Pa­blo Ga­ri­bay y Leo Brou­wer

Mé­xi­co - La Ha­ba­na - Mé­xi­co: Re­la­to del en­cuen­tro de la mú­si­ca y la imagen

music:life magazine mexico - - Entrevistas - Por Gua­da­lu­pe Gal­ván nie­bla­del­dia

¿C uán­tas ve­ces su­ce­de que un so­lis­ta pue­da es­tre­nar una obra en su país y ser di­ri­gi­do por el com­po­si­tor de la obra y cuán­tas ve­ces su­ce­de que el so­lis­ta pue­da ir al país del com­po­si­tor a re­vi­sar la obra con él? Eso es lo que le su­ce­dió al gui­ta­rris­ta me­xi­cano Pa­blo Ga­ri­bay cuan­do lo in­vi­ta­ron a to­car la obra “Can­ta­ta de Pe­ru­gia” del com­po­si­tor cu­bano Leo Brou­wer. Des­de que Mar­tín Ma­dri­gal, di­rec­tor del Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Gui­ta­rra en Sal­ti­llo, lo in­vi­tó, se desata­ron una se­rie de cir­cuns­tan­cias afor­tu­na­das que fue­ron dan­do for­ma al pro­yec­to.

Pa­blo de­ci­dió in­vi­tar al fo­tó­gra­fo Je­sús Cor­ne­jo pa­ra que di­se­ña­ra el car­tel y re­tra­ta­ra al com­po­si­tor. Ambos fue­ron in­vi­ta­dos a La Ha­ba­na a ha­cer­le re­tra­tos al com­po­si­tor: “Y de ahí em­pe­zó la in­quie­tud de ir a la Ha­ba­na a ha­cer los re­tra­tos y a mí me em­pe­zó la in­quie­tud de que­rer tra­ba­jar la obra con él. La in­vi­ta­ción era só­lo pa­ra ha­cer los re­tra­tos, pe­ro co­mo me en­vió a mí el co­rreo, yo co­men­cé con la idea de ir a La Ha­ba­na a re­vi­sar seg­men­tos de la obra con Leo. Isa­bel Her­nán­dez, la ma­na­ger de Brou­wer, fue siem­pre muy ama­ble. Ya des­pués me he en­te­ra­do que no es fá­cil to­mar cla­ses con Leo. No a to­dos les di­ce que sí”.

Así, Je­sús y Pa­blo de­ci­die­ron ir­se a La Ha­ba­na a tra­ba­jar con

Leo Brou­wer, ca­da uno en lo que sa­be ha­cer. Hay cla­ri­da­des que só­lo ofre­cen los via­jes y ellos su­pie­ron ver, es­cu­char y sen­tir ca­da afor­tu­na­da si­tua­ción que les es­ta­ba pa­san­do. Tu­vie­ron la sen­si­bi­li­dad y aten­ción de re­gis­trar­lo. Pri­me­ro de­ci­die­ron em­pe­zar a ha­cer clips de vi­deo, del en­cuen­tro de Pa­blo con Leo y lue­go de la ciu­dad y de su gen­te. Aún no sa­bían que es­to se con­ver­ti­ría en el do­cu­men­tal “Can­ta­ta de Pe­ru­gia. Re­la­to de un via­je de la Ha­ba­na a Mé­xi­co”.

¿Có­mo fue la re­vi­sión de la obra con Leo Brou­wer?

