Dan­za sin­co­pa­da.

music:life magazine mexico - - Contenido - Por Gua­da­lu­pe Gal­ván

El con­tra­ba­jis­ta Is­rael Cu­pich es­tá pre­sen­tan­do su cuar­to dis­co La Dan­za. Is­rael es un mú­si­co que, con la mi­ra en la tra­di­ción, ha lo­gra­do desa­rro­llar una voz pro­pia en sus com­po­si­cio­nes y en su in­ter­pre­ta­ción. La Dan­za es un dis­co de mo­vi­mien­tos in­ten­sos y mo­vi­mien­tos len­tos, en el que los mú­si­cos que to­can van ba­lan­ceán­do­se de un la­do a otro, in­ter­cam­bian­do sus pa­sos in­ter­mi­na­ble­men­te.

“Me ani­mé a sa­car el dis­co por­que te­nía unos te­mas que ha­bía es­ta­do tra­ba­jan­do y en ese momento es­ta­ba to­can­do mu­cho con el ba­te­ris­ta Pe­dro Cer­ve­ra, que te­nía po­co tiem­po en la Ciu­dad de Mé­xi­co. Con Ro­ber­to Ve­rás­te­gui (pia­nis­ta) ha­bía es­ta­do to­can­do des­de ha­ce tiem­po y has­ta gra­ba­mos un dis­co a trío con Ta­vo Nan­da­ya­pa, mis­mo que no ha sa­li­do y que es­ta­mos vien­do có­mo sa­car­lo. Un día coin­ci­dí con Jaha­ziel Arro­cha, un jo­ven sa­xo­fo­nis­ta pa­na­me­ño be­ca­do por Da­ni­lo Pérez pa­ra es­tu­diar en Ber­klee, quien tam­bién vino a la Ciu­dad de Mé­xi­co y em­pe­zó a to­car mu­cho.

Bus­qué es­tu­dios de gra­ba­ción que tu­vie­ran piano. Gra­ba­mos en el Es­tu­dio 13. Con­se­guí fe­chas en clu­bes pa­ra so­nar el ma­te­rial y gra­ba­mos en un día los sie­te te­mas. Co­mo aho­ra Jaha­ziel es­tá en Pa­na­má y Pe­dro en Ar­gen­ti­na, le lla­mé a Ta­vo Nan­da­ya­pa y a Christian Men­do­za pa­ra ha­cer la pre­sen­ta­ción del dis­co. Ya ha­bía po­di­do so­nar­lo con ellos en al­gu­nos con­cier­tos. Ta­vo es un ca­ma­león que pue­de es­tar en mu­chos pro­yec­tos de mu­chos gé­ne­ros. Y en el sa­xo­fón es­ta­ba más di­fí­cil por­que la mú­si­ca es­tá com­pues­ta con mu­chas no­tas pe­dal y for­mas más lar­gas don­de sí ne­ce­si­tas lle­var el so­lo y ex­plo­tar­lo por el ti­po de com­po­si­ción. Hay muy bue­nos sa­xo­fo­nis­tas en Mé­xi­co, pe­ro sien­to que en esa lí­nea hay muy po­cos”.

¿Cuál es esa lí­nea que di­ces?

“Es muy ex­plo­si­va. No tie­ne que ver con el jazz tra­di­cio­nal. Por­que no es­tá he­cha a ba­se de cam­bios ar­mó­ni­cos de los que se to­ca­ban en la épo­ca de los

años cin­cuen­ta y se­sen­ta. Es más mo­derno. Tien­de a ro­zar la lí­nea en­tre al­go un po­co más li­bre, pe­ro no, por­que hay ar­mo­nía. Es una co­sa en­tre que te vas un po­qui­to y abres. Una for­ma de in­ter­pre­ta­ción más li­bre. Hay co­sas muy es­pe­cí­fi­cas, pe­ro cuan­do abor­das ya tu so­lo o ya di­rec­ta­men­te la so­no­ri­dad del cuar­te­to, sien­to que va mu­cho pa­ra allá. Hay una ro­la que ya ha­bía gra­ba­do en otros dis­cos, “Las To­ni­nas”, y aho­ra es una co­sa to­tal­men­te dis­tin­ta. Uno se da cuenta de có­mo vas avan­zan­do y la mú­si­ca que vas es­cu­chan­do y có­mo los mú­si­cos con los que es­tás to­can­do te sa­can otra co­sa. Es­te pro­yec­to va pa­ra ese la­do: más ex­plo­si­vo, más li­bre, pe­ro que tie­ne una es­truc­tu­ra. Es esa lí­nea”.

¿Có­mo in­te­gras la im­pro­vi­sa­ción den­tro de la es­truc­tu­ra de los te­mas?

