EMI­LI­ANO CO­RO­NEL

“TO­DO ES MÚ­SI­CA”

music:life magazine mexico - - Entrevistas - Por Lau­ra Me­li­sa Fer­nán­dez Stro­men­ti

No es su­fi­cien­te ser un jo­ven con ta­len­to y con­tar con una tra­yec­to­ria que in­clu­ye es­tu­dios en es­cue­las re­co­no­ci­das, via­jar a tra­vés del mun­do y ha­ber to­ca­do con mú­si­cos de la talla de Jack Dejoh­net­te, Greg Hut­chin­son, Irai­da No­rie­ga, Ni­ña Pas­to­ri, Alex Mer­ca­do y Los So­nex; se re­quie­re leal­tad a uno mis­mo y li­ber­tad pa­ra crear y vi­vir la mú­si­ca des­de una fi­lo­so­fía pro­pia. Eso es lo que más sor­pren­de y cau­ti­va des­pués de es­cu­char en el es­ce­na­rio a Emi­li­ano Co­ro­nel.

Des­de muy pe­que­ño se sin­tió atraí­do por la mú­si­ca de una ma­ne­ra muy na­tu­ral, a los 5 años for­mó par­te de la Or­ques­ta Fi­lar­mó­ni­ca de Za­ca­te­pec, Mo­re­los; dos años más tar­de es­tu­dió la trom­pe­ta con el maes­tro Jus­tino Ran­fla en el Cen­tro Mo­re­len­se de las Ar­tes y se in­te­gró al gru­po de Con­tra­pun­to “Mú­si­ca Tra­di­cio­nal Me­xi­ca­na”, que di­ri­gía su pa­dre Sal­va­dor Co­ro­nel; en 2009 que fue be­ca­do pa­ra es­tu­diar en el Ber­klee Co­lle­ge of Mu­sic de Boston, Mas­sa­chu­setts. En es­ta oca­sión, el ba­jis­ta y con­tra­ba­jis­ta, ha­bla a mu­sic:li­fe so­bre su ca­mino no pla­nea­do en la mú­si­ca, sus con­vic­cio­nes y su fi­lo­so­fía.

Emi­li­ano, des­de tem­pra­na edad to­ca­bas la leo­na, la ja­ra­na, la qui­ja­da de ca­ba­llo, el re­quin­to ja­ro­cho, la vihue­la, el ma­rim­bol y la trom­pe­ta. ¿Qué te ha­ce dar un gi­ro, cam­biar la aten­ción que te­nías en es­tos ins­tru­men­tos y en­fo­car­te en el ba­jo y el con­tra­ba­jo?

“To­do vie­ne des­de el gru­po de mi pa­pá por­que to­ca­ba esos ins­tru­men­tos, más per­cu­sio­nes y tam­bién can­ta­ba. Cuan­do me di cuen­ta que la trom­pe­ta ya no me es­ta­ba ani­man­do mu­cho, re­cuer­do que ha­bía un cha­vo en el gru­po que to­ca­ba el ba­jo que es­ta­ba en mi ca­sa y yo lo veía. En ese en­ton­ces mi her­mano to­ca­ba la ba­te­ría y yo em­pe­cé a to­car el ba­jo con él y me gus­tó. Le di­je­ron a mi pa­pá, “si tu hi­jo quie­re ser ba­jis­ta lo co­rrec­to es que es­tu­die el con­tra­ba­jo por cues­tio­nes de for­ma­ción” por­que en ese mo­men­to no ha­bía una li­cen­cia­tu­ra del ba­jo eléc­tri­co co­mo tal. En­ton­ces en el Cen­tro Mo­re­len­se de las Ar­tes, don­de ya es­tu­dia­ba trom­pe­ta, cam­bié el ins­tru­men­to y em­pe­cé a es­tu­diar el Con­tra­ba­jo a los diez años. Es­te cam­bio y es­te gus­to, en reali­dad fue­ron cir­cuns­tan­cia­les”.

Fuis­te tran­si­tan­do de la mú­si­ca tra­di­cio­nal me­xi­ca­na al jazz, al funk, a la sal­sa; no es­tás arrai­ga­do a un só­lo gé­ne­ro mu­si­cal… ¿Tie­nes una fi­lo­so­fía al res­pec­to o es al­go es­pon­tá­neo?

