Paul Gil­bert

Mas­ter­class en México

music:life magazine mexico - - Portada -

Cuan­do cum­plió cin­co años, Paul Gil­bert re­ci­bió una gui­ta­rra acús­ti­ca mar­ca Ste­lla y, des­de en­ton­ces, no ha de­ja­do de prac­ti­car. Al cum­plir quin­ce, su pri­mer gru­po me­ta­le­ro Tau Ze­ro, le sir­vió pa­ra apun­tar­se los re­flec­to­res co­mo una de las dos Pro­me­sas de la Ge­ne­ra­ción 1981. La otra, era Yng­wie Malms­teen. En­ton­ces, Paul con­tac­tó al ma­na­ger de Ozzy Os­bour­ne, Mi­ke Var­ney, apun­tán­do­se pa­ra entrar a la ban­da. No lo lo­gró pe­ro le re­co­men­da­ron in­gre­sar al GIT del Mu­si­cians Ins­ti­tu­te ( MI), en Los Ángeles.

Al po­co tiem­po Gil­bert vol­ve­ría al MI, pe­ro pa­ra im­par­tir cá­te­dra y, en­tre cla­ses, to­ca­ba con Ra­cer-X; unía su ta­len­to con el mega ba­jis­ta Billy Sheehan y, fun­dan­do Mr. Big, lan­za­ba su es­cue­la en lí­nea y aten­día las in­vi­ta­cio­nes pa­ra gra­bar con gran­des ins­tru­men­tis­tas, co­mo Jeff Ber­lin, Neal Mor­se o Mar­co Min­ne­mann.

Autor de mi­les de vi­deos edu­ca­ti­vos, una elo­gia­da dis­co­gra­fía so­lis­ta, di­se­ña­dor de ins­tru­men­tos y efec­tos, Gil­bert con­ti­nua in­can­sa­ble. Un día an­tes de pre­sen­tar su nue­va gui­ta­rra sig­na­tu­re en el NAMM Show 2018, con­ver­sa­mos con el com­po­si­tor del “Gil­bert Ho­tel” acer­ca de su la­bor do­cen­te, el nue­vo dis­co con Mr. Big, el ca­pí­tu­lo con G3 jun­to a Joe Sa­tria­ni y John Pe­truc­ci, así co­mo los te­mas que abor­da­rá en su pró­xi­ma Mas­ter­class, du­ran­te la sound:check Xpo.

La Era del Rock

“Cre­cí en un tiem­po en que los gru­pos do­mi­na­ban el am­bien­te; cuan­do las can­cio­nes eran fru­to de la co­la­bo­ra­ción en­tre va­rias per­so­nas y he­chas en un cuarto de en­sa­yo, en lu­gar de un so­lo mú­si­co com­po­nien­do en compu­tado­ra”, Paul re­fle­xio­na de ini­cio; “es muy di­fí­cil es­ca­par de la mú­si­ca con la que cre­cis­te y, si le pre­gun­tas al­guien ¿qué te gus­ta­ba cuan­do te­nías 13 años?, cual­quie­ra que sea la res­pues­ta, se­rá al­go que les gus­ta­rá por siem­pre. Yo cum­plí 13 años en 1980, cuan­do em­pe­zó Van Ha­len y Pat Tra­vers aca­ba­ba de sa­car “Go for What You Know” (Poly­dor, 1979), un gran Lp en vi­vo”, sus­pi­ra; “esos mú­si­cos sig­ni­fi­can mu­cho pa­ra mí”.

Con la ma­le­ta y rum­bo a México. “Du­ran­te los úl­ti­mos seis años es­tu­ve en­se­ñan­do a to­car en mi es­cue­la on-li­ne y gra­ban­do unos 6 mil vi­deos edu­ca­ti­vos. De ma­ne­ra que, lue­go de tan­tas cla­ses, ten­go mu­chas ideas de có­mo me­jo­rar la téc­ni­ca y ha­cer que el ins­tru­men­to sue­ne bien”, Gil­bert se da en­ten­der; “hay más que ir Len­to o Rá­pi­do: exis­ten tan­tos ele­men­tos en la gui­ta­rra que hoy en­tien­do me­jor, de­bi­do a mi ex­pe­rien­cia do­cen­te, y de ellos ha­bla­ré en mi Mas­ter­class de la sound:check Xpo. Po­dría ha­blar una se­ma­na en­te­ra so­bre gui­ta­rras pe­ro voy a men­cio­nar los te­mas más in­tere­san­tes, las co­sas que pien­so po­drían gus­tar a la gen­te y ade­más, siem­pre to­co; de ma­ne­ra que se­rá mi­tad clí­ni­ca y mi­tad concierto”.