“To­mé un cur­so de com­po­si­ción con un gui­ta­rris­ta que se lla­ma Héc­tor Ro­drí­guez que es­ta­ba dan­do cla­ses en La Fa­ro. Es muy me­tó­di­co y es­truc­tu­ra­do. Es muy buen maes­tro y me ayu­dó mu­cho. Fue el de­to­nan­te pa­ra ha­cer el dis­co ya con mu­cho ma­te­rial. El chis­te de to­das es­tas com­po­si­cio­nes es que tu­vie­ran va­rias par­tes. No era co­mo en los otros dis­cos: te­ma, so­lo, te­ma; sino pe­que­ñas es­truc­tu­ras de de­ter­mi­na­dos com­pa­ses del te­ma que en­tra con un in­ter­lu­dio y te va lle­van­do al so­lo. To­do tie­ne que ver con to­do. Era co­mo mo­ver pie­zas. Ha­cer­le mo­di­fi­ca­cio­nes a un pa­sa­je ar­mó­ni­co y lle­var­lo al so­lo. Era un es­truc­tu­ra de so­lo don­de yo su­ge­ría que so­lea­ra el sa­xo­fón y es­cri­bía otra par­te que era otro in­ter­lu­dio pa­ra en­trar a una par­te “b” del te­ma y des­pués otra ar­mo­nía di­fe­ren­te a la an­te­rior y de ahí se iba a un so­lo de piano. In­clu­so Pe­dro en la ba­te­ría te­nía que pen­sar en su so­lo en otra rít­mi­ca dis­tin­ta pa­ra ha­cer el te­ma fi­nal. Fue mu­cho de ex­pli­car es­to en los en­sa­yos. Ver­lo por par­tes y la en­sa­yá­ba­mos y la to­cá­ba­mos pa­ra sa­ber a dón­de ir­se”.

Co­mo un bai­le…

“Sí, lo sen­tí al ba­lan­cear y en pro­yec­tar los te­mas y rit­mos que que­ría y dón­de me­ter­los. Lo fui ha­cien­do en vi­vo pa­ra ver có­mo fun­cio­na con el pú­bli­co. Los mú­si­cos en su so­lo lo lle­va­ban a otro la­do. Es muy im­por­tan­te que los mú­si­cos se in­vo­lu­cren en el pro­yec­to y así se ha­ce al­go crea­ti­vo en­tre to­dos. Te­nía al­go es­pe­cí­fi­co y ellos me su­ge­rían al­go. Es una dan­za”.

¿Qué di­fe­ren­cia dis­tin­gues con los otros dis­cos que has gra­ba­do?

“La for­ma de to­car. En on­ce años ha ha­bi­do un de­sa­rro­llo y veo que pue­do to­car la mis­ma pie­za de una ma­ne­ra muy dis­tin­ta. Aho­ra me sien­to más có­mo­do y se­gu­ro. He apren­di­do mu­chas co­sas de or­ga­ni­za­ción, com­po­si­ción, for­mas de gra­bar, de es­tu­dios, de ad­mi­nis­tra­ción, lo­gís­ti­ca. Aho­ra es­toy más re­la­ja­do y tran­qui­lo. Es una fo­to que uno se sa­ca y no eres el mis­mo des­pués de dos o tres años. Es­toy muy sa­tis­fe­cho con es­te dis­co. Me ha­ce sen­tir có­mo­do. Me gus­ta la ca­li­dad del so­ni­do, la ca­li­dez de los ins­tru­men­tos. Si quie­res ha­cer un dis­co que sue­ne muy bien, tie­nes que ir a un buen es­tu­dio y gas­tar una bue­na can­ti­dad de di­ne­ro en eso. Al fi­nal el pro­duc­to va a es­tar bueno y le va a gus­tar a la gen­te. Que al fi­nal eso es lo que uno es­tá es­pe­ran­do”.

De fes­ti­va­les te em­pie­zan a lla­mar pa­ra que lle­ves tu pro­yec­to.

“A ve­ces no te ubi­can co­mo com­po­si­tor sino co­mo si­de man que to­ca con tal y con tal y no sa­ben que tie­nes tu pro­pia mú­si­ca. Es muy im­por­tan­te po­der de­cir y plas­mar al­go y pre­sen­tar­lo. Pa­ra que vean la for­ma co­mo per­ci­bes las co­sas, ya no co­mo un si­de man sino co­mo un lí­der. Creo que la gen­te ya me em­pie­za a ubi­car más. Tam­bién ha su­ce­di­do por­que mis ami­gos re­co­mien­dan mi pro­yec­to. So­bre­to­do aho­ra que sien­to que cua­jó al­go en mi ca­rre­ra. Es­toy muy ac­ti­vo. Em­pe­cé a to­car en más pro­yec­tos que es­tán en un ni­vel pro­fe­sio­nal al­to. Han ve­ni­do mú­si­cos de otro la­do y me han lla­ma­do. En­ton­ces hay es­tar ahí, al pie del ca­ñón. Y es un buen momento pa­ra de­cir: ‘tam­bién ten­go mi pro­pues­ta’. Te po­nen del otro la­do y te lla­man pa­ra fes­ti­va­les ya co­mo un lí­der”.

¿Qué sig­ni­fi­ca to­car só­lo jazz en es­ta ciu­dad?

