Gue­rras de fe

Des­de la épo­ca prehis­pá­ni­ca, la gue­rra, la po­lí­ti­ca y la re­li­gión han es­ta­do inevi­ta­ble­men­te tren­za­das en la his­to­ria me­xi­ca­na. Una con­fron­ta­ción en­tre fac­cio­nes po­lí­ti­cas era tam­bién una gue­rra que se en­ta­bla­ba en el mun­do es­pi­ri­tual.

Muy Interesante (México) - - Sumario - Por Omar Del­ga­do

Un re­pa­so a dos con­flic­tos ar­ma­dos de los que se ha­bla po­co en nues­tro país y que tu­vie­ron a la re­li­gión co­mo tras­fon­do.

No por ca­sua­li­dad el to­pó­ni­mo que usa­ban los es­cri­bas me­soa­me­ri­ca­nos pa­ra de­fi­nir la con­quis­ta po­lí­ti­ca de un pue­blo re­pre­sen­ta­ba un tem­plo en lla­mas, pues des­de en­ton­ces se sabía que, al con­quis­tar al dios, tam­bién se con­quis­ta al fe­li­grés. El pue­blo he­roi­co de To­mó­chic (del ra­rá­mu­ri, “lu­gar del pio­jo”) fue fun­da­do co­mo mi­sión je­sui­ta a me­dia­dos del si­glo XVII y más tar­de co­lo­ni­za­do por es­pa­ño­les que bus­ca­ban ri­que­za. La re­gión se fue po­blan­do a cuen­ta­go­tas en los si­glos pos­te­rio­res por hom­bres y mu­je­res que en­con­tra­ron si­tua­cio­nes ex­tre­mas de vi­da. En pri­mer lu­gar, su po­si­ción geo­grá­fi­ca –en la par­te no­roc­ci­den­tal de la Sie­rra Ma­dre– ha­ce que las tem­pe­ra­tu­ras mí­ni­mas en in­vierno lle­guen a -20 ºC. En se­gun­do lu­gar, el es­tar ro­dea­da de vas­tos bos­ques de pino y ba­rran­cas pro­fun­dí­si­mas ha­ce que su co­mu­ni­ca­ción con la ca­pi­tal del es­ta­do –y de he­cho, con cual­quier pun­to de ci­vi­li­za­ción– sea di­fí­cil aun en la ac­tua­li­dad. En ter­cer lu­gar, por mu­cho tiem­po los ha­bi­tan­tes del pue­blo es­tu­vie­ron ba­jo el ase­dio de tri­bus hos­ti­les co­mo los apa­ches. To­do es­to hi­zo que el to­mo­chi­te­co, sin im­por­tar su se­xo o con­di­ción so­cial, fue­ra un in­di­vi­duo cur­ti­do, par­co y acos­tum­bra­do a las pri­va­cio­nes, ade­más de ser un ex­ce­len­te ca­za­dor. A to­do lo an­te­rior, hay que aña­dir que el

ais­la­mien­to de mon­ta­ña mez­cla­do con los contactos que tu­vo con el cha­ma­nis­mo in­dí­ge­na hi­zo que el to­mo­chi­te­co de ha­ce más de cien años tu­vie­ra una vi­sión muy par­ti­cu­lar de Dios. Ale­ja­do de ar­zo­bis­pa­dos e igle­sias es­ta­ble­ci­das, el mon­ta­ñés de Chihuahua in­vir­tió su fe en una can­ti­dad de san­to­nes y ar­te­fac­tos seu­do­rre­li­gio­sos que lo hi­cie­ron cons­truir­se su muy par­ti­cu­lar doc­tri­na en la que, por su­pues­to, mez­cla­ban el du­ro prag­ma­tis­mo que les im­po­nía la mon­ta­ña con el mis­ti­cis­mo más ex­tre­mo.

