Sa­xo­fo­nis­tas en re­sis­ten­cia

music:life magazine mexico - - Reportajes [ Festivales ] - Por Mit­zi Ve­ra mit­zi­pe­rio­dis­ta

El pa­sa­do 19 de sep­tiem­bre que­da­mos “en si­len­cio, los ár­bo­les arriba, hon­dos y ma­jes­tuo­sos y no­so­tros sen­tía­mos ba­jo nues­tra piel el mo­vi­mien­to de la tie­rra”, tal y co­mo lo des­cri­bi­ría el poe­ta An­to­nio Ga­mo­ne­da. No so­lo de­par­ta­men­tos de la Ciu­dad de Mé­xi­co o Puebla su­frie­ron da­ños: tam­bién la sala de con­cier­tos de la Fa­cul­tad de Mú­si­ca de la UNAM (FAM), la Xo­chi­pi­lli, ahí don­de ha­bían to­ca­do sin ma­yor per­can­ce Greg Osby o Los Trán­sax du­ran­te el En­cuen­tro Uni­ver­si­ta­rio In­ter­na­cio­nal de Sa­xo­fón en sus edi­cio­nes pa­sa­das.

A di­fe­ren­cia de los años an­te­rio­res, el even­to se reali­zó en el pa­tio tra­se­ro de la FAM, lo cual de­jó sa­tis­fe­cho al or­ga­ni­za­dor: “Tu­vi­mos que ha­cer un con­cier­to aquí, con detalles de au­dio, pe­ro es­tu­vo bo­ni­to, la Xo­chi­pi­lli es­tá ro­ta”. Al pla­ti­car so­bre el te­ma los ojos del or­ga­ni­za­dor, Ro­ber­to Be­ní­tez, se po­nen tris­tes.

“En un mo­men­to pen­sé que se iba a sus­pen­der. Con los pro­ble­mas de los sis­mos o to­do lo que es­tá pa­san­do en Mé­xi­co de­ci­di­mos dar un pa­so al fren­te y no can­ce­lar”. El cu­bano se­ña­la una car­pa que se en­cuen­tra mon­ta­da so­bre el pa­tio por­que ahí to­có una ban­da “con to­do y co­ro”. An­tes del mo­vi­mien­to te­lú­ri­co to­do es­ta­ba lis­to: sa­xo­fo­nis­tas y pia­nis­tas de Bra­sil y Cos­ta Ri­ca ya te­nían sus bo­le­tos de avión pa­ra so­nar en la XVI edi­ción. “Los in­vi­ta­dos bus­can la ma­ne­ra de lle­gar, es de­cir, su vuelo. Aquí se les apo­ya con ho­tel y co­mi­das”, ex­pli­ca el so­pra­nis­ta Sa­muel Gar­cía. “Co­mo no­so­tros va­mos a otros fes­ti­va­les de ahí ha­ce­mos el con­tac­to. Ve­mos el in­te­rés de los que desean ve­nir y hay unos que lo ha­cen por su pro­pia cuen­ta. Es­te año el Cuar­te­to de Sa­xo­fo­nes Ne­lli­gan se pa­gó to­do. Más bien nos ayu­da­mos en­tre ami­gos por­que mu­cho di­ne­ro pa­ra es­to no hay”.

Pa­ra Be­ní­tez, “el pre­su­pues­to no es pro­ble­ma”, de he­cho aho­rra­ron por­que fal­ta­ron ar­tis­tas. “Con el caos de la sala no po­de­mos es­tar gas­tan­do; en ge­ne­ral

el apo­yo de la es­cue­la siem­pre ha si­do bueno”. De fon­do se es­cu­cha un sa­xo­fón que in­ter­pre­ta re­per­to­rio clá­si­co, atrás de él, su es­po­sa cui­da del nue­vo in­te­gran­te de la fa­mi­lia: el be­bé Az­tor.