De­mos­trar su téc­ni­ca. “Mi idea es ha­cer ver la eje­cu­ción de la gui­ta­rra co­mo al­go di­ver­ti­do y más fá­cil por­que, a ve­ces, en las en­tre­vis­tas me pre­gun­tan: ¿qué es lo más di­fí­cil que has to­ca­do en gui­ta­rra? Y les di­go: no es así co­mo pien­so. Lo que quie­ro es to­car más fá­cil y que la eje­cu­ción sea sen­ci­lla”, el autor se­ña­la un ejem­plo clá­si­co; “co­mo en la fa­mo­sa pie­za “Johnny B. Goo­de” (de Chuck Berry): el tru­co es ras­guear, co­mo si es­tu­vie­ras to­can­do una cam­pa­na. Y es tan fá­cil que así es co­mo fun­cio­na me­jor. Por su­pues­to que to­co co­sas so­fis­ti­ca­das, que pue­den ser muy des­lum­bran­tes o atlé­ti­cas pe­ro, la úni­ca ra­zón por la que las to­co, es por­que las prac­ti­co mu­cho o he en­con­tra­do al­gún mo­do más fá­cil de ha­cer­las. Es lo que tra­ta­ré de com­par­tir”, ver­sa con ra­zón; “que la gui­ta­rra no tie­ne que ser di­fí­cil, de­ba preo­cu­par­te o de te­ner cui­da­do. Só­lo quie­ro sim­pli­fi­car las co­sas y con­ver­tir­las en al­go que se pue­da disfrutar”.

Tie­ne una teo­ría

“Me ha­ce muy fe­liz que to­do mundo es­té to­can­do la gui­ta­rra ( chi­cas, ni­ños y gen­te de otras edades), que ten­gan su ins­tru­men­to pe­ro tam­bién lle­vo una es­pe­cie de mi­sión gui­ta­rrís­ti­ca con la que de­bo ser cui­da­do­so”, Paul va a la raíz; “por el he­cho de ser una per­so­na de ma­nos gran­des, ten­go gran al­can­ce ho­ri­zon­tal e, igual­men­te, ver­ti­cal; por lo que mien­tras to­co, me re­sul­ta muy fá­cil co­lo­car el de­do pul­gar so­bre el bra­zo de la gui­ta­rra y, si te fi­jas en cual­quier fo­to­gra­fía de Ji­mi Hen­drix (o en una vie­ja ima­gen de cual­quier gui­ta­rris­ta de los años se­ten­ta, co­mo Brain May), cuan­do es­tán to­can­do, tie­nen el pul­gar muy por en­ci­ma del bra­zo de su gui­ta­rra”, fi­ja la aten­ción; “he es­tu­dia­do con es­ta téc­ni­ca du­ran­te los úl­ti­mos años; he he­cho cer­ca de 6 mil vi­deos pa­ra mi es­cue­la y, en lo que con­cier­ne a la téc­ni­ca, creo que lo más im­por­tan­te es que: ado­ro el so­ni­do de los gui­ta­rris­tas que man­tie­nen su pul­gar por arri­ba del bra­zo por­que les brin­da una ma­yor fuer­za al ti­rar de las cuer­das, te­ner vi­bra­to y apa­gar la re­so­nan­cia de las que se han ras­guea­do con la otra mano. Sen­ci­lla­men­te, tie­nen un aga­rre más fuer­te”.

Pue­de ha­cer­lo. “Por­que ten­go ma­nos gran­des y, por otro la­do, hay per­so­nas con ma­nos más pe­que­ñas que tra­tan de te­ner téc­ni­ca de gui­ta­rra clá­si­ca; con el pul­gar de­trás del bra­zo”, Gil­bert lo ha­ce no­tar; “es lo que veo en las chi­cas -aun­que de he­cho lo no­to en cual­quier per­so­na con ma­nos pe­que­ñas- y siem­pre les di­go que: in­clu­so gen­te con ma­nos pe­que­ñas, pue­de po­ner el pul­gar en­ci­ma”, to­ma ai­re; “es una es­pe­cie de mi­sión: ha­cer­les sa­ber que, si quie­res te­ner buen vi­bra­to (eso es­pe­ro), de­ben es­cu­char a las gran­des ban­das y que usar el pul­gar es bueno pa­ra mu­chas co­sas, no só­lo es pa­ra ha­cer ben­ding ja­lan­do la cuer­da. Así que: ese es mi men­sa­je”.

