, por­que per­te­ne­ce­mos al área co­n­ur­ba­da del Va­lle de Mé­xi­co y si bien nues­tra mú­si­ca no po­see ele­men­tos prehis­pá­ni­cos, sí que re­fle­ja el caos de la CDMX”.

Caos. Co­mo el que se vi­ve en las zo­nas de don­de us­te­des vie­nen, Ara­gón, Iz­ta­pa­la­pa y Mix­coac.

“Vi­vir en esos si­tios in­cons­cien­te­men­te di­ri­ge nues­tros mo­vi­mien­tos a ni­vel mu­si­cal. To­do se re­fle­ja en la for­ma en que crea­mos. En ese sen­ti­do, que nues­tro pai­sa­je dia­rio sea así, tur­bio, nos ori­lla a po­ner el de­do en la lla­ga, a re­tra­tar en nues­tra mú­si­ca la reali­dad de los ba­rrios ol­vi­da­dos de Mé­xi­co”.

Con­si­de­ran­do su dis­cur­so, lo que us­te­des ha­cen es rock me­xi­cano en re­gla.

“A mu­chos no les gus­ta eti­que­tar­se co­mo rock me­xi­cano por­que se sien­ten li­mi­ta­dos, pe­ro no­so­tros los ve­mos al re­vés. Sí, ha­ce­mos rock me­xi­cano. Nos iden­ti­fi­ca­mos con las ban­das que es­tu­vie­ron an­tes que no­so­tros, las res­pe­ta­mos y es­ta­mos muy or­gu­llo­sos de for­mar par­te de la mis­ma his­to­ria. Ade­más, nos gus­ta re­pre­sen­tar nues­tra me­xi­ca­ni­dad a tra­vés de acor­des y tex­tos; no to­ca­mos con ma­ria­chi ni con ins­tru­men­tos prehis­pá­ni­cos, pe­ro ha­ce­mos re­fe­ren­cias a esas so­no­ri­da­des”.

Ade­más del in­jer­to ins­tru­men­tal del que son res­pon­sa­bles, hay tex­tos que en­ri­que­cen los com­pa­ses de us­te­des, los ma­cehua­les.

“Nos gus­ta crear di­ná­mi­cas en la on­da de John Zorn, King Crim­son y Frank

Zap­pa, don­de jue­ga un rol im­por­tan­te el so­ni­do y el si­len­cio, ade­más del caos; pe­ro igual­men­te, des­de que em­pe­za­mos a to­car, nues­tra pre­mi­sa fue crear un en­sam­ble que tu­vie­ra co­mo ban­de­ras la poe­sía y la mú­si­ca, y con poe­sía nos re­fe­ri­mos lo mis­mo a la prehis­pá­ni­ca que a la de Efraín

Huer­ta o Nietzs­che. Du­ran­te una pri­me­ra eta­pa lo­gra­mos es­to con Anan­da Zur­do en la voz, un ora­dor con quien hi­ci­mos ejercicios muy in­tere­san­tes. Res­pec­to a unir poe­sía con mú­si­ca, con­si­de­ra­mos que so­mos co­mo ma­gos, pues mo­ve­mos ener­gía, la ma­ni­pu­la­mos pa­ra que la gen­te se sor­pren­da y se di­vier­ta. Por­que ade­más pen­sa­mos que la gen­te es sen­si­ble a to­do lo que le lle­ga; no por ha­cer mú­si­ca ex­pe­ri­men­tal per­te­ne­ce­mos a una éli­te”.

Ha­blan­do de ma­gia, ¿cuen­tan con al­gún ri­tual pre­vio a sus con­cier­tos?

“Cuan­do hay tiem­po y es­pa­cio, pren­de­mos oco­te y ha­ce­mos una lim­pia del lu­gar. La gen­te se sa­ca de on­da al ver­nos sa­lu­dar a lo cua­tro pun­tos car­di­na­les an­tes de em­pe­zar a to­car bien re­cio, con riffs pe­sa­dos, pe­ro nos gus­ta eso, alu­dir a la ma­gia”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.