Pa­blo: “Es un mú­si­co muy con­cre­to. Lle­vé los pa­sa­jes que me ge­ne­ra­ban más du­das tan­to de in­ter­pre­ta­ción co­mo téc­ni­cos y los con­se­jos que me da­ba eran en torno a es­tos. Me ex­pli­có el ori­gen de la obra. Fue he­cha pa­ra un fes­ti­val en Ita­lia, el Fes­ti­val de Mú­si­ca Sa­cra de Pe­ru­gia, la es­cri­bió pa­ra el gui­ta­rris­ta Leo­nar­do D’An­ge­lis y la es­tre­nó en es­te fes­ti­val y lue­go se to­có un par de ve­ces más. Es mú­si­ca re­li­gio­sa don­de hay cua­tro mo­vi­mien­tos y la gui­ta­rra toca en tres. Va in­ter­ac­tuan­do con el co­ro, con las per­cu­sio­nes y la par­te or­ques­tal y la gui­ta­rra van ha­cien­do sus pro­pios dis­cur­sos. La obra com­bi­na el len­gua­je tí­pi­co de Brou­wer, muy re­co­no­ci­ble, pe­ro tam­bién tie­ne ves­ti­gios de mú­si­ca ba­rro­ca, re­na­cen­tis­ta y en to­dos los mo­vi­mien­tos Brou­wer me­te al­go de esa mú­si­ca an­ti­gua, que co­mo él di­ce, su pri­mer amor es la mú­si­ca an­ti­gua y en con­cre­to la mú­si­ca re­na­cen­tis­ta. Me dio mu­cha cla­ri­dad. Lo que ha­ce Brou­wer en es­ta obra es una ana­lo­gía con la vi­da y la muer­te. Ese con­cep­to no lo ha­bía en­ten­di­do has­ta que fui y me lo di­jo y eso hi­zo que cam­bia­ra mi con­cep­to de la obra y que bus­ca­ra cuál es la par­te cli­má­ti­ca y cuál el mo­men­to de la muer­te. Es­tas son co­sas que te pue­de de­cir en un co­rreo elec­tró­ni­co, pe­ro es­cu­char­lo ha­blar con el acen­to que tie­ne, con el mo­vi­mien­to de las ma­nos, con el can­to, cuan­do ha­ce co­sas in­ter­pre­ta­das con su voz, cuan­do ejem­pli­fi­ca al­go con la gui­ta­rra, to­do eso es tan en­ri­que­ce­dor que una ho­ra se pa­sa co­mo en cin­co mi­nu­tos. Y lo que di­ce en cin­co mi­nu­tos pue­de va­ler pa­ra to­da tu vi­da. Es fuer­te es­tar ahí. Sa­lí de la cla­se ma­rea­do, vien­do al cie­lo y pen­san­do que la vi­da era her­mo­sa. Te cam­bia co­mo per­so­na el he­cho de co­no­cer a al­guien así, que ha­ya he­cho una obra así y que te la ex­pli­que co­mo só­lo él lo ha­ce.

En me­dio de to­do eso es­ta­ba el pro­yec­to de do­cu­men­tar­lo to­do. Al fi­nal le pe­di­mos si po­día­mos gra­bar y ha­cer la es­ce­na de la lle­ga­da al es­tu­dio y él acep­tó y en ese mo­men­to en­tró en nues­tro jue­go. Es un gran ac­tor tam­bién. Se me­tió al pa­pel del com­po­si­tor que es­tá sien­do vi­si­ta­do. Eso fue lo que fa­ci­li­tó to­do lo que si­guió, que fue­ron en­tre­vis­tas y la gra­ba­ción en Sal­ti­llo, Coahui­la”.

Je­sús: “Lo que más me gus­tó de la cla­se, al es­tar do­cu­men­tan­do en vi­deo, es que Leo ha­bla de co­sas que van mu­cho más allá de la obra. De­cía que el pri­mer mo­vi­mien­to es el na­ci­mien­to del ser hu­mano, có­mo se va for­man­do el hom­bre en los mo­vi­mien­tos de en me­dio y la úl­ti­ma par­te cuan­do la vi­da pa­re­ce se es­tá yen­do, sin em­bar­go es don­de es­tá más en­ri­que­ci­da de to­do lo de­más. Es­ta­ba ma­ra­vi­lla­do por­que es­ta­ba es­cu­chan­do la con­cep­ción de la vi­da de Brou­wer a par­tir de la obra.

Leo usa mu­chas ana­lo­gías de la vi­da y pa­ra mí eso es ri­quí­si­mo. Al Maes­tro só­lo lo vi­mos tres ve­ces en una se­ma­na. Ca­mi­na­mos mu­cho en La Ha­ba­na. Es­tá­ba­mos yen­do a la cu­na del com­po­si­tor, en­ten­dien­do la his­to­ria, la co­mi­da, la gen­te. Eso fue lo que re­tra­té. Eso le dio una at­mós­fe­ra al do­cu­men­tal. Te­nía­mos que es­tar esos días ahí pa­ra vi­vir y res­pi­rar La Ha­ba­na. Co­mo me di­jo un pa­na­de­ro cuan­do nos de­jó en­trar has­ta la co­ci­na: “Aquí el tiem­po no exis­te, aquí el tiem­po se mi­de cuan­do las co­sas se trans­for­man”.

¿Qué sig­ni­fi­ca Leo Brou­wer pa­ra los gui­ta­rris­tas?