Pa­tro­ci­na­do­res, gran­des alia­dos

“A mí me in­vi­ta­ron des­de ha­ce cua­tro años co­mo re­pre­sen­tan­te de di­fe­ren­tes mar­cas. Es im­por­tan­te dar­le con­ti­nui­dad y pre­sen­cia en Mé­xi­co; lo que da­mos es es­pe­cie: bo­qui­llas, ca­ñas y abra­za­de­ras (el año pa­sa­do). Es­te di­mos un PMSA-185 GL (sax al­to), es de ga­ma in­ter­me­dia”, ex­pli­ca It­zam Pa­che­co, re­pre­sen­tan­te de P. Mau­riat en Mé­xi­co.

Re­co­no­ce que fue ad­mi­ra­ble que se man­tu­vie­ran en pie pe­se a las can­ce­la­cio­nes. “Nos con­vino que no se hi­cie­ra en el pa­tio cen­tral por­que es muy frío y no mo­les­ta­mos a los pro­fe­so­res que es­ta­ban en cla­ses. Los alum­nos quie­ren pro­bar lo que lle­va­mos”. Al­go que res­ca­ta es que no hay ri­va­li­da­des en­tre mar­cas e in­clu­so se apo­yan con los clien­tes. “Se tra­ta de que los alum­nos co­noz­can las op­cio­nes”.

Pio­ne­ros

El even­to es un ejem­plo a ni­vel mun­dial por­que Mé­xi­co fue el pri­mer país en La­ti­noa­mé­ri­ca en or­ga­ni­zar con­cur­sos co­mo en Eu­ro­pa o Es­ta­dos Uni­dos, mo­ti­vo por el que los mú­si­cos in­ter­na­cio­na­les dis­fru­tan del en­cuen­tro. Las pie­zas son ele­gi­das por los pro­fe­so­res: Remy Álvarez, Octavio Yñi­go, Jo­sé Luis Ro­me­ro y Sa­muel Gar­cía.

“Es el úni­co país de La­ti­noa­mé­ri­ca que pu­do man­te­ner la con­ti­nui­dad, por en­de el ni­vel es al­tí­si­mo. Me gus­ta ver chi­qui­tos que em­pie­zan o jó­ve­nes pro­fe­sio­na­les, es­tá muy bueno”, con­fie­sa el brasileño Erik Hei­mann, quien sen­ta­do en una ban­ca del pa­tio tra­se­ro bro­mea con Be­ní­tez.

Mien­tras la char­la con los bra­si­le­ños se lle­va a ca­bo, una de las ga­na­do­ras de los con­cur­sos se acer­ca a pe­dir­les una fo­to­gra­fía: su nom­bre es Fri­da Mon­te­ne­gro Sán­chez, de 14 años de edad, alum­na de la pri­me­ra mu­jer que lo­gró ti­tu­lar­se co­mo li­cen­cia­da en sa­xo­fón:

Al­ma Ro­drí­guez. Ha­ce tres años, Fri­da co­men­zó a to­car y brin­ca­ba la cuer­da con Al­ma pa­ra apren­der­se las no­tas. Lue­go de prac­ti­car por un mes más de seis ho­ras al día el ‘Es­tu­dio nú­me­ro tres’, de Ni­co­las Prost y el ‘Val­se Va­ni­té’, de Rudy Wie­doeft, se lle­vó el pri­mer lu­gar en la ca­te­go­ría Na­cio­nal In­fan­til.

“Fue com­pli­ca­do por­que mi pro­fe­so­ra se fue a Es­pa­ña. Lo vi co­mo una prue­ba de su­pera­ción por­que quie­re de­cir que sí he es­tu­dia­do y que no he des­per­di­cia­do el tiem­po”. Al­ma con­si­de­ra que uno de los fac­to­res que ayu­da­ron pa­ra que Fri­da se lle­va­ra el pri­mer lu­gar es que tie­ne mu­cha ima­gi­na­ción y por en­de com­pren­de muy bien la mú­si­ca.

