Ser­gio Arau

fuer­za ne­ce­sa­ria

music:life magazine mexico - - Entrevistas -

Des­de los años ochen­ta es­te ar­tis­ta no ha de­ja­do de pro­du­cir obra plás­ti­ca, ideas pa­ra el ci­ne y, por su­pues­to, can­cio­nes. Sin em­bar­go no ha­bía to­ma­do la de­ci­sión de ar­mar un dis­co com­ple­to. Des­pués de po­co más de dos dé­ca­das se ha con­cen­tra­do en un ál­bum al que sim­ple y di­rec­ta­men­te ha lla­ma­do Ru­do.

Re­sul­ta inevi­ta­ble re­cor­dar­lo con más­ca­ra de lu­cha­dor, en­fun­da­do en una cha­que­ta de cha­rro pos­mo­derno y su­je­tan­do una gui­ta­rra que os­ten­ta el sím­bo­lo pa­trio mol­dea­do con fino de­ta­lle. Una mues­tra de su es­ti­lo de di­se­ño Art Na­có y en­mar­ca­do con pe­lu­che y an­ti­guos fo­cos na­vi­de­ños. Ele­men­tos que for­man par­te de ins­ta­la­cio­nes y de una plás­ti­ca me­xi­ca­na ori­gi­nal con la cual se ha he­cho cé­le­bre en Los Ángeles, ciu­dad don­de re­si­de des­de 1994. Acom­pa­ña­do de Los Mis­mí­si­mos Ángeles, con esa por­ta­da em­ble­má­ti­ca des­pe­día a los ochen­ta. “Ade­más exis­te un ba­jo con el mis­mo di­se­ño que se­rá par­te de la co­lec­ción de un mu­seo que abri­rá en Gua­da­la­ja­ra”, aña­de Ser­gio Arau (Ciu­dad de Mé­xi­co, 1951). “Los fa­bri­ca­mos con el lau­de­ro Car­los Car­ba­jal apo­ya­dos en las guías de una SG de Gib­son”.

Así co­mo en ese momento se ba­só en su gui­ta­rra fa­vo­ri­ta, el pre­sen­te lo ubi­ca en la pro­yec­ción de un so­ni­do más ás­pe­ro, más heavy. De ahí que su con­sen­ti­da en la ac­tua­li­dad sea una ESP por­que “tie­ne una so­no­ri­dad más grue­sa, más me­tal era”. Re­sul­ta ser la ele­gi­da den­tro de ocho gui­ta­rras que po­see, una pe­que­ña co­lec­ción que tie­ne la par­ti­cu­la­ri­dad de ha­ber im­pre­so su es­ti­lo gráfico. “Ca­da gui­ta­rra tie­ne su pro­pia historia, nin­gu­na es de re­lleno por­que tie­nen su ra­zón de ser”, ase­gu­ra. En­tre ellas tam­bién des­ta­ca una Aria elec­tro­acús­ti­ca que com­pró nue­va en 1971, año en el cual se pre­sen­tó en el fes­ti­val de Aván­da­ro con su en­ton­ces gru­po La Ley de He­ro­des. “Por lo tan­to tam­bién soy un mo­de­lo vin­ta­ge”, bro­mea. “Con los años sue­na me­jor, más fuer­te y bri­llan­te por­que la ma­de­ra se va se­can­do con los años”, afir­ma quien no pre­sen­ta­ba un ál­bum des­de Mi Fri­da Su­fri­da (1993) y fir­ma­do con su nom­bre acom­pa­ña­do de La Ven­gan­za de Moc­te­zu­ma.

Acer­ca del ori­gen, ¿có­mo fue tu acer­ca­mien­to a la gui­ta­rra?

“Cuan­do te­nía 12 años me vol­ví lo­co con el pri­mer dis­co de los Beatles. Mi abue­lo to­ca­ba man­do­li­na y me ayu­dó con lo más bá­si­co con una gui­ta­rra. Mi tío Ser­gio Co­ro­na con­tra­tó a un cua­te de un es­ta­cio­na­mien­to pa­ra que me die­ra ocho cla­ses, dos por se­ma­na. Una vez al sa­lir de una en­tre­vis­ta en la W, lo es­cu­chó y le en­can­tó có­mo to­ca­ba la gui­ta­rra. Fue así que en un es­ta­cio­na­mien­to del cen­tro apren­dí “Glo­ria”, “Pá­gi­na blan­ca” y va­rias ran­che­ras. Ese fue mi en­tre­na­mien­to

com­bi­na­do con al­gu­nas lec­cio­nes de com­po­si­ción que apren­dí de mi abue­la. A par­tir de en­ton­ces me ha re­sul­ta­do más sen­ci­llo com­po­ner que to­car can­cio­nes de otros”.

Si tu­vie­ras que ele­gir en­tre la mú­si­ca, la plás­ti­ca y el ci­ne, ¿con cuál te que­da­rías?

