Quincy Jo­nes pre­sen­ta Play­ground Ses­sions

music:life magazine mexico - - Contenido -

El le­gen­da­rio pro­duc­tor y com­po­si­tor Quincy Jo­nes, pre­sen­tó un nue­vo mé­to­do de apren­di­za­je mu­si­cal lla­ma­do Play­ground Ses­sions, és­te en­se­ña a los usua­rios a to­car el piano de ma­ne­ra, in­ter­ac­ti­va y di­ná­mi­ca. El sis­te­ma es­tá di­ri­gi­do tan­to a ni­ños co­mo a adul­tos, fa­ci­li­tan­do el apren­di­za­je y la apre­cia­ción mu­si­cal, ya que per­mi­te te­ner una ade­cua­da lec­tu­ra y com­pren­sión de la me­cá­ni­ca del piano.

Su es­ti­lo es muy si­mi­lar a lo que los ga­mers co­no­cie­ron con los vi­deo­jue­gos Gui­tar He­ro y Rock Band. El sis­te­ma Play­ground Ses­sions fun­cio­na cuan­do el usua­rio co­nec­ta su te­cla­do, MI­DI o USB a su compu­tado­ra de ca­sa (la ver­sión de Play­ground Ses­sions es com­pa­ti­ble pa­ra PC y Mac o iPad).

Cuenta con más de 30 ho­ras de tu­to­ria­les en video, jun­to con una va­rie­dad de arre­glos, y más de 70 can­cio­nes po­pu­la­res en­tre las que des­ta­can can­tan­tes ac­tua­les co­mo Be­yon­cé, Jus­tin Bie­ber, Bruno Mars y le­yen­das co­mo Mi­les Da­vis, Et­ta Ja­mes, Frank Si­na­tra, en­tre otros. Des­de su pre­sen­ta­ción a me­dios, Play­ground Ses­sions ha si­do re­co­no­ci­do co­mo el pro­gra­ma más in­ter­ac­ti­vo y di­ná­mi­co en la ac­tua­li­dad pa­ra apren­der a to­car el piano en com­pa­ra­ción con el mé­to­do tra­di­cio­nal.

Otro as­pec­to a des­ta­car es que tie­ne una tien­da de mú­si­ca ti­po iTu­nes, don­de los usua­rios pue­den apren­der a to­car can­cio­nes des­de una biblioteca que abar­ca to­dos los es­ti­los y gé­ne­ros, des­de Beet­ho­ven has­ta Lady Ga­ga. Su in­ter­faz es in­tui­ti­va y ami­ga­ble, per­mi­te que las per­so­nas apren­dan lec­cio­nes de mú­si­co con un es­ti­lo efec­ti­vo, en­tre­te­ni­do en dis­tin­tos ni­ve­les, los cua­les van de prin­ci­pian­te, in­ter­me­dio y avan­za­do.

Play­ground Ses­sions in­te­gra re­cur­sos de video, mú­si­ca en pan­ta­lla y eva­lua­ción de pro­gre­so en lo apren­di­do, lo que lle­va al usua­rio a un cam­po de en­tre­na­mien­to teó­ri­co y prác­ti­co a la vez, sin que és­te sea te­dio­so o abu­rri­do, por el con­tra­rio, des­de el pri­mer momento las per­so­nas ha­cen mú­si­ca. No se tra­ta de una se­rie de vi­deo­clips o tu­to­ria­les pues in­clu­ye una en­se­ñan­za de la teo­ría mu­si­cal. Pa­ra ello reúne lec­cio­nes so­bre ha­bi­li­da­des del te­cla­do, el rit­mo has­ta la no­ta­ción y el en­tre­na­mien­to del oí­do. “La ma­ne­ra en que la mú­si­ca se dis­tri­bu­ye ha cam­bia­do en los úl­ti­mos años, es por ello que tam­bién la tec­no­lo­gía nos per­mi­te brin­dar nue­vas ma­ne­ras y for­mas pa­ra apren­der a ha­cer mú­si­ca. Es cues­tión que las per­so­nas se acer­quen y co­noz­can es­te sis­te­ma, no só­lo es fá­cil sino que cons­truc­ti­vo y for­ma­ti­vo”, afir­ma Quincy Jo­nes.

Al igual que los vi­deo­jue­gos en lí­nea, in­clu­ye in­ter­ac­ción en tiem­po real, pun­tua­cio­nes, ni­ve­les, tablas de cla­si­fi­ca­ción, así co­mo vi­sua­li­za­cio­nes del se­gui­mien­to del pro­gre­so. Tam­bién los usua­rios pue­den com­par­tir sus pun­tua­cio­nes y avan­ces en sus re­des so­cia­les co­mo Fa­ce­book y Twit­ter.

El pro­yec­to na­ció cuan­do Ch­ris Van­ce, co fun­da­dor de Play­ground Ses­sions, se reunió con Jo­nes ha­ce más de un año, tra­ba­jó en la apli­ca­ción du­ran­te tres años. Van­ce, se­ña­ló que Jo­nes le re­co­men­dó ha­cer del apren­di­za­je mu­si­cal una ex­pe­rien­cia di­ver­ti­da pa­ra to­dos. Quincy Jo­nes pen­só en el pia­nis­ta y You­Tu­ber Da­vid Si­des pa­ra que fue­ra quien im­par­tie­ra las lec­cio­nes, ya que es una fi­gu­ra con mu­cho ta­len­to y re­co­no­ci­da

en in­ter­net y en el mun­do de la mú­si­ca; sus vi­deos en YouTu­be su­man al­re­de­dor de 175 mi­llo­nes de vi­si­tas.

