Ten­den­cia neu­tral.

Ten­den­cia neu­tral

music:life magazine mexico - - Contenido - Por Benjamín Acos­ta

En­tre fuer­zas de atrac­ción y re­pul­sión, co­mo dos fe­nó­me­nos que pro­vo­can un re­sul­ta­do que evi­ta los ex­tre­mos, se so­me­tió la ban­da chi­le­na pa­ra re­des­cu­brir­se a sí mis­ma en su nue­vo ál­bum Mag­né­ti­co, que so­na­rá el 26 de oc­tu­bre en El Pla­za Con­de­sa.

“Cuan­do la di­ná­mi­ca de tra­ba­jo es­tá in­ser­ta en la au­to­ge­ne­ra­ción, te con­vier­tes en una es­pe­cie de ar­te­sano que pro­cu­ra ha­cer de to­do con un equi­po de per­so­nas”, ad­mi­te Clau­dio Valenzuela. El can­tan­te y gui­ta­rris­ta que fun­dó al en­ton­ces cuar­te­to en los al­bo­res de los no­ven­ta, ase­gu­ra que no es más que la crea­ción ar­tís­ti­ca el mo­ti­vo pa­ra se­guir en la ru­ta. “Tie­nes pri­me­ro que sor­pren­der­te de las can­cio­nes que pue­des ge­ne­rar pa­ra sa­ber que es po­si­ble con­ti­nuar”. Mag­né­ti­co es su oc­ta­vo ál­bum de es­tu­dio y se­gun­do ela­bo­ra­do en el am­bien­te de la in­de­pen­den­cia. Se tra­ta ade­más de un tra­ba­jo con ma­ti­ces que van de lo ru­do a lo su­til, es­ti­los que los han dis­tin­gui­do. Valenzuela con sus com­pa­ñe­ros Eduar­do Ca­ces (ba­jo) y Co­te Fon­cea (ba­te­ría), con­so­li­da­ron es­te dis­co tras un pro­ce­so a dis­tan­cia y con la in­tui­ción co­mo ele­men­to cla­ve pa­ra uni­fi­car cri­te­rios. “Tu­vo que ver con el jue­go de lo que te atrae y re­pe­le en pri­me­ra ins­tan­cia, reac­cio­nes que pue­den cam­biar con­for­me el tiem­po avan­za”.

A es­tas al­tu­ras, ¿có­mo per­ci­bes los cam­bios pa­ra desa­rro­llar nue­vas can­cio­nes?

“Me pa­re­ce que uno va en­ten­dién­do­se con el tiem­po, con­for­me te vas po­nien­do vie­jo en­tien­des me­jor por qué ha­ces las can­cio­nes. Pe­ro creo en esa li­ber­tad y en esa

in­tui­ción don­de es más im­por­tan­te es­cu­char que ha­blar. Es vi­tal es­cu­char lo que la can­ción te va di­cien­do pa­ra es­ta­ble­cer pun­tos de par­ti­da. Y a ve­ces pa­sa que eso que te di­ce en un prin­ci­pio no te en­can­ta”.

¿La le­tra sur­ge siem­pre des­pués?

“Ha­go la me­lo­día en una es­pe­cie de idio­ma in­ven­ta­do y eso sir­ve mu­cho por­que ahí sa­len pa­la­bras que son cla­ve pa­ra desa­rro­llar la le­tra. Uno si­gue ese ca­mino de in­tui­ción so­bre lo que brin­da el so­ni­do. Me gus­ta ju­gar con la par­te fo­né­ti­ca y el com­po­nen­te se­mán­ti­co. Es un asun­to que se de­ba­te en­tre lo fí­si­co y lo ener­gé­ti­co”.

Pa­ra nu­trir­te con nue­vas ideas, ¿qué exis­te apar­te de la vi­da mis­ma?

“Tie­ne que ver más que na­da con un asun­to de ob­ser­va­ción. Siem­pre es­toy le­yen­do y ha­cien­do mú­si­ca. Sien­to que siem­pre hay mu­cho que apren­der y aho­ra eso pue­de ser más sen­ci­llo por la ac­ce­si­bi­li­dad mis­ma. Cual­quier co­sa que pue­da in­tere­sar­te, la bus­cas sin pro­ble­ma. Es im­por­tan­te la for­ma co­mo in­vier­tes el tiem­po de ocio, el tiem­po pa­ra pen­sar, pa­ra mi­rar un pun­to con la in­ten­ción de con­du­cir a la men­te ha­cia al­gu­na par­te. A ve­ces ese ejer­ci­cio no es tan fre­cuen­te en el es­ti­lo de vi­da ac­tual. Qui­zás lo más di­fí­cil es te­ner tiem­po pe­ro, en to­do ca­so, pue­de en­con­trar­se si real­men­te se quie­re”.

¿A qué atri­bu­yes el de­seo de con­ti­nuar co­mo ban­da?

“Tie­ne que ver con mú­si­ca. De ha­ber in­ten­ta­do ha­cer un dis­co y no hu­bié­ra­mos po­di­do ha­cer­lo, de no ha­ber emo­ción, en­ton­ces no ha­bría na­da más qué ha­cer. Pe­ro se tra­tó de un pro­ce­so cla­ro por­que lo que pro­po­nía­mos nos fue gus­tan­do y eso cre­ció. Sa­be­mos lo que nos pue­de emo­cio­nar y al iden­ti­fi­car­lo es po­si­ble se­guir ade­lan­te”. Mag­né­ti­co

es…

“Un dis­co que no es tris­te pe­ro tam­po­co ale­gre, es más bien rea­lis­ta. De lo ideal pa­sa­mos a la reali­dad y ello hi­zo po­si­ble sen­tar las ba­ses”.

¿Ca­da vez es me­nos sen­ci­llo evi­tar re­pe­tir­se a sí mis­mos?

“Es par­te del jue­go em­pe­zar a re­co­no­cer­se pri­me­ro y a tra­vés de eso ir evo­lu­cio­nan­do. Iden­ti­fi­car lo que ha­ces, lo que sa­le me­jor y no tan bien, co­mo pun­to de par­ti­da del re­fle­jo que mar­ca la reali­dad con re­la­ción a la edad. Aho­ra to­dos te­ne­mos más de 40 y con mu­cho tiem­po en la mú­si­ca, eso hay que apli­car­lo. Fue un tra­ba­jo de pre­pa­ra­ción en una es­pe­cie de ta­ller””.

¿Dón­de se ubi­ca la gra­ba­ción en­tre lo per­fec­to y lo es­pon­tá­neo?

“Ha­bi­ta­mos am­bos mun­dos. En es­te dis­co hay ele­men­tos gra­ba­dos des­de el de­mo, esas to­mas que­da­ron por con­tar con un sen­ti­do emo­cio­nal irre­pe­ti­ble. Y lo mis­mo hay ele­men­tos que fue­ron re­to­ca­dos. El de­sa­rro­llo en el tiem­po nos per­mi­te te­ner una ca­pa­ci­dad ma­yor de dis­cer­ni­mien­to. Eso fue lo me­jor al tra­ba­jar en una di­ná­mi­ca de ta­ller an­tes de lan­zar­nos de lleno a la gra­ba­ción. Son las ven­ta­jas de un tra­ba­jo pre­vio muy in­ten­so pa­ra acer­car­te ca­da vez más. Cuan­do lle­ga­mos al momento de gra­bar te­nía­mos sú­per cla­ro lo que que­ría­mos. Fue un tra­ba­jo bien cohe­sio­na­do en­tre los tres. Sa­bía­mos a dón­de que­ría­mos lle­gar”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.