La ver­sión de un te­nien­te

Muy Interesante (México) - - Historia -

Heriberto Frías (1870- 1925) fue pro­ba­ble­men­te el es­cri­tor que de­jó la más ví­vi­da y cer­ca­na ver­sión del le­van­ta­mien­to de Cruz Chá­vez, por me­dio de su no­ve­la au­to­bio­grá­fi­ca To­mó­chic. Na­ci­do en Que­ré­ta­ro, Frías fue hi­jo de un mi­li­tar re­ti­ra­do lla­ma­do Antonio Frías. En 1884, sien­do Heriberto ape­nas un ado­les­cen­te, su pa­dre fa­lle­ció, de­jan­do a la ma­dre de Heriberto y a sus her­ma­nas en una pre­ca­ria si­tua­ción eco­nó­mi­ca. Heriberto de­ci­dió ma­tri­cu­lar­se en la Es­cue­la Na­cio­nal Pre­pa­ra­to­ria. De sa­lud en­de­ble y con gus­to por las letras, pa­gó sus es­tu­dios tra­ba­jan­do co­mo vo­cea­dor en las ma­ña­nas y es­tu­dian­do de no­che. Por des­gra­cia, su esfuerzo no era su­fi­cien­te, por lo que lue­go de una es­tan­cia en la cár­cel de Belén, y con 17 años, de­ci­dió en­trar al Co­le­gio Mi­li­tar. En 1889 se in­cor­po­ró al ejér­ci­to co­mo sub­te­nien­te en el 9º Ba­ta­llón y el 3 de oc­tu­bre par­tió con su com­pa­ñía ha­cia el nor­te pa­ra com­ba­tir a los to­mo­chi­te­cos. Frías fue tes­ti­go pri­vi­le­gia­do de to­da la ac­ción mi­li­tar en el pue­blo nor­te­ño, pues tomó par­te de las ac­cio­nes bé­li­cas que se lle­va­ron a ca­bo den­tro del pue­blo; muy es­pe­cial­men­te, le de­ja­ron mar­ca in­de­le­ble la to­ma de la igle­sia y la pos­te­rior eje­cu­ción de los úl­ti­mos par­ti­da­rios de Cruz Chá­vez.

Lue­go de ter­mi­na­da la campaña, el 9º Ba­ta­llón se re­ti­ró a Chihuahua, don­de Frías fue as­cen­di­do a te­nien­te. Ahí co­men­zó a es­cri­bir sus vi­ven­cias, las cua­les ofre­ció al pe­rió­di­co ElDe­mó­cra­ta . A tra­vés de su plu­ma, la gen­te se fue en­te­ran­do de la ver­sión vi­va y cru­da de los he­chos que ocu­rrie­ron en To­mó­chic y que, por mu­cho, des­men­tían la ver­sión di­fun­di­da por el go­bierno de Por­fi­rio Díaz. A pe­sar de que pu­bli­ca­ba de ma­ne­ra anó­ni­ma, sus su­pe­rio­res sos­pe­cha­ron de él, por lo que, por or­den pre­si­den­cial, ce­rra­ron el pe­rió­di­co y arres­ta­ron al jo­ven au­tor. Frías es­tu­vo a pun­to de ser fu­si­la­do por trai­ción; só­lo lo salvaron las as­tu­cias de su ca­se­ra, una mu­jer de nom­bre Con­cep­ción Mon­te­jo, quien ocul­tó en un ces­to de ro­pa su­cia la car­ta con la que el edi­tor de

ElDe­mó­cra­ta acep­ta­ba pu­bli­car los tex­tos en­via­dos por el jo­ven te­nien­te, jus­to an­tes del ca­teo de los mi­li­ta­res. Lue­go de cua­tro me­ses de pes­qui­sas, fue ab­suel­to y da­do de ba­ja del ejér­ci­to. Con­ti­nuó su ca­rre­ra co­mo pe­rio­dis­ta y es­cri­tor has­ta su muer­te, ocu­rri­da en 1925. To­mó­chic, la no­ve­la que es­cri­bió co­mo re­sul­ta­do de su ex­pe­rien­cia bé­li­ca, es con­si­de­ra­da una de las obras de rea­lis­mo mi­li­tar más im­por­tan­tes de la li­te­ra­tu­ra la­ti­noa­me­ri­ca­na y un do­cu­men­to his­tó­ri­co de pri­mer or­den pa­ra com­pren­der una par­te esen­cial de la his­to­ria de México.

HERIBERTO FRÍAS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.