Mé­xi­co al des­cu­bier­to

Las pla­yas del Pa­cí­fi­co oa­xa­que­ño no de­jan de cau­ti­var a los via­je­ros na­cio­na­les y ex­tran­je­ros.

Muy Interesante (México) - - Secciones - Por Ira Fran­co

Pla­yas de Oa­xa­ca.

La cos­ta oa­xa­que­ña tie­ne la vo­ca­ción de sor­pren­der a ese via­je­ro pa­ra quien ya to­do es­tá muy vis­to, muy lleno o muy ca­ro. La ver­dad es que no im­por­ta cuán­tas ve­ces ha­ya­mos pre­sen­cia­do el mo­men­to en que el Sol se apa­ga en el Pa­cí­fi­co, en las pla­yas de Oa­xa­ca ca­da atar­de­cer es un es­pec­tácu­lo ro­jo, bru­tal, que se ex­tien­de por to­do el ho­ri­zon­te.

Si la idea es des­co­nec­tar­nos por com­ple­to, nues­tra pri­me­ra pa­ra­da pue­de ser la di­mi­nu­ta pla­ya La Bo­qui­lla, de só­lo 120 me­tros de lar­go, ca­si un se­cre­to, ubi­ca­da a unos 8 ki­ló­me­tros de Puer­to Án­gel. Se pue­de lle­gar en ta­xi tam­bién des­de Po­chutla, pe­ro la me­jor idea, aun­que un po­co más ca­ro, es to­mar una lan­cha des­de Pla­ya del Pan­teón, en Puer­to Án­gel. Se tra­ta de una mi­ni­bahía en­mar­ca­da por gran­des pe­ño­nes, con unas cuan­tas pa­la­pas pa­ra des­can­sar y un mar que, aun­que trai­cio­ne­ro en cier­tas tem­po­ra­das del año –siem­pre hay que pre­gun­tar a los ha­bi­tan­tes del lu­gar an­tes de me­ter­se al agua–, es fan­tás­ti­co pa­ra ha­cer snor­kel, ir en ka­yak o sim­ple­men­te pa­ra ad­mi­rar­lo des­de la cos­ta. Hay al­gu­nas op­cio­nes pa­ra el hos­pe­da­je ahí mis­mo, co­mo el eco­ho­tel Bahía de la Lu­na, don­de ren­tan bun­ga­lows con vis­ta al mar. Tam­bién es­tá la op­ción de que­dar­se en Ca­sa Mo­re­na, un pe­que­ñí­si­mo ho­tel de tra­to per­so­na­li­za­do en me­dio de la sel­va, a unos vein­te me­tros de la pla­ya. Nin­guno tie­ne ca­len­ta­dor pa­ra el agua de re­ga­de­ra ni ai­re acon­di­cio­na­do por­que lo úni­co que se ne­ce­si­ta pa­ra dis­fru­tar es­te lu­gar son unas bue­nas ca­mas con mos­qui­te­ro, blo­quea­dor so­lar y ga­nas de aven­tu­ra. La co­mi­da es ex­ce­len­te en el pe­que­ño res­tau­ran­te de Bahía de la Lu­na, y si uno se can­sa de tan­ta tran­qui­li­dad (co­sa que es di­fí­cil: al­go tie­ne es­ta pla­ya que no se quie­re sa­lir de allí nun­ca) siem­pre hay ma­ne­ra de acer­car­se con un lan­che­ro a bus­car tours pa­ra avis­tar del­fi­nes, ba­lle­nas y aves ma­ri­nas. Par­ti­cu­lar­men­te si se via­ja con ni­ños, es pro­ba­ble que de­ba­mos ir un po­co más le­jos y con­tra­tar al­gún ser­vi­cio eco­tu­rís­ti­co, co­mo los sa­fa­ris fo­to­grá­fi­cos ope­ra­dos por bió­lo­gos es­pe­cia­li­za­dos que se or­ga­ni­zan en La Ven­ta­ni­lla, a unos 40 mi­nu­tos de es­ta pla­ya, don­de abun­dan co­co­dri­los, tor­tu­gas y un sin­fín de aves que de­pen­den de las la­gu­nas pa­ra sub­sis­tir. La Ven­ta­ni­lla tam­bién es un cen­tro de reu­nión de la ar­te­sa­nía y es po­si­ble ver a las te­je­do­ras usan­do el te­lar de cin­tu­ra tra­di­cio­nal, una téc­ni­ca que es­tá cer­ca de des­apa­re­cer.

