San Juan Pro­ject Pla­cer no­ta­ble

music:life magazine mexico - - Entrevistas -

De for­ma gra­dual ha­ce al­gu­nos años se in­te­gró es­te cuar­te­to en Gua­da­la­ja­ra. Su cam­po de ac­ción se en­cuen­tra in­mer­so en lo que re­pre­sen­ta el fu­tu­ro de la mú­si­ca: la fu­sión. Su­mer­gi­dos en di­ver­sos am­bien­tes de gé­ne­ros y es­ti­los, pre­pa­ran nue­vos men­jur­jes au­di­bles.

En el ini­cio só­lo ha­bía una compu­tado­ra y un te­cla­do. Con una pa­le­ta am­plia de rit­mos, die­ron las pri­me­ras pin­ce­la­das a lo que se­ría un pro­yec­to si­mul­tá­neo a sus tra­ba­jos co­mo mú­si­cos de otros ar­tis­tas. La trom­pe­ta –a car­go de Ar­tu­ro de la To­rre– se si­tuó ade­más co­mo ele­men­to fun­da­men­tal pa­ra co­men­zar a de­fi­nir la per­so­na­li­dad de es­te ejer­ci­cio al­terno. Un ex­pe­ri­men­to que ten­dría a al­gu­nos ba­res en pri­me­ra ins­tan­cia co­mo es­ce­na­rio pa­ra mos­trar en vi­vo los re­sul­ta­dos al mez­clar jazz, funk y hip hop.

“Des­pués nos di­mos cuenta que ne­ce­si­tá­ba­mos una ba­te­ría y un ba­jo pa­ra ama­rrar por com­ple­to el so­ni­do de to­do es­to”, re­la­ta Ar­tu­ro La­ma­drid, res­pon­sa­ble de la pro­gra­ma­ción y sin­te­ti­za­do­res. El mú­si­co y pro­duc­tor se re­fie­re a sus com­pa­ñe­ros Car­los Vi­lle­gas y Christian Cua­dra­do. “Ellos con­for­man una ba­se muy po­de­ro­sa con la cual es po­si­ble de­ter­mi­nar un pe­so es­pe­cí­fi­co. Ade­más, nos ha­cen ver bien”, con­ti­núa con voz re­la­ja­da y di­rec­ta uno de los tam­bién co­fun­da­do­res de la ban­da que es­te año se pre­sen­tó en el Fes­ti­val Glas­ton­bury. “Ar­tu­ro y yo nos de­di­ca­mos a com­po­ner y con los de­más ter­mi­nan por de­fi­nir­se las ideas”. Fue así co­mo con­cre­ta­ron la ali­nea­ción que en es­tos días da vi­da a San Juan Pro­ject, des­pués de ha­ber pro­ba­do con una tu­ba y un trom­bón. “Las par­ti­ci­pa­cio­nes se han pre­sen­ta­do de acuer­do a las ne­ce­si­da­des del momento”, afir­ma vía te­le­fó­ni­ca des­de el ta­pa­tío Cu­bo Es­tu­dio, don­de de­ter­mi­nan par­te de la pro­pues­ta del su­ce­sor de su ál­bum debut, Sin mie­do y con res­pe­to (2015). “La par­te de las gui­ta­rras, ba­jos y te­cla­dos lo re­sol­ve­mos en ca­sa. Mien­tras que to­do lo que ne­ce­si­ta una bue­na mi­cro­fo­nía co­mo las vo­ces, piano y per­cu­sio­nes, lo ha­ce­mos en el es­tu­dio”.

¿Qué tal la ex­pe­rien­cia Glas­ton­bury?

“Es­tu­vo in­creí­ble y llo­vió muy po­co con res­pec­to a las con­di­cio­nes que nor­mal­men­te pre­va­le­cen du­ran­te el fes­ti­val. Don­de nos pre­sen­ta­mos era un es­ce­na­rio pe­que­ño des­pués de la 1 de la ma­ña­na y a esa ho­ra el am­bien­te es in­creí­ble. La gen­te ex­ta­sia­da va en bus­ca de fies­ta des­pués de ha­ber vis­to a los ac­tos prin­ci­pa­les. Una es­pe­cie de af­ter party con un am­bien­te ce­le­bra­to­rio im­pre­sio­nan­te al cual prác­ti­ca­men­te na­die es­ca­pa. Se con­vier­te en la ho­ra per­fec­ta pa­ra to­car en un si­tio don­de las per­so­nas se acer­can pa­ra co­mer y be­ber al­go tam­bién”.

¿Qué tan­ta ac­ti­vi­dad tie­nen en vi­vo?

“Por el momento, só­lo hay dos o tres co­sas na­da más. So­mos de co­ci­mien­to len­to y con­fir­ma­mos so­bre el ca­mino. Nun­ca he­mos te­ni­do mu­chas fe­chas, to­do es gra­dual. Nos so­mos una ban­da tan mains­tream, con pre­sen­cia en ba­res o fes­ti­va­les, tra­ta­mos de es­tar en to­dos la­dos. Co­mo sea, siem­pre te­ne­mos al­go qué ha­cer”.