A fi­na­les de 1880 To­mó­chic era de una con­si­de­ra­ble pros­pe­ri­dad, aun­que se­guían sien­do tan so­brios y au­tó­no­mos co­mo en dé­ca­das an­te­rio­res. Sin em­bar­go, en 1891 la elec­ción de Juan Ig­na­cio Chá­vez co­mo pre­si­den­te sec­cio­nal del mu­ni­ci­pio de Gue­rre­ro –al que per­te­ne­cía el pue­blo– de­ri­vó en un con­flic­to po­lí­ti­co. Chá­vez se de­di­có a pro­te­ger úni­ca­men­te los in­tere­ses de al­gu­nos ca­ci­ques lo­ca­les, ata­can­do a los je­fes de fac­to del pue­blo, en especial a Cruz Chá­vez, un re­cio mon­ta­ñés al que acu­só de ex­plo­tar a los to­mo­chi­te­cos po­bres. La pug­na se enar­de­ció cuan­do el je­fe po­lí­ti­co de Ciu­dad Gue­rre­ro ame­na­zó con la le­va –el ser­vi­cio mi­li­tar for­zo­so– a los ha­bi­tan­tes del pue­blo. Fi­nal­men­te, es­tos úl­ti­mos, en­ca­be­za­dos por Cruz Chá­vez, ma­ni­fes­ta­ron su au­to­no­mía an­te cual­quier ins­tan­cia de go­bierno.

La san­ta de Cá­bo­ra

Fi­gu­ra cen­tral de la re­be­lión de To­mó­chic –por lo me­nos en la ver­sión ofi­cial de los he­chos– fue Te­re­sa Urrea, una jo­ven de ori­gen si­na­loen­se, pro­fun­da­men­te re­li­gio­sa, ave­cin­da­da en la ran­che­ría de Cá­bo­ra, a quien el his­to­ria­dor Fran­cis­co R. Al­ma­da des­cri­be de la si­guien­te ma­ne­ra:

“Te­re­sa era una cu­ran­de­ra con dis­po­si­ción na­tu­ral. No­ta­ble ya en esa épo­ca. Pa­ra acer­tar en al­gu­nos diag­nós­ti­cos y cu­ra­cio­nes, es­pe­cial­men­te de la vis­ta. Po­seía tam­bién fa­cul­ta­des hip­nó­ti­cas más o me­nos desa­rro­lla­das y su­fría ata­ques epi­lep­ti­for­mes.”

De­bi­do a su cre­cien­te fa­ma, un sa­cer­do­te de nom­bre Manuel Cas­te­lo lan­zó un du­ro ser­món en con­tra de la mís­ti­ca en la igle­sia de To­mó­chic, lo cual enar­de­ció a los lo­ca­les. Cas­te­lo, al ver la de­vo­ción con la que de­fen­dían a Urrea, ex­co­mul­gó al pue­blo en­te­ro, lo que de­ri­vó en que fue­ra ex­pul­sa­do del mis­mo. Las no­ti­cias de la pro­cla­ma de Cruz Chá­vez, au­na­da a la ex­pul­sión del ecle­siás­ti­co, fue­ron uti­li­za­das de ma­ne­ra po­lí­ti­ca por Luis Te­rra­zas, po­de­ro­so ca­ci­que del es­ta­do, quien apro­ve­chó pa­ra mag­ni­fi­car las no­ti­cias acer­ca de la si­tua­ción en To­mó­chic y po­si­cio­nar po­lí­ti­ca­men­te a sus can­di­da­tos pa­ra la elec­ción de 1892. El 7 de di­ciem­bre de 1891, Sil­vano Ro­drí­guez, je­fe po­lí­ti­co del dis­tri­to, lle­gó con 45 hom­bres ar­ma­dos al pue­blo con el fin de “res­ta­ble­cer el or­den”. La ba­ta­lla sub­se­cuen­te ter­mi­nó con la re­ti­ra­da de los re­bel­des, quie­nes se re­fu­gia­ron en la mon­ta­ña. Lue­go de la es­ca­ra­mu­za, la fuer­za to­mo­chi­te­ca se di­ri­gó a Cá­bo­ra, a va­rios ki­ló­me­tros de ca­mino en­tre la sie­rra, a vi­si­tar a la san­ta y re­ci­bir su ben­di­ción, pe­ro al no en­con­trar­la de­ci­die­ron to­mar el ca­mino de re­gre­so. Llegaron a To­mó­chic en agos­to del si­guien­te año. Ya pa­ra ese en­ton­ces la re­be­lión se ha­bía con­ver­ti­do en te­ma de se­gu­ri­dad na­cio­nal, por lo que en ese mis­mo mes el ge­ne­ral Jo­sé Ma­ría Ran­gel re­ci­bió la or­den de par­te del pre­si­den­te de la República de avan­zar a la sie­rra con 250 hom­bres pa­ra so­fo­car la re­be­lión. Sa­lió de la ciu­dad de Chihuahua pa­ra, el 2 de sep­tiem­bre, en­fren­tar a los re­bel­des en su te­rreno. Los to­mo­chi­te­cos, amos ab­so­lu­tos de su te­rri­to­rio y fe­ro­ces com­ba­tien­tes, de­rro­ta­ron a los hom­bres de Ran­gel en me­nos de 24 ho­ras.