Sin tre­gua. “Es­toy tan se­gu­ro de usar el pul­gar en la eje­cu­ción de la gui­ta­rra, que ca­si se ha con­ver­ti­do en una ba­ta­lla”, el ve­te­rano se va a la car­ga; “por­que hay tan­tos gui­ta­rris­tas mo­der­nos que no lo ha­cen, tan­tos eje­cu­tan­tes que de­jan su pul­gar por de­trás (co­mo si fue­ran con­cer­tis­tas de clá­si­co) que es­tá bien si es que to­can mú­si­ca clá­si­ca por­que es un ins­tru­men­to dis­tin­to: no tie­ne dis­tor­sión, el vi­bra­to es di­fe­ren­te y ca­si no ja­las las cuer­das”, ma­ti­za; “pe­ro pa­ra la gui­ta­rra eléc­tri­ca (la del rock) con vi­bra­to y ben­ding , ¡yo pongo el pul­gar por en­ci­ma del bra­zo! Es muy im­por­tan­te pa­ra mí”.

De­jar que sue­ne

“Em­pe­cé a tra­ba­jar con la com­pa­ñía Iba­nez al­re­de­dor de 1987, de mo­do que ya lle­vo 30 años con ellos; dis­fru­tan­do, tan­to mi re­la­ción con su gen­te, co­mo con sus ins­tru­men­tos”, Paul ha­ce un diag­nós­ti­co; “fun­cio­nan tan bien… y des­de lue­go, to­dos los gui­ta­rris­tas so­ña­mos con te­ner un fa­bri­can­te que nos ha­ga bue­nos ins­tru­men­tos. De ma­ne­ra que Iba­nez ha si­do una es­pe­cie de sue­ño he­cho reali­dad y pien­so que la ra­zón por la que me gus­tan, es que son muy aven­tu­ra­dos: ellos

prue­ban cual­quier co­sa y es­tán abier­tos a nue­vas ideas”, sos­tie­ne con di­plo­ma­cia; “por su­pues­to, hay mu­chos fa­bri­can­tes de gui­ta­rra que son gran­dio­sos; pe­ro al­gu­nas em­pre­sas (más an­ti­guas) real­men­te nun­ca cam­bian: ha­cen lo que ha­cen y pue­de que sea bueno pe­ro es to­do lo que ha­brá”.

In­no­var por prin­ci­pio. “Iba­nez siem­pre es­tá pro­ban­do ideas nue­vas y así co­mo mi for­ma de to­car ha ido cam­bian­do con el pa­so de los años, tam­bién mis ins­tru­men­tos. De he­cho, em­pe­cé to­can­do con un par de gui­ta­rras cus­tom (que eran de un co­lor ro­sa in­ten­so) con 20 tras­tes”, Gil­bert ha­ce su lis­ta; “otra de las pri­me­ras gui­ta­rras que tu­ve era una PGM301, to­tal­men­te del stock: no te­nía na­da es­pe­cial pe­ro yo la ado­ra­ba. La uti­li­cé mu­cho en mi pri­mer dis­co con Mr. Big, hi­ce gi­ras con ella y, bá­si­ca­men­te, mi mo­de­lo PGM Sig­na­tu­re es ca­si la mis­ma gui­ta­rra só­lo que aho­ra la PGM301 la ten­go mon­ta­da en un so­por­te por­que en es­ce­na es­toy to­can­do con mi nue­va gui­ta­rra y lue­go pue­do cam­biar­me a la que tie­ne un bra­zo más pe­que­ño”, abre los ojos; “la PGM301 es muy eco­nó­mi­ca y es una de mis fa­vo­ri­tas. Así que, si eres muy jo­ven (o tie­nes ma­nos muy pe­que­ñas) aún así po­drás po­ner el pul­gar so­bre el bra­zo. No hay pre­tex­to”.

