La má­qui­na que per­mi­te mo­ver­nos

Muy Interesante (México) - - Documento -

Aun­que lo úni­co que per­ci­ba­mos cuan­do co­rre­mos sea el can­san­cio, el su­dor y la rá­pi­da res­pi­ra­ción, en el in­te­rior del cuer­po ocu­rren gran­des cam­bios cuan­do ha­ce­mos cual­quier ac­ti­vi­dad fí­si­ca, ha­cien­do que to­do el or­ga­nis­mo fun­cio­ne co­mo si fue­ra una má­qui­na per­fec­ta.

Com­bus­ti­ble pa­ra an­dar

Al mo­men­to de co­rrer, el ai­re que se res­pi­ra en­tra en los pul­mo­nes y se pro­du­ce un in­ter­cam­bio ga­seo­so en­tre los al­véo­los (pe­que­ñas bol­sas de ai­re en los pul­mo­nes) y los gló­bu­los ro­jos, lo que me­jo­ra el flu­jo de la san­gre a tra­vés de los ca­pi­la­res pul­mo­na­res. Es­tos gló­bu­los ro­jos con­tie­nen mo­lé­cu­las de he­mo­glo­bi­na en­car­ga­das de trans­por­tar el oxí­geno; en las per­so­nas que re­gu­lar­men­te en­tre­nan la can­ti­dad de es­tas dos sus­tan­cias es ma­yor que en quie­nes no rea­li­zan ac­ti­vi­da­des fí­si­cas.

Cuan­do la san­gre oxi­ge­na­da en­tra al co­ra­zón, el ven­trícu­lo izquierdo au­men­ta su fuer­za, su vo­lu­men asis­tó­li­co (vo­lu­men de san­gre que ex­pul­sa ha­cia la aor­ta du­ran­te el pe­rio­do de con­trac­ción) y fre­cuen­cia de con­trac­ción. La fun­ción de es­ta ca­vi­dad del co­ra­zón es en­viar san­gre a los ór­ga­nos y múscu­los ac­ti­vos. Con el tra­ba­jo car­dio­vas­cu­lar las ca­vi­da­des del co­ra­zón au­men­tan y las pa­re­des de es­te ór­gano se ha­cen más grue­sas; los cam­bios es­truc­tu­ra­les en ellos pue­den ser de has­ta 25%. Co­mo con­se­cuen­cia de es­ta me­jo­ra, la fre­cuen­cia car­dia­ca en re­po­so dis­mi­nu­ye y du­ran­te el ejer­ci­cio el co­ra­zón lle­na aún más sus ca­vi­da­des y con ma­yor fre­cuen­cia.

El oxí­geno que se en­vía a tra­vés de la san­gre sir­ve a las mi­to­con­drias (par­te alar­ga­da de la cé­lu­la que es­tá cu­bier­ta por dos mem­bra­nas y le sir­ve co­mo cen­tral eléc­tri­ca de la ac­ti­vi­dad ce­lu­lar) pa­ra ge­ne­rar ener­gía me­dian­te el lla­ma­do ci­clo de Krebs; el nú­me­ro de mi­to­con­drias va­ría de­pen­dien­do de la can­ti­dad de la ac­ti­vi­dad fí­si­ca. En una per­so­na pro­me­dio las mi­to­con­drias re­pre­sen­tan el 2% del vo­lu­men de ca­da cé­lu­la, mien­tras que en atle­tas bien en­tre­na­dos au­men­ta has­ta 4%. Es­te por­cen­ta­je que­da muy pe­que­ño si lo com­pa­ra­mos con el del rá­pi­do co­li­brí, ave en la cual es de apro­xi­ma­da­men­te 40%.

Has­ta el lí­mi­te

Es­ta di­fe­ren­cia ha­ría su­po­ner que las cé­lu­las hu­ma­nas po­drían al­ber­gar más mi­to­con­drias pa­ra au­men­tar su ca­pa­ci­dad atlé­ti­ca, pe­ro no es tan fá­cil. El profesor de fi­sio­lo­gía de la Sout­hern Met­ho­dist Uni­ver­sity en Te­xas, Es­ta­dos Uni­dos, y uno de los prin­ci­pa­les ex­per­tos en bio­lo­gía del ren­di­mien­to, Pe­ter We­yand, ase­gu­ra que ha­bría dos ma­ne­ras de me­jo­rar la re­sis­ten­cia en los co­rre­do­res: una, au­men­tar la can­ti­dad de san­gre que se bom­bea fue­ra del co­ra­zón, y dos, in­cre­men­tar la con­cen­tra­ción de oxí­geno en la san­gre.