“Me que­do con el arte (ri­sas). Soy un ca­so ra­ro por­que nun­ca he di­vi­di­do las co­sas, me da­ba igual ha­cer to­do eso de ma­ne­ra ca­si si­mul­tá­nea y es­cri­bir. Soy co­mo los pen­tatle­tas, no eres ex­ce­len­te en una pe­ro prac­ti­cas to­das. Me in­clino por ma­ne­jar siem­pre la par­te vi­sual y ju­gar con esos ele­men­tos. Mi ca­sa en Los Ángeles y mi de­par­ta­men­to en la Ciu­dad de Mé­xi­co son co­mo ta­lle­res con ins­tru­men­tos y he­rra­mien­tas pa­ra pin­tar.

Tras el in­ten­to fa­lli­do de la reunión del trío que ori­gi­nal­men­te in­te­gra­ba Bo­te­lli­ta de Je­rez –a pro­pó­si­to del fal­so do­cu­men­tal Na­co es chi­do (2007)–, Arau re­to­ma su ca­mino apar­te y fi­nal­men­te gra­ba al­gu­nas de las can­cio­nes que te­nía des­de en­ton­ces pa­ra ser in­cluí­das en aquel pro­yec­to que se­ría pre­sen­ta­do co­mo El dis­co per­di­do del cual se ha­bla­ba en la pe­lí­cu­la. Con esa se­rie de en­cuen­tros y des­en­cuen­tros en el pa­sa­do, pre­sen­ta aho­ra en vi­vo el con­te­ni­do de Ru­do con los Heavy Mex a su la­do, si­mul­tá­neo a la pre­pa­ra­ción de la se­gun­da par­te del fil­me Un día sin me­xi­ca­nos. “Una con­ti­nua­ción no pla­nea­da pe­ro que gra­cias a Trump la­men­ta­ble­men­te se­rá po­si­ble”.

¿De qué ma­ne­ra re­sol­vis­te la pro­duc­ción de es­te ál­bum?

“Fue na­tu­ral cuan­do es­ta­ba pri­me­ro bus­can­do mú­si­cos pa­ra la ban­da y de pron­to me en­con­tré con un gru­po de Los Ángeles que se lla­ma Rusty Eye, que es de me­tal bá­si­ca­men­te en in­glés pe­ro que son de Mé­xi­co. Fue en una me­sa de jun­to en un ca­fé que nos co­no­ci­mos. Me in­vi­ta­ron a un con­cier­to que hi­cie­ron con otras agru­pa­cio­nes y ellos me im­pre­sio­na­ron en par­ti­cu­lar. Los in­vi­té pa­ra que me acom­pa­ña­ran y así se dio la ban­da. Des­pués me en­con­tré con Gus­ta­vo Bor­ner a quien no veía des­de ha­ce mu­cho. Es un gran pro­duc­tor e in­ge­nie­ro que me in­vi­tó a gra­bar du­ran­te dos días en Igloo Music”.

Pa­só mu­cho tiem­po has­ta to­mar la de­ci­sión de ha­cer un dis­co…

La mi­tad de es­tas can­cio­nes las te­nía des­de ha­ce ra­to, me es­ta­ban es­pe­ran­do. Con Bo­te­lli­ta no en­con­tra­ron sa­li­da. Y la otra mi­tad es­tá con­for­ma­da por can­cio­nes que sur­gie­ron en los úl­ti­mos cin­co años, tie­nen que ver más con lo que su­ce­de aho­ra co­mo “Quie­ro ser pre­si­den­te” y “Una cha­que­ta por la paz”.

És­ta úl­ti­ma re­cuer­da a aque­lla “We Are the World”…

“Es co­mo una ca­ri­ca­tu­ra de eso pe­ro a la vez tie­ne re­la­ción con la de­nun­cia y una que­ja, son las tres co­sas. Cuan­do le en­tra­ron Ti­to Fuentes (Mo­lo­tov), Jo­sé Fors (Cu­ca), Jo­nás (Plas­ti­li­na Mosh) y Aman­di­ti­ti­ta, tam­bién le echa­ron de su co­se­cha y su apor­ta­ción la ha­ce más chis­to­sa”.

A pro­pó­si­to del men­sa­je en “Quie­ro ser pre­si­den­te”, ¿te con­si­de­ras rea­lis­ta ade­más de op­ti­mis­ta?

“Creo que soy op­ti­mis­ta por­que con­fío en el cam­bio de la gen­te. Se han ga­na­do pe­que­ñas ba­ta­llas, co­mo el he­cho de res­pe­tar más a los an­cia­nos y la co­mu­ni­dad gay, pe­ro fal­ta el asun­to de los de­re­chos hu­ma­nos y vi­vir en un lu­gar don­de ha­ya res­pe­to y jus­ti­cia pa­ra to­dos. Por eso quie­ro que las per­so­nas sean cons­cien­tes y no vo­ten por los mis­mos. Arries­gar­se por al­go y ser res­pon­sa­bles”.

Co­mo de­cía Cor­tá­zar, un op­ti­mis­ta crí­ti­co…

“Sí, en un lu­gar don­de na­da fun­cio­na pe­ro to­do per­ma­ne­ce, co­mo di­jo Car­los Fuentes”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.