Ma­tan­za en las mon­ta­ñas

Co­mo con­se­cuen­cia de la de­rro­ta de Ran­gel, el 20 de oc­tu­bre de 1892 llegaron 800 efec­ti­vos de dis­tin­tos ba­ta­llo­nes de las fuer­zas fe­de­ra­les a To­mó­chic, di­ri­gi­dos por el ge­ne­ral de di­vi­sión Ro­sen­do Már­quez. Los to­mo­chi­te­cos al man­do de Cruz Chá­vez, quie­nes ape­nas lle­ga­ban a una cen­te­na, se apres­ta­ron a de­fen­der su pue­blo has­ta la muer­te. El en­fren­ta­mien­to en­tre las de­sigua­les fuer­zas du­ró 10 días en los que el ejér­ci­to iba to­man­do po­si­cio­nes has­ta que obli­gó a los ha­bi­tan­tes a re­fu­giar­se en el tem­plo del po­bla­do y en una ca­sa cer­ca­na, mis­ma que fun­gía co­mo cuar­tel de la re­be­lión. El día 26 los sol­da­dos de la fe­de­ra­ción in­cen­dia­ron la igle­sia, pro­vo­can­do una ma­tan­za in­dis­cri­mi­na­da de re­bel­des, ni­ños y mu­je­res, tal y co­mo lo na­rra el men­cio­na­do Fran­cis­co R. Al­ma­da.

“El pá­ni­co, el te­rror y la de­ses­pe­ra­ción se apo­de­ra­ron de aque­lla gen­te de un mo­do in­des­crip­ti­ble, y to­dos qui­sie­ron ba­jar apre­su­ra­da­men­te por el ca­ra­col de la es­ca­le­ra de la to­rre, bus­can­do sa­li­da por la mi­nús­cu­la puer­te­ci­lla de la mis­ma, que da­ba ha­cia el ce­men­te­rio. Los que lo­gra­ban sa­lir por el úni­co es­ca­pe que les que­da­ba, lo ha­cían ba­jo el do­ble fue­go de los fe­de­ra­les apos­ta­dos en el Ce­rro de la Cue­va y en la bar­da in­me­dia­ta, sin nin­gún pe­li­gro pa­ra és­tos, pues los po­cos de­fen­so­res y las fa­mi­lias só­lo bus­ca­ban la ma­ne­ra de sa­lir de aque­lla ho­gue­ra en me­dio del pá­ni­co y de la con­fu­sión más horrible. Los sol­da­dos les gri­ta­ban que to­ma­ran a la de­re­cha, pa­ra don­de ellos se en­con­tra­ban, pe­ro los que to­ma­ban a la iz­quier­da, en di­rec­ción al cuar­tel re­bel­de, eran ca­za­dos sin mi­se­ri­cor­dia por el do­ble fue­go de la bar­da y del ce­rro.”

