Mo­ja­dos has­ta la ex­tin­ción

Muy Interesante (México) - - Actualidad - Fuen­te: www.na­tu­re.com

El cli­ma hú­me­do que reinó a fi­na­les de la Edad de Hie­lo pu­do des­en­ca­de­nar la mis­te­rio­sa ex­tin­ción de bue­na par­te de su me­ga­fau­na. Es la hi­pó­te­sis que su­gie­re Alan Coo­per, di­rec­tor del Aus­tra­lian Cen­tre for An­cient DNA (ACAD), tras des­cu­brir en res­tos de más de 500 ejem­pla­res pro­ce­den­tes de es­te pe­rio­do evi­den­cia bio­quí­mi­ca di­rec­ta de un mar­ca­do in­cre­men­to de llo­viz­nas en Eu­ra­sia y Amé­ri­ca ha­ce en­tre 11,000 y 15,000 años, jus­to an­tes de que es­tos ani­ma­les des­apa­re­cie­ran.

Coo­per y su equi­po ana­li­za­ron los áto­mos de ni­tró­geno pre­ser­va­dos en el co­lá­geno óseo de los fó­si­les, con los cua­les es po­si­ble co­no­cer al­gu­nas de las ca­rac­te­rís­ti­cas cli­má­ti­cas que pre­va­le­cie­ron du­ran­te cier­ta épo­ca. “El ni­tró­geno tie­ne dos isó­to­pos es­ta­bles (áto­mos con el mis­mo nú­me­ro de pro­to­nes pe­ro di­fe­ren­te nú­me­ro de neu­tro­nes) lla­ma­dos ni­tró­geno-14 y ni­tró­geno-15”, ex­pli­ca Coo­per. “Los cam­bios en las con­di­cio­nes am­bien­ta­les pue­den al­te­rar la pro­por­ción de es­tos dos isó­to­pos en el sue­lo.” Es­to que­da re­gis­tra­do en los te­ji­dos de las plan­tas en cre­ci­mien­to así co­mo en los hue­sos de los ani­ma­les que las co­men. Da­do que en con­di­cio­nes ári­das el ni­tró­geno-14 es eli­mi­na­do del sue­lo por pro­ce­sos co­mo la eva­po­ra­ción, los ex­per­tos en paleoclima han es­ta­ble­ci­do una útil co­rre­la­ción: me­nos ni­tró­geno-14 en los hue­sos sig­ni­fi­ca más hu­me­dad en el am­bien­te. Así fue co­mo ob­ser­va­ron que el fi­nal de la Edad de Hie­lo fue una eta­pa su­ma­men­te hú­me­da, en el que llo­viz­nas per­ti­na­ces se ins­ta­la­ron en gran par­te del mun­do.

Su teo­ría, pu­bli­ca­da en la re­vis­ta Na­tu­reE­co­logy&Evo­lu­tion, sos­tie­ne que es­ta per­sis­ten­te llu­via ini­ció la ex­tin­ción ma­si­va al ace­le­rar el de­rre­ti­mien­to del per­ma­frost y de los gla­cia­res: el agua de­rre­ti­da creó nue­vos pan­ta­nos y bos­ques que ga­na­ron te­rreno a las pra­de­ras y pas­ti­za­les exis­ten­tes en Amé­ri­ca y Eu­ra­sia. Di­chas pra­de­ras, que hoy só­lo per­sis­ten en Áfri­ca, cu­brían en­ton­ces ca­si una ter­ce­ra par­te del pla­ne­ta y eran la prin­ci­pal fuen­te de ali­men­to de la me­ga­fau­na. Al ca­re­cer de ellas, los gran­des ma­mí­fe­ros her­bí­vo­ros co­men­za­ron a des­apa­re­cer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.