¿Quie­res ser par­te de la es­ta­dís­ti­ca o eli­ges cui­dar tus ojos?

music:life magazine mexico - - Columnas -

Un es­tu­dio rea­li­za­do en 2016 en los paí­ses ba­jos de Eu­ro­pa, in­da­gó so­bre los pro­ble­mas vi­sua­les en mú­si­cos en­con­tran­do que el 62% ocu­pa­ba len­tes o len­tes de con­tac­to pa­ra to­car, el 68% ha­bía te­ni­do que vi­si­tar a un of­tal­mó­lo­go por lo me­nos una vez en su vi­da, y el 16% es­ta­ba en tra­ta­mien­to of­tál­mi­co al momento del es­tu­dio. Las mo­les­tias vi­sua­les más co­mu­nes en mú­si­cos in­cluían con­di­cio­nes de luz inade­cua­da en su área de tra­ba­jo, pro­ble­mas pa­ra leer las par­ti­tu­ras por el ta­ma­ño tan pe­que­ño de las no­tas, vi­sión bo­rro­sa, vis­ta can­sa­da, así co­mo pi­cor e irri­ta­ción en los ojos.

Exis­ten tres fac­to­res im­por­tan­tes que pue­den dis­mi­nuir la agu­de­za vi­sual en mú­si­cos y que su des­cui­do pue­de traer con­se­cuen­cias vi­sua­les de im­por­tan­cia, és­tos fac­to­res son:

1. In­ten­si­dad de la mú­si­ca

Se ha de­mos­tra­do que exis­te una dis­mi­nu­ción de la agu­de­za vi­sual cuan­do la in­ten­si­dad de la mú­si­ca se si­túa en­tre 70 y 107 dB. En cam­bio, y es­to es im­por­tan­te, no se pro­du­ce dis­mi­nu­ción cuan­do se tra­ta de rui­dos a ni­ve­les de de­ci­be­les si­mi­la­res. ¿El mo­ti­vo? La ex­pli­ca­ción es que en la mú­si­ca se pro­du­cen mo­men­tá­neos pi­cos más al­tos de de­ci­bles que fa­vo­re­cen la al­te­ra­ción del sis­te­ma ves­ti­bu­lar del oí­do y del con­trol ocu­loves­ti­bu­lar (que ac­túa so­bre los mo­vi­mien­tos ocu­la­res). ¿In­creí­ble?. Re­cor­de­mos que la in­ten­si­dad du­ran­te un con­cier­to os­ci­la en­tre los 105 y 110 dB y una dis­co­te­ca en­tre 95 y 120 db, que un pla­ti­llo pue­de lle­gar has­ta los 120 db y que el úni­co ins­tru­men­to que no so­bre pa­sa los lí­mi­tes per­mi­ti­dos, es el ba­jo con 70db.

2. Ilu­mi­na­ción.

La ma­yo­ría de los sín­to­mas co­mu­nes tie­nen que ver con es­te as­pec­to, co­mo vi­sión bo­rro­sa, do­lor de ca­be­za, la­grimeo, vis­ta can­sa­da, y dis­mi­nu­ción de la agu­de­za vi­sual (lo que trae co­mo con­se­cuen­cia te­ner que usar len­tes). Hay tres fac­to­res a to­mar en cuenta: la in­ten­si­dad, la dis­tri­bu­ción y la ca­li­dad de la luz. Se­gu­ra­men­te ya has te­ni­do una ma­la ex­pe­rien­cia con al­gu­na de és­tas co­mo por ejem­plo, que tie­nes to­do lis­to pa­ra tu con­cier­to y an­tes de em­pe­zar, ba­jan la luz o co­mo par­te del show hay un jue­go de co­lo­res, que la par­ti­tu­ra sea la co­pia de la co­pia sin es­tar bien con­tras­ta­da, im­po­si­ble de leer.

3. Ma­nio­bra de Val­sal­va al momento de to­car

Por otra par­te, va­rios es­tu­dios re­por­tan un ries­go im­por­tan­te pa­ra al­gu­nos ins­tru­men­tis­tas de vien­to (so­bre to­do trom­pe­tis­tas) en quie­nes se ha de­tec­ta­do dis­mi­nu­ción del cam­po vi­sual, au­men­to de la pre­sión in­tra­ocu­lar y cam­bios glau­co­ma­to­sos, que sin un con­trol ade­cua­do pue­den con­du­cir a la pér­di­da de la vi­sión. Exis­ten in­clu­so re­por­tes de al­gu­nos ca­sos de rup­tu­ra del múscu­lo or­bi­cu­lar del pár­pa­do. ¿Y por qué es­tán en ma­yor ries­go? Por­que re­quie­ren una fuer­za de so­pli­do