“Su­pe­ró las ex­pec­ta­ti­vas de to­dos sus pro­fe­so­res, in­clu­so las de ella mis­ma”.

Fri­da re­cuer­da que gra­cias al cuar­te­to Saxtlán, en el que toca su aho­ra pro­fe­so­ra, se enamo­ró del ins­tru­men­to. Ac­tual­men­te es­tu­dia en el Con­ser­va­to­rio Na­cio­nal de Mú­si­ca y otro de sus pro­fe­so­res es Fi­lo­meno Or­tíz Gar­cía, quien la ins­cri­bió al con­cur­so. Al piano la acom­pa­ñó un alumno de quin­to se­mes­tre de la FAM: Pa­blo Da­ma­cio.

Pe­se que el car­tel es­tu­vo de­di­ca­do al cuerno del dia­blo, rea­li­za­ron cla­ses ma­gis­tra­les pa­ra pia­nis­tas de­bi­do a que ese ins­tru­men­to es cla­ve co­mo acom­pa­ña­mien­to en pie­zas de re­per­to­rio clá­si­co o in­clu­so jazz.

“El piano en Mé­xi­co es fa­mo­so por su ni­vel, yo es­tu­ve aquí ha­ce años por­que to­qué en Be­llas Ar­tes y des­de ahí no­té la ca­pa­ci­dad de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. Sin du­da pue­den com­pe­tir en Eu­ro­pa o Es­ta­dos Uni­dos”, así lo ex­po­ne Mi­riam Bra­ga. Tam­bién es ori­gi­na­ria de Bra­sil.

An­tes de fi­na­li­zar la char­la, los bra­si­le­ños se no­tan asom­bra­dos pe­ro a la vez con­for­mes con los re­sul­ta­dos de la fies­ta del sa­xo­fón. “Pen­sa­mos que se can­ce­la­ría por el sis­mo y ya te­nía­mos el bo­le­to de avión. De­ci­die­ron se­guir, to­dos uni­dos pa­ra ha­cer­lo y to­do bien, eso mues­tra las ga­nas de ha­cer. Es emo­cio­nan­te y mues­tra que no so­lo im­por­ta te­ner un tea­tro bo­ni­to o una uni­ver­si­dad bo­ni­ta si la gen­te no es­tá in­tere­sa­da

o com­pro­me­ti­da”.

“Y aquí si­gues. Don­de la tie­rra se abre y la gen­te se jun­ta” Juan Vi­llo­ro

Jazz

A lo le­jos de la sala de en­sa­yos, la cual fun­gió co­mo re­cin­to de con­cier­tos es­ta oca­sión, se ob­ser­va al fran­cés Alex Te­rrier: lle­ga ga­lan­te con un traje ne­gro y ca­mi­sa blan­ca pa­ra su re­ci­tal. Pien­sa que es­te even­to se tra­ta “de una ini­cia­ti­va por­que brin­da di­fe­ren­tes pers­pec­ti­vas del sa­xo­fón por­que no so­lo cuen­tan con par­ti­ci­pan­tes na­cio­na­les”. “Co­no­ces gen­te que no vie­ne a Mé­xi­co ge­ne­ral­men­te y eso pa­ra mí es lo más im­por­tan­te: que le den a los es­tu­dian­tes la opor­tu­ni­dad de es­cu­char ta­len­to in­ter­na­cio­nal”.

So­bre el ni­vel de los me­xi­ca­nos in­di­ca que “sí es de mú­si­cos pro­fe­sio­na­les”. Pa­ra me­jo­rar el even­to re­co­men­da­ría que me­tan a más per­so­nas en la or­ga­ni­za­ción por­que él ve que Ro­ber­to, Sa­muel o So­fía ha­cen to­do.