To­ma­da la igle­sia, a los fe­de­ra­les só­lo les que­da­ba el cuar­tel de la in­su­rrec­ción, don­de se en­con­tra­ba la ma­yo­ría de los efec­ti­vos de Cruz Chá­vez. Aun­que he­ri­dos y sin ali­men­tos, los re­bel­des se de­fen­die­ron dos días más has­ta que fi­nal­men­te se que­da­ron sin par­que. Cuan­do las fuer­zas de Már­quez to­ma­ron el re­duc­to, só­lo que­da­ban sie­te com­ba­tien­tes, in­clu­yen­do al ca­be­ci­lla. To­dos he­ri­dos y ham­brien­tos:

“Los úl­ti­mos sie­te de los de­fen­so­res que se sa­ca­ron con vi­da de ese an­tro de muer­te iban to­dos he­ri­dos [...] El je­fe re­bel­de, he­ri­do de las dos pier­nas y de un bra­zo, arras­tran­do su ri­fle con la úni­ca mano bue­na que le que­da­ba y ma­ni­fes­tan­do que no se ren­día, sa­lió en bra­zos de su cu­ña­da Cla­ra Cal­de­rón. To­dos ellos fue­ron lle­va­dos al por­tal de la ca­sa in­me­dia­ta. Cruz pi­dió un ci­ga­rro al ca­pi­tán Man­zano, y mien­tras lo fu­ma­ba, la se­ño­ra Cal­de­rón de Chá­vez fue enviada al cuar­tel en so­li­ci­tud de los au­xi­lios del mé­di­co mi­li­tar; pe­ro a mi­tad del ca­mino es­cu­chó las de­to­na­cio­nes de las ar­mas que ha­bían aca­ba­do de ma­tar a los úl­ti­mos de­fen­so­res de To­mó­chic.”

Siem­pre que­da­rá la du­da en cuan­to al pa­pel real que tu­vo la san­ta de Cá­bo­ra en el le­van­ta­mien­to ar­ma­do. Mien­tras las ver­sio­nes del go­bierno acu­sa­ban al fa­na­tis­mo re­li­gio­so co­mo cau­sa prin­ci­pal del con­flic­to, otras fuen­tes –de en­tre las que so­bre­sa­le Fran­cis­co I. Ma­de­ro en La su­ce­sión pre­si­den­cial de 1910, in­ter­pre­tan los he­chos co­mo un antecedente del mo­vi­mien­to re­vo­lu­cio­na­rio. Al fi­nal, la ver­dad só­lo la su­pie­ron los to­mo­chi­te­cos y la san­ta de Cá­bo­ra, quien mu­rió en el exi­lio en 1906.

La ver­dad de la his­to­ria só­lo la su­pie­ron los to­mo­chi­te­cos y la san­ta de Cá­bo­ra.

Cas­tas en gue­rra

La so­cie­dad de Yu­ca­tán en el si­glo XIX es­ta­ba di­vi­di­da en cas­tas. En la cús­pi­de de la pi­rá­mi­de so­cial, con la ma­yor par­te de la ri­que­za y la tie­rra en sus ma­nos, es­ta­ban los dzu­lob (crio­llos y es­pa­ño­les), y en la ba­se, los ma­cehua­lob, o gen­te del pue­blo ba­jo. En­tre ellos ha­bía una muy te­nue ca­pa po­bla­cio­nal de mes­ti­zos ( kaz-dzu­lob), quie­nes eran des­pre­cia­dos tan­to por blan­cos co­mo por indígenas y, cuan­do mu­cho, po­dían as­pi­rar a ser ad­mi­nis­tra­do­res de las ha­cien­das de los crio­llos.

