jazz a gol­pe de ma­de­ra.

JAZZ A GOL­PE DE MA­DE­RA

music:life magazine mexico - - Contenido - Por Víc­tor Bal­do­vi­nos

Bien gra­ba­do. “Re­cuer­do que, re­cién lle­ga­do a To­lu­ca, el her­mano de mi ma­má (que es diez años ma­yor que yo y em­pe­za­ba la uni­ver­si­dad) te­nía mu­chos dis­cos de vinyl”, ha­ce me­mo­ria Is­rael Moreno; “es­cu­ché el Tri­logy de Emer­son La­ke and Pal­mer a los ocho años de edad… y que­dé im­pac­ta­do”.

Na­ci­do en la Ciu­dad de Mé­xi­co y pro­ve­nien­te de un im­por­tan­te ár­bol ge­nea­ló­gi­co-mu­si­cal, el abue­lo de Is­rael, Jo­sé Moreno Pe­na­gos, fue fun­da­dor de la ma­rim­ba or­ques­ta Li­ra Vi­lla Flo­ren­ce. Uno de sus tíos, Humberto Moreno, fue director de otra ma­rim­ba or­ques­ta fa­mo­sa: la Bri­sas del Gri­jal­va; en la que el pa­dre del en­tre­vis­ta­do eje­cu­ta­ba el ba­jo.

A los cua­tro años, to­da la fa­mi­lia se mu­dó a Chia­pas. Dos años des­pués, lo en­se­ña­ron a to­car la ma­rim­ba: “Ví­bo­ra de Mar”, “La San­dun­ga” y al­gu­nos za­pa­tea­dos con­for­ma­ron el pri­mer re­per­to­rio de Is­rael. Su ma­dre, maes­tra de un kín­der, le en­se­ñó las no­tas mu­si­ca­les y el pe­que­ño apren­dió a sol­fear… an­tes que leer es­pa­ñol.

“Cre­cí ca­si sin ver te­le­vi­sión. Es­tu­dian­do mi ins­tru­men­to y ha­cien­do ta­reas”, el au­tor del Mé­to­do pa­ra Ma­rim­ba Me­xi­ca­na vuel­ve en el tiem­po; “va­lió la pe­na y me dio bue­nas ba­ses. Se pue­de de­cir que cre­cí en­tre el rock pro­gre­si­vo, la mú­si­ca clá­si­ca, el jazz; pe­ro no po­dían fal­tar los so­nes con ma­rim­ba”.

Du­ran­te su ado­les­cen­cia

Ga­briel Ca­ma­cho (per­cu­sio­nis­ta de la Fi­lar­mó­ni­ca de la Ciu­dad de Mé­xi­co), Nor­ber­to Nan­da­ya­pa (pro­fe­sor del Con­ser­va­to­rio Na­cio­nal), Ar­man­do Zer­que­ra Bal­bue­na (de la es­cue­la Ollin Yo­liztli) y Ga­brie­la Ji­mé­nez (de la Es­cue­la Na­cio­nal de Mú­si­ca-UNAM) fue­ron fun­da­men­ta­les en su for­ma­ción.

En Fe­bre­ro de 2002, llegó a Chia­pas Jan Pust­jens; Per­cu­sio­nis­ta Prin­ci­pal de la or­ques­ta del Con­cert­ge­bouw de Áms­ter­dam. “Tu­vi­mos la opor­tu­ni­dad de to­car pa­ra él. Le co­men­té que que­ría ha­cer una maes­tría y me di­jo que en­via­ra mis pa­pe­les con un video”, Moreno re­cuer­da; “en Mar­zo, me acep­ta­ron. Hi­ce los trá­mi­tes en la UNICACH y lo­gra­mos una be­ca, con la que fui a es­tu­diar dos años a Ho­lan­da; en­fo­ca­do en el re­per­to­rio de ma­rim­ba con­tem­po­rá­nea”.

In­can­sa­ble, Is­rael con­ti­nuó pre­pa­rán­do­se con un doc­to­ra­do en Aus­tria. “Tu­ve una gran ex­pe­rien­cia”, sub­ra­ya; “y co­mo re­sul­ta­do de la te­sis, es­cri­bí dos li­bros y va­rios ar­tícu­los so­bre el De­sa­rro­llo Mu­si­cal de la Ma­rim­ba en Mé­xi­co y Gua­te­ma­la”.

