Satt­va Jazz Pro­ject:

los me­ca­nis­mos de la sen­si­bi­li­dad

music:life magazine mexico - - News - Por Víc­tor Bal­do­vi­nos

los me­ca­nis­mos de la sen­si­bi­li­dad.

Un so­ni­do con fu­tu­ro. Con­ce­bi­do en el sur de la Ciu­dad de Mé­xi­co a fi­na­les de 2012 por el ba­te­ris­ta Adrián Oro­pe­za y el gui­ta­rris­ta Jor­ge Re­ta­na, Satt­va Jazz Pro­ject es un es­ca­lón as­cen­den­te en el panorama sin­co­pa­do na­cio­nal. Con dos dis­cos en la es­tan­te­ría, “Kan­do” y “0101”, el ca­mino que ha to­ma­do el cuar­te­to se ale­jó de los clá­si­cos es­tán­da­res, pa­ra aden­trar­se en un te­rreno inex­plo­ra­do: el jazz con Al­ta Tec­no­lo­gía.

Es­ta ru­ta se dio a par­tir de 2015, con sus ac­tua­cio­nes en el Cen­tro Me­xi­cano pa­ra la Mú­si­ca y las Ar­tes So­no­ras de Mo­re­lia en Mi­choa­cán (CMMAS). Ahí, el gru­po de jazz se en­fo­có en un in­tere­san­te ma­te­rial, crea­do por un gru­po de jó­ve­nes com­po­si­to­res que uti­li­za­ron compu­tado­ras. El re­sul­ta­do se gra­bó en el es­tu­dio La Ca­sa del Ár­bol y sa­lió en for­ma del CD “0101”.

Pa­ra aden­trar­nos en los lo­ga­rit­mos de la pro­duc­ción, nos reuni­mos con Jor­ge y Adrián, quie­nes com­par­tie­ron con mu­sic:li­fe las ex­pe­rien­cias de es­te sor­pren­den­te ál­bum.

La Teo­ría de Cuer­das

Jor­ge Re­ta­na es­tu­dió gui­ta­rra en el Con­ser­va­to­rio Na­cio­nal de Mú­si­ca, pa­ra lue­go in­gre­sar a la Es­cue­la Su­pe­rior de Mú­si­ca en el área de jazz. Com­po­si­tor y arre­glis­ta, es un mú­si­co de múl­ti­ples pro­yec­tos que se for­mó es­cu­chan­do ar­tis­tas co­mo John Sco­field y Chick Co­rea.

“En es­te dis­co lo­gra­mos de­jar plas­ma­do un so­ni­do que ve­nía­mos bus­can­do des­de ha­ce tiem­po”, re­la­ta Jor­ge; “so­bre to­do, con­jun­tar la vi­sión elec­tró­ni­ca con nues­tro en­fo­que del jazz, ha­cien­do que el re­sul­ta­do sea un via­je emo­cio­nan­te en las tex­tu­ras del so­ni­do y una fu­sión del mun­do acús­ti­co con el di­gi­tal”, ad­mi­te; “don­de por mo­men­tos, no se dis­tin­gue la ba­rre­ra en­tre ambos”.

El tra­ba­jo. ”Se reali­zó con los jó­ve­nes com­po­si­to­res du­ran­te el año del pro­gra­ma “Prác­ti­cas de Vuelo” y es­tu­vo orien­ta­do a ele­gir qué ti­po de es­truc­tu­ras cor­da­les eran más con­ve­nien­tes pa­ra la gui­ta­rra; den­tro del len­gua­je del jazz”, plan­tea Re­ta­na; “y so­bre to­do, en­ten­der los objetivos que per­se­guían los com­po­si­to­res en ca­da pie­za”.

No­ve­do­so. “Fue­ron va­rios los re­tos que re­pre­sen­tó con­ju­gar es­tos dos es­ti­los, des­de lo técnico has­ta lo mu­si­cal”, ade­lan­ta el gui­ta­rris­ta; “pa­ra mí, el más

sig­ni­fi­ca­ti­vo fue en­con­trar los so­ni­dos ade­cua­dos y que com­ple­men­ta­rán las pie­zas elec­tró­ni­cas. Si bien ha­bía una ba­se, en cuan­to si de­be­ría ha­ber un efec­to de dis­tor­sión o uno de de­lay

(por ejem­plo), tu­ve que ha­cer mi pro­pia in­ves­ti­ga­ción pa­ra en­con­trar el pe­dal idó­neo en ca­da pie­za“, re­fle­xio­na.

Po­pu­la­res. “El pú­bli­co las ha re­ci­bi­do muy bien, con asom­bro y es­to nos da mu­cho gus­to”, con­clu­ye Jor­ge Re­ta­na; “es­pe­ra­mos que lle­gue a mu­cha más gen­te y se per­mi­tan abor­dar el “0101” de Satt­va

Jazz Pro­ject“.

Gol­pe maes­tro

Adrián Oro­pe­za es un ba­te­ris­ta egre­sa­do de la Es­cue­la Su­pe­rior de Mú­si­ca. Com­po­si­tor y arre­glis­ta, ha pro­du­ci­do cua­tro gra­ba­cio­nes pro­pias y par­ti­ci­pa­do en múl­ti­ples fes­ti­va­les in­ter­na­cio­na­les; co­mo son el Ja­va Jazz Fes­ti­val o el Gui­ma­raes Jazz, en Por­tu­gal.