Lue­go de la fir­ma de la Cons­ti­tu­ción de 1824, Yu­ca­tán con­di­cio­nó su per­ma­nen­cia en el país al re­co­no­ci­mien­to de su au­to­no­mía po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca. Pe­ro con los cons­tan­tes tsu­na­mis po­lí­ti­cos en que el país se vio in­vo­lu­cra­do, la fe­de­ra­ción fue go­ber­na­da al­ter­na­da­men­te por cen­tra­lis­tas y fe­de­ra­lis­tas. Fue por ello que du­ran­te la primera mi­tad del si­glo XIX los yu­ca­te­cos ar­ma­ron un ejér­ci­to con el que sos­tu­vie­ron una gue­rra sos­te­ni­da con el cen­tro a fin de con­so­li­dar su in­de­pen­den­cia po­lí­ti­ca. Has­ta ese en­ton­ces a los indígenas no se les per­mi­tía for­mar par­te del ejér­ci­to, por lo que, pa­ra con­ven­cer­los de pe­lear a su la­do, los la­di­nos tu­vie­ron que pro­me­ter­les algunas con­ce­sio­nes ta­les co­mo el res­pe­to a las tie­rras co­mu­na­les de los pue­blos y la con­do­na­ción de las deu­das de los tra­ba­ja­do­res en­ca­si­lla­dos. La ma­yo­ría de los ca­ci­ques, ta­les co­mo Manuel Antonio Ay, Ja­cin­to Pat y Ce­ci­lio Chi, acep­ta­ron las con­di­cio­nes y fue­ron a la gue­rra con los la­di­nos. Cuan­do es­ta­lló la in­va­sión México-Es­ta­dos Uni­dos las tro­pas me­xi­ca­nas se re­ti­ra­ron, por lo que Yu­ca­tán con­so­li­dó su in­de­pen­den­cia. El go­bierno criollo le so­li­ci­tó a los ma­cehua­lob que en­tre­ga­ran las ar­mas y re­gre­sa­ran a sus pue­blos; sin em­bar­go, los in­dios se ne­ga­ron: ha­bían ad­qui­ri­do ex­pe­rien­cia en el ar­te de la gue­rra y es­ta­ban dis­pues­tos a de­fen­der con las ar­mas sus con­quis­tas. En la pe­nín­su­la se en­ra­re­ció el am­bien­te; una so­la chis­pa po­día en­cen­der la gue­rra, y di­cha chis­pa lle­gó cuan­do los crio­llos, tra­tan­do de ame­dren­tar a los ma­cehua­lob, aprehen­die­ron y eje­cu­ta­ron por trai­ción a Manuel Antonio Ay, ca­ci­que de Chi­chi­mi­lá.

La so­cie­dad yu­ca­te­ca es­ta­ba di­vi­di­da en­tre los dzu­lob y los ma­cehua­lob.

Di­cha ac­ción tu­vo el efec­to opues­to al que es­pe­ra­ban: lue­go de en­te­rar­se de la eje­cu­ción de Ay, Ce­ci­lio Chi tomó el pue­blo de Te­pich y ex­ter­mi­nó a to­dos los crio­llos de la lo­ca­li­dad. La gue­rra de cas­tas ha­bía co­men­za­do.

Con­tra los blan­cos y con­tra los her­ma­nos

La gue­rra de cas­tas de Yu­ca­tán es con­si­de­ra­da una de las re­be­lio­nes po­pu­la­res de más lar­ga du­ra­ción del con­ti­nen­te, pues du­ró has­ta co­mien­zos del si­glo XX. Su epi­cen­tro se en­con­tró prin­ci­pal­men­te en la par­te oriental de la pe­nín­su­la, don­de la sel­va era mu­cho más den­sa y me­nos ex­plo­ra­da. En sus pri­me­ros años (1847-1848), los ma­cehua­lob es­tu­vie­ron a pun­to de ex­pul­sar –o ex­ter­mi­nar– a los crio­llos, pe­ro del la­do de los indígenas exis­tían po­si­cio­nes en­con­tra­das acer­ca de có­mo ter­mi­nar el con­flic­to. Ja­cin­to Pat era más mo­de­ra­do y cons­cien­te de que no po­drían sos­te­ner una gue­rra de lar­ga du­ra­ción, por lo que ne­go­ció con los blan­cos el fin de la gue­rra a cam­bio de: 1) ser re­co­no­ci­do co­mo je­fe su­pre­mo de los ma­yas, 2) que se re­co­no­cie­ra el de­re­cho de los ma­yas pa­ra sem­brar en tie­rras bal­días y 3) la abo­li­ción de to­do im­pues­to a los indígenas. Mi­guel Bar­ba­chano, nue­vo go­ber­na­dor de la pro­vin­cia, acep­tó, agre­gán­do­le co­mo con­di­ción eri­gir­se él mis­mo co­mo man­da­ta­rio vi­ta­li­cio de Yu­ca­tán con el pre­tex­to de que él era el úni­co en que con­fia­ban las et­nias. Es­te tra­ta­do fue re­cha­za­do tan­to por los crio­llos co­mo por Ce­ci­lio Chi, quien era par­ti­da­rio del ex­ter­mi­nio to­tal. Sin em­bar­go, un he­cho fa­vo­re­ció a los dzu­lob y les per­mi­tió per­tre­char­se pa­ra el con­tra­ata­que. De es­te mo­do lo ex­pli­ca Lean­dro Pot, hi­jo de un ve­te­rano de la gue­rra:

