Ja­lis­co Jazz Fes­ti­val: jazz en lu­cha.

music:life magazine mexico - - Contenido - Por Juan Car­los Flo­res

Co­mo ca­da año, y en una ar­dua la­bor que abar­ca tra­ba­jar los 365 días de ca­da ci­clo, Fun­da­ción Tó­ni­ca, crea­da en su momento por Gil­ber­to Cer­van­tes y Sa­ra Valenzuela, reali­zó el Ja­lis­co Jazz Fest en Gua­da­la­ja­ra. Du­ran­te un mes (ju­lio – agos­to), el jazz pa­seó or­gu­llo­so por los fo­ros, pla­zas y ca­lles de la ciu­dad, an­te los ojos y oí­dos aten­tos del pú­bli­co tran­seún­te. A di­fe­ren­cia de años an­te­rio­res, es­ta edi­ción de­mos­tró un cre­ci­mien­to evi­den­te, am­plian­do sus ac­ti­vi­da­des no só­lo a mú­si­ca sino a la plás­ti­ca y la fo­to­gra­fía, to­das in­fluen­cia­das por la mú­si­ca de la im­pro­vi­sa­ción. Tam­bién, es­to se re­fle­jó en ex­ten­sión de tiem­po, de los diez días de la edi­ción 2016, a 37 días de queha­cer jaz­zís­ti­co.

Jazz in­ter­dis­ci­pli­na­rio

Con un con­cier­to inau­gu­ral a car­go de la di­va ar­gen­ti­na Ka­ren Sou­za, se le dio una gla­mo­ro­sa aper­tu­ra al fes­ti­val. Es­te tu­vo co­mo pre­lu­dio gráfico las ex­po­si­cio­nes: “Sín­co­pas Ja­lis­cien­ces”, con­for­ma­da por imá­ge­nes rea­li­za­das por Da­niel So­lo­rio a los prin­ci­pa­les pro­mo­to­res del jazz en el oc­ci­den­te me­xi­cano de 1990 a la ac­tua­li­dad. De es­ta ma­ne­ra, las fo­tos y sem­blan­zas de Nat­ha­lie Braux, Vi­co Díaz, Tom Kess­ler, Da­niel Ló­pez, Car­los Gómez, Ar­tu­ro De La To­rre/San Juan Pro­ject, Die­go Fran­co, Ar­chie Sal­ce­do, Fer­nan­do González, Smo­ke Rings Quar­tet, Omar Ra­mí­rez/ Kings­mith, Tro­ker, San Juan Pro­ject, Aca­sia, Klaus Ma­yer/ Kmbb, Big Band To­ni­ca, Vilches y otros, hi­cie­ron su pre­sen­cia en los pa­seos Cha­pul­te­pec y An­da­res.

La plás­ti­ca, es­tu­vo pre­sen­te con 15 obras pic­tó­ri­cas de ar­tis­tas lo­ca­les co­mo Jo­sé Fors, Fer­nan­do San­do­val, Si­món Cruz, Yu­ri Za­ta­rain, Jo­sé Luis Ma­lo, Ser­gio Gar­val, Ricky Gra­na, Ma­xi­mino Ja­vier, Ro­lan­do Ro­jas y Jo­sé Luis Gal­ván, que se mos­tra­ron en la es­ta­ción Jua­rez del SITEUR, o más co­no­ci­do co­mo el Tren Li­ge­ro.

