Es­te­ban He­rre­ra Trío & Iraida No­rie­ga:

Trans­pa­ren­te, ho­nes­to des­de lo más pro­fun­do del co­ra­zón

music:life magazine mexico - - Entrevistas -

El dis­co Trans­pa­ren­te (2017) de Es­te­ban He­rre­ra Trío in­te­gra­do por Mi­guel “Chuck” Ro­drí­guez en el ba­jo eléc­tri­co, Jorge Ser­vín en la ba­te­ría y Es­te­ban He­rre­ra en el piano; en co­la­bo­ra­ción con la can­tan­te Iraida No­rie­ga, na­ció de la in­ten­ción de fu­sio­nar di­ver­sos mun­dos mu­si­ca­les de una ma­ne­ra li­bre y ho­nes­ta.

Trans­pa­ren­te po­see una per­so­na­li­dad úni­ca, sin em­bar­go, al tran­si­tar una a una sus pro­pues­tas so­no­ras, se des­cu­bren ras­gos bien de­fi­ni­dos de ca­da uno de los in­te­gran­tes, que con­vi­ven con na­tu­ra­li­dad y flui­dez en los arre­glos, di­rec­ción y pro­duc­ción sin en­trar en con­flic­to unos con otros, en­vol­vien­do al es­cu­cha en un es­ta­do de in­fi­ni­tas po­si­bi­li­da­des, pa­ra re­crear, sin pa­rá­me­tros y con au­ten­ti­ci­dad, un stan­dard de jazz.

El ma­te­rial dis­co­grá­fi­co con­tie­ne te­mas co­mo “My Fa­vo­ri­te Things” ( Ro­gers & Ham­mers­tein), “Stella By Star­light” (Young), “Afro Blue” ( San­ta­ma­ría), “I’m Through With Lo­ve” ( Li­vings­ton, Mal­neck & Kahn), en­tre otros.

El lí­der de es­te pro­yec­to, el pia­nis­ta Es­te­ban He­rre­ra, de­ve­la el pro­ce­so crea­ti­vo pa­ra Music:Li­fe.

El Es­te­ban He­rre­ra Trío se ca­rac­te­ri­za por ser una agru­pa­ción de jazz con­tem­po­rá­neo que en sus dis­cos an­te­rio­res se ha cen­tra­do en com­po­si­cio­nes ori­gi­na­les y en al­gu­nas oca­sio­nes, en re­to­mar te­mas del jazz tra­di­cio­nal co­mo mues­tra de las in­fluen­cias mu­si­ca­les que son par­te de sus ba­ses for­ma­ti­vas y crea­ti­vas. ¿Có­mo es que el Trio se de­ci­de por ha­cer un dis­co de stan­dards e in­vi­tar a Iraida No­rie­ga a en­ri­que­cer es­te pro­yec­to?

“Yo di­ría que fue cir­cuns­tan­cial por­que siem­pre tra­to de no pen­sar, si pla­near pe­ro pla­near con el co­ra­zón aun­que es un po­co con­tra­dic­to­rio (ríe). Par­te del ex­pe­ri­men­to era de­jar mu­cha li­ber­tad, es­tric­ta­men­te no en­sa­yar. Mi se­gun­do dis­co, Ori­gen (2014) fue la pri­me­ra com­pi­la­ción de stan­dars que hi­ce y, cu­rio­sa­men­te, a Iraida le lla­mó mu­cho la aten­ción y me di­jo, “Hay que ha­cer al­go así, que ten­ga con­ti­nui­dad en un pro­yec­to en el que nos jun­te­mos” y, co­mo sue­le pa­sar en­tre los mú­si­cos, hay mu­chí­si­mas pro­me­sas de “va­mos a ha­cer al­go jun­tos” y muy po­cas se cum­plen. En es­te ca­so pa­sa­ron un par de años pa­ra que se con­cre­ta­ra”.

Iraida ha di­cho que nun­ca se es­cu­cha­rán ver­sio­nes co­mo es­tas en otro dis­co que no sea Trans­pa­ren­te. ¿Qué ha­ce tan au­tén­ti­cas a es­tas ver­sio­nes?