“Ne­ce­si­tan ayu­da, creo que los es­tu­dian­tes po­drían apo­yar pa­ra or­ga­ni­zar­lo”.

Otro de los per­so­na­jes que des­ta­ca­ron en el pro­gra­ma fue el pre­si­den­te de la Alian­za La­ti­noa­me­ri­ca­na de Sa­xo­fón, el cos­ta­rri­cen­se Ja­vier Va­le­rio, quien ha es­ta­do más de seis ve­ces en los en­cuen­tros y fue pro­fe­sor de So­fía Zum­ba­do.

“So­fía fue el víncu­lo en­tre Mé­xi­co y Cos­ta Ri­ca y ha­ce diez años vi­ne por pri­me­ra vez. Em­pe­za­mos a co­la­bo­rar en for­ma­to de cuar­te­to o co­mo so­lis­ta. Pu­di­mos ge­ne­rar el avan­ce del sa­xo­fón la­ti­noa­me­ri­cano”.

“En un prin­ci­pio te­nía­mos tres fes­ti­va­les: Bra­sil, Mé­xi­co y Cos­ta Ri­ca. A tra­vés de to­do el es­fuer­zo que se ha he­cho se ha lo­gra­do desa­rro­llar más fes­ti­va­les; el ni­vel de Mé­xi­co siem­pre ha si­do muy com­pe­ti­ti­vo no so­lo

en clá­si­co tam­bién en jazz o mú­si­ca po­pu­lar”.

Du­ran­te ca­da fes­ti­val se no­ta la esen­cia de los paí­ses que lo rea­li­za. Lo que Va­le­rio res­ca­ta del XVI En­cuen­tro es que ex­plo­ran en so­nes o mú­si­ca que no co­no­cían de los me­xi­ca­nos.

“Ca­da que us­ted vi­si­ta un en­cuen­tro es muy au­tóc­tono por­que des­cu­bre la iden­ti­dad de ca­da país a tra­vés de la mú­si­ca. Son co­sas muy lin­das por­que son di­fe­ren­cias que nos unen co­mo sa­xo­fo­nis­tas”.

Otra co­sa que le gus­ta bas­tan­te es la unión en­tre co­le­gas por­que to­can jun­tos o ha­cen co­sas que no es­ta­ban pla­nea­das en el pro­gra­ma por­que “a tra­vés de los fes­ti­va­les sur­ge el apo­yo en­tre sa­xo­fo­nis­tas”.

Xo­chi­pi­lli y la FAM: de pie

“No es­toy se­gu­ra de que ha­ya si­do la pri­me­ra pie­za que to­qué en la sala de con­cier­tos, pe­ro re­cuer­do co­mo pe­lí­cu­la que una de las pri­me­ras ve­ces que me pre­sen­té ahí fue con ‘Blues for Ali­ce’, con un en­sam­ble de jazz. Es­ta­ba muy ner­vio­sa, pe­ro me gus­ta­ba y lo dis­fru­té”, se sin­ce­ra Al­ma Ro­drí­guez so­bre sus pi­ni­nos en la Xo­chi­pi­lli, la cual pe­se al sis­mo, con el apo­yo de to­dos es­ta­rá lis­ta pa­ra re­ci­bir a más con­cer­tis­tas los pri­me­ros me­ses de es­te año.

Aun­que no tie­ne mu­cho que fi­na­li­zó la úl­ti­ma edi­ción de la fies­ta sa­xo­fo­ne­ra, los mú­si­cos ya pre­pa­ran la XVII. “Des­de enero em­pie­zo a re­ci­bir pro­pues­tas, car­pe­tas o pe­ti­cio­nes de los que quie­ren to­car o ex­po­ner. En mar­zo sa­len las ba­ses pa­ra los con­cur­sos”, ex­pli­ca el cu­bano. El even­to es una mues­tra “de que se pue­de ha­cer mu­cho, con po­co”, fi­na­li­za Ro­ber­to Be­ní­tez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.