EN­JAM­BRE

Miseria y go­zo de una ban­da za­ca­te­ca­na

music:life magazine mexico - - Entrevistas -

“E sto no se tra­ta de ser una sú­per es­tre­lla ni de te­ner di­ne­ro, es­te­reo­ti­pos que en es­ta épo­ca ya no apli­can. Si al­guien es­tá en una ban­da, que se dé por ser­vi­do al pi­sar un es­ce­na­rio, al to­car las can­cio­nes que le gus­tan; si su pú­bli­co cre­ce, qué bien, es un plus. Hay que ha­cer mú­si­ca pa­ra ro­can­ro­lear, pa­ra pa­sar­la bien. Y cla­ro, cuan­do es­tás de gi­ra, hi­jo, ha­brá mo­men­tos en que ten­drás mu­cho sue­ño y mu­cha ham­bre. De eso tam­bién se tra­ta es­te ne­go­cio”. Luis Hum­ber­to Na­ve­jas es la voz de En­jam­bre y quien ha­bla, sin afei­tes, de lo que pien­sa res­pec­to a su la­bor en la si­tua­ción que él y el gru­po de ori­gen za­ca­te­cano que li­de­ra se en­cuen­tran: la cum­bre de su al­can­ce ma­si­vo gra­cias a Im­per­fec­to ex­tra­ño, su nue­vo dis­co tras más de quin­ce años de his­to­ria.

¿Qué pre­fie­res, Luis, mo­ni­to­res de pi­so o in ears?

“He pe­lea­do mu­cho por evi­tar los in ears. Bá­si­ca­men­te por­que lo que es­cu­cho en ellos no es lo que es­cu­cho en los en­sa­yos. Me es in­có­mo­do tra­ba­jar con ellos aun­que, eso sí, pa­ra la voz me ayu­dan mu­cho. Me de­ci­dí a usar­los cuan­do em­pe­za­mos a to­car en re­cin­tos gran­des, al ai­re li­bre, don­de a ve­ces el viento cam­bia el tono en el que can­to; en­ton­ces me di cuen­ta de que ya no que­ría ba­ta­llar por dar la no­ta exac­ta. Aho­ra es­toy con­ten­to usán­do­los. Res­pec­to al asun­to de per­der­se la re­tro­ali­men­ta­ción del pú­bli­co, la so­lu­ción es po­ner mi­cró­fo­nos am­bien­ta­les pa­ra que yo pue­da es­cu­char a la gen­te. A ve­ces el in­ge has­ta le sube de más, pa­ra que yo me sien­ta chi­do”.

¿Dis­fru­tas ha­cer sound­check o te es mo­les­to lle­var­lo a ca­bo?

“A ve­ces que­re­mos ca­lar al­go nue­vo,

dar­le al­gu­na sor­pre­sa al pú­bli­co, pe­ro siem­pre hay per­so­nas aje­nas al gru­po en el sound­check, y no fal­ta quien es­té gra­ban­do con su te­lé­fono; en­ton­ces, an­tes del con­cier­to ya es­tá en in­ter­net la que iba a ser la sor­pre­sa, y eso es mo­les­to. Y lue­go es­tá la co­sa de que te di­cen que la prue­ba de so­ni­do es de diez a on­ce, y lle­gas a las diez pe­ro la ha­ces has­ta las on­ce y na­da más te echas una ro­la. Co­no­ce­mos gru­pos que de plano evi­tan ha­cer prue­ba de so­ni­do por to­do eso, de­jan que su staff la ha­ga; pe­ro no­so­tros se­gui­mos pen­dien­tes, no que­re­mos que nos cuen­ten na­da. Pre­fe­ri­mos ase­gu­rar­nos de que to­do es­tá en or­den”.

¿Re­cuer­das cuan­do no te­nías staff? Pla­tí­ca­les a los lec­to­res que no cuen­tan con al­guien así, có­mo te sien­tes de con­tar con una per­so­na pen­dien­te de tus ne­ce­si­da­des téc­ni­cas en es­ce­na.

“¿Sa­bes qué? Yo me sen­tía ra­ro al prin­ci­pio, co­mo que no me gus­ta­ba que al­guien hi­cie­ra lo que a mí me toca: afi­nar, car­gar mi am­pli, co­nec­tar mis pe­da­les. Pe­ro, mi­ra, es un pla­cer que nues­tro pú­bli­co si­ga cre­cien­do por­que es­to nos ha per­mi­ti­do to­car en lu­ga­res ca­da vez más gran­des don­de es­ta­ría mal vis­to que fué­ra­mos no­so­tros los que sa­lié­ra­mos a afi­nar y aco­mo­dar las co­sas, ¿ver­dad? Ade­más, con­tar con per­so­nal de ese ti­po sig­ni­fi­ca ge­ne­rar una fuen­te de tra­ba­jo. Pa­ra mí, es­te de­ta­lle es un pa­so na­tu­ral que hay que dar con tal de ofre­cer un show más pro­fe­sio­nal; ja­más lo he vis­to co­mo “ay, ya soy fa­mo­so y no pue­do ha­cer de­ter­mi­na­das co­sas”. Por­que, va­le de­cir­lo, es­te cre­ci­mien­to que he­mos vis­to en En­jam­bre fue gra­dual, po­co a po­co he­mos ido al­can­zan­do es­te gra­do de pro­fe­sio­na­lis­mo a ni­vel técnico; por­que a ni­vel ar­tís­ti­co lo que nos si­gue im­por­tan­do más, co­mo al prin­ci­pio de nues­tra ca­rre­ra, es co­nec­tar con la gen­te mediante las can­cio­nes, emo­cio­nar­nos jun­tos. Aho­ra, cuan­do he­mos ido a Ar­gen­ti­na, por ejem­plo, sí he­mos pues­to nues­tras co­sas; o sea, cuan­do abri­mos pla­zas nue­vas aún nos toca mon­tar y des­mon­tar”.

Des­de tu pers­pec­ti­va, ¿cuál es el me­jor lu­gar pa­ra to­car en Mé­xi­co, a ni­vel técnico?

“Hay va­rios. Au­di­to­rio Na­cio­nal, Tea­tro Me­tro­po­li­tan”.

Oye, ¿y cuál ha si­do tu peor ex­pe­rien­cia en un backstage?

“Pues nun­ca fal­ta el co­la­do mal­vi­bro­so, el clá­si­co que te di­ce: es­toy aquí, pe­ro no me im­por­ta quién seas, no es­toy por ti. Y uno se pre­gun­ta: bueno, ¿pe­ro pa­ra qué me lo di­ces? Una vez no to­pa­mos con un ti­po así que fue di­cién­do­le es­to a ca­da uno en la ban­da; cuan­do lle­gó a mí, tu­ve que de­cir­le sar­cás­ti­co: oye, brot­her, en se­rio, que­re­mos gus­tar­te, nos en­can­ta­ría que fue­ras nues­tro fan”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.