Ma­nuel Suárez

music:life magazine mexico - - Entrevistas -

“E stoy con­ven­ci­do de que la mú­si­ca en ge­ne­ral pue­de cam­biar al mun­do; pe­ro más que nin­gu­na otra mú­si­ca, es­to lo con­si­gue el rock & roll. Por­que ahí ini­cian los cam­bios, por­que ahí hay li­ber­tad. Por su na­tu­ra­le­za es con­tes­ta­ta­ria, de pro­tes­ta, el rock & roll un agen­te de cam­bio”. La voz es de Ma­nuel Suárez, al­gu­na vez vo­ca­lis­ta y gui­ta­rris­ta de Gui­llo­ti­na; hoy, lí­der de Mo­tor.

¿Es­cue­la de mú­si­ca o es­cue­la de la vi­da?

“Es­cue­la de la vi­da. Soy un mú­si­co au­to­di­dac­ta por elec­ción. Ja­más tu­ve pro­ble­mas con to­mar cla­ses pe­ro pre­fe­rí aga­rrar la gui­ta­rra y po­ner­me yo so­lo a to­car. Me com­pré un mé­to­do de es­tu­dio en un pues­to de re­vis­tas y ya con eso la hi­ce; ade­más de pa­sár­me­la vien­do vi­deos y oyen­do dis­cos. Aun­que ca­be re­cal­car que ja­más sa­qué can­cio­nes aje­nas; la pri­me­ra can­ción que apren­dí a to­car com­ple­ta fue una com­po­si­ción mía”.

¿Re­cuer­das cuál fue la pri­me­ra can­ción que es­cri­bis­te?

“Sa­cri­fi­ce”. Te­nía dos acor­des úni­ca­men­te, dos no­tas que aho­ra no re­cuer­do cuá­les eran. La ro­la ha­bla­ba de un ni­ño cu­yo pa­dre era un gue­rre­ro que es­ta­ba a pun­to de ser ase­si­na­do. La hi­ce en in­glés –fue la pri­me­ra y úni­ca vez que es­cri­bí al­go así- por­que en ese mo­men­to no ha­bía te­ni­do tan­to con­tac­to con el rock en es­pa­ñol; no sa­bía que can­tar en mi idio­ma era im­por­tan­te pa­ra co­mu­ni­car­me ca­bal­men­te con la gen­te a la cual me di­ri­gía. Re­cuer­do que prac­ti­ca­ba es­te te­ma con una gui­ta­rra eléc­tri­ca me­xi­ca­na mar­ca

So­na­to­ne, la co­nec­ta­ba a un am­pli­fi­ca­dor co­mo de 10 watts. En­ton­ces yo te­nía ca­tor­ce años de edad”.

¿Exis­te al­gu­na com­po­si­ción que te gus­ta­ría ro­bar?

“No. Amo lo que otros com­po­si­to­res crean, pe­ro tam­bién me gus­ta lo que yo ha­go. Ja­más me to­ma­ría al­go que no es mío”.

¿Al­gu­na vez has ex­tra­via­do un ins­tru­men­to?

“Una vez me ro­ba­ron una gui­ta­rra Gib­son SG ne­gra. El lau­de­ro a quien se le en­tre­gó pa­ra que la re­pa­ra­ra ja­más la de­vol­vió. Es­to ocu­rrió ha­ce po­co, pe­ro no re­cuer­do el nom­bre de ese ti­po, hi­jo de su ma­dre. Su ar­gu­men­to fue que se la ha­bía de­ja­do por más de tres me­ses, no man­ches. Pe­ro bueno”.

¿Exis­te al­gún ins­tru­men­to que te gus­ta­ría apren­der a to­car?

“Me en­can­ta­ría to­car el piano. Y ten­go no­cio­nes, in­clu­so pue­do to­car al­gu­nas ro­las, pe­ro ha­cer­lo bien, bien, pues no. Y es­ta­ría sú­per chi­do. Cuan­do es­ta­ba cha­vo te­nía un piano en ca­sa que mi her­mano se que­dó. La on­da es que el piano tie­ne una ver­sa­ti­li­dad in­creí­ble, ade­más su tex­tu­ra es muy chi­da. Es un ins­tru­men­to uni­ver­sal”.

¿Mi­ras con re­ce­lo a al­gún ti­po de mú­si­co en es­pe­cial?

“A to­dos los que to­can co­vers. Por­que és­tos, los co­vers, son los peo­res enemi­gos del rock na­cio­nal. ¿Por qué? Es mú­si­ca de ele­va­dor, se tra­ta de so­ni­dos que ya fue­ron di­ge­ri­dos, que la gen­te ya co­no­ce bien; pe­ro cuan­do al pú­bli­co le si­gues dan­do al­go que ya es­tá mas­ti­ca­do, pues ya no quie­re bus­car pro­pues­tas nue­vas. A mí me pa­re­ce que las ban­das de co­vers de­be­rían es­tar prohi­bi­das en es­te país. Aho­ra, la ver­dad es que sí me ha to­ca­do lle­gar a un lu­gar y es­cu­char a un gru­po to­can­do al­gu­na can­ción de Gui­llo­ti­na, y he sentido sú­per chi­do. Pe­ro es­to ha ocu­rri­do no con una ban­da de co­vers, sino con mú­si­cos que to­can su pro­pio re­per­to­rio y de pron­to se avien­tan un pa­lo­ma­zo”.

¿Cuál es la par­te más com­pli­ca­da de tu la­bor co­mo mú­si­co?

“Yo creo que lo más di­fí­cil es pre­sen­tar­se fren­te al pú­bli­co.

Por­que hay que com­po­ner can­cio­nes y gra­bar­las, pe­ro lo más di­fí­cil es con­se­guir que tu re­per­to­rio co­nec­te con la gen­te. Y no me re­fie­ro a pre­sen­tar­se en un es­ce­na­rio ex­clu­si­va­men­te, ha­blo de có­mo le ha­ce uno pa­ra que la mú­si­ca se mue­va, se dis­tri­bu­ya; qué tie­ne que ha­cer uno pa­ra que la gen­te es­cu­che lo que se ha­ce. Eso es im­por­tan­te por­que la mú­si­ca que se que­da en el ga­ra­je o en un ca­jón del cuar­to ca­re­ce de pro­pó­si­to. Es­to se tra­ta de ser es­cu­cha­do por la ma­yor can­ti­dad de gen­te po­si­ble, y esa par­te es di­fí­cil con­cre­tar­la”.

¿Cuál es tu ins­tru­men­to fa­vo­ri­to?

“La gui­ta­rra, sin du­da. Es el ins­tru­men­to que to­co y es muy ex­pre­si­vo. Cuan­do le po­nes dis­tor­sión, bueno, en­tien­des ca­bal­men­te el len­gua­je del rock and roll. Sin gui­ta­rra no hay

rock & roll. Bá­si­ca­men­te”.

Pa­ra ter­mi­nar, en­sam­bla la agru­pa­ción de tus sue­ños.

“Hí­jo­le. Pues de­fi­ni­ti­va­men­te es­ta­ría yo. Pe­ro tam­bién Rit­chie Black­mo­re en la gui­ta­rra y lue­go… lue­go… Es que, mi­ra, yo creo que aga­rra­ría a Deep Pur­ple en­te­ri­to y yo en­tra­ría a la ban­da. Ha­blo de la ali­nea­ción que in­te­gra­ban Ian Gi­llan, Glenn Hug­hes, Ian Pai­ce y Black­mo­re. El gru­po se lla­ma­ría Deep Pur­ple + Ma­nuel Suárez”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.