Ra­món Gu­tié­rrez

Hom­bre de ma­de­ra y son

music:life magazine mexico - - News - Por Gua­da­lu­pe Gal­ván

Hom­bre de ma­de­ra y son.

Ra­món Gu­tié­rrez Her­nán­dez es un mú­si­co ve­ra­cru­zano, so­ne­ro, lau­de­ro y com­po­si­tor. Fun­da­dor del gru­po Son de Ma­de­ra des­de ha­ce ya 30 años. Con­ta­dor de his­to­rias, com­pro­me­ti­do con su tra­di­ción y tam­bién fe­roz crí­ti­co, tie­ne la cal­ma de los hom­bres de cam­po y la vi­va­ci­dad de los hom­bres que via­jan. Ra­món de bai­le y de voz. Ra­món que tra­ba­ja la ma­de­ra y la can­ción. Ra­món Gu­tié­rrez Her­nán­dez es ya un re­fe­ren­te en la mú­si­ca po­pu­lar en Mé­xi­co.

Importancia de la tra­di­ción

“Re­fle­xiono des­pués de 30 años que sa­lí de mi pue­blo Tres Za­po­tes y veo que lo que pa­só en mi ni­ñez fue que vi­vía­mos mu­chas tra­di­cio­nes que eran im­por­tan­tes pa­ra la co­mu­ni­dad y pa­ra la pro­pia so­bre­vi­ven­cia, tra­di­cio­nes que fue­ron im­por­tan­tes pa­ra que mu­chos pue­blos fue­ran au­to­su­fi­cien­tes. Así era la mú­si­ca. Los cons­truc­to­res de ins­tru­men­tos eran tam­bién mú­si­cos, no se de­di­ca­ban com­ple­ta­men­te a to­car pa­ra ga­nar di­ne­ro, pe­ro las for­mas de ha­cer con­vi­ven­cia den­tro la co­mu­ni­dad eran, por ejem­plo, los fan­dan­gos, las bo­das y los fu­ne­ra­les. Así vi­vía la gen­te. Cuan­do me pre­sen­to ha­blo mu­cho de la importancia de la tra­di­ción por­que lo que no­so­tros ha­ce­mos es al­go muy im­por­tan­te pa­ra la so­cie­dad.

Pa­ra mí la mú­si­ca sig­ni­fi­ca al­go vi­tal y es­pi­ri­tual. Yo ha­go mú­si­ca, com­pon­go por­que ten­go un com­pro­mi­so con­mi­go mis­mo y ten­go idea­les so­bre la li­be­ra­ción de mi pro­pia es­pi­ri­tua­li­dad. No es­toy pen­san­do si voy a ser fa­mo­so o si voy a ga­nar di­ne­ro. La mú­si­ca se ha vuel­to una for­ma de vi­da, aun­que yo no vi­vo to­tal­men­te de la mú­si­ca. Sin em­bar­go, la mú­si­ca ha si­do al­go pa­ra mí que nun­ca ima­gi­né que pu­die­ra com­par­tir y via­jar con ella. Lo que es­ta­mos ha­cien­do tam­po­co es mú­si­ca que ha­ya­mos in­ven­ta­do ha­ce unas dé­ca­das sino que es tra­di­ción mi­le­na­ria de los pue­blos y que ten­dría­mos que con­si­de­rar que eso es más im­por­tan­te que el co­mer­cio vo­raz de la mú­si­ca y en ge­ne­ral de to­do”.