Com­ple­ta­men­te dis­tin­tos. “El pri­mer CD se gra­bó pa­ra crear un con­cep­to de gru­po, con com­po­si­cio­nes nues­tras”, Adrián ha­ce la com­pa­ra­ción; “el se­gun­do dis­co, sur­gió des­pués de ser in­vi­ta­dos co­mo Gru­po Hués­ped del pro­gra­ma “Prac­ti­cas de Vuelo”; que di­ri­ge el com­po­si­tor Rodrigo Si­gal”, acre­di­ta; “Rodrigo nos in­vi­tó. Fue la pri­me­ra vez que in­clu­ye­ron jazz en es­ta con­vo­ca­to­ria y acep­ta­mos el re­to de aden­trar­nos en el mun­do de la mú­si­ca elec­tro­acús­ti­ca que in­vo­lu­cra nue­vas tec­no­lo­gías”.

Has­ta tres dé­ca­das. “Se lan­zó una con­vo­ca­to­ria pa­ra com­po­si­to­res me­no­res de 30 años, que co­no­cie­ran el len­gua­je de las nue­vas tec­no­lo­gías, la mú­si­ca por compu­tado­ra y que tu­vie­ran la in­quie­tud de com­po­ner con me­dios elec­tró­ni­cos, una pie­za pa­ra cuar­te­to de jazz”, do­cu­men­ta; “Jor­ge y yo se­lec­cio­na­mos las me­jo­res pro­pues­tas. Se les dio una be­ca pa­ra que desa­rro­lla­ran su com­po­si­ción y du­ran­te 2015, pu­die­ran asis­tir a dis­tin­tos mó­du­los que se lle­va­ron a ca­bo en Mo­re­lia”, se­ña­la Oro­pe­za; “tra­ba­ja­ron con no­so­tros la es­cri­tu­ra de ba­te­ría y los de­más ins­tru­men­tos; ade­más de la es­truc­tu­ra de la pie­za, sus di­ná­mi­cas, in­ten­cio­nes e in­ter­pre­ta­ción”.

Una vuel­ta al sol. “Las com­po­si­cio­nes se tra­ba­ja­ron du­ran­te to­do un año, en el cual se lo­gró muy bue­na in­te­gra­ción del cuar­te­to acús­ti­co con la elec­tró­ni­ca y de­ci­di­mos pro­du­cir el dis­co en el es­tu­dio Ca­sa del Ár­bol del con­tra­ba­jis­ta, Juan Pa­blo Ais­pu­ro”, se aven­tu­ra; “el re­to era cap­tu­rar al cuar­te­to acús­ti­co e in­cluir la

elec­tró­ni­ca, co­mo un quin­to ele­men­to, una par­te esen­cial del con­cep­to del pro­yec­to; pa­ra lo­grar es­ta uni­dad so­no­ra en­tre elec­tró­ni­co y acús­ti­co”.

En su ma­yo­ría. “Los pro­gra­mas que uti­li­za­ron los jó­ve­nes com­po­si­to­res fue­ron: Cu­ba­se, Lo­gic, Rea­son, Su­pe­rCo­lli­der y Li­ve Co­ding”, el ba­te­ris­ta ha­ce una pau­sa; “creo que en esen­cia, el jazz y el ar­te so­no­ro son co­sas dis­tin­tas. El jazz es un gé­ne­ro mu­si­cal en el cual, la pre­mi­sa es el diá­lo­go en­tre los mú­si­cos, a tra­vés de la im­pro­vi­sa­ción. Com­bi­na armonía mo­der­na y len­gua­je jaz­zís­ti­co”, re­vi­sa la his­to­ria; “el ar­te so­no­ro pue­de in­cluir com­po­si­cio­nes de ins­tru­men­tos acús­ti­cos y elec­tró­ni­cos pe­ro tam­bién in­te­gra so­ni­dos de la na­tu­ra­le­za y, en es­te ca­so, ex­pe­ri­men­ta­ción so­no­ra he­cha por compu­tado­ra”.

In­te­gran­do mun­dos. “El CMMAS de Mo­re­lia se ha vuel­to un re­fe­ren­te in­ter­na­cio­nal de fu­sio­nes so­no­ras, en el cual no hay fron­te­ras”, des­cri­be; “creo que es­te dis­co es un par­tea­guas, por el he­cho de que nue­ve com­po­si­to­res ha­yan he­cho pie­zas pa­ra cuar­te­to de jazz y elec­tró­ni­ca”, fi­na­li­za Adrián Oro­pe­za; “con­si­de­ro que “0101” da­rá mu­cho de qué ha­blar, por lo dis­tin­to de ca­da cor­te: ya que ca­da com­po­si­tor pu­so su se­llo per­so­nal y hay te­mas real­men­te bien lo­gra­dos”.

“0101”, la ca­li­dez del uni­ver­so bi­na­rio.

Ale­jan­dra Pi­ne­da - Ga­le­ría Me­dium Shot

Fo­to­gra­fías: A

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.