“De re­pen­te, apa­re­cie­ron en gran­des nu­bes por el nor­te, por el sur, por el es­te y por el oes­te. Las sh'ma­ta­nehee­les [hor­mi­gas ala­das, anun­cios de las pri­me­ras llu­vias]. Al ver es­to, los de mi pa­dre se di­je­ron, y

di­je­ron a sus her­ma­nos: “¡ehen!” ha lle­ga­do el tiem­po en que ha­ga­mos nues­tra plan­ta­ción, por­que si no lo ha­ce­mos, no ten­dre­mos la gra­cia de Dios pa­ra lle­nar el vien­tre de nuestros hi­jos” [...] y los de mi pa­dre di­je­ron ca­da uno a su ba­tab “shic­ka­nic” (me voy). Y a pe­sar de las sú­pli­cas y ame­na­zas de los je­fes, ca­da quien en­ro­lló su co­bi­ja y pre­pa­ró su mo­rral de co­mi­da, apre­tó las co­rreas de sus hua­ra­ches y se pu­so en mar­cha a su ca­sa y su mil­pa”

Al aban­do­nar las po­si­cio­nes que ha­bían ga­na­do, los blan­cos pu­die­ron con­tra­ata­car. Uno a uno, re­to­ma­ron los pue­blos al orien­te de Mé­ri­da. Pa­ra­le­la­men­te, los crio­llos vie­ron el be­ne­fi­cio de ser par­te de México y re­ne­go­cia­ron su ane­xión a la república a cam­bio de per­tre­chos y di­ne­ro, mis­mos que ob­tu­vie­ron. Lo an­te­rior agra­vó el caos en las ya caó­ti­cas fi­las indígenas y con es­te es­ce­na­rio ini­cia­ron las trai­cio­nes: en sep­tiem­bre de 1848 una par­ti­da de in­dios enviada por Ce­ci­lio Chi alcanzó a Ja­cin­to Pet en el ca­mino a Ba­ca­lar y lo ase­si­nó; la ra­zón: Chi nunca le per­do­nó que se hu­bie­ra pro­cla­ma­do gran Ca­ci­que Ma­ya en el tra­ta­do que fir­mó con Bar­ba­chano. No obs­tan­te, el gus­to le du­ró po­co, pues el 13 de di­ciem­bre de 1848 fue ase­si­na­do a trai­ción por su se­cre­ta­rio, quien es­pe­ra­ba con­gra­ciar­se con los blan­cos y ade­más que­dar­se con la be­lla es­po­sa del be­li­ge­ran­te ca­ci­que. Lo úni­co que lo­gró fue ser des­pe­da­za­do por los fie­les a Chi.

La re­be­lión se ha­bía que­da­do sin cau­di­llos; sin em­bar­go, fal­ta­ba es­cu­char la voz de Dios.