En lo que res­pec­ta a la vi­da ma­ri­na, qui­zá la me­jor pla­ya pa­ra vi­si­tar sea Es­ta­cahui­te, a só­lo 20 mi­nu­tos a pie de Puer­to Án­gel, aun­que tam­bién se pue­de lle­gar en lan­cha. Es­tá com­pues­ta por tres bahías mi­nia­tu­ra y sus mag­ní­fi­cas for­ma­cio­nes ro­co­sas acu­nan un pe­que­ño arre­ci­fe ri­ca­men­te po­bla­do por lan­gos­tas, pul­pos, mo­re­nas, atu­nes y más de 150 es­pe­cies de equi­no­der­mos y pe­ces óseos. Con aguas cris­ta­li­nas de co­lor tur­que­sa y pro­te­gi­da por una ba­rre­ra na­tu­ral de pie­dra, es la pla­ya más tran­qui­la pa­ra na­dar, e ideal pa­ra el bu­ceo y la pes­ca de­por­ti­va. Aquí el am­bien­te es más re­la­ja­do y no fal­tan las pa­la­pas en las que ven­den an­to­ji­tos y ma­ris­cos.

Lue­go del bu­ceo en Es­ta­cahui­te, lo re­co­men­da­ble es ca­mi­nar ha­cia Puer­to Án­gel, un puer­to de pes­ca­do­res, con un mue­lle re­no­va­do que ha traí­do flo­re­ci­mien­to co­mer­cial –des­pués de ser­vir co­mo puer­to ma­de­re­ro y ca­fe­ta­le­ro en el si­glo XIX–. Puer­to Án­gel es una pe­que­ña ciu­dad con to­dos los ser­vi­cios (el úni­co lu­gar en la zo­na con ca­je­ros au­to­má­ti­cos) don­de in­clu­so se ha ins­ta­la­do una pe­que­ña ba­se na­val. Va­le la pe­na re­co­rrer­lo un po­co, so­bre to­do pa­ra pro­bar los pla­ti­llos de atún, pez es­pa­da, ti­bu­rón, lan­gos­ta de mar y os­tras, que ge­ne­ral­men­te se sir­ven fri­tos. Des­de allí tam­bién se pue­de co­mer o ren­tar un ta­xi pa­ra co­no­cer un po­co más de los pue­bli­tos ale­da­ños, co­mo Ca­cha­la­pa, el lu­gar don­de em­pie­za la zo­na ca­fe­ta­le­ra de Oa­xa­ca y en el que so­bre­vi­ven bos­ques prác­ti­ca­men­te vír­ge­nes. En ese pue­bli­to hay un bal­nea­rio ali­men­ta­do por aguas azu­fro­sas de ma­nan­tial lla­ma­do El Pa­raí­so.

Pa­ra los sur­fers, la pla­ya de San Agus­ti­ni­llo (a unos 9 ki­ló­me­tros de Puer­to Án­gel y a mi­nu­tos de Zi­po­li­te) tie­ne un es­pe­cial in­te­rés al te­ner las me­jo­res olas de la re­gión. No es ra­ro, ade­más, en­con­trar­se con te­jo­nes, ma­pa­ches, ve­na­dos, igua­nas y tla­cua­ches pues la co­mi­da pa­ra es­tas es­pe­cies es abun­dan­te en la zo­na. Es­ta pla­ya es mar abier­to y en la tem­po­ra­da fría se pue­den ver pa­sar cer­ca de la are­na gru­pos de or­cas. No muy le­jos es­tá la pla­ya Mer­me­ji­ta, que has­ta ha­ce muy po­co se en­con­tra­ba to­tal­men­te des­ha­bi­ta­da. Se le co­no­ce por ser aho­ra una pla­ya nu­dis­ta (mu­cho me­nos so­co­rri­da que Zi­po­li­te) y uno de los úl­ti­mos san­tua­rios de desove de la tor­tu­ga laúd, ani­mal que lle­ga a me­dir 2 me­tros y pe­sar 600 ki­los.