“Sí, ten­go mi pro­pia fi­lo­so­fía al res­pec­to des­de muy chi­qui­to por­que en mi ca­sa ha­bía mu­cha mú­si­ca. Mi pa­pá, ade­más de to­car mú­si­ca fol­kló­ri­ca (me­xi­ca­na), es­cu­cha­ba a Ru­bén Bla­des, sal­sa, son cu­bano; me men­cio­na­ba nom­bres de jaz­zis­tas co­mo Wyn­ton Mar­sa­lis. Siem­pre tu­ve mu­chos nom­bres en la ca­be­za, con mi fa­mi­lia es­cu­cha­ba di­fe­ren­tes ti­pos de mú­si­ca pe­ro nun­ca me im­pu­sie­ron una so­la co­sa y así me fui desa­rro­llan­do. Cuan­do co­men­cé a es­tu­diar el con­tra­ba­jo clá­si­co con el maes­tro Ma­rio Agüe­ro en el Cen­tro Mo­re­len­se de las Ar­tes y a los tre­ce años me fui a la Fa­cul­tad de Mú­si­ca de la Uni­ver­si­dad Ve­ra­cru­za­na don­de es­tu­dié con el maes­tro An­dre­zej Dech­nik. Ese tiem­po fue cuan­do me gus­tó más la mú­si­ca clá­si­ca, en reali­dad yo que­ría to­car en or­ques­tas y ser so­lis­ta, pe­ro ahí co­no­cí más a fon­do el jazz con maes­tros co­mo Ed­gar Do­ran­tes quien me in­vi­tó a for­mar par­te del jazz de ma­ne­ra ac­ti­va. To­cán­do­lo des­cu­brí que

me gus­ta­ba, qui­se com­bi­nar to­do y me di cuen­ta que no siem­pre se pue­de ha­cer eso, no por ti sino por la de­más gen­te no es­tá de acuer­do. Cuan­do es­ta­ba es­tu­dian­do en la Uni­ver­si­dad Ve­ra­cru­za­na no a to­dos les pa­re­ció lo me­jor que, ade­más de to­car mú­si­ca clá­si­ca to­ca­ra jazz, sal­sa, pop… A par­tir de ahí for­mé una fi­lo­so­fía de que no hay mú­si­ca bue­na o ma­la pa­ra mí, es al­go que siem­pre di­go en mis cla­ses y en mis con­cier­tos por­que a mí me gus­ta to­do ti­po de mú­si­ca, to­do; aun­que exis­te mú­si­ca que no es­cu­cha­ría, no la crí­ti­co sin im­por­tar que sea muy ma­la so­cial­men­te. Soy con­gruen­te con­mi­go mis­mo por­que to­co di­fe­ren­tes gé­ne­ros, me lla­man a gra­bar nor­te­ño, reg­gae­tón, sal­sa, ten­go mi gru­po de tim­ba, to­co con jaz­zis­tas de aquí pe­ro tam­bién to­co clá­si­co. Por eso no me atre­vo a juz­gar a nin­guno, des­de ahí, en la es­cue­la es don­de me doy cuen­ta que exis­ten esos pre­jui­cios”.

¿Có­mo has vi­vi­do es­ta ex­pe­rien­cia por qué eres muy jo­ven y to­do es­to ha ocu­rri­do en muy po­co tiem­po?

“Des­de que me fui so­lo a Ve­ra­cruz a es­tu­diar, me con­ver­tí en al­guien muy in­de­pen­dien­te pe­ro a par­tir de los 16 años to­do se dio más rá­pi­do, só­lo ten­go flas­ha­zos de esos mo­men­tos por­que de esa edad has­ta los 21 años com­par­tí es­ce­na­rio con mú­si­cos co­mo Jack DeJoh­net­te y Da­ve Ki­kos­ki, fui a paí­ses co­mo Hai­tí, Ru­sia y Ca­na­dá, en es­te úl­ti­mo re­pre­sen­té a Mé­xi­co en la In­ter­na­tio­nal As­so­cia­tion for Jazz Edu­ca­tion (IAJE) par­ti­ci­pan­do en el La­tin Ame­ri­can JAZZ En­sam­ble, di­ri­gi­do por Os­car Stag­na­ro. En 2009 me ga­né una be­ca pa­ra el Fi­ve Week Sum­mer Pro­gram en el Ber­klee Co­lle­ge Of Mu­sic, to­qué con Da­vid Sán­chez, es­ta­ba es­tu­dian­do con Agus­tín Ber­nal y, al mis­mo tiem­po, da­ba cla­ses en Jaz­zUV. Des­pués gra­bé mi pri­mer dis­co, es­tu­ve de un la­do a otro to­can­do mú­si­ca chia­pa­ne­ca, jazz, mú­si­ca la­ti­na. Fue­ron mu­chas eta­pas en un cor­to tiem­po. No sé có­mo lo ma­ne­jé pe­ro aho­ra no po­dría aten­der to­do eso. Fue co­mo si pa­re­cie­ra que “no es­tás lis­to pa­ra na­da pe­ro ya es­tás ahí”.