“Fue una de­ci­sión que se fue dan­do. El cir­cui­to en el que es­tás tie­ne que ver. Es muy di­fí­cil sa­lir de ahí y en­trar a otro que sea dis­tin­to. Ha­ce mu­chos años gra­bé un dis­co de Eu­ge­nia León y al mis­mo tiem­po Iraida No­rie­ga me in­vi­tó a un pro­yec­to que me emo­cio­nó mu­cho más. Es por con­vic­ción. Ade­más sien­to que si es­toy en mu­chos la­dos no me con­cen­tro en nin­guno. Aa­rón Cruz me ayu­dó mu­cho en eso cuan­do me in­vi­tó a dar cla­ses en el DIM por­que él ya no po­día ir. Yo lo su­plí ahí. No me sen­tía pre­pa­ra­do pa­ra dar cla­ses, pe­ro él me ani­mó y me aven­tó al rue­do y eso me sir­vió mu­chí­si­mo. Apren­dí mu­cho y ahí em­pe­zó otra co­sa. Nun­ca ha­bía da­do cla­ses. Ahí em­pe­cé a dar­le cla­ses al con­tra­ba­jis­ta Óscar González, que era alumno de Aa­rón y ya to­ca­ba muy bien. Me gus­tó mu­cho. To­da la ta­rea que le de­ja­ba la ha­cía tam­bién. En ese tiem­po Aa­rón me pi­dió tam­bién que lo su­plie­ra en una cla­se que da­ba en San Luis Po­to­sí. Ha­ce un mes me in­vi­ta­ron a dar una mas­ter class allá y, Ri­chie Vega, el ba­jis­ta que la or­ga­ni­zó, me di­jo que la cla­se que to­mó con­mi­go en ese tiem­po lo mar­có. Me ayu­dó mu­cho por la con­fian­za que te da que al­guien co­mo Aa­rón te di­ga, “sí pue­des”. Y uno tie­ne que tra­ba­jar mu­cho y no fa­llar. Tam­bién fue co­mo caer en “blan­di­to” por­que con el di­ne­ro de la es­cue­la po­día pa­gar la ren­ta y no preo­cu­par­me por eso. El es­tar con Iraida tam­bién me ayu­dó por­que era de las can­tan­tes co­no­ci­das, la gen­te me ubi­có y ahí em­pe­zó to­do”.

Preo­cu­pa­do por ha­cer co­mu­ni­dad, Is­rael ha crea­do Jaz­zMx con Her­nán Hecht y otros mú­si­cos con el fin de or­ga­ni­zar y crear víncu­los que be­ne­fi­cien a quie­nes se de­di­can a to­car jazz en es­te país.

“To­dos va­mos pa­ra un mis­mo la­do, pe­ro es un re­tra­to de la so­cie­dad. No hay ser­vi­cio a la co­mu­ni­dad. Y acor­da­mos que es­ta­ría bien tra­tar de ha­cer al­go así. Una ayu­da a la co­mu­ni­dad. En­tre no­so­tros or­ga­ni­zar­nos y man­te­ner fi­ja la can­ti­dad que co­bra­mos. Tra­ta­mos de ha­cer acuer­dos en­tre es­tu­dios pa­ra ayu­dar a ban­das nue­vas a ha­cer sus de­mos. Se hi­zo un con­se­jo re­pre­sen­ta­do por mú­si­cos de dis­tin­tos ám­bi­tos. Lla­mé a Eduar­do Pias­tro por­que él es­tá en la Es­cue­la Su­pe­rior, a Juan Pa­blo Ais­pu­ro por­que tie­ne que ver con la ini­cia­ti­va pri­va­da, a Pao­la Elán por­que es­tá en la on­da de la ges­tión cul­tu­ral, a Alex Mer­ca­do por­que es­tá muy ac­ti­vo y pue­de ser un lí­der pa­ra los de­más mú­si­cos. Se­gui­mos y ha­ce­mos jam se­sions, mas­ter cla­ses. Des­de sa­ber ha­cer una car­pe­ta de tu pro­yec­to. Tam­bién nos reuni­mos con gen­te de los me­dios: Óscar Adad ( Ma­la­ria So­no­ra), Ma­ri­sol Pa­che­co ( Music:Li­fe) y Efraín Ala­vez ( Con­tra­tiem­po Jazz). Hay que acos­tum­brar­nos a dar al­go de ti a al­guien más. Sin pa­go, que sea una ofren­da. Por­que eso es bo­ni­to, pen­sar en los de­más. Ha­cer al­go por la so­cie­dad. Nun­ca ha­bía ha­bi­do una co­mu­ni­dad del jazz. Hi­ci­mos un fes­ti­val el año pa­sa­do en el Tea­tro de la Ciu­dad y nun­ca an­tes ha­bía ha­bi­do tan­ta gen­te en un con­cier­to de jazz. Es­tán pa­san­do co­sas. Es be­ne­fi­cio­so pa­ra to­dos”. Bien­ve­ni­do un nue­vo dis­co de un mú­si­co que en­ri­que­ce el len­gua­je del jazz en la Ciu­dad de Mé­xi­co, que es in­clu­yen­te y com­pro­me­ti­do con su mú­si­ca.

Por Gua­da­lu­pe Gal­ván nie­bla­del­dia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.