“Su­frie­ron un pro­ce­so mu­tan­te to­das es­tas pie­zas. Creo que cual­quie­ra que se ani­me a ha­cer un arre­glo va a ex­plo­rar va­lor, in­ten­ción, in­te­rés; in­clu­si­ve has­ta mie­do de ver has­ta dón­de lle­ga, arries­gar o no arries­gar a que de­je de ser esa pie­za. De sí exis­te un es­pí­ri­tu o una ca­rac­te­rís­ti­ca pro­fun­da que va a man­te­ner­se o se lle­ga a tras­gre­dir. Creo que lo que ha­ce par­ti­cu­lar a es­te dis­co es que nun­ca nos pre­gun­ta­mos eso, nun­ca no lo cues­tio­na­mos y co­mo fue un ejer­ci­cio en con­jun­to sim­ple­men­te nos de­ja­mos li­bres. Sien­to que la ma­yo­ría de las ver­sio­nes re­to­ma­das tie­nen una do­sis de in­ten­ción de ser po­pu­la­res, in­ten­ción de ser bien re­ci­bi­das por las crí­ti­cas y por el pú­bli­co, es de­cir que es­tos tie­nen un pa­pel en la crea­ción de las ver­sio­nes rein­ven­ta­das y ho­nes­ta­men­te, te pue­do de­cir que a no­so­tros no nos im­por­ta si le gus­ta a al­guien o no, no nos im­por­ta si el pú­bli­co es be­ne­vo­len­te o si nos cru­ci­fi­ca. El pú­bli­co lo que al fi­nal agra­de­ce es la ho­nes­ti­dad del ar­tis­ta aun­que sea ig­no­ra­do. Una co­sa muy di­fe­ren­te es ig­no­rar a fal­tar el res­pe­to. Creo que el pú­bli­co de­be ser ig­no­ra­do. Cuan­do un ar­tis­ta pien­sa en el pú­bli­co, ya fa­lló. El ar­tis­ta só­lo vol­tea ha­cia den­tro, só­lo se pre­gun­ta así mis­mo, a su co­ra­zón y si es­tá en un con­jun­to, a los co­ra­zo­nes de quie­nes es­tán in­vo­lu­cra­dos pe­ro nun­ca, nun­ca pre­gun­tar­se, ‘¿Y a la gen­te le gus­ta­rá? ¿Es­to ya exis­tía? ¿Por qué no nos po­ne­mos a es­cu­char de to­das las ver­sio­nes que exis­ten de “Stella by star­light” y ha­ce­mos al­go di­fe­ren­te?’ No se tra­ta de eso. El re­sul­ta­do de es­te dis­co es mú­si­ca li­bre y con eso no quie­ro de­cir free jazz en ab­so­lu­to, pe­ro sí es mú­si­ca que no tie­ne pa­rá­me­tros. Es­te pro­yec­to es ho­nes­to des­de lo más pro­fun­do del co­ra­zón”.

Ade­más de es­tas ra­zo­nes que ha­cen al dis­co una pro­pues­ta ori­gi­nal y de con­tar con in­fluen­cias de Me­dio Orien­te co­mo en “Star eyes”, de funk en “Tris­te” de Jo­bim y de do­tar­los de un ca­rác­ter con­tem­po­rá­neo a pe­sar de tra­tar­se de com­po­si­cio­nes que se ori­gi­na­ron a par­tir de los años cua­ren­ta co­mo en el ca­so de “You don´t know what lo­ve is it” y de ofre­cer una ex­plo­sión de ex­plo­ra­ción vo­cal e ins­tru­men­tal co­mo en “Softly as in a moor­ning sun­ri­se”, ¿qué más ofre­ce “Trans­pa­ren­te” al oyen­te?

“Cier­ta­men­te el pa­seo por di­ver­sas in­fluen­cias de gé­ne­ro co­mo el world music fue muy di­ver­ti­do, in­clu­si­ve ya que men­cio­nas­te “Tris­te” que, sien­do una can­ción bra­si­le­ña de Car­los Jo­bim, ni si­quie­ra es­ta­dou­ni­den­se, des­de lue­go no funk ni swing, no blues; re­fle­ja que aquí en­tre no­so­tros to­do se con­vier­te en jue­go, en una tra­ve­su­ra, es el ‘va­mos a ha­cer un dis­co’ y eso se con­vier­te en una fies­ta. Y el viaje por ca­da uno de los mun­dos que tran­si­ta­mos es­tá pa­dre; cu­rio­sa­men­te ca­da uno de no­so­tros tie­ne su mun­do don­de me­ta­fó­ri­ca­men­te via­ja­mos y, en es­te ca­so, fue un via­je­zo­te en el mun­do que crea­mos los cua­tro. Es­to le da sen­ti­do a la por­ta­da que es un mun­do con un ár­bol gi­gan­te que yo mis­mo di­bu­jé y que re­pre­sen­ta ese lu­gar que nos une o que na­ce a par­tir de nues­tra unión, y el ár­bol es lo que re­sul­ta de él. El con­cep­to trans­pa­ren­te, tie­ne que ver pre­ci­sa­men­te con el des­nu­dar­nos an­te no­so­tros mis­mos y an­te es­te cuar­te­to”.

¿Có­mo tra­ba­ja­ron es­ta si­ner­gia del cuar­te­to en la par­te de la gra­ba­ción con Juan Pa­blo Ais­pu­ro en el Es­tu­dio Ani­ma­li­to Re­cords de Da­niel Mar­tí­nez?