Ya en la Ciu­dad de Mé­xi­co, ¿có­mo en­tras al cir­cui­to de jazz y có­mo te mue­ves en él?

“Aun­que yo vi­vía en Xa­la­pa por­que es­ta­ba en el Jaz­zUV, ve­nía a la Ciu­dad de Mé­xi­co a to­car con mú­si­cos de jazz co­mo Ga­briel Puen­tes e In­grid Beau­jean, iba y ve­nía y por eso es­ta­ba en con­tac­to con lo que su­ce­día aquí. Cuan­do ya me es­ta­ble­cí en el 2013 fue só­lo co­mo anun­ciar que ya me en­con­tra­ba aquí y em­pe­za­ron a lla­mar­me mu­chí­si­mo pa­ra to­car en di­ver­sos pro­yec­tos. Nun­ca me he sentido fue­ra del cir­cui­to del jazz en la Ciu­dad de Mé­xi­co. Mu­cha gen­te me co­no­ce por­que to­co jazz pe­ro ac­tual­men­te tam­bién to­co y gra­bo otros gé­ne­ros mu­si­ca­les co­mo el pop, con ar­tis­tas co­mer­cia­les, nor­te­ño, sal­sa. Lo que te pue­do de­cir es que yo nun­ca me he sentido par­te de nin­gún gre­mio, yo to­co y si a al­guien le gus­ta, con mu­cho gus­to voy a ha­cer mú­si­ca con esa per­so­na que me lla­me”.

Ade­más de ser in­tér­pre­te de va­rios ins­tru­men­tos tam­bién eres pro­duc­tor, com­po­si­tor y arre­glis­ta, ¿có­mo lle­gas­te a esas fa­ce­tas?

“Des­de muy jo­ven em­pe­cé a com­po­ner ideas, mi pri­me­ra can­ción me pa­re­ce que la hi­ce a los quin­ce años y eso lo gra­bé pos­te­rior­men­te en mi dis­co. Yo nun­ca es­tu­dié com­po­si­ción, lo ha­go por­que me na­ce. No me bas­ta só­lo con to­car y sa­car mi ener­gía con mú­si­ca de al­guien más, ne­ce­si­to com­po­ner pa­ra de­cir al­go, sin im­por­tar el gé­ne­ro mu­si­cal. Pa­ra mí es más im­por­tan­te com­po­ner que to­car. Co­men­cé a pro­du­cir por­que no te­nía quién me ayu­da­ra a ha­cer­lo y fui ad­qui­rien­do ex­pe­rien­cia. Pro­du­je los dis­cos de Ed­gard Do­ran­tes, al­gu­nos de Ve­ró­ni­ca Va­le­rio. Pro­duz­co ba­sán­do­me en el gus­to mu­si­cal que pue­da apor­tar po­si­ti­va­men­te a ca­da dis­co. Ac­tual­men­te pro­duz­co al­gu­nos dis­cos de pop al mis­mo tiem­po que tra­ba­jo co­mo arre­glis­ta en pro­yec­tos co­mo el de la cantante Dan­nah Ga­ray”.

En tu dis­co “Mi ca­mino” (2013) que gra­bas­te con Axel Tos­ca, Ilan Bar­la­vi y Gio­van­ni Figueroa, se en­cuen­tra el jazz con­tem­po­rá­neo pe­ro con la par­ti­cu­la­ri­dad de que en él es­tán to­das las in­fluen­cias y ex­pe­rien­cias mu­si­ca­les por las que has atra­ve­sa­do rom­pien­do es­que­mas con­ven­cio­na­les por­que con­tie­ne pie­zas pop co­mo la can­ción “Cuan­do na­die me ve” de Ale­jan­dro Sanz.

