Cri­sis de iden­ti­dad

Muy Interesante (México) - - Psicología -

Aban­do­nar­lo to­do, hu­yen­do de uno mis­mo. El tras­torno de la fu­ga di­so­cia­ti­va bien po­dría ser el es­tí­mu­lo pa­ra una pe­lí­cu­la de cien­cia fic­ción, aun­que lo cier­to es que to­do es cien­cia y na­da fic­ción. Las per­so­nas que lo pa­de­cen ‘sa­len’ li­te­ral­men­te de sí mis­mos, ol­vi­dan su iden­ti­dad real, in­ca­pa­ces de re­cor­dar su vi­da an­te­rior al mo­men­to en el que el tras­torno se des­en­ca­de­na. Mu­chos de los in­di­vi­duos que lo pa­re­cen adop­tan una nueva iden­ti­dad, des­apa­re­cien­do por com­ple­to de su ám­bi­to fa­mi­liar­la­bo­ral ha­bi­tual, y es que los efec­tos de es­te sín­dro­me pue­den du­rar unas po­cas ho­ras, pe­ro tam­bién pro­lon­gar­se du­ran­te días o in­clu­so me­ses. En ca­so de ex­ten­der­se más tiem­po de­ri­va­ría en un tras­torno di­so­cia­ti­vo de iden­ti­dad. En ge­ne­ral, al ‘aban­do­nar’ la fu­ga y re­cu­pe­rar la me­mo­ria, los pa­cien­tes son in­ca­pa­ces de re­cor­dar nin­gún epi­so­dio re­la­cio­na­do con ella, lo que pro­du­ce una sen­sa­ción de des­con­cier­to que pue­de de­ge­ne­rar en com­por­ta­mien­tos agre­si­vos e in­clu­so en im­pul­sos sui­ci­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.