Cru­ces que pi­den san­gre

En 1850, cuan­do los dzu­lob ha­bían re­to­ma­do el con­trol de Yu­ca­tán, la si­tua­ción de los indígenas era de­ses­pe­ra­da: sin per­tre­chos ni mu­ni­cio­nes y con un ejér­ci­to for­ta­le­ci­do a sus es­pal­das, só­lo que­da­ba ju­gar la car­ta de la fe. Jo­sé Ma­ría Ba­rre­ra, mes­ti­zo y an­ti­guo se­gui­dor de Ja­cin­to Pat, lle­gó con una guar­ni­ción de hom­bres al po­bla­do Chan San­ta Cruz (ac­tual Fe­li­pe Carrillo Puerto). Ahí, en un ce­no­te es­con­di­do en­tre la sel­va, se en­con­tró con una pe­que­ña cruz de 10 o 12 cen­tí­me­tros. Es­ta cruz, lue­go se en­te­ra­ría Ba­rre­ra, te­nía fa­ma de mi­la­gro­sa, y más aún, de par­lan­chi­na: Dios ha­bla­ba a tra­vés de ella. Ba­rre­ra tu­vo una idea pa­ra ani­mar a sus de­caí­dos sol­da­dos y le pi­dió a Manuel Nahuat, uno de sus hom­bres, quien te­nía do­tes de ven­trí­lo­cuo, que res­pon­die­ra dis­cre­ta­men­te los la­men­tos de los com­ba­tien­tes. És­tos, an­tes de­ses­pe­ra­dos, vie­ron re­no­va­da su fe y su lu­cha. Ya no eran ma­cehua­lob; se ha­bían con­ver­ti­do en cru­zob (com­ba­tien­tes u hom­bres de la cruz). Lo que ha­bía co­men­za­do co­mo una re­be­lión po­lí­ti­ca tras­mu­tó en una lu­cha san­ta. Nel­son Reed, en su li­bro La gue­rra de cas­tas en Yu­ca­tán, ex­pli­ca el in­ge­nio­so mé­to­do del que se va­lió Ba­rre­ra:

“[...] Tam­bién era ne­ce­sa­rio con­ser­var el se­cre­to de la voz. Se ex­ca­vó un po­zo de­trás del al­tar, y ahí se aga­za­pa­ba un par­lan­te ocul­to, con un cas­co de ma­de­ra que ha­cía de cá­ma­ra de re­so­nan­cia pa­ra am­pliar, pro­yec­tar y ha­cer re­tum­bar su voz. Los que la oye­ron de­cían que la palabra de Dios pa­re­cía pro­ce­der del me­dio del ai­re. Re­cor­dan­do la vo­lun­tad de creer, Ba­rre­ra ad­mi­nis­tra­ba, y a pe­sar del ham­bre, las cru­ces re­ci­bían ri­ca co­se­cha de do­nes: ce­ra, maíz, ga­lli­nas, puer­cos y di­ne­ro.”

Aun­que Ba­rre­ra y Nahuat cae­rían aba­ti­dos po­co des­pués del su­ce­so, du­ran­te los 50 años si­guien­tes se mul­ti­pli­ca­ron los san­tua­rios con cru­ces par­lan­tes y los cau­di­llos que se va­lían de ellas pa­ra in­cre­men­tar su pres­ti­gio e ino­cu­lar áni­mo a sus hom­bres. A ve­ces por me­dio de la voz (con la ayu­da de al­gún ayu­dan­te ocul­to ba­jo la ba­se de la cruz par­lan­te), o bien por me­dio de car­tas (que apa­re­cían al ama­ne­cer en la ba­se de las re­li­quias con men­sa­jes de pu­ño y le­tra de Cris­to pa­ra los com­ba­tien­tes), Dios da­ba a en­ten­der su an­sia de gue­rra en con­tra del dzu­lob. Y no de­jó de co­mu­ni­car­se sino has­ta el 22 de enero de 1901, fe­cha en que el ejér­ci­to tomó Ba­ca­lar, úl­ti­mo bas­tión re­bel­de de la sel­va oriental.

RE­VUEL­TAS. (Arri­ba) Lo­sa­con­te­ci­mien tos­deTo­mó­chic (1892), gra­ba­do de Jo­sé Gua­da­lu­pe Po­sa­da. (Der.) Te­re­sa Urrea, la san­ta de Cá­bo­ra.

MO­NU­MEN­TO eri­gi­do en me­mo­ria de los caí­dos en To­mó­chic, Chihuahua.

SIN REN­DIR­SE. Mu­ral Gue­rra­de­cas­tas, en el Mu­seo de San Ro­que, Va­lla­do­lid, Yu­ca­tán.

RE­BEL­DES. Ce­ci­lio Chi y Ja­cin­to Pat, pro­ta­go­nis­tas de la Gue­rra de cas­tas, en una pin­tu­ra de Mar­ce­lo Ji­mé­nez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.