“Des­de un prin­ci­pio me di cuen­ta que mi mú­si­ca era muy es­pe­cí­fi­ca pe­ro que ade­más ne­ce­si­ta­ba de mú­si­cos que pu­die­ran ser co­mo yo, es de­cir que to­ca­ran bien va­rios es­ti­los. Efec­ti­va­men­te lo ti­tu­lo “Mi ca­mino” por­que era has­ta don­de te­nía re­co­rri­do y era lo que sen­tía has­ta ese mo­men­to. La pie­za “Cuan­do na­die me ve” es­tá en el dis­co por­que me con­si­de­ro un fan ro­tun­do de Ale­jan­dro Sanz, si yo tu­vie­ra ni­ve­les, lo pon­dría en mi pri­mer ni­vel. En vez de gra­bar un te­ma de jazz, que es lo que ca­si siem­pre se ha­ce, pre­fe­rí me­ter un te­ma pop en una cues­tión jaz­zís­ti­ca con la idea de de­mos­trar que to­do es mú­si­ca, de he­cho el pri­mer te­ma del dis­co se lla­ma “Everyt­hing is Mu­sic”, par­tien­do de ese con­cep­to y pa­ra ce­rrar, la pie­za de A. Sanz me pa­re­ció per­fec­ta, es co­mo “to­do se pue­de ha­cer siem­pre y cuan­do lo ha­gas con mu­cha sin­ce­ri­dad”. No la in­cluí con la in­ten­ción de ven­der, lo ha­go por­que sien­to que la mú­si­ca pue­de evo­lu­cio­nar no só­lo a lo que ya es­tá he­cho sino a al­go mu­cho más allá. To­dos los te­mas es­tán de­di­ca­dos a al­guien o a al­gún mo­men­to o ex­pe­rien­cia en par­ti­cu­lar, son ori­gi­na­les ex­cep­to el de Sanz. Los mú­si­cos con los que gra­bé es­te dis­co, son de mis fa­vo­ri­tos, son con quie­nes ten­go el ac­tual­men­te el pro­yec­to de Emi­li­ano Co­ro­nel Band. Es­te dis­co, es­ta ex­pe­rien­cia mu­si­cal me ha per­mi­ti­do sor­pren­der a la gen­te por­que no es al­go que se pue­da eti­que­tar”.

¿Aho­ra en qué pro­yec­tos es­tás en­fo­can­do tu crea­ti­vi­dad y tu ener­gía?

“En mi pro­yec­to de tim­ba cu­ba­na lla­ma­do “Apo­dion”. Tam­bién es­toy ter­mi­nan­do la mú­si­ca de mi se­gun­do dis­co que es­tá en­fo­ca­do al jazz y pla­neo gra­bar en Nue­va York con ex­ce­len­tes mú­si­cos, pro­yec­ta­do pa­ra es­te 2018. Si­go con la gi­ra pro­mo­cio­nal del pri­mer dis­co con la Emi­li­ano Co­ro­nel Band. Ten­go un trío con Die­go Ma­ro­to y mi her­mano, Vla­di­mir Co­ro­nel. El gru­po de mi pa­pá. For­mo par­te de la Hou­se Band y Party Band de la em­pre­sa de cru­ce­ros “Prin­cess Crui­ses” con la cual via­jo al­re­de­dor del mun­do acom­pa­ñan­do di­fe­ren­tes ar­tis­tas es­ta­dou­ni­den­ses. Ade­más es­toy to­can­do con el gru­po nor­te­ño “Zaet Lu­na” que es un cantante de Ju­liantla, Gue­rre­ro; en los pro­yec­tos de Héc­tor In­fan­zón, Pa­blo Prie­to, Ed­gard Do­ran­tes, Dan­nah Ga­ray, Ca­ri­beann Jazz Pro­ject, en­tre otros”.

¿Tie­nes al­gu­na pre­di­lec­ción en cuan­to a mar­cas de los ins­tru­men­tos que to­cas?

“Ten­go gran pre­fe­ren­cia por los que cons­tru­ye el lau­de­ro ve­ra­cru­zano Da­vid Es­tra­da, cuen­to con dos con­tra­ba­jos he­chos por él y es­toy muy con­ten­to por el re­sul­ta­do. Él arre­gla los ins­tru­men­tos de ca­si to­dos los con­tra­ba­jis­tas en Mé­xi­co y ex­por­ta su tra­ba­jo al ex­tran­je­ro”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.