Cen­tavrvs

Co­nec­tar los pun­tos

music:life magazine mexico - - News - Por Ben­ja­mín Acos­ta

Co­nec­tar los pun­tos.

“S omos uno” es un tí­tu­lo tan bre­ve co­mo con­tun­den­te. El nue­vo ál­bum del cuar­te­to me­xi­cano avan­za en las ru­tas de la rít­mi­ca la­ti­noa­me­ri­ca­na con­di­men­ta­da con una ins­tru­men­ta­ción más viva y com­ple­ja. Su so­ni­do ade­más lan­za se­ña­les de un fu­tu­ro que es po­si­ble so­lo si el mun­do en­cuen­tra de una vez por to­das el sentido co­mún que pro­yec­ta la em­pa­tía.

Fue en 2015 cuan­do la ban­da co­no­ció a Tweety Gon­zá­lez, quien se con­ver­ti­ría en el pro­duc­tor de su se­gun­do lar­ga du­ra­ción. Con el ex te­cla­dis­ta de So­da Ste­reo se en­con­tra­ron en el LAMC y de­ci­die­ron pro­bar con “El pun­to fi­nal”, co­mo cu­rio­sa iro­nía que mar­ca­ría el ini­cio de una nue­va re­la­ción ar­tís­ti­ca. Di­ná­mi­ca en la que tam­bién se in­cor­po­ra Rey Da­vid, mú­si­co me­xi­cano ra­di­ca­do en Nue­va York, un des­ta­ca­do trom­bo­nis­ta y pia­nis­ta que ha co­la­bo­ra­do con Wi­llie Co­lón.

Des­pués de su EP “Pa­cí­fi­co” (2012) y la os­cu­ra es­té­ti­ca con la cual rein­ven­ta­ron co­rri­dos re­vo­lu­cio­na­rios, se die­ron a la ta­rea de ha­cer reali­dad su esperado pri­mer ál­bum: “Som­bras de oro” (2014). Con esa gra­ba­ción de­fi­nie­ron aún me­jor las in­ten­cio­nes de su ob­je­ti­vo. El con­to­neo na­tu­ral y ca­si in­me­dia­to de quie­nes in­te­gran su pú­bli­co, aque­llos que se en­fren­tan a una mu­si­ca­li­dad sus­pen­di­da en el tiem­po y que ha­bi­ta un lu­gar que no tie­ne nom­bre. Su ra­dar no se ha en­fo­ca­do en el mis­mo lu­gar pe­ro a la vez no aban­do­na la con­sig­na ape­ga­da a la cul­tu­ra del bai­le. “La di­ver­si­fi­ca­ción de ca­mi­nos te con­du­cen ha­cia otra cla­se de ha­llaz­gos”, afir­ma el te­cla­dis­ta Alan San­tos, com­pa­ñe­ro de De­mian Gál­vez (voz y ba­jo), Pa­co Mar­tí­nez (gui­ta­rra) y DJ Ra­yo.

Con ras­tros tri­ba­les y cum­bie­ros cu­yas for­mas ori­gi­na­les son trans­for­ma­das con el uso de soft­wa­res. Esa in­ter­ven­ción aho­ra ad­quie­re un cuer­po dis­tin­to y pa­ra tal mu­ta­ción es­ta vez echa mano del uni­ver­so de lo tan­gi­ble. Al­gu­nos bron­ces y alien­tos son in­cor­po­ra­dos a So­mos uno pa­ra ha­cer de la per­so­na­li­dad de Cen­tavrvs una más pre­sen­te en tér­mi­nos or­gá­ni­cos.

¿Por qué ele­gir a Tweety Gon­zá­lez co­mo pro­duc­tor?

“Es una per­so­na que sa­be es­cu­char y en­cuen­tra el mo­men­to en el cual de­be in­ter­ve­nir, fue un buen me­dia­dor en­tre la ban­da. De al­gu­na ma­ne­ra nues­tra for­ma de tra­ba­jar con­sis­te en lle­gar con el ma­te­rial com­ple­to, so­mos muy quis­qui­llo­sos con nues­tro so­ni­do. Su­po có­mo co­lo­car­se en­tre los hue­cos co­mo buen hin­cha ar­gen­tino. En­con­tra­ba los mo­men­tos pa­ra apor­tar jus­to lo ne­ce­sa­rio pa­ra lle­gar al re­sul­ta­do fi­nal del dis­co. Se pu­lió mu­cho lo que te­nía­mos ori­gi­nal­men­te en los de­mos. Esos detalles con res­pec­to a la ins­tru­men­ta­ción le otor­ga­ron un al­ma dis­tin­ta”.

¿Có­mo con­jun­ta­ron las ideas ne­ce­sa­rias pa­ra em­pren­der la rea­li­za­ción de un nue­vo ál­bum?