“La gra­ba­ción fue ce­rrar un ci­clo de li­ber­tad. Cuan­do ini­cia­mos nos pu­si­mos me­tas. Pri­me­ro con­se­guir una pre­sen­ta­ción del pro­yec­to que lo­gra­mos con nues­tro ami­go Matías Car­ba­jal en Fun­da­ción Se­bas­tian. Des­pués fue el “gra­bé­mos­lo, ha­ga­mos de es­to un do­cu­men­to” y eso ocu­rrió co­mo un mes des­pués. El pri­mer gol­pe de fres­cu­ra fue en la pre­sen­ta­ción por­que aun­que ha­bía­mos ca­rac­te­ri­za­do el pro­yec­to con esa li­ber­tad, de que no te­nía que ser igual la pri­me­ra vez de la se­gun­da; cuan­do hi­ci­mos el con­cier­to fue así co­mo ‘¡Wow, na­die si­guió las re­glas!’; la li­ber­tad se adue­ñó de no­so­tros pe­ro cuan­do lle­ga­mos a la gra­ba­ción, eso es­ta­ba ya en un ni­vel más ma­du­ro y es­ti­li­za­do por­que in­clu­so rom­pi­mos más las re­glas, ig­no­ra­mos más los arre­glos y las ver­sio­nes que se sa­lían más de lo pres­ta­ble­ci­do eran las que más nos gus­ta­ban y fue­ron las pri­me­ras to­mas”.

“En el es­tu­dio es siem­pre una ex­pe­rien­cia di­fe­ren­te por lo que la li­ber­tad ad­quie­re otros pa­rá­me­tros au­nán­do­le que Da­niel Mar­tí­nez tie­ne la per­so­na­li­dad ex­tra­or­di­na­ria pa­ra es­tar abier­to y pa­ra de­jar­te en­trar a su es­tu­dio y tra­ba­jar con li­ber­tad. En­ton­ces in­vi­té a Juan Pa­blo Ais­pu­ro, que es un gran ami­go y una per­so­na im­por­tan­te en el mo­vi­mien­to jaz­zís­ti­co de la Ciu­dad de Mé­xi­co pues tie­ne pro­yec­tos co­mo mú­si­co, pro­mo­tor y due­ño e in­ge­nie­ro de un es­tu­dio de gra­ba­ción. Él es par­te de la agru­pa­ción, te­ne­mos una re­la­ción tan abier­ta y de amis­tad que se con­vier­te en no mie­do, no es­trés”.

¿Por qué hi­cie­ron la mez­cla y mas­te­ri­za­ción con Da­vid Dar­ling­ton en Bass Hit Re­cor­dings, New York?

“To­dos mis dis­cos an­te­rio­res los hi­zo él y es­to fue a par­tir de una re­co­men­da­ción del pia­nis­ta Alex Mer­ca­do. Me di­jo que va­lía oro, que es­ta­ba post pro­du­cien­do dis­cos de jazz del más al­to ni­vel co­mo Way­ne Shor­ter y Es­pe­ran­za Spal­ding. Me pu­se en con­tac­to con él, ama­ble­men­te me di­jo que sí, pu­si­mos fe­cha y nos fue muy bien. Con ca­da nue­vo dis­co nos ha ido me­jor. Da­vid Dar­ling­ton es cóm­pli­ce de to­do mi tra­ba­jo has­ta aho­ri­ta”.

Fo­nar­te La­tino es quien se en­car­ga de la dis­tri­bu­ción del dis­co, ¿por qué dis­tri­buir­lo úni­ca­men­te en pla­ta­for­mas di­gi­ta­les y no en fí­si­co?

“Es un vo­la­do con res­pec­to a lo que es­tá pa­san­do aho­ra a ni­vel glo­bal y que des­de lue­go tie­ne di­fe­ren­tes rit­mos. En Eu­ro­pa ya no exis­te el cd, es ab­so­lu­ta­men­te ob­so­le­to, no te lo acep­tan ni re­ga­la­do. En Ca­na­dá to­da­vía te pre­gun­tan por dis­cos pe­ro me­nos que en Mé­xi­co. Con el vi­nil es a la in­ver­sa, en Eu­ro­pa se ma­qui­la mu­cho vi­nil, en Ca­na­dá na­da y en Mé­xi­co po­co. Tam­bién sé que hay mu­chas que­jas en tér­mi­nos de ca­li­dad con lo di­gi­tal pe­ro a mí nun­ca me ha afec­ta­do. En cues­tio­nes eco­nó­mi­cas sa­car la ma­qui­la es un gol­pe du­ro por­que es el des­em­bol­so de la pro­duc­ción más gran­de y sino bus­cas lo po­pu­lar sim­ple­men­te no exis­te re­cu­pe­ra­ción. A mí me in­tere­sa más que es­té al al­can­ce de to­dos. Es­te dis­co es­tá en 80 pla­ta­for­mas en to­do el mun­do y tam­bién pue­den com­prar­lo con no­so­tros”.

Por Lau­ra M. Fer­nán­dez Sa­las Stro­men­ti

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.