al­ta y po­ten­te crean­do ma­nio­bras de Val­sal­va man­te­ni­da. Las ma­nio­bras de Val­sal­va son muy usa­das en el bu­ceo y el avión pa­ra igua­lar las pre­sio­nes en los oí­dos, se tra­ta de ex­ha­lar con fuer­za mien­tras se man­tie­nen los ojos ce­rra­dos y na­riz y bo­ca ta­pa­da. Es­ta ma­nio­bra ayu­da a “des­ta­par” los oí­dos, pe­ro tam­bién au­men­ta la pre­sión den­tro del ojo (prin­ci­pal cau­sa de glau­co­ma).

Pe­que­ñas re­co­men­da­cio­nes que pue­den ha­cer gran­des di­fe­ren­cias

1 Uti­li­za pro­tec­to­res au­di­ti­vos es­pe­cia­les pa­ra mú­si­cos. Los pro­tec­to­res con­ven­cio­na­les no dan el an­cho pa­ra mú­si­cos pues re­du­cen de­ma­sia­do los de­ci­be­les, por lo que a nin­gún mú­si­co le gus­ta es­cu­char­se co­mo es­tan­do ba­jo el agua. Exis­ten pro­tec­to­res au­di­ti­vos es­pe­cia­les que cuen­tan con un fil­tro y lo­gran­do re­du­cir en­tre 12 y 20 db, por lo que úni­ca­men­te se sa­cri­fi­can un po­co los agu­dos. Los pue­des usar la ma­yo­ría de las ve­ces du­ran­te tu prác­ti­ca y en con­ta­das oca­sio­nes pres­cin­dir de ellos.

2

Pre­fie­re la luz na­tu­ral, y en ca­so de usar la ar­ti­fi­cial es me­jor la blan­ca. Evi­ta las fluo­res­cen­tes, ro­jas y ama­ri­llas.

3

In­vier­te en un buen atril que ten­ga lám­pa­ra in­clui­da, pa­ra cuan­do te ba­jen la luz, no te sor­pren­da y pue­das con­tar con ade­cua­da ilu­mi­na­ción.

4

Rea­li­za ejer­ci­cios ocu­la­res. Pue­des co­men­zar con ojos ce­rra­dos (de ma­ne­ra sua­ve) y ha­cer mo­vi­mien­tos verticales, horizontales, en dia­go­nal y en círcu­los, tam­bién pes­ta­ñeo do­ble, abrir y ce­rrar los ojos, le­van­tar y des­cen­der ce­jas, frun­cir el se­ño. Te re­co­mien­do en mi ca­nal de youtu­be que reali­ces los ejer­ci­cios de ca­ra – que in­vo­lu­cra ojos- (https:// www.youtu­be.com/watch?v= Nu35c­mH5xng &fea­tu­re=y ou­tu.be). Tam­bién con la Téc­ni­ca Ale­xan­der y con el Mé­to­do Fel­den­krais pue­des com­ple­men­tar tus ru­ti­nas pa­ra des­can­sar la vis­ta y evi­tar que se de­te­rio­re.

5

Si vas a es­tu­diar pro­cu­ra des­can­sar tu vis­ta de vez en cuan­do evi­tan­do que ha­ya po­ca dis­tan­cia en­tre tus ojos y la pa­red. Si eli­ges te­ner un fon­do a lo le­jos (am­plian­do la dis­tan­cia) se­rá muy có­mo­do y fá­cil des­en­fo­car tu vis­ta de la par­ti­tu­ra/ins­tru­men­to pa­ra ver el ho­ri­zon­te.

6

Si ade­más de to­car, uti­li­zas mu­cho la compu­tado­ra o el ce­lu­lar, es ideal que man­ten­gas tus ojos lu­bri­ca­dos, ya que con es­tos dis­po­si­ti­vos, so­le­mos par­pa­dear me­nos y es­to re­se­ca los ojos. Las lá­gri­mas ar­ti­fi­cia­les en go­tas pue­den ser un gran apa­pa­cho pa­ra tus ojos.

7

Cuan­do es­tés to­can­do rea­li­za cons­cien­cia cor­po­ral de qué tan­to es­tás apre­tan­do tus ojos, pro­cu­ra sua­vi­zar lo más que pue­das ojos, fren­te y ce­jas.

8

Acu­de una vez al año al of­tal­mó­lo­go si eres ins­tru­men­tis­ta de vien­to y de in­me­dia­to si tie­nes sín­to­mas co­mo los an­tes des­cri­tos.

Por San­dra Ro­mo*

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.