Él con­si­de­ra que aun­que es­to es com­pli­ca­do de con­se­guir y ten­dría que lo­grar­se por me­dio de mé­to­dos no con­ven­cio­na­les co­mo el do­pa­je de san­gre, lo que sí se pue­de ha­cer es con­ti­nuar me­jo­ran­do el ren­di­mien­to de los co­rre­do­res a ba­se de en­tre­na­mien­to, pues la ca­pa­ci­dad de desem­pe­ño de los hu­ma­nos es­tá li­mi­ta­da y en al­gún mo­men­to se en­con­tra­rán con su ba­rre­ra fi­sio­ló­gi­ca.

El ce­re­bro es el en­car­ga­do de po­ner di­chas ba­rre­ras; lo ha­ce co­mo una for­ma de aler­tar a la per­so­na a que no ex­ce­da los lí­mi­tes fí­si­cos a los que es­tá acos­tum­bra­da. Los de­por­tis­tas de éli­te son ca­pa­ces de des­ac­ti­var es­tas alar­mas fi­sio­ló­gi­cas con en­tre­na­mien­to, y aun­que les ayu­da a me­jo­rar sus mar­cas, tam­bién tie­ne in­con­ve­nien­tes: al no im­pe­dir­se ellos mis­mos ir más allá de sus li­mi­ta­cio­nes, pue­den in­clu­so mo­rir. El ‘dar de más’ en la com­pe­ten­cia po­dría, en con­ta­dos ca­sos, pro­vo­car una muer­te sú­bi­ta.

El en­tre­na­mien­to otor­ga al co­rre­dor una me­jo­ra en su ca­pa­ci­dad ae­ró­bi­ca má­xi­ma –es de­cir, el por­cen­ta­je de VO2 (má­xi­mo con­su­mo de oxí­geno) que se pue­de uti­li­zar du­ran­te un tiem­po pro­lon­ga­do sin en­trar en fa­ti­ga–, es­to le per­mi­te al par­ti­ci­pan­te man­te­ner ve­lo­ci­da­des más ele­va­das du­ran­te un ma­yor tiem­po. Di­cha ca­pa­ci­dad es­tá re­la­cio­na­da con la ge­né­ti­ca; un buen en­tre­na­mien­to pue­de au­men­tar­la has­ta má­xi­mo 30%, com­pa­ra­da con los va­lo­res de una per­so­na se­den­ta­ria.

Du­ran­te un ma­ra­tón, ca­da pier­na del co­rre­dor ab­sor­be en­tre 1.5 y 3 ve­ces su pe­so cor­po­ral.

Pier­nas de ace­ro

Al co­rrer la per­so­na ge­ne­ral­men­te in­ten­ta man­te­ner un rit­mo y ve­lo­ci­dad cons­tan­tes, pe­ro aun así el co­rre­dor pre­sen­ta una per­sis­ten­te ace­le­ra­ción y des­ace­le­ra­ción en to­da la tra­yec­to­ria. Du­ran­te la ca­rre­ra los pies se en­car­gan de que el cuer­po se mue­va rá­pi­da­men­te, por ello pi­sar de ma­ne­ra co­rrec­ta pa­ra no su­frir le­sio­nes es esen­cial al mo­men­to de co­rrer.

Por ejem­plo, en un ma­ra­tón el co­rre­dor da al­re­de­dor de 30,000 zan­ca­das y ca­da pier­na ab­sor­be en­tre 1.5 y 3 ve­ces su pe­so cor­po­ral. Pa­ra evi­tar que es­te es­fuer­zo afec­te al par­ti­ci­pan­te, su pe­so se dis­tri­bu­ye en las ca­be­zas de los cin­co hue­sos del pie lla­ma­dos me­ta­tar­sia­nos –el pri­me­ro de ellos es­tá anató­mi­ca­men­te más do­ta­do y ab­sor­be al me­nos el do­ble de la car­ga que los res­tan­tes–. Cuan­do el pie ha­ce con­tac­to to­tal con el sue­lo, to­da la mus­cu­la­tu­ra ex­ten­so­ra (com­pues­ta por el glú­teo y los cuá­dri­ceps) fre­na el des­plo­me del cuer­po, evi­tan­do una fle­xión pro­nun­cia­da en la ro­di­lla y la ca­de­ra. En es­te mo­men­to se for­ma una lí­nea de fuer­za ver­ti­cal que ha­ce que la pier­na en la que se es­tá apo­yan­do el pe­so se ex­tien­da y lo­gre el im­pul­so ne­ce­sa­rio pa­ra que el co­rre­dor se man­ten­ga co­rrien­do. La ca­de­ra tam­bién for­ma par­te esen­cial en la fun­ción me­cá­ni­ca, ya que ges­tio­na la fuer­za en­tre la par­te su­pe­rior e in­fe­rior del cuer­po y es fun­da­men­tal pa­ra es­ta­bi­li­zar­las.

