Del di­cho al le­cho

Muy Interesante (México) - - De Palabras -

“A buen sue­ño no hay ma­la ca­ma”: li­te­ral­men­te sig­ni­fi­ca que pa­ra el des­can­so no im­por­tan las ca­rac­te­rís­ti­cas de la ca­ma, sino el can­san­cio y, por lo tan­to, la ca­li­dad de sue­ño que se ten­ga.

“La hon­ra y el pro­ve­cho no duer­men en el mis­mo le­cho”: afir­ma que no es po­si­ble com­bi­nar la hon­ra jun­to con la ac­ción de sa­car pro­ve­cho de al­gu­na si­tua­ción.

si­guen usán­do­se in­clu­so en la ac­tua­li­dad. És­tas se aco­mo­dan di­rec­ta­men­te so­bre el pi­so, cu­bier­to de ta­ta­mi; de día se do­blan y guar­dan en un ar­ma­rio pa­ra po­der usar la mis­ma ha­bi­ta­ción con pro­pó­si­tos so­cia­les.

¿Mue­ble de in­ti­mi­dad?

Si bien es cier­to que hoy en día la ca­ma y la ha­bi­ta­ción pro­pia son si­nó­ni­mos de in­ti­mi­dad, en las ci­vi­li­za­cio­nes an­ti­guas, an­tes de la Edad Me­dia, es­te ti­po de mue­ble no se usa­ba ex­clu­si­va­men­te pa­ra dor­mir, sino tam­bién pa­ra alo­jar a dos o tres co­men­sa­les al mo­men­to de in­ge­rir los ali­men­tos.

En­tre grie­gos y ro­ma­nos exis­tía una ha­bi­ta­ción, lla­ma­da tri­cli­nio, acon­di­cio­na­da con una se­rie de le­chos o di­va­nes que se co­no­cen con es­te mis­mo nom­bre; es­tas ‘ca­mas’ eran, por lo tan­to, mue­bles que se com­par­tían en so­cie­dad.

Col­chón

¿Qué se­ría de la ca­ma sin un buen col­chón? Es­te ele­men­to sin el cual es ac­tual­men­te in­con­ce­bi­ble el con­cep­to de ca­ma, ha te­ni­do una lar­ga his­to­ria de cam­bio y evo­lu­ción. Los mue­lles o re­sor­tes se in­tro­du­je­ron en es­ta pie­za fun­da­men­tal a ini­cios del si­glo XIX, al­re­de­dor del año 1820, co­mo pro­duc­to de la Re­vo­lu­ción In­dus­trial. Es­te sistema, que se si­gue uti­li­zan­do, des­pla­zó el uso de los col­cho­nes re­lle­nos de la­na, que a pe­sar de ser có­mo­dos y ca­lien­tes, te­nían una es­ca­sa du­ra­bi­li­dad. El col­chón con mue­lleo de­jó en desuso, tam­bién, la prác­ti­ca de api­lar del­ga­das col­cho­ne­tas, cu­ya su­ma no siem­pre apor­ta­ba la mor­bi­dez desea­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.