Pe­ro Glas­ton­bury los pu­so en el ra­dar

“Lo que son las co­sas, sa­le uno de su ca­sa y es co­mo si no­ta­ran tu au­sen­cia, co­mo si te ne­ce­si­ta­ran, so­mos ra­ros los hu­ma­nos. Nos ayu­dó mu­cho ver có­mo se tra­ba­ja allá y lo que se ne­ce­si­ta pa­ra ren­dir con ese rit­mo por­que des­pués de 14 ho­ras de viaje con­ti­nuo tie­nes que es­tar lis­to pa­ra to­car. So­mos una ban­da que si­gue apren­dien­do mu­cho y eso es muy im­por­tan­te pa­ra no­so­tros co­mo gru­po”.

¿Y el Vi­ve La­tino?

“To­da­vía no, qui­zás el pró­xi­mo año. Aun­que lo mis­mo di­ji­mos el pa­sa­do (ri­sas). Lo ha­ría­mos en­can­ta­dos”.

¿Es­ta­ble­cen de al­gu­na for­ma un equi­li­brio en­tre la im­pro­vi­sa­ción y lo es­tric­ta­men­te pla­nea­do?

“El ‘pro­ble­ma’ del pri­mer dis­co fue que la ma­yo­ría de las can­cio­nes na­cie­ron so­bre el es­ce­na­rio, con el jue­go de la im­pro­vi­sa­ción y el jam­ming. Du­ran­te esos cin­co años sur­gie­ron can­cio­nes y otras se que­da­ron atrás. El re­to en­ton­ces con­sis­tió en gra­bar un dis­co con esas can­cio­nes de­li­mi­tan­do las sec­cio­nes y los so­los. No fue fá­cil con­ven­cer­nos du­ran­te ese pro­ce­so de se­lec­ción y de­pu­ra­ción. Aho­ra fue muy di­fe­ren­te la ma­ne­ra co­mo afron­ta­mos el he­cho de gra­bar es­te ál­bum por­que se com­po­ne de te­mas he­chos di­rec­ta­men­te pa­ra ello. En to­do ca­so, am­bos mé­to­dos nos han ayu­da­do mu­cho por­que crear así nos abre la po­si­bi­li­dad de ex­pe­ri­men­tar. Creo que las dos for­mas son vá­li­das pa­ra ex­plo­rar. El pun­to es po­ner­nos a prue­ba en ca­da gra­ba­ción”.

El jazz es uno de los vehícu­los prin­ci­pa­les de su es­ti­lo…

“Es la ba­se que nos per­mi­te im­pro­vi­sar y que nos brin­da li­ber­tad. So­bre ello es que se in­cor­po­ran los de­más in­gre­dien­tes pa­ra mol­dear las di­fe­ren­tes com­bi­na­cio­nes de esos ele­men­tos. Cree­mos que lo más im­por­tan­te es que la mú­si­ca ha­ble por sí mis­ma. Que cuan­do la gen­te es­cu­che lo que ha­ce­mos, en lu­gar de pre­gun­tar­se qué es o tra­tar de des­ci­frar, sim­ple­men­te le gus­te y le per­mi­ta bai­lar, sen­tir­la en el cuer­po y pa­sar­la bien”.

El nom­bre del gru­po su­gie­re esa com­bi­na­ción colorida y lle­na de vi­ta­li­dad…

“Tal co­mo su­ce­de en el mer­ca­do don­de pue­des en­con­trar de to­do. Des­de re­me­dios, hier­bas has­ta ro­pa di­ver­sa, co­mi­da y fa­yu­ca. Si le po­ne­mos a ca­da ele­men­to un rit­mo y un gé­ne­ro, eso so­mos no­so­tros. To­do lo me­te­mos y mez­cla­mos en un coc­tel y re­sul­ta lo que sue­na”.

Esa com­bi­na­ción abre más ca­mi­nos a la mú­si­ca con­tem­po­rá­nea…

“No só­lo es el có­mo nos pa­re­ce más en­tre­te­ni­da la for­ma de ha­cer al­go pro­pio, sino que es la fu­sión en sí mis­ma la que mar­ca la pau­ta pa­ra el fu­tu­ro de la mú­si­ca, im­pli­ca una ex­pan­sión inago­ta­ble y es­pe­cial­men­te in­ten­sa. Por eso so­bre­vi­ve, así co­mo su­ce­de con los ban­cos (ri­sas), pa­sa con el jazz, el funk y el blues de una ma­ne­ra es­pe­cial. La bús­que­da den­tro de esa mez­cla arro­ja re­sul­ta­dos po­si­ti­vos en el ám­bi­to de la crea­ción mu­si­cal que re­sis­te al he­cho de que­dar­se en pau­sa”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.