Pa­blo: “Es el com­po­si­tor más im­por­tan­te que ha te­ni­do la gui­ta­rra du­ran­te va­rios si­glos. Ha si­do de los com­po­si­to­res que más han es­cri­to pa­ra gui­ta­rra y de los que más se to­can en to­do el mun­do. Es un com­po­si­tor que sí re­pre­sen­ta en la his­to­ria del ins­tru­men­to al­go muy fuer­te. Y es un com­po­si­tor que pa­sa por tus ma­nos des­de que es­tás apren­dien­do a to­car el ins­tru­men­to con sus es­tu­dios sen­ci­llos, por ejem­plo, has­ta las gran­des obras pa­ra gui­ta­rra y or­ques­ta co­mo el “Con­cier­to de To­ron­to” o la “Can­ta­ta de Pe­ru­gia”, obras muy im­por­tan­tes. Uno co­no­ce a Brou­wer des­de que aga­rras tu pri­me­ra gui­ta­rra den­tro de la mú­si­ca aca­dé­mi­ca o clá­si­ca y lo co­no­ces des­de el pri­mer día. Siem­pre lo co­no­cí de nom­bre o lo to­qué o es­tu­dia­ba una pie­za de él o co­no­cía a al­guien que to­ca­ba una pie­za de él. Es un nom­bre que ha es­ta­do siem­pre pre­sen­te des­de que ten­go 11 años. Es fuer­te co­no­cer a al­guien que has ad­mi­ra­do, que has es­tu­dia­do su mú­si­ca y de quien has vis­to su nom­bre en cien par­ti­tu­ras. Cuan­do me di­je­ron que me iba a di­ri­gir en una obra su­ya y se dio el he­cho de co­no­cer­lo, fue al­go muy fuer­te”.

Pa­blo Ga­ri­bay y Je­sús Cor­ne­jo ha­cen una gran man­cuer­na de tra­ba­jo por­que tie­nen una sen­si­bi­li­dad si­mi­lar, se aco­plan muy bien a lo que ca­da quien ha­ce y hay un apre­cio, ad­mi­ra­ción y re­co­no­ci­mien­tos mu­tuos. Se­gu­ro que to­do eso hi­zo que los as­tros los fa­vo­re­cie­ran y no tu­vie­ran tra­bas pa­ra rea­li­zar es­te tra­ba­jo. Pa­blo ha­cía el au­dio y

Je­sús el vi­deo. Fue­ron al Tea­tro Jo­sé Mar­tí don­de

Leo es­ta­ba en­sa­yan­do, lo en­tre­vis­ta­ron y le hi­cie­ron los re­tra­tos. Ahí Leo era el ter­cer ele­men­to, ese per­so­na­je que ya sa­bía lo que es­ta­ban ha­cien­do sin ha­blar­lo. El es­treno de la obra su­ce­dió en el mes de ju­lio del 2016 en Sal­ti­llo, con la Or­ques­ta

Fi­lar­mó­ni­ca del De­sier­to y el Co­ro Fi­lar­mó­ni­co de Coahui­la y con los gui­ta­rris­tas so­lis­tas Cos­tas

Cot­sio­lis y Pa­blo Ga­ri­bay. Lue­go pa­sa­ron me­ses y me­ses don­de Je­sús y Pa­blo con­cre­ta­ron mu­chas ideas, pe­ro la edi­ción la hi­zo Pa­blo. El do­cu­men­tal se es­tre­nó en sep­tiem­bre de 2017 en la Sala Ju­lián Carrillo de Ra­dio UNAM y lo me­jor de to­do es que Leo Brou­wer es­tu­vo pre­sen­te, co­mo otra más de las cir­cuns­tan­cias fa­vo­ra­bles que cons­tan­te­men­te su­ce­die­ron en es­te pro­yec­to.

Je­sús: “El do­cu­men­tal cuen­ta una his­to­ria muy bo­ni­ta de mu­chas coin­ci­den­cias de la vi­da. Se tra­ta de ha­cer do­cu­men­tos que cuen­ten una his­to­ria. Es­to pu­do ha­ber pa­sa­do de la for­ma más ma­ra­vi­llo­sa sin do­cu­men­tar­la. Y só­lo lo iban a re­cor­dar aque­llos que fue­ron al con­cier­to en Sal­ti­llo. Pa­san mu­chas co­sas maravillosas a dia­rio en la vi­da de las per­so­nas, sin em­bar­go no se cuen­tan. Se­gu­ra­men­te a mu­chos gui­ta­rris­tas les han pa­sa­do gran­des co­sas, pe­ro no se co­no­cen. Es­te do­cu­men­tal es el re­sul­ta­do del sue­ño de mu­chas per­so­nas. Por una par­te Pa­blo, es­tre­nar una obra de Leo en Mé­xi­co con él di­ri­gien­do. Pa­ra mí, co­no­cer a

Leo y re­tra­tar­lo; tra­ba­jar con él que ha si­do un em­ble­ma en mi vi­da. Son mu­chos sue­ños que se van con­ju­gan­do. Es­tá el tra­ba­jo de mu­chas per­so­nas ahí. El ele­men­to co­mún es la pa­sión y el sue­ño de mu­chas per­so­nas.

