LEROY DEL PUER­TO

music:life magazine mexico - - Distor -

Cre­ció dis­tan­te de ins­tru­men­to mu­si­cal al­guno has­ta que du­ran­te su ado­les­cen­cia le acer­ca­ron un ba­jo. Des­de en­ton­ces, aban­do­nó el maltrato y la ma­la pa­ga que re­ci­bía en una fá­bri­ca de ro­pa pa­ra de­di­car­se a la mú­si­ca. Co­men­zó to­can­do co­vers en una ban­da de th­rash pa­ra lue­go for­mar par­te en Tech­ni­co­lor, el com­bo que an­te­ce­de­ría su an­dar co­mo so­lis­ta, ba­jo el nom­bre de Leroy Del Puer­to. Ori­gi­na­rio de Cd. Ne­za, Es­ta­do de México, Leroy ejem­pli­fi­ca con pun­tua­li­dad la si­tua­ción que mu­chos mú­si­cos jó­ve­nes en México vi­ven a dia­rio con tal de man­te­ner­se a flo­te; ha­cien­do ar­te, ali­men­tan­do a esa bestia amo­ro­sa lla­ma­da ins­pi­ra­ción. El ca­mino es ru­do y cru­do, y en las pá­gi­nas de es­ta re­vis­ta siem­pre se ala­bó esa, la la­bor de quie­nes se arro­jan al va­cío. Hoy, Leroy le po­ne pun­to fi­nal a Dis­tor, las pá­gi­nas roc­kers de es­ta re­vis­ta, tras diez años de his­to­ria.

“Bestia”, “Cruz de cal”, “Do­lor nor­mal”, “Perro fiel”, “Más allá del puer­to”, “Re­gi­na”. Ahí al­gu­nas de las can­cio­nes que sue­les to­car en di­rec­to. Cuen­ta, en es­tos tiem­pos cru­dos, ¿có­mo ha­ces pa­ra dar­las a co­no­cer más allá de los conciertos?

“Ha fun­cio­na­do bien el es­que­ma de lan­zar un sen­ci­llo ca­da de­ter­mi­na­do tiem­po acom­pa­ña­do de un vi­deo. Ya lle­ga­rá el pun­to en que, si la gen­te lo pi­de, se edi­te un dis­co con va­rios te­mas con­den­sa­dos. A me­nu­do me lle­gan men­sa­jes en Ins­ta­gram y Fa­ce­book de gen­te que pre­gun­ta cuán­do va a sa­car­se la si­guien­te can­ción con su vi­deo, es de­cir, co­mo que el pro­pio es­cu­cha es quien ha ido de­ter­mi­nan­do es­ta di­ná­mi­ca. Fun­cio­na así por aho­ra y es­toy a gus­to con el plan”.

Ha­bla de esas can­cio­nes,

¿qué hay den­tro de ellas a ni­vel lí­ri­co?

“Bestia” la es­cri­bí pen­san­do en una en­tre­vis­ta que le hi­cie­ron a una chi­ca que es se­xo ser­vi­do­ra. Se tra­ta de una his­to­ria tris­te y vio­len­ta con la que de al­gu­na for­ma me sen­tí iden­ti­fi­ca­do y por eso le hi­ce una can­ción. Por otro la­do, “Cruz de cal” es­tá escrita pa­ra quie­nes han fa­lle­ci­do y pa­ra “Do­lor nor­mal” abor­dé una anéc­do­ta: es­tan­do con unos ami­gos que se de­di­can al ska­te, me en­con­tré con un ti­po que pre­su­mía sus he­ri­das, que con fre­cuen­cia por­ta­ba una nue­va ci­ca­triz. La can­ción ha­bla de eso, de asu­mir los ries­gos que el es­ti­lo de vi­da que lle­va­mos trae con­si­go, de es­tar a la al­tu­ra de la si­tua­ción, cons­cien­tes de las con­se­cuen­cias de es­tar vi­vos”.

Res­pec­to a las pre­sen­ta­cio­nes en di­rec­to, sé que cuen­tas con una suer­te de co­lec­ti­vo que se de­di­ca a or­ga­ni­zar conciertos.

“Lle­vo dos años ha­cien­do mú­si­ca. Sien­to que es­toy arran­can­do con es­te pro­yec­to lleno de es­pe­ran­za pa­ra el equi­po que lo con­for­ma­mos: Daniel Edu (pro­duc­tor) y Ga­brie­la Na­va­rre­te (ma­na­ger), ade­más de los mú­si­cos que hoy día me acom­pa­ñan; Jo­sé Pio­quin­to y Pe­pe Ga­bo Mon­to­ya (ba­te­ría), Ju­lio It­za­ma­ná

(ba­jo) e Iván Saldaña (gui­ta­rra). Por otro la­do, la es­cue­la de mú­si­ca Mul­tiAr­te se unió tam­bién al pro­yec­to y pa­tro­ci­na el equi­po de au­dio. Di­go to­do es­to pa­ra acla­rar que fue en­tre to­dos que crea­mos un mo­vi­mien­to lla­ma­do In­die He­roes, y lo que ha­ce­mos es bus­car lu­ga­res y ban­das que quie­ran to­car en di­ver­sos pun­tos; ska­te­parks, es­cue­las o es­ta­cio­nes del me­tro. En ba­res ca­si no ha­ce­mos co­sas, fí­ja­te. Nos he­mos ale­ja­do un po­co de ese cli­ché, te­ne­mos la idea de que hay otros pun­tos por ex­plo­rar”.

Gui­ta­rras: Fen­der Te­le­cas­ter Am­plif­ca­do­res: Oran­ge Ba­jo: Fen­der Jazz Bass

Ba­te­ría: Ma­pex

¿Qué ten­dría que pa­sar pa­ra que de­ja­ras de ha­cer mú­si­ca, Leroy?

“Sin du­da po­dría tra­ba­jar de otra co­sa pa­ra ga­nar di­ne­ro, pe­ro eso me qui­ta­ría tiem­po pa­ra se­guir ha­cien­do can­cio­nes, que es lo que me apa­sio­na. Ac­tual­men­te doy cla­ses de gui­ta­rra y con mu­cho es­fuer­zo es­toy le­van­tan­do una sa­la de en­sa­yo pa­ra ren­tar. Pe­ro, bueno, si ter­mi­na­ra ha­cien­do otra co­sa lejana de la mú­si­ca con tal de so­bre­vi­vir, me las arre­gla­ría pa­ra con­ti­nuar ha­cien­do can­cio­nes. Me pon­dría mal si me vie­ra obli­ga­do a de­jar mi te­ra­pia por­que, pa­ra mí, mis can­cio­nes re­pre­sen­tan el es­pa­cio don­de pue­do gri­tar sin que pa­rez­ca que es­toy lo­co; es en ellas don­de con­si­go li­be­rar mi ra­bia, mi co­ra­je”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.