Otra bue­na no­ti­cia. “En el NAMM Show pre­sen­ta­mos un nue­vo mo­de­lo: mi gui­ta­rra FRM200TR que tan­to ado­ro”, ex­pli­ca su di­se­ña­dor; “por­que tie­ne mu­cha ma­de­ra. De ver­dad: es una gui­ta­rra muy gran­de y tie­ne las nue­vas pas­ti­llas DiMar­zio PG-13 Mi­ni Hum­buc­kers. Aca­bo de ha­cer la úl­ti­ma gi­ra de Mr. Big con ella; sim­ple­men­te, ¡me en­can­ta! Tie­ne un tono ex­ce­len­te. Sen­ci­lla pe­ro bue­na”, e in­sis­te; “¡tie­ne mu­cha ma­de­ra!”.

Gran­des éxi­tos con Mr. Big

“Amo la ma­ne­ra en la que sa­lió “Def­ying Gra­vity” (Fron­tier Re­cords, 2017), nues­tro nue­vo dis­co. Me re­cuer­da las in­creí­bles his­to­rias de los gru­pos en la dé­ca­da de los años se­sen­ta: los Beatles y los Beach Boys. En ver­dad, de to­dos: Led Zep­pe­lin y Ji­mi Hen­drix. Aque­llos dis­cos de esa dé­ca­da (que son de mis fa­vo­ri­tos) fue­ron pro­du­ci­dos rá­pi­da­men­te”, su­bra­ya Paul; “co­mo sa­ben, el pri­mer Lp de los Beatles fue gra­ba­do en un día. No­so­tros lo hi­ci­mos en seis. Nos pa­sa­mos seis días gra­ban­do y lue­go, un tiem­po ex­tra, pa­ra ter­mi­nar do­bla­jes, ha­cer las vo­ces y mez­clar”, des­me­nu­za el con­cep­to; “las ba­ses fue­ron gra­ba­das en seis días y tam­bién, to­dos los en­sa­yos fue­ron en el es­tu­dio. Nun­ca ha­bía­mos to­ca­do jun­tos nin­guno de es­tos te­mas; pe­ro por el he­cho de ha­ber ac­tua­do tan­to tiem­po co­mo ban­da, tan pron­to co­mo apren­di­mos la “for­ma ge­ne­ral” de ca­da pie­za, rá­pi­do la fui­mos gra­ban­do. ¡Y ado­ro tra­ba­jar así!”.

Co­lo­so or­gá­ni­co. “Ha­bía es­ta­do en mu­chos dis­cos, en los que se­guía un ca­nal de clic, to­ca­ba una pa­sa­je a la vez e íba­mos reunien­do el ma­te­rial uti­li­zan­do téc­ni­cas de gra­ba­ción mo­der­nas. Así tam­bién se pue­de ha­cer bue­na mú­si­ca”, dis­tin­gue Gil­bert; “pe­ro es mu­cho más len­to y, a ve­ces, las mejores co­sas su­ce­den ca­si por ac­ci­den­te. Ahí es­tás to­can­do y exis­te cier­ta ener­gía: ¡ay hom­bre, ten­go que ha­cer al­go! Va­ya, sien­tes esa ur­gen­cia du­ran­te el pro­ce­so, en vez de de­cir: “bueno, ma­ña­na re­gre­so; ha­re­mos otros 20 so­los y lo ire­mos ar­man­do, edi­tan­do la me­jor par­te de ca­da to­ma”, acla­ra; “a mí me gus­ta más ha­cer­lo rá­pi­do y con es­te sen­ti­mien­to de pre­mu­ra que le po­ne una ener­gía to­tal­men­te dis­tin­ta”.

PG + G3 x 2007 = ba­llet eléc­tri­co

Idea­do por el po­pu­lar Joe Sa­tria­ni, el con­cep­to G3 fue he­cho con la in­ten­ción de unir su ta­len­to al de otros vir­tuo­sos de la plu­mi­lla y via­jar por el mundo en un ver­ti­gi­no­so pe­re­gri­na­je. Na­ci­do en 1996 en alian­za con Eric John­son y Ste­ve Vai, el G3 ha vi­vi­do dis­tin­tas re­en­car­na­cio­nes, por las que han des­fi­la­do es­tre­llas de la ta­lla de Ro­bert Fripp, Ste­ve Mor­se, Yng­wie Malms­teen, Ste­ve Lu­kat­her o Tony Ma­cAl­pi­ne.