Can­to, bai­le y poe­sía

“El mú­si­co ja­ro­cho es muy sui ge­ne­ris, por­que los mú­si­cos, en ge­ne­ral, no bai­lan y no can­tan; el mú­si­co ja­ro­cho ha­ce mu­chas co­sas: es­cri­be, toca, can­ta, bai­la, ha­ce ins­tru­men­tos. Es muy com­ple­to. In­clu­so en el son ja­ro­cho no hay una co­sa es­té­ti­ca es­pe­cí­fi­ca. Hay gen­te que gri­ta, co­mo en el ran­che­ro o en el can­te fla­men­co. Lo que im­por­ta es la ga­rra. Si es­cu­chas a Ca­ma­rón de la Is­la es muy im­pre­sio­nan­te. No es po­si­ble no con­mo­ver­se con ese ni­vel de maes­tría que te­nía él. Así es el can­to del ja­ro­cho tra­di­cio­nal cam­pe­sino. Gen­te que can­ta­ba muy bien, con una gran po­ten­cia de voz, co­mo aho­ra lo ha­ce Te­re­so Ve­ga. Hay gen­te que imi­ta esa ma­ne­ra. Yo an­tes ve­nía de gri­tar el ver­so y me di cuen­ta que mi re­gis­tro es­tá en otro la­do. No pue­do lle­gar a esos agu­dos. Bus­qué otras ma­ne­ras, es­cu­ché otras mú­si­cas. Me he in­fluen­cia­do de otras co­sas. Me doy cuen­ta de que mis fra­seos son una com­bi­na­ción de to­do eso y hay gen­te que ya es­tá es­tu­dian­do al­go de téc­ni­ca vo­cal que es muy acep­ta­ble. Yo no bai­la­ba. Me lla­ma­ba la aten­ción y apren­dí a bai­lar, pe­ro se­gu­ra­men­te es al­go que vie­ne en la me­mo­ria ge­né­ti­ca. La par­te del bai­le es mú­si­ca. Cuan­do una per­so­na es­tá bai­lan­do bien es un mú­si­co. Lo que ha­cen los ba­llets fol­cló­ri­cos es co­mo una re­crea­ción y a ve­ces no es muy im­por­tan­te lo que es­tán ha­cien­do con los pies sino có­mo se ve y en la par­te del fan­dan­go lo im­por­tan­te es có­mo se es­cu­cha y có­mo es­tá co­nec­ta­do el bai­le con la mú­si­ca. Por ejem­plo, en el bai­le fla­men­co se ha lle­va­do a un ex­tre­mo en el que pier­de de­ma­sia­do por­que ya es muy re­fi­na­do, pier­de lo otro, de­ja de ser. Es­tán muy preo­cu­pa­dos por la téc­ni­ca, por la po­si­ción y to­dos son igua­les. Por eso se pien­sa que son di­fí­ci­les por­que atien­den más la téc­ni­ca que la mú­si­ca y te po­nen in­clu­so una for­ma es­té­ti­ca muy es­pe­cí­fi­ca. Lo que im­por­ta es el tra­ta­mien­to, el equi­li­brio, el gus­to de las co­sas que ha­ces”.

Trans­mi­tir ese sa­ber

“Es­cu­char y par­ti­ci­par de eso por­que si no lo sien­tes no lo pue­des en­ten­der. Te vuel­ves al­guien que ama esa con­vi­ven­cia, que te vas ha­cien­do par­te de es­to. En el son es una con­vi­ven­cia, es com­par­tir.

Hay gen­te que se va vol­vien­do ex­per­to. Es la ex­pe­rien­cia mis­ma de ca­da per­so­na, de la pro­pia vi­da. Lo que no­so­tros hi­ci­mos es dar­le importancia a al­go que una ge­ne­ra­ción no le es­ta­ba dan­do importancia que es la tra­di­ción, y to­do te­nía que ver con mo­der­ni­dad, y mis her­ma­nos, por ejem­plo, re­gre­sa­ban y gra­ba­ban y ha­cían ca­si un pa­pel de et­no­mu­si­có­lo­gos. Esa es mi ex­pe­rien­cia de vi­da. Es­toy con­tan­do una his­to­ria aun­que nun­ca ha­ya es­tu­dia­do mú­si­ca es­cri­ta. Cual­quier ex­pe­rien­cia es dig­na de con­tar y de de­cir. Eso es muy im­por­tan­te.

En­ton­ces la tra­di­ción pa­ra un mú­si­co que nun­ca fue a la uni­ver­si­dad es la ex­pe­rien­cia de vi­da que te pue­de con­tar y es esa par­te ín­ti­ma y es­pi­ri­tual de dig­ni­dad, pe­ro so­bre to­do de con­tar la ver­dad. Eso es lo que se va­lo­ra. Nos hi­cie­ron pen­sar que só­lo yen­do a la es­cue­la es la úni­ca ma­ne­ra vá­li­da de es­tu­diar y no, son las dos. Por ejem­plo el co­no­ci­mien­to de un cam­pe­sino cuan­do vie­nen las llu­vias, cuan­do va a sem­brar, cuan­do es el men­guan­te, la “abe­rrun­ta”, que es cuan­do las hor­mi­gas em­pie­zan a ha­cer sus tras­la­dos de un la­do a otro y el cam­pe­sino sa­bía que iba a llo­ver al ver­las. Se per­die­ron esos sa­be­res por­que no les di­mos importancia y aten­di­mos só­lo a la mo­der­ni­dad. Mis abue­los sa­bían mu­chas co­sas. Yo los hu­bie­ra gra­ba­do. He vis­to que mu­chas ve­ces son ex­tran­je­ros los que ven esa chis­pa y lo ha­cen”.

