¿Por qué de­be­mos ha­blar de la dis­to­nía fo­cal?

music:life magazine mexico - - Columnas [ En Armonía ] -

Ala edad de 71 años, Keith Emer­son de­ci­dió qui­tar­se la vi­da, muy pro­ba­ble­men­te de­bi­do a la de­pre­sión que te­nía por pa­de­cer dis­to­nía fo­cal. Y, ¿qué hay de la re­la­ción de ha­ber ter­mi­na­do en el no­so­co­mio y la dis­to­nía que pa­de­cía Ro­bert Schu­mann, o de los in­tér­pre­tes que de­jan el es­ce­na­rio y no se les vuel­ve a ver? In­clu­so, si se les vuel­ve a ver, es di­ri­gien­do una or­ques­ta co­mo le su­ce­dió a Leon Fleis­her o to­can­do otro ins­tru­men­to co­mo de­ci­dió Juan Val­di­via.

Es­tos son al­gu­nos ejem­plos de mú­si­cos fa­mo­sos que in­te­rrum­pie­ron sus ca­rre­ras al no po­der vol­ver a to­car y es­to, sin du­da, sue­le ser el pase au­to­má­ti­co a es­ta­dos de­pre­si­vos, ais­la­mien­to so­cial y de­tri­men­to de su eco­no­mía, por lo que no es exa­ge­ra­ción ha­cer no­tar que con­si­de­ren o to­men el sui­ci­dio co­mo una so­lu­ción.

Pa­de­cen de dis­to­nía el es­tu­dian­te a pun­to de gra­duar­se, el con­cer­tis­ta que es­tá en el au­ge de su ca­rre­ra, el que lle­va­ba años es­pe­ran­do a ju­bi­lar­se, el que tie­ne más de un pro­yec­to, el do­cen­te y el que apa­ren­ta ser afi­cio­na­do y, en reali­dad, no pu­do de­di­car­se de lleno a la mú­si­ca. Aun­que exis­te una his­to­ria de­trás de ca­da uno y ca­da dra­ma es vi­vi­do de di­fe­ren­te mo­do, to­dos tie­nen al­go en co­mún: de­ben mos­trar­se sin equi­vo­car­se. Mos­trar lo apren­di­do, lo es­tu­dia­do, lo lo­gra­do, ca­si siem­pre an­te un juez de­ma

sia­do crí­ti­co: uno mis­mo.

La dis­to­nía fo­cal, “esa” en­fer­me­dad que es con­si­de­ra­da el cán­cer de los mú­si­cos se pre­sen­ta co­mo una al­te­ra­ción de mo­vi­mien­to de al­gu­na par­te del cuer­po, ya sea con con­trac­cio­nes fuer­tes (co­mo cuan­do da un ca­lam­bre) o reac­cio­nan­do a des­tiem­po y a ve­ces con al­gún tem­blor aso­cia­do. Pue­de afec­tar uno o va­rios de­dos, la mu­ñe­ca, el co­do, la bo­ca, la len­gua. No es co­no­ci­da y por ello tar­dan en diag­nos­ti­car­la. No exis­te un mé­to­do de tra­ta­mien­to apro­ba­do por­que, ade­más, no se co­no­ce a cien­cia cier­ta su cau­sa.

Los me­ca­nis­mos por los cua­les se ori­gi­na in­clu­yen: fal­ta de in­hi­bi­ción en los sis­te­mas sen­so­ri­mo­to­res, in­adap­ta­cio­nes neu­ro­na­les de la cor­te­za ce­re­bral y de­fi­cien­cia en la in­te­gra­ción sen­so­rial. Por ello, el tra­ta­mien­to de­be to­mar en cuen­ta una re- edu­ca­ción sen­so­rial y mo­to­ra. Ima­gi­ne­mos la to­le­ran­cia a la frus­tra­ción que re­quie­ren quie­nes la pa­de­cen, pa­ra vol­ver a apren­der y re­cor­dar el mo­vi­mien­to y la sen­sa­ción de al­go que era ya sim­ple, co­no­ci­do y fá­cil. Mu­chos op­tan por vol­tear su ins­tru­men­to y cam­biar a to­car co­mo zur­dos o dies­tros (se­gún sea el ca­so). Si bien no es una en­fer­me­dad que se pre­sen­ta 7x24, es al­ta­men­te in­ca­pa­ci­tan­te, ocu­pa­cio­nal y la­bo­ral­men­te. La ma­yo­ría de los pro­fe­sio­nis­tas que tra­ta­mos la al­te­ra­ción de mo­vi­mien­to, en­con­tra­mos cla­ve abor­dar el aspecto emo­cio­nal y de com­por­ta­mien­to de­bi­do a los fac­to­res psi­co­ló­gi­cos aso­cia­dos o co­mo an­te­ce­den­tes: ac­ti­tu­des ob­se­si­vo- com­pul­si­vas, anan­cás­ti­cas-per­fec­cio­nis­tas, así co­mo es­ta­dos de an­sie­dad y es­trés re­cu­rren­tes.