Par­que Na­cio­nal La­gu­nas de Cha­cahua

Una bue­na op­ción es via­jar otros 20 ki­ló­me­tros al oes­te, ha­cia las La­gu­nas de Cha­cahua, par­que na­cio­nal pro­te­gi­do des­de 1937, con 14,000 hec­tá­reas don­de se alo­jan cin­co pue­blos y la is­la de El Co­rral. Pa­ra ver las la­gu­nas hay que lle­gar pri­me­ro a Za­po­ta­li­to y de ahí ren­tar un bo­te que tar­da­rá unos 30 mi­nu­tos en tras­la­dar­nos a Cha­cahua. Es­te lu­gar es­tá com­pues­to por tres gran­des cuer­pos de agua y los ca­na­les na­ve­ga­bles que los co­nec­tan: Cha­cahua, Pas­to­ria y Sa­li­nas, y es el úni­co par­que na­cio­nal que al­ber­ga dos eco­sis­te­mas, tro­pi­cal y cos­te­ro, lo que con­vier­te a es­te lu­gar en el si­tio per­fec­to de anida­ción de aves en­dé­mi­cas y el ele­gi­do pa­ra el desove de tor­tu­gas ca­rey, gol­fi­na y laúd, que por las no­ches en­tie­rran sus hue­vos en es­tas pla­yas.

Las olas son ade­cua­das pa­ra sur­fear, snor­ke­lear o sim­ple­men­te pa­ra es­cu­char su fu­ria des­de le­jos. Un via­je por las la­gu­nas, es­pe­cial­men­te por la La­gu­na Sa­li­na, pue­de ser una ex­pe­rien­cia inol­vi­da­ble pa­ra los aman­tes de los pá­ja­ros, con ban­da­das de cor­mo­ra­nes, águi­las, cer­ce­tas alia­zu­les, es­pá­tu­las y pe­lí­ca­nos, que pes­can y so­bre­vue­lan con ma­jes­tad los man­gla­res. Es un lu­jo re­co­rrer la ve­ge­ta­ción de sel­va al­ta pa­ra lue­go en­con­trar du­nas cos­te­ras de man­gle ro­jo y blan­co, que só­lo cre­cen cuan­do es­tán en con­tac­to con agua sa­lo­bre y que tie­nen un pa­pel fun­da­men­tal pa­ra es­ta­bi­li­zar las cos­tas: só­lo con la ba­rre­ra que for­man se pue­de re­sis­tir el em­ba­te de vien­tos, olas y hu­ra­ca­nes. Es re­co­men­da­ble ren­tar un tour con al­gún guía ave­za­do, pues ellos co­no­cen los ho­ra­rios en que sube y ba­ja la ma­rea y a qué ho­ras es más pro­ba­ble avis­tar tan­to ani­ma­les sal­va­jes co­mo flo­ra exó­ti­ca que cre­ce al bor­de de los es­te­ros. Si te­ne­mos suer­te y va­mos con si­gi­lo po­dre­mos ob­ser­var co­co­dri­los to­man­do el sol en al­gu­na es­qui­na o na­dan­do li­bres en es­tas la­gu­nas; aun­que si no la hay, siem­pre que­da una vi­si­ta al co­co­dri­la­rio, don­de es­tán al­gu­nos ejem­pla­res pa­ra su con­ser­va­ción y se pue­den ob­ser­var más de cer­ca. De re­gre­so en la co­mu­ni­dad de pes­ca­do­res de Cha­cahua hay que en­tre­gar­se al an­to­jo en al­gún pe­que­ño res­tau­ran­te con una ofer­ta ex­qui­si­ta de ma­ris­cos a pre­cios in­me­jo­ra­bles.

A pe­sar de la po­pu­la­ri­dad de otras pla­yas, la cos­te­ra oa­xa­que­ña ofre­ce una va­rie­dad de op­cio­nes que pa­re­ce­rían res­guar­da­das del tu­ris­mo de­pre­da­dor y que va­le la pe­na vi­si­tar de ma­ne­ra res­pon­sa­ble pa­ra que así permanezcan.

PLA­YA BAHÍA DE CHA­CAHUA. PLA­YA LA BO­QUI­LLA (VIS­TA AÉ­REA).

PLA­YA LA BO­QUI­LLA.

LA­GU­NAS DE CHA­CAHUA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.