“La ma­yo­ría del tiem­po ca­da uno se man­tie­ne ge­ne­ran­do nue­vas ideas. Nos gus­ta to­mar una pau­sa pa­ra en­claus­trar­nos al me­nos un par de se­ma­nas y con­cen­trar­nos de lleno. Ya sea en se­sio­nes de jam en las que to­dos apor­ta­mos ideas o bien so­bre la pro­pues­ta es­pe­cí­fi­ca de al­guien. El pro­ce­so de com­po­si­ción mar­ca la pau­ta pa­ra la pre­pro­duc­ción por­que hay mu­chos ele­men­tos elec­tró­ni­cos y to­do el tiem­po es­ta­mos con­vi­vien­do con la compu­tado­ra. En­ton­ces mien­tras va­mos com­po­nien­do tam­bién ma­que­tea­mos y eso pro­vo­ca que la can­ción to­me for­ma des­de un prin­ci­pio”.

Gi­rar tan­to ha abo­na­do con­si­de­ra­ble­men­te a su ex­pe­rien­cia…

“Una vez sen­ti­mos te­mor en un fes­ti­val en Cos­ta Ri­ca con ban­das mu­cho más roc­ke­ras. Pe­ro la reac­ción del pú­bli­co fue una de las me­jo­res sor­pre­sas que he­mos te­ni­do. Per­so­nas que ja­más nos ha­bían es­cu­cha­do de pron­to se aba­lan­za­ron so­bre el es­ce­na­rio. Ha si­do una de las ex­pe­rien­cias más gra­ti­fi­can­tes y al­go pa­re­ci­do nos su­ce­dió cuan­do acom­pa­ña­mos a Los Án­ge­les Azu­les en el Vi­ve La­tino. Por un mo­men­to pen­sa­mos que nos aven­ta­rían cer­ve­za, sen­tía­mos esa ten­sión y ner­vio­sis­mo so­bre el es­ce­na­rio. Pe­ro en reali­dad se con­vir­tió en un mo­men­to que nos sa­có lá­gri­mas por ese es­ta­lli­do de gri­tos uná­ni­mes. Es un re­cuer­do real­men­te im­pre­sio­nan­te. Afron­tar lo des­co­no­ci­do es lo que a uno le ha­ce cre­cer”.

¿Cuál ha si­do su per­cep­ción cuan­do se pre­sen­tan en Es­ta­dos Uni­dos?

“Es­ta­mos fren­te a un pú­bli­co di­ver­so pe­ro no di­vi­di­do. Nos da gus­to no­tar esa unión que se pro­du­ce en­tre gen­te cu­yo con­tex­to po­dría­mos creer que es di­fe­ren­te al nues­tro. Por el la­do de la gen­te la­ti­na de di­fe­ren­tes ge­ne­ra­cio­nes, tie­nen otra ma­ne­ra de ver­lo de al­gu­na for­ma co­mo par­te de una reivin­di­ca­ción cul­tu­ral y más po­li­ti­za­da en ese sentido.

Ahí te das cuen­ta que sim­ple­men­te se tra­ta de de­jar­se lle­var por la ex­pre­sión hu­ma­na que pue­de sig­ni­fi­car la mú­si­ca. Los lí­mi­tes los po­ne uno, las fron­te­ras son men­ta­les. He­mos te­ni­do bue­na res­pues­ta cuan­do la gen­te asis­te sin co­no­cer­nos, sin sa­ber lo que es en sí Cen­tavrvs, al­go que nun­ca ha­bían es­cu­cha­do”.

En es­tos días el tí­tu­lo So­mos uno nos ha­ce pen­sar en mu­chas co­sas…

“No fal­tan por for­tu­na esos mo­men­tos de epi­fa­nía y en uno de ellos es que apa­re­ció el nom­bre pa­ra es­te dis­co. Hay una can­ción de amor que así se lla­ma, pe­ro más allá nos hi­zo sentido por to­do lo que es­tá pa­san­do en Mé­xi­co, en el mun­do y en es­pe­cial con nues­tros con­na­cio­na­les en Es­ta­dos Uni­dos. Nos in­tere­só dar un men­sa­je de uni­dad. Cree­mos que la mú­si­ca tie­ne una ca­pa­ci­dad de sa­nar y no­so­tros una res­pon­sa­bi­li­dad so­cial aun­que no ha­ga­mos pre­ci­sa­men­te mú­si­ca con­tes­ta­ta­ria o con un men­sa­je com­ple­ta­men­te po­lí­ti­co. Tra­ta­mos de no de­jar eso de la­do aun­que no so­mos un gru­po que usa una ban­de­ra, so­lo se tra­ta de ser sen­si­bles a lo que ocu­rre a nues­tro al­re­de­dor y así reac­cio­na­mos an­te un de­ter­mi­na­do con­tex­to. Es nues­tra apor­ta­ción al am­bien­te”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.