Ne­ce­si­ta­mos ser más cons­cien­tes co­mo so­cie­dad de que exis­ten mu­chos mú­si­cos que en si­len­cio pa­de­cen es­ta en­fer­me­dad y que no to­dos en­cuen­tran la sa­li­da por­que, pe­se a que mu­chos mú­si­cos se han cu­ra­do, no to­dos lo lo­gran ya que re­quie­ren in­ver­tir di­ne­ro en la reha­bi­li­ta­ción fí­si­ca y apo­yo psi­co­te­ra­péu­ti­co; pa­cien­cia por el tiem­po que pue­de lle­gar a to­mar re­or­ga­ni­zar el mo­vi­mien­to y, lo que he en­con­tra­do más com­ple­jo, cam­biar el sis­te­ma de creen­cias de lo que in­clu­so an­tes de­fen­dían y creían que era lo co­rrec­to. To­do es­to con­vier­te a la dis­to­nía en una en­fer­me­dad com­ple­ja, don­de com­prue­bo con ca­da éxi­to te­ra­péu­ti­co (por­que exis­ten los ca­sos) que el cuer­po tie­ne sus mo­dos de ha­blar­nos y ha­cer­nos ver que la en­fer­me­dad es un ca­mino de cam­bio, de­pu­ra­ción y re­con­ci­lia­ción.

Ex­ce­so de con­trol que des­con­tro­la, ol­vi­dar la ver­da­de­ra mo­ti­va­ción de por qué se eli­gió el ins­tru­men­to, to­car has­ta el can­san­cio neu­ro­nal y la sa­tu­ra­ción de la neu­ro­plas­ti­ci­dad don­de im­por­tan los de­dos o la em­bo­ca­du­ra pa­to­ló­gi­ca­men­te en de­ma­sía y han de­ja­do de dis­fru­tar una ca­ri­cia, un be­so, un ama­sar, un es­cul­pir; don­de la re­la­ción con el ins­tru­men­to se tor­nó adic­ti­va y la ex­pec­ta­ti­va del aplau­so se vol­có afue­ra en el re­co­no­ci­mien­to del maes­tro o en ga­nar un con­cur­so, de­jan­do el aplau­so se­car­se por den­tro, por­que hay un juez de­ma­sia­do se­ve­ro. To­do ello es par­te del círcu­lo vi­cio­so que hay que abor­dar.

Ha­ble­mos más de es­to y sea­mos más cons­cien­tes. Si eres te­ra­peu­ta o maes­tro, la res­pon­sa­bi­li­dad de co­no­cer más so­bre es­te te­ma es pri­mor­dial.

Pa­ra co­no­cer más, les re­co­mien­do:

Do­cu­men­tal: “Two hands” de Nat­ha­niel Kahn (dis­po­ni­ble en Vimeo).

Li­bro: “La re­be­lión del cuer­po” del Dr. Fa­rías (dis­po­ni­ble en Kind­le)

Blog de Ca­sa Se­nit: ahí te­ne­mos his­to­rias reales de pa­cien­tes que se han re­cu­pe­ra­do. (Pue­den vi­si­tar http://bit.ly/Dis­to­niaFo­cal o en­trar al blog de Ca­sa Se­nit: www.ca­sa­se­nit.com.mx).

Ar­tícu­lo: En la edi­ción de Mu­sic :Li­fe, nú­me­ro 99, Sep­tiem­bre 2013, es­cri­bo un ar­tícu­lo in­tere­san­te so­bre dis­to­nía fo­cal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.