El re­pen­tis­mo es im­pro­vi­sar dé­ci­mas. Ver­sar y ri­mar. Im­pro­vi­sar so­bre lo que su­ce­de en ese mo­men­to. ¿Có­mo se apren­de a ser re­pen­tis­ta?

“El re­pen­tis­mo es me­mo­ria. Sí hay una fór­mu­la de po­der re­pen­tear, pe­ro so­bre­to­do es po­der re­cor­dar el pri­mer ver­so que hi­cis­te. Hay gen­te muy du­cha con una me­mo­ria im­pre­sio­nan­te. Ya tie­nes una es­truc­tu­ra. No es­cri­bes de la na­da. No im­pro­vi­sas de la na­da. Es una for­ma, co­mo en la mú­si­ca. Te vas in­fluen­cian­do de to­do lo que lees y es­cu­chas, por ejem­plo, ha cam­bia­do mu­cho la for­ma co­mo im­pro­vi­san los ja­ro­chos, co­mo Patricio Hidalgo y Ze­nén Ze­fe­rino, quie­nes se han in­fluen­cia­do de otras tra­di­cio­nes y han es­cu­cha­do otras co­sas. El ja­ro­cho tie­ne una ma­ne­ra de im­pro­vi­sar muy ro­mán­ti­co y muy me­lan­có­li­co. Es un ver­so con sin­cre­tis­mo. Es­cu­cha­ba un ver­so que co­no­cí en la huas­te­ca:

“Yo car­go un gran sen­ti­mien­to por lo que mi al­ma desea pa­ra ex­pre­sar lo que sien­to fal­ta idio­ma, fal­ta idea, fal­ta es­pa­cio y pen­sa­mien­to”.

Es­to evo­ca mu­chas co­sas que es­tán en el paisaje, es­tán en el cam­po, que es­tán en la ra­zón de vi­da de ge­ne­ra­cio­nes. Lo pue­des can­tar hoy, lo pue­des can­tar ma­ña­na. No tie­ne tiem­po. Se can­ta mu­cho a la mu­jer. Hay una de­li­ca­de­za y so­bre to­do aho­ra que se res­ca­tó la for­ma poé­ti­ca, por­que tam­bién el ja­ro­cho ha­bía caí­do en las for­mas pi­ca­res­cas y fa­ci­lo­nas de haz­me­rreír. Aho­ra se re­to­ma­ron las for­mas poé­ti­cas. Mu­cho con Ar­ca­dio Hidalgo, con Mono Blan­co, por­que sus ver­sa­das es­tric­ta­men­te tie­nen poe­sía. To­dos los gru­pos bus­can sus pro­pios ver­sos, no só­lo can­tan los so­nes tra­di­cio­na­les, y ade­más tú le im­pri­mes al­go tu­yo a esos so­nes, ver­sos y for­mas mu­si­ca­les. Es una cues­tión de mu­cha prác­ti­ca. Yo a ve­ces lo ha­go en el es­ce­na­rio por­que sien­to la ne­ce­si­dad y por­que me li­be­ro y de­ci­do atre­ver­me. Un im­pro­vi­sa­dor pier­de ese mie­do y se lan­za. Los im­pro­vi­sa­do­res tie­nen un re­per­to­rio de ver­sos. No es que es­tén im­pro­vi­san­do to­do el tiem­po. De to­dos mo­dos es un rom­pe­ca­be­zas y aga­rras las pie­zas pa­ra jun­tar­las, sa­ber ele­gir, te­ner un do­mi­nio del len­gua­je, de las pa­la­bras y de te­ner una me­mo­ria im­pre­sio­nan­te. Con ex­cep­ción de Patricio y Ze­nén Ze­fe­rino, los im­pro­vi­sa­do­res no son mú­si­cos, só­lo di­cen el ver­so”.

In­fluen­cia y com­po­si­ción

“Me fas­ci­na la com­po­si­ción. Sien­to la ne­ce­si­dad de de­cir al­go. Ten­go mis li­bre­tas de apun­tes men­ta­les, gra­ba­das o es­cri­tas de al­go que quie­ro ha­cer. Co­mo por ejem­plo, mi hi­ja sa­lió con to­da esa ve­na del jazz y le hi­ce una can­ción que tie­ne ese sen­ti­mien­to del jazz y del blues, tie­ne esa me­lan­co­lía. Es co­mo el agri­cul­tor que co­se­cha la tie­rra y no es­tá pen­san­do que le va a po­ner quí­mi­cos y vol­ver­se mi­llo­na­rio. Yo ha­go mú­si­ca co­mo lo hu­bie­ran he­cho los cam­pe­si­nos, quie­ro que naz­ca el maíz pa­ra ali­men­tar a mi fa­mi­lia, vi­vir dig­na­men­te de es­to.