To­do mo­men­to que com­par­tes con Leo es poe­sía pu­ra”.

¿Qué quie­ren ha­cer con el do­cu­men­tal?

Pa­blo: “Qui­sie­ra que se nos abrie­ran es­pa­cios de pro­yec­ción y ci­ne­ma­to­grá­fi­cos pa­ra que la gen­te lo co­noz­ca. Y des­pués de pa­sar un tiem­po de di­fu­sión en­ton­ces ya abrir­lo en re­des so­cia­les. Mi úni­co ob­je­ti­vo con el do­cu­men­tal es dar a co­no­cer que el deseo que uno tie­ne co­mo mú­si­co de co­no­cer a un com­po­si­tor, tra­ba­jar su obra di­ri­gi­da por él y vi­si­tar otro país pa­ra tra­ba­jar­la, es po­si­ble y se pue­de fil­mar y se pue­de de­jar el re­gis­tro pa­ra que las ge­ne­ra­cio­nes que vie­nen vean que sí se pue­de, que es di­ver­ti­do ha­cer­lo y que no ne­ce­si­tas una cá­ma­ra pro­fe­sio­nal pa­ra ha­cer una his­to­ria ri­ca en con­te­ni­do y co­lor. Se pue­de bus­car el ha­cer esas co­sas. A no­so­tros nos pa­só sin pla­near­lo.

Fue fá­cil por­que se con­jun­ta­ron mu­chas co­sas que son di­fí­ci­les que pa­sen y que su­pi­mos ver en el mo­men­to. Aun­que so­mos muy dis­tin­tos en nues­tros con­cep­tos, y eso en­ri­que­ce nues­tra co­la­bo­ra­ción, so­mos muy pa­re­ci­dos en no de­jar ir las opor­tu­ni­da­des. He­mos he­cho un buen equi­po de tra­ba­jo por­que ya he­mos co­la­bo­ra­do en pro­yec­tos que sur­gie­ron a raíz de ha­ber­nos co­no­ci­do. Es cap­tu­rar de ma­ne­ra cui­da­da y sen­si­ble sin pen­sar en un ob­je­ti­vo, só­lo ha­cer­lo y ya. Ese es el va­lor de to­do. Ca­da co­sa que nos pa­sa­ba en La Ha­ba­na se re­la­cio­na­ba con Leo, con la mú­si­ca o con nues­tro pro­yec­to y a dia­rio me sor­pren­día. No po­día creer que un via­je que era in­cier­to se es­tu­vie­ra con­vir­tien­do ca­da día con más for­ma en un do­cu­men­to muy bo­ni­to y muy sig­ni­fi­ca­ti­vo pa­ra mí.

No sé si es por­que yo siem­pre he es­ta­do tan enamo­ra­do de la cul­tu­ra de Cu­ba, pe­ro sien­to que fue suer­te, un mis­te­rio. Veo el do­cu­men­tal no co­mo pro­ta­go­nis­ta sino co­mo gui­ta­rris­ta y sí me mo­ti­va a tra­ba­jar con com­po­si­to­res, me mo­ti­va a in­ves­ti­gar más y eso es lo que yo quie­ro. Oja­lá po­da­mos in­gre­sar el do­cu­men­tal a un Fes­ti­val de Cor­to­me­tra­jes ya sea en Mé­xi­co o en el ex­tran­je­ro”.

Siem­pre es ins­pi­ra­dor ver el tra­ba­jo que hay de­trás de un pro­yec­to ter­mi­na­do y la in­fi­ni­dad de detalles. Se va­lo­ra más y se con­fir­ma que to­dos los días su­ce­den co­sas ex­tra­or­di­na­rias cer­ca de no­so­tros. “Al ca­bo de los años he ob­ser­va­do que la belleza, co­mo la fe­li­ci­dad, es fre­cuen­te”, co­mo di­ce el poe­ta

Jor­ge Luis Bor­ges.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.