La en­se­ñan­za

Uno de los as­pec­tos se­mi­na­les del JJF es el Se­mi­na­rio In­ter­na­cio­nal de Jazz, que con­vo­ca a gran­des fi­gu­ras pa­ra com­par­tir sus co­no­ci­mien­tos con los mú­si­cos me­xi­ca­nos. En­tre­vis­ta­mos a Erik Kas­ten, coor­di­na­dor aca­dé­mi­co del en­cuen­tro. Él nos com­par­tió im­pre­sio­nes de su área, así co­mo men­cio­nar­nos al­gu­nos pun­tos agri­dul­ces del fes­ti­val, y có­mo la or­ga­ni­za­ción de es­te sur­fea tra­ba­jo­sa­men­te so­bre los tiem­pos de cri­sis; “Es­te año fue un po­co fuer­te pa­ra no­so­tros en el sen­ti­do de que el año pa­sa­do tu­vi­mos la po­si­bi­li­dad de ha­cer el cam­pa­men­to de jazz, ac­ti­vi­dad que in­cluía a los chi­cos de CECAM y a alum­nos de di­fe­ren­tes or­ques­tas mu­ni­ci­pa­les de Ja­lis­co. Re­sul­ta que es­te año, por re­cor­tes de pre­su­pues­to de go­bierno en di­fe­ren­tes en­ti­da­des, no fue po­si­ble rea­li­zar­lo, ya que es­tos chi­cos eran be­ca­dos por ins­ti­tu­cio­nes de cul­tu­ra. De­bi­do a es­to, tu­vi­mos que re­cor­tar las ac­ti­vi­da­des del se­mi­na­rio a la mi­tad. Al mis­mo tiem­po, fue muy bueno pa­ra los es­tu­dian­tes que sí pu­die­ron ve­nir, ya que en vez de te­ner gru­pos de 15 mú­si­cos, se re­du­je­ron a gru­pos de 7 y gra­cias a es­to se sa­có un gran pro­ve­cho. Creo que los es­tu­dian­tes se lle­va­ron una ex­pe­rien­cia to­da­vía más de pri­me­ra ca­li­dad que en años an­te­rio­res”.

“Por otro la­do, es­te es el ter­cer año que nos acom­pa­ña la Uni­ver­si­dad de Mia­mi. El director de la ca­rre­ra de jazz, Chuck Ber­ge­ron, vino y tra­jo maes­tros pa­ra el En­sam­ble Frost, for­ma­do por los seis alum­nos más des­ta­ca­dos de la uni­ver­si­dad y que vie­nen a dar cla­ses tam­bién co­mo ins­truc­to­res. Ha­ce dos años pla­ti­ca­mos acer­ca de la bre­cha que exis­tía por las di­fe­ren­cias so­cia­les y eco­nó­mi­cas en­tre los alum­nos de am­bos paí­ses. Al ser el ter­cer año, ya es­tán más cons­cien­tes de to­da es­ta pro­ble­má­ti­ca”.

Kas­ten nos am­plía la in­for­ma­ción, ha­blán­do­nos de la in­clu­sión de maes­tros ale­ma­nes: “En años an­te­rio­res los maes­tros eran in­ter­na­cio­na­les, pe­ro to­dos re­si­dían en Es­ta­dos Uni­dos, pro­ve­nien­tes de la éli­te del jazz de Nue­va York o Los Ángeles. En es­ta oca­sión la mi­tad de los maes­tros eran ale­ma­nes. Ellos ha­cen otro ti­po de jazz muy di­fe­ren­te al nor­te­ame­ri­cano. Al­gu­nos vie­nen de la es­cue­la clá­si­ca ale­ma­na y otros de la con­tem­po­rá­nea eu­ro­pea. Es al­go un po­co más avant gar­de, y ob­via­men­te, eso se vio re­fle­ja­do en sus cla­ses y pa­ra con sus alum­nos, así que fue muy in­tere­san­te ver las gran­des di­fe­ren­cias en­tre la es­ce­na eu­ro­pea y nor­te­ame­ri­ca­na”.

Luz y os­cu­ri­dad

Erik nos co­men­ta có­mo fue te­ner al maes­tro Aa­ron Gold­berg en el Se­mi­na­rio: “es­ta fue su se­gun­da vi­si­ta. Aa­ron es una de las más gran­des su­per­es­tre­llas que tie­ne el jazz ac­tual­men­te. Ha­ce dos años que vino, es­ta­ba apren­dien­do a ha­blar es­pa­ñol, En es­ta oca­sión lo ha­bla­ba en un ni­vel muy bueno. Tu­vi­mos al­go que no te­nía­mos en años an­te­rio­res que eran maes­tros es­ta­dou­ni­den­ses, pe­ro ha­blan­do es­pa­ñol pa­ra los alum­nos me­xi­ca­nos, abor­dan­do as­pec­tos muy téc­ni­cos, que por la ba­rre­ra del idio­ma, po­drían perderse. Aa­ron fue uno de nues­tros maes­tros es­te­la­res, y se ha es­for­za­do tam­bién en eso: en apren­der el idio­ma y en­con­trar la me­jor ma­ne­ra de tras­mi­tir los co­no­ci­mien­tos”.

