BAHIDORÁ

music:life magazine mexico - - Reportajes -

El ca­lor, los ra­yos del sol en su má­xi­mo es­plen­dor y la fres­cu­ra del río en­tre el co­lor ver­de de los ár­bo­les fue­ron los ele­men­tos que in­ci­ta­ron a disfrutar el car­na­val Bahidorá 2018 (17 y 18 de fe­bre­ro), en Las Es­ta­cas (Mo­re­los).

El car­na­val du­ró 72 ho­ras: un día an­tes hu­bo una fies­ta. En tal ce­le­bra­ción, el tem­blor de 7.2 gra­dos en la es­ca­la de Rich­ter se apo­de­ró del fac­tor sor­pre­sa y es­pan­tó a los asis­ten­tes. Al­gu­nos na­da­ban en el río cuan­do el mo­vi­mien­to te­lú­ri­co se ma­ni­fes­tó; no fue pro­ble­ma pa­ra que la no­che de tra­gos se tor­na­ra atrac­ti­va y si­guie­ra con nor­ma­li­dad. Las lu­ces co­lor azul ener­gi­za­ron la ve­ge­ta­ción en el es­ce­na­rio Um­bral. Las mez­clas de Sa­bi­ne Blai­zin am­bien­ta­ron la pre­sen­ta­ción de un co­lec­ti­vo que bai­la­ba con tra­jes de ma­gos y bru­jas.

La pro­pues­ta, un car­na­val

El ges­tor del even­to, Iñi­go Rodríguez char­ló con no­so­tros so­bre la lo­gís­ti­ca que lle­van a ca­bo. Men­cio­nó que des­de un año an­tes co­mien­zan la pla­nea­ción de la si­guien­te edi­ción.

“Ape­nas vi­vi­re­mos la edi­ción de 2018, pe­ro no­so­tros ya es­ta­mos che­can­do el car­tel pa­ra el 2019”.

Pa­ra la or­ga­ni­za­ción to­man en cuen­ta tres fac­to­res: bo­le­ta­je, con­su­mo y pa­tro­ci­nios. A es­ta edi­ción acu­die­ron 10 mil per­so­nas.

Te­ner el tra­ba­jo que siem­pre so­ñó, fue el mo­ti­vo por el que de­ci­dió crear el car­na­val, jun­to con sus com­pa­ñe­ros de la uni­ver­si­dad. Des­de ha­ce cin­co años, el even­to ma­si­vo es el pre­tex­to ideal pa­ra sa­lir de la ru­ti­na. Con mú­si­ca en vi­vo de fon­do sue­nan gé­ne­ros co­mo el hip-hop, jazz, R&B y rit­mos afri­ca­nos, en cin­co es­ce­na­rios di­fe­ren­tes.

“Real­men­te el even­to na­ció pa­ra re­unir­nos to­dos los ami­gos. Nos di­mos cuen­ta que no ha­bía un car­na­val que fu­sio­na­ra tan­tas ex­pre­sio­nes ar­tís­ti­cas. An­tes de que yo lo crea­ra, con­si­de­ro que mi tra­ba­jo no exis­tía”. “La idea cen­tral fue crear un car­na­val, no so­lo un fes­ti­val en el que va­yan a con­su­mir y ya. Que­re­mos que los que asis­tan in­ter­ac­túen en las es­ce­no­gra­fías y que se fa­mi­lia­ri­cen con las ac­ti­vi­da­des de bie­nes­tar”, nos ex­pli­có Rodríguez.

Mú­si­ca que in­te­gra

En el car­tel de la edi­ción de es­te año des­ta­có y lla­mó la aten­ción la par­ti­ci­pa­ción de un mú­si­co de jazz en ho­ra­rio es­te­lar: Ka­ma­si Was­hing­ton, quien uni­fi­có al pú­bli­co con el so­ni­do áci­do del tenor y los uní­so­nos de su pa­dre: lo acom­pa­ñó con la in­ter­pre­ta­ción del sax so­prano.

Lo que se vi­vió en la pre­sen­ta­ción de Ka­ma­si fue al­go que po­cas ve­ces ha­bía­mos pre­sen­cia­do: sin im­por­tar edad, o gus­tos mu­si­ca­les, los jó­ve­nes se mo­vían al rit­mo de las di­so­nan­cias del es­ta­dou­ni­den­se ves­ti­do con una tú­ni­ca de co­lor ne­gro y azul, que ha­cía jue­go con el co­llar hui­chol que ador­na­ba su ta­lí. In­clu­so le res­pon­dían con las pal­mas, no fue el tí­pi­co re­ci­tal de jazz en el que to­dos so­lo ob­ser­va­ban: en es­te bai­la­ron, brin­ca­ron co­mo si se tra­ta­ra de un to­quín de rock y has­ta se abra­za­ron.

Del otro la­do de Las Es­ta­cas, Sa­xón y Pa­vel Loa­ria pu­sie­ron a bai­lar a to­dos los es­cu­chas y más ade­lan­te, la mez­cla de mú­si­ca afri­ca­na se­du­cía a to­das las chi­cas quie­nes mo­vían las ca­de­ras con un hu­la hopp. Paí­ses co­mo Cu­ba es­tu­vie­ron pre­sen­tes (La Da­me Blan­che). Otro de los fi­nes de Bahidorá es no cen­trar­se en un so­lo gé­ne­ro sino dar a co­no­cer nue­vas propuestas y apro­xi­mar a las per­so­nas con mú­si­ca que tal vez no es­cu­cha­rían de no ser por el car­na­val.

Las 24 ho­ras del día se es­cu­chó mú­si­ca en vi­vo. En cuan­to lle­ga­ba el si­len­cio en al­guno de los es­ce­na­rios, las sound­checks apa­re­cían co­mo men­sa­je pa­ra avi­sar que la fies­ta con­ti­nua­ba.

“Lo que to­ma­mos en cuen­ta pa­ra ele­gir a un gru­po o so­lis­ta es que es­tén ac­ti­vos y que con su mú­si­ca ayu­den a crear un sis­te­ma de va­lo­res a tra­vés de sus ta­len­tos. Te­ne­mos una es­truc­tu­ra de per­so­nas que nos ayu­dan a traer ban­das”.

Se­gún Iñi­go, un car­na­val es una ex­pe­rien­cia mi­le­na­ria. No­so­tros des­cu­bri­mos que el do­lor de es­pal­da (por dor­mir prác­ti­ca­men­te en el sue­lo, aun­que lle­ves ca­sa de cam­pa­ña) y los pi­que­tes de mos­qui­tos va­len la pe­na por la opor­tu­ni­dad de vi­vir las fu­sio­nes y sen­sa­cio­nes que ofre­ce Bahidorá. Cuen­ta la le­yen­da de es­ta re­por­te­ra que una vez que asis­tes, no po­drás per­der­te las si­guien­tes edi­cio­nes. Aun­que eso sí: recomienda usar col­chón in­fla­ble y mu­chas co­bi­jas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.