“Me en­can­ta­ría ha­ber te­ni­do una he­rra­mien­ta co­mo es­ta cuan­do era un ni­ño. Las cla­ses de piano eran un re­qui­si­to en mi fa­mi­lia cuan­do es­ta­ba cre­cien­do, pe­ro apren­dí rá­pi­da­men­te una ex­tra­ña di­co­to­mía en­tre la mú­si­ca con­tem­po­rá­nea que me gus­ta­ba es­cu­char y la edu­ca­ción mu­si­cal clá­si­ca que es­ta­ba re­ci­bien­do”, co­men­tó Si­des.

En el mis­mo sen­ti­do, Quincy Jo­nes, quien pro­du­jo el ál­bum Th­ri­ller de Mi­chael Jack­son y tie­ne el ré­cord de más no­mi­na­cio­nes a los pre­mios Grammy, con­si­de­ra que Play­ground Ses­sions es una gran opor­tu­ni­dad de apren­di­za­je mu­si­cal, y es­tá muy en­tu­sias­ma­do por­que sea con­si­de­ra­do en los pro­gra­mas de edu­ca­ción mu­si­cal en Es­ta­dos Uni­dos, y es­pe­ra que se in­te­gre a es­cue­las de to­do el mun­do. Una de las pri­me­ras ins­ti­tu­cio­nes que usa­rán la apli­ca­ción es la al­ma ma­ter de Quincy Jo­nes, Gar­field High School en Seattle, en EU.

“Es­toy muy con­ten­to de co­la­bo­rar en el pro­yec­to Play­ground Ses­sions por mu­chas ra­zo­nes, en­tre ellas por­que creo que to­dos que­re­mos que nues­tros ni­ños in­gre­sen al mun­do de la mú­si­ca y no al de las ar­mas, por ejem­plo. Creo que ha­ce fal­ta ma­yor di­fu­sión en lo que res­pec­ta al apren­di­za­je mu­si­cal en EU. No­so­tros, des­pués de ser los crea­do­res del Jazz y Blues, so­mos el úni­co país en el mun­do sin un director o mi­nis­tro de cul­tu­ra. Los ma­yo­ría de los es­ta­dou­ni­den­ses no co­no­cen las fuentes de su pro­pia mú­si­ca, des­de be­bop has­ta doo-wop y hip-hop, es­to es la­men­ta­ble y no de­be ocu­rrir”, apun­tó Jo­nes.

Aña­dió: “Yo apren­dí a ha­cer mú­si­ca de una ma­ne­ra di­fe­ren­te, eran otros tiem­pos, co­men­cé cuan­do era ni­ño, a los 13 años en Seattle, co­no­cí a Ray Char­les cuan­do te­nía 17 años. Era un mú­si­co in­creí­ble. Nun­ca pen­sé en el di­ne­ro o la fa­ma en ese en­ton­ces. La sen­sa­ción de pen­sar en in­gre­sar al mun­do de la mú­si­ca me si­gue po­nien­do la piel de ga­lli­na. An­te ello que­re­mos que mu­chas per­so­nas ex­pe­ri­men­ten es­to y qué me­jor si lo ha­cen con un mé­to­do ami­ga­ble, fá­cil de com­pren­der e in­tui­ti­vo”.

El cos­to de sus­crip­ción os­ci­la los $ 9.99 dó­la­res al mes si se pa­ga por un año, o de $ 14.99 si se pa­ga tri­mes­tral­men­te. La mem­bre­sía in­clu­ye el plan de es­tu­dios prác­ti­co con lec­cio­nes so­bre las ha­bi­li­da­des bá­si­cas del te­cla­do, la no­ta­ción, el en­tre­na­mien­to del oí­do y el rit­mo. Tam­bién ofre­ce des­cuen­tos en tu­to­ria­les en video y par­ti­tu­ras, asi­mis­mo, se pue­de ad­qui­rir can­ción por can­ción por só­lo $3.99 dó­la­res.

Apren­der del maes­tro Quincy Jo­nes es una opor­tu­ni­dad que prác­ti­ca­men­te to­dos los in­tere­sa­dos en in­gre­sar al mun­do de la mú­si­ca de­ben apro­ve­char. Con es­te pro­gra­ma apren­der a to­car a piano es mu­cho más fá­cil que con el mé­to­do tra­di­cio­nal, en ho­ra bue­na que una vez más que la re­la­ción en­tre tec­no­lo­gía y arte da ex­ce­len­tes fru­tos. En el link www.play­ground­ses­sions.com se en­cuen­tra más in­for­ma­ción acer­ca de es­te nue­vo mé­to­do pa­ra apren­der a to­car el piano, ya no hay pre­tex­to pa­ra no ha­cer­lo.

Por Ra­fael Urie­ga

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.