Ca­mi­lo La­ra Uni­ver­so lo­cal

music:life magazine mexico - - Entrevistas -

Ins­ti­tu­to Me­xi­cano del So­ni­do es co­mo se le co­no­ce a es­te pro­duc­tor y es­pe­cie de no-mú­si­co. Lo que ha­ce es un ejem­plo de la afir­ma­ción de Eins­tein al plan­tear que la ima­gi­na­ción es más im­por­tan­te que el co­no­ci­mien­to.

“Siem­pre lo he gra­ba­do to­do mal pe­ro creo que aho­ra lo ha­go un po­co me­jor”, ase­gu­ra Ca­mi­lo al abrir la char­la so­bre “Dis­co Po­pu­lar”, quin­to ál­bum del Ins­ti­tu­to Me­xi­cano del So­ni­do (IMS). “Sien­to que no soy bueno en to­do lo que to­co y can­to, pe­ro lo ha­go mu­chas ve­ces, me defiendo pa­ra ha­cer lo que me gus­ta. Gra­bé ca­si to­dos los ins­tru­men­tos y la ba­se de las can­cio­nes fue el uke­le­le, así fue­ron cre­cien­do”.

En cier­ta for­ma, “Dis­co Po­pu­lar” es la con­ti­nua­ción del pro­yec­to que La­ra for­mó en 2015 con Toy Se­lec­tah pa­ra gra­bar en di­fe­ren­tes la­ti­tu­des. “Ha­bía es­ta­do gi­ran­do sin pa­rar. La pri­me­ra con­clu­sión fue lo que pa­só en ese via­je con el nom­bre de Com­pass. Aho­ra es­te dis­co es la re­fle­xión de ello. Co­mo se­guí en la ru­ta con­ti­nué gra­ban­do de esa for­ma”. Y es en el mis­mo ca­mino don­de ha en­con­tra­do si­tios que qui­zás nun­ca ha­bía pen­sa­do vi­si­tar. “De pron­to pen­sa­rías que la mú­si­ca no po­dría via­jar así, por eso ter­mi­nas to­can­do en lu­ga­res ex­tra­ños. Eso es di­ver­ti­do y, en­tre más lo ha­ces, au­men­ta tu adic­ción a esa cla­se de ex­pe­rien­cias”, co­men­ta an­tes de co­lo­car co­mo ejem­plo a Reunión, is­la si­tua­da en el océano In­di­có al es­te de Ma­da­gas­car y que vi­si­tó pa­ra dar un concierto. “Esa cla­se de lu­ga­res re­sul­ta tan sin­gu­lar que por eso son más emo­cio­nan­tes”, afir­ma al tiem­po de no sor­pren­der cuan­do nos dice que es­cri­be en los avio­nes.

Ha­blan­do de odi­seas, si­mul­tá­nea­men­te se desem­pe­ñó co­mo ase­sor mu­si­cal de el sound­track de Co­co, pa­ra lo cual ela­bo­ró un ma­pa so­no­ro del país co­mo pun­to de par­ti­da. “Una es­pe­cie de Me­xi­co for dum­mies”, apun­ta. “Con ello vi­mos lo que ca­bía en esa can­cha, lo que po­dría so­nar en un pue­blo co­mo San­ta Ce­ci­lia. Lo dis­fru­té bas­tan­te por­que me acla­ró mu­chas co­sas en la in­ves­ti­ga­ción, ver lo que fun­cio­na­ba y te­ner el lu­jo de gra­bar con las es­tre­llas de la mú­si­ca me­xi­ca­na”, afir­ma quien en su mo­men­to se en­car­gó de ar­mar la ban­da so­no­ra de “Y tu ma­má tam­bién” (2001). Ca­mi­lo usa con fre­cuen­cia di­ver­sos sin­te­ti­za­do­res­te­ti­za­do­res y ór­ga­nos co­mo Moog, Om­ni­chord, Far­fi­sa y The­re­min. ere­min.

El uke­le­le aho­raho­ra se ha con­ver­ti­do en uno de tus mejores alia­dos…

“Una de las ven­ta­jas es su ta­ma­ño, es muy chi­qui­to y pue­des lle­var­lo ar­lo a cual­quier par­te. To­dos los via­jes han si­do sin do­cu­men­ta­ción umen­ta­ción de equi­pa­je, los ins­tru­men­tos te­nían que ca­ber en una ma­le­ta a bor­do. Es muy ami­ga­ble pe­ro ero al fi­nal es prác­ti­ca­men­te co­mo una gui­ta­rra”.

¿Có­mo es queue ca­na­li­zas y or­de­nas tus ideas pa­ra ha­cer un ál­bum? bum?

“Mu­chas de las ve­ces ten­go le­tras, sam­ples que pue­dan de­ri­var ivar en al­go in­tere­san­te, pue­de ser tam­bién un discurso, un beat o una trom­pe­ta, ele­men­tos ais­la­dos is­la­dos o de plano una me­lo­día de gui­ta­rra. A ve­ces jun­to to­do eso o par­to de un as­pec­to na­da más. Cuan­do ha­ces un dis­co lo rea­li­zas en un pe­río­do do que tie­ne, tal cual, un prin­ci­pio y un fi­nal, es lo pa­dre de los pro­ce­sos don­de des­cu­bres tus ob­se­sio­nes y gus­tos de ese mo­men­to. Ca­da dis­co te da una po­la­roid d de ti en un ins­tan­te”.

¿Con­si­de­rass que tu so­ni­do se ex­pan­de en la me­di­da que via­jas?

A ve­ces pa­sa sa al re­vés, en­tre más via­jas, más lo­cal quie­res ser. Con to­dos es­tos años te das cuen­ta que en bue­na par­te e del co­ra­zón ha­bi­ta la mú­si­ca que es­tá en tu ADN. Los dis­cos is­cos que he he­cho han si­do ex­pe­ri­men­tan­do con cum­bia, , ma­ria­chi o mam­bo, con co­sas que he te­ni­do más cer­ca. En ese sen­ti­do eso pue­de via­jar más que tra­tar de e ser mo­derno o lo­co (ri­sas)”.

¿Sien­tes quee eso se va­lo­ra más en el ex­tran­je­ro?

“Creo que el es­ta­blish­ment aquí es muy di­fe­ren­te. El pa­rá­me­tro del en­tre­te­ni­mien­to y la cul­tu­ra es dis­tin­to por el star sys­tem de la te­le­vi­sión abier­ta y las re­vis­tas del co­ra­zón. n. Sien­to que vi­vi­mos con una mel­co­cha en­ci­ma que no de­ja ver, pe­ro si de­can­tas eso hay un mon­tón de ac­ti­vi­dad que es real­men­te emo­cio­nan­te. Hay te­so­ros s na­cio­na­les. Gen­te co­mo (Gabriel) Oroz­co, (Al­fon­so) Cua­rón, ua­rón, Da­mián Or­te­ga, San Rips­tein o Es­qui­vel! Hay ay una se­rie de lu­mi­na­rias que sí han apor­ta­do mu­cho ucho al gran pen­sa­mien­to uni­ver­sal. Es bo­ni­to ver que esas flo­res na­cen en me­dio de un

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.