Ca­da una de mis com­po­si­cio­nes es mi ne­ce­si­dad de ex­pre­sión y las mues­tro has­ta que que­do ple­na­men­te con­ven­ci­do que eso es lo que que­ría de­cir. Me han en­car­ga­do co­sas pa­ra anun­ciar al­go y me cues­ta mu­cho tra­ba­jo por­que no pue­do ha­cer mú­si­ca pe­ga­jo­sa.

Soy muy ad­mi­ra­dor de com­po­si­to­res. Lo im­por­tan­te se­ría que mi mú­si­ca tras­cien­da por la tra­di­ción. Que lo que uno ha­ga pue­da lle­gar a otras per­so­nas y pue­da con­mo­ver y trans­mi­tir. Me gus­ta to­da la mú­si­ca. Me en­can­ta el fla­men­co. Es­cu­ché mu­cho rock, pe­ro de­jó de ser im­por­tan­te pa­ra mí co­mo un mo­vi­mien­to de ideo­lo­gía. Se que­dó en Ji­mi Hen­drix que me con­mue­ve tan­to co­mo cuan­do es­cu­cho a Bach. Pe­ro aho­ra el rock se vol­vió una mú­si­ca po­co crea­ti­va, re­pe­ti­ti­va, co­mer­cial. En ge­ne­ral soy un mú­si­co que es­cu­cha to­do ti­po de mú­si­ca. Me vol­ví muy abier­to”.

Sep­te­to de Ra­món Gu­tié­rrez Her­nán­dez

“Sur­ge la ne­ce­si­dad por Son de Ma­de­ra por­que Te­re­so es lo con­tra­rio de mí. El es un mú­si­co tra­di­cio­nal que no le in­tere­sa ha­cer otras co­sas y yo lo res­pe­to mu­cho y es­tá bien que pa­ra mí Son de Ma­de­ra tu­vie­ra esa ca­mi­sa de fuer­za que te de­tie­ne. Te­nía mu­chas in­quie­tu­des y, ca­da vez que le de­cía a Te­re­so que nos apren­dié­ra­mos una nue­va pie­za, a él le cos­ta­ba mu­cho tra­ba­jo por­que no que­ría to­car eso. En­ton­ces hi­ce es­te gru­po con mis ami­gos pa­ra li­be­rar­me. No es una fu­sión, es ex­ten­der los so­nes, a tra­vés de las in­fluen­cias y de la re­crea­ción. Tie­nen to­do el fra­seo del son ja­ro­cho, pe­ro atrás es­tás es­cu­chan­do mu­cho de la mú­si­ca afro­ame­ri­ca­na con el piano, que no es pro­pio del son. Es un tra­ta­mien­to di­fe­ren­te de los so­nes. Los arre­glos los ten­go en la ca­be­za, sé pa­ra don­de quie­ro que va­yan. Só­lo las en­tra­das y las sa­li­das es­tán es­ta­ble­ci­das. La idea es ma­ti­zar y con­te­ner, no só­lo ex­plo­tar. Tie­ne otros so­ni­dos”.

Ra­món Gu­tié­rrez tie­ne la pre­sen­cia de un ár­bol al­tí­si­mo cuan­do sube al es­ce­na­rio y toca los her­mo­sos ins­tru­men­tos que él mis­mo cons­tru­yó y can­ta, co­mo si en eso se le fue­ra la vi­da, y bai­la con un go­zo pro­fun­do que dan ga­nas de que­rer bai­lar y can­tar. Al es­cu­char­lo ver­sar uno se que­da im­preg­na­do de ese rit­mo y de esa poe­sía. Así ter­mi­nó la plá­ti­ca con él:

“Pre­gun­to y quie­ro sa­ber si me enamo­ro por den­tro quién me sa­ca el sen­ti­mien­to que sus­pi­ro has­ta llo­ver quie­ro ver­te y no per­der de un ni­ño tu amor de ve­ras y en­con­trar­te cuan­do es­pe­ras ma­yo pa­ra flo­re­cer que si dios te hi­zo mu­jer tu amor se­rá de quien quie­ras”.

Fo­to­gra­fías: Eric Mind­ling

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.