El te­ma de los re­cor­tes pre­su­pues­ta­les de las ins­ti­tu­cio­nes y có­mo el equi­po sa­có pro­ve­cho de una si­tua­ción ad­ver­sa, ge­ne­ra un lla­ma­do de aten­ción a las au­to­ri­da­des cul­tu­ra­les: “No­so­tros a ve­ces re­ci­bi­mos apo­yo del go­bierno, aun­que

cuan­do vie­ne el se­mi­na­rio, to­do vie­ne sa­lien­do de las be­cas, de las ce­nas de be­ne­fi­cen­cia y de los even­tos de fun­drai­sing que ha­ce­mos a lo lar­go del año Tra­ba­ja­mos to­do el año pa­ra rea­li­zar un se­mi­na­rio y un fes­ti­val de ta­lla in­ter­na­cio­nal. Es­te año en par­ti­cu­lar, fue muy tris­te que las mis­mas se­cre­ta­rías de cul­tu­ra que en años an­te­rio­res se ha­bían com­pro­me­ti­do a pa­gar las ins­crip­cio­nes y co­le­gia­tu­ras de dos o tres alum­nos be­ca­dos, a dos me­ses del se­mi­na­rio em­pe­za­ran a lla­mar­nos pa­ra can­ce­lar, de­bi­do al pró­xi­mo cam­bio de go­bierno y el re­cor­te pre­su­pues­tal de­ri­va­do de es­to. Nos da mu­cha tris­te­za, por­que los mú­si­cos cum­plen por su par­te de aho­rrar o ha­cer con­cier­tos de una ma­ne­ra de in­ter­cam­bio pa­ra po­der ve­nir al se­mi­na­rio, así co­mo los maes­tros, que no co­bran su ta­ri­fa nor­mal por ve­nir. A las ins­ti­tu­cio­nes de go­bierno y edu­ca­ti­vas les to­ca su par­te. Es di­fí­cil pa­ra no­so­tros pen­sar en sos­te­ner el fes­ti­val en años si­guien­tes, si es­to si­gue su­ce­dien­do. Sin­ce­ra­men­te po­de­mos de­cir que hu­bo un momento du­ran­te el se­mi­na­rio en el que di­ji­mos que el año si­guien­te no po­dría­mos ha­cer­lo. Es di­fí­cil de creer que ellos no pue­dan ha­cer ese es­fuer­zo, cuan­do pa­ra un ayun­ta­mien­to es tan sen­ci­llo en­viar a su me­jor es­tu­dian­te a to­mar un cur­so con los me­jo­res ex­po­nen­tes a ni­vel mun­dial. Es­ta­mos acos­tum­bra­dos a la au­to­ges­tión y a la in­de­pen­den­cia, pe­ro es­te es un lla­ma­do de aten­ción ha­cia las ins­ti­tu­cio­nes, ya que si esos apo­yos no vie­nen, es muy di­fí­cil lo­grar co­sas, por más que nos es­for­ce­mos no­so­tros”.

Ba­lan­ce

Fi­nal­men­te, la eva­lua­ción de es­ta edi­ción 2017 es com­par­ti­da des­de la per­cep­ción de Erik: “te lo voy a de­cir des­de mi ro­mán­ti­ca idea: a la mi­tad del se­mi­na­rio es­tá­ba­mos ca­mi­nan­do Car­los Vilches - en­car­ga­do del se­mi­na­rio- y yo, ha­blan­do de lo di­fí­cil de las co­sas que te­nía­mos que en­fren­tar. De re­pen­te, pa­san­do por los sa­lo­nes, es­cu­cha­mos so­nar a los en­sam­bles y veía­mos a los chi­cos que nun­ca ha­bían to­ca­do una pie­za de jazz, to­can­do con el ba­te­ris­ta ale­mán gra­dua­do de la uni­ver­si­dad; y sen­ti­mos pro­fun­da­men­te que to­do va­le la pe­na. Uno de los maes­tros co­men­ta­ba que ha­bía es­ta­do en works­hops de Ber­klee, y men­cio­na­ba que es­to era lo más au­tén­ti­co que ha­bía vi­vi­do en su vi­da. El se­mi­na­rio que ha­ce­mos es muy va­lio­so y ha­re­mos lo que sea ne­ce­sa­rio por se­guir­lo ha­cien­do, por­que año tras año nos da­mos cuenta de que es­te em­pu­jon­ci­to que les es­ta­mos dan­do a los alum­nos, los ayu­da a al­can­zar me­tas que no po­drían lo­grar en cir­cuns­tan­cias nor­ma­les”, fi­na­li­za.

Por Juan Car­los Flo­res Fo­to­gra­fías: Cor­te­sía JJF / Ale­jan­dro Be­ní­tez, Ca­ro­li­na Ro­cha, Bren­da Var­gas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.