Aun­que co­rrer tie­ne gran­des be­ne­fi­cios pa­ra el cuer­po hu­mano co­mo per­der pe­so, for­ta­le­cer los hue­sos y me­jo­rar los sis­te­mas car­dio­vas­cu­lar y res­pi­ra­to­rio, tam­bién po­dría te­ner con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas si se rea­li­za un es­fuer­zo in­ten­so y pro­lon­ga­do. Un es­tu­dio rea­li­za­do por in­ves­ti­ga­do­res del La­bo­ra­to­rio de Fi­sio­lo­gía del Ejer­ci­cio de la Uni­ver­si­dad Ca­mi­lo Jo­sé Cela, en Es­pa­ña, su­gie­re que las con­trac­cio­nes de la mus­cu­la­tu­ra de las pier­nas que se re­pi­ten de mo­do con­ti­nuo pa­ra aguan­tar el rit­mo de la ca­rre­ra, pro­du­cen un de­te­rio­ro pro­gre­si­vo en las fi­bras mus­cu­la­res. Es­te da­ño tie­ne dos efec­tos prin­ci­pa­les: el múscu­lo per­ju­di­ca­do pier­de la ca­pa­ci­dad pa­ra pro­du­cir fuer­za y las pro­teí­nas del múscu­lo se li­be­ran en la san­gre. El pri­me­ro pue­de pro­vo­car un des­ma­yo al ter­mi­nar la ca­rre­ra, por­que se ago­tan las re­ser­vas de ener­gía de la per­so­na, y el se­gun­do, una acu­mu­la­ción de pro­teí­nas mus­cu­la­res en los tú­mu­los re­na­les, lo que re­sul­ta­ría en una in­su­fi­cien­cia re­nal agu­da.

Sin em­bar­go, el es­tu­dio tam­bién in­di­ca que no to­dos los co­rre­do­res su­fren el mis­mo da­ño. La in­ves­ti­ga­ción se ba­só en sie­te ge­nes re­la­cio­na­dos con el fun­cio­na­mien­to mus­cu­lar y a ca­da uno se le asig­na­ron tres pun­tua­cio­nes; el 0 se­ña­la­ba que el po­li­mor­fis­mo del gen no da­ba ven­ta­ja mus­cu­lar al co­rrer un ma­ra­tón, el 1 era un ni­vel es­tán­dar y el 2 in­di­ca­ba que el po­li­mor­fis­mo le da­ba pro­pie­da­des po­si­ti­vas pa­ra so­por­tar más es­fuer­zo. Los co­rre­do­res que pre­sen­ta­ron una ma­yor pun­tua­ción tu­vie­ron ni­ve­les me­no­res de crea­ti­na qui­na­sa y mio­glo­bi­na en san­gre, lo que se tra­du­ce en me­nor da­ño a las fi­bras mus­cu­la­res.

A pe­sar de que co­rrer trae con­si­go es­te ti­po de pro­ble­mas, qué tan­to afec­te o me­jo­re el or­ga­nis­mo de­pen­de de fac­to­res co­mo la ge­né­ti­ca, la con­di­ción fí­si­ca y si la per­so­na su­fre al­gu­na en­fer­me­dad, ade­más de qué tan­to lo prac­ti­que y qué tan ade­cua­da­men­te lo ha­ga. Una per­so­na no pue­de pre­pa­rar­se pa­ra co­rrer un ma­ra­tón en un día, pe­ro tam­po­co pue­de ex­po­ner­se a lle­var to­do el tiem­po un en­tre­na­mien­to que en lu­gar de ayu­dar­le a con­se­guir un me­jor ren­di­mien­to, lo des­gas­te y en­fer­me.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.