Pa­ra la edi­ción de 2007, Sa­tria­ni anun­ció un elen­co con­for­ma­do por John Pe­truc­ci (Dream Thea­ter) y Paul Gil­bert, con quie­nes arran­có pre­sen­ta­cio­nes el 14 de mar­zo en Phoe­nix y que cul­mi­na­rían un mes des­pués. Ese fue el quin­to tour nor­te­ame­ri­cano (y el do­cea­vo mun­dial) del G3. Los re­quin­tos que­da­ron plas­ma­das en dos DVD: “Li­ve in Los Ángeles”, gra­ba­do el 19 de mar­zo en el Orp­heum Thea­tre y “Li­ve in New York City”, re­gis­tra­do el 11 de abril, in­mor­ta­li­zan­do la bue­na quí­mi­ca que hu­bo en­tre Sa­tria­ni, Pe­truc­ci y Gil­bert. Ma­te­rial de colección.

Un 2017 ben­di­to

“El año pa­sa­do es­tu­ve tan­to tiem­po de gi­ra que (por lo pron­to) quie­ro que­dar­me en ca­sa”, el gui­ta­rris­ta no ocul­ta su ale­gría; “mi es­po­sa y yo aca­ba­mos de te­ner un be­bé. Así que la in­ten­ción aho­ra es la de ser papá y, cuan­do es­té en ca­sa, tam­bién voy a co con­ti­nuar ua co con mi es­cue es­cue­la a e en lí­nea. ea. Aun­que u que (de he­cho) lo ha­go du­ran­te las gi­ras: si­go dan­do cla­ses des­de el backs­ta­ge o si va­mos en el au­to­bús, gra­bo nue­vas lec­cio­nes en vi­deo pa­ra la es­cue­la”, ilu­mi­na la idea; “pe­ro si es­toy en ca­sa, pue­do ha­cer­las con más cui­da­do. Ten­go mi es­tu­dio, con el que pue­do de­jar los vi­deos con ma­yor ca­li­dad y dar­les más tiem­po. Co­noz­co a mis alum­nos y cuan­do es­toy en ca­sa, real­men­te lo va­lo­ran”.

Cua­dran­do fe­chas

“Ade­más de es­ta Mas­ter­class en sound:check Xpo ten­dré otras clí­ni­cas en di­fe­ren­tes par­tes del mundo y, en ve­rano, ha­re­mos un po­co de tou­ring con Mr. Big. Ire­mos a al­gu­nos fes­ti­va­les en Eu­ro­pa y tal vez, a fin de año, ten­ga­mos unos shows en Chi­na y el sur de Asia”, dice Paul sa­can­do la agen­da; “quie­ro re­unir ma­te­rial pa­ra un nue­vo dis­co so­lis­ta y voy a pla­near­lo bien; pa­ra ver en qué di­rec­ción de­bo ir y sim­ple­men­te (tu sa­bes) se ser u un mú­si­co: ús co: to­mar o a mi gu gui­ta­rra a a to­dos odos los os días”, ob­ser­va dis­tan­cia; “mi me­ta prin­ci­pal es man­te­ner es­ta re­la­ción en­tre mi gui­ta­rra, la mú­si­ca que quie­ro es­cu­char y yo. Es­ta­ré fe­liz de po­der to­car y tra­ba­jar en nue­vas ideas”.

Que­da he­cha la in­vi­ta­ción. “Sí al­guien es­tá in­tere­sa­do en mi es­cue­la de gui­ta­rra, te­ne­mos es­tu­dian­tes de to­do el mundo. No es gra­tis”, el maes­tro re­vi­ra; “pe­ro es bas­tan­te ac­ce­si­ble y se to­man las cla­ses di­rec­ta­men­te con­mi­go. Ya sa­bes: es­cu­cho a la gen­te to­car, les doy una re­tro­ali­men­ta­ción en vi­deo y, de ver­dad, sien­to que ayu­do a mis alum­nos a so­nar me­jor; a to­car con más sol­tu­ra”.

¿Le gus­ta­ría agre­gar al­go? “Sí: ¡man­ten­gan el pul­gar so­bre el bra­zo y mar­quen el rit­mo con el pie!”, se des­pi­de Paul Gil­bert con una son­ri­sa; “nos ve­mos en sound:check Xpo, pa­ra mi Mas­ter­class ¡Ya no pue­do es­pe­rar!”.

Allá nos ve­mos. v

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.