Ma­de­ra sin­co­pa­da

Des­de 1998, Is­rael di­ri­ge el gru­po de jazz Na´rim­bo, con el que ya se ha pre­sen­ta­do en el Lin­coln Cen­ter de Nue­va York, el Ken­nedy Cen­ter de Was­hing­ton D.C. y dos oca­sio­nes, en el Du­ke Elling­ton Jazz Fes­ti­val; una de ellas, con Pa­qui­to D’Ri­ve­ra al sa­xo­fón.

Co­mo pre­mi­sa. “Te­ne­mos la unión de dos ma­rim­bas con un en­sam­ble de jazz y al vi­brá­fono, co­mo en­la­ce en­tre piano, ba­jo, ba­te­ría y per­cu­sio­nes”, se ale­gra; “así, el vi­brá­fono es un pro­ta­go­nis­ta jun­to con el en­sam­ble de ma­rim­bas (4 o 5 eje­cu­tan­tes) y ge­ne­ral­men­te, so­na­mos diez mú­si­cos. Por ese mo­ti­vo, pa­ra los via­jes, a ve­ces va­mos ocho y si los con­cier­tos son en Chia­pas, te­ne­mos más in­vi­ta­dos; co­mo al sa­xo­fo­nis­ta”, acre­di­ta; “y al­gu­nas ve­ces, yo tam­bién to­co el steel drum”.

So­no­ri­zar la ma­rim­ba en vi­vo, un arte. “Esa pre­gun­ta siem­pre me la ha­go y me gus­ta­ría te­ner la res­pues­ta”, con­tras­ta el maes­tro de la UNICACH; “pa­ra con­cier­tos al ai­re li­bre, en el ri­der pe­di­mos mi­cró­fo­nos Shu­re SM57; pe­ro no me de­jan del to­do con­ten­to. Cuan­do es un con­cier­to sin ins­tru­men­tos tan so­no­ros (co­mo la ba­te­ría) o sin ba­jo eléc­tri­co ni piano, me gus­tan mu­cho los mi­cró­fo­nos AKG”, re­co­mien­da; “sin em­bar­go, al to­car con Na’rim­bo siem­pre se pier­de un po­co el vi­brá­fono con el en­sam­ble y, has­ta aho­ra, no he que­da­do sa­tis­fe­cho con los mi­cros que he uti­li­za­do”.

Bue­na, la re­la­ción en­tre ma­de­ra y tec­no­lo­gía. “Tra­ba­ja­mos los arre­glos con par­ti­tu­ras: yo uso el pro­gra­ma de Fi­na­le; pe­ro mis com­pa­ñe­ros, uti­li­zan más el Si­be­lius”, po­ne Is­rael el ejem­plo; “en el pri­mer dis­co fui­mos tra­ba­jan­do por sec­cio­nes: pri­me­ro, se gra­bó la par­te rít­mi­ca con una guía me­ló­di­ca. Des­pués en­tra­ron las ma­rim­bas y el vi­brá­fono. Pos­te­rior­men­te, agre­ga­mos los ex­tras (co­mo sa­xos o el steel drum) y fui­mos co­rri­gien­do lo que se po­día”, ad­vier­te; “lo que sí he­mos man­te­ni­do, es que la sec­ción de ma­rim­ba siem­pre la gra­ba­mos to­dos al mis­mo tiem­po; pa­ra lo­grar la so­no­ri­dad que bus­ca­mos”.

“La ma­yor par­te de los arre­glos se en­fo­can en la sec­ción rít­mi­ca, la or­ques­ta­ción, la dis­tri­bu­ción de vo­ces y la rear­mo­ni­za­ción. Es­to le da a Na´rim­bo es­te so­ni­do qué tan­to gus­ta. Con el pa­so de los años, he­mos ido cam­bian­do y aho­ra, no nos im­por­ta man­te­ner fiel­men­te las lí­neas me­ló­di­cas. Qui­zá, ese sea par­te del pro­ce­so na­tu­ral del gru­po. Lo que si he­mos te­ni­do cla­ro, es que la ma­rim­ba de­be ser pro­ta­go­nis­ta”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.