Fi­ló­so­fo­pop

Se­mió­lo­go, novelista, fi­ló­so­fo y periodista. Um­ber­to Eco fue un in­te­lec­tual que tras­cen­dió gé­ne­ros y fron­te­ras.

Muy Interesante (México) - - Protagonistas De La Historia - Por Fran­cis­co He­rre­ra Co­ca

Um­ber­to Eco na­ció en 1932 en Ales­san­dria, una ciu­dad in­dus­trial en el no­roes­te de Ita­lia. La zo­na te­nía una fuer­te ac­ti­vi­dad de em­pre­sas me­ta­lúr­gi­cas, en una de las cua­les tra­ba­ja­ban su pa­dre, Gui­lio, un con­ta­dor, y su ma­dre, Gio­van­na, una ofi­ci­nis­ta. Cre­ció en un ho­gar de cla­se me­dia ba­jo la dic­ta­du­ra de Be­ni­to Mus­so­li­ni, el prin­ci­pal alia­do de Hitler en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

Des­de pe­que­ño se su­mer­gía tar­des en­te­ras en la bi­blio­te­ca que su abue­lo te­nía en el só­tano de su ho­gar, don­de leía fas­ci­na­do lo mis­mo las teo­rías de la evo­lu­ción de Char­les Dar­win que las cró­ni­cas de los via­jes de Mar­co Po­lo o las aven­tu­ras in­creí­bles en el cen­tro de la Tie­rra o ba­jo el mar de Ju­lio Ver­ne. Los có­mics, otra de sus afi­cio­nes, se­rían cla­ve pa­ra que años des­pués ela­bo­ra­ra sus teo­rías acer­ca de la cul­tu­ra de ma­sas. Más gran­de, re­cor­da­ba có­mo un sol­da­do es­ta­dou­ni­den­se, al fi­nal de la gue­rra, le re­ga­ló unas re­vis­tas de Dick Tracy y Li’l Ab­ner que lo cau­ti­va­ron de in­me­dia­to.

A su pa­sión por la lec­tu­ra vino el gus­to por la es­cri­tu­ra, aun­que su pri­me­ra aven­tu­ra fue en un con­cur­so es­co­lar, el te­ma era “¿De­bo mo­rir por la glo­ria de Mus­so­li­ni y el des­tino in­mor­tal de Ita­lia?”. El texto le va­lió el pri­mer lu­gar en una com­pe­ten­cia de jó­ve­nes fas­cis­tas, los cua­les, de­cía, eran en ese mo­men­to prác­ti­ca­men­te to­dos los jó­ve­nes ita­lia­nos. Se­ría años más tar­de cuan­do el fi­ló­so­fo, al igual que sus com­pa­trio­tas, co­no­ce­ría los ex­ce­sos de su go­bierno du­ran­te la gue­rra.

El ateís­mo y la se­mióti­ca

Al tér­mino del con­flic­to, con el país de­vas­ta­do, Eco se re­fu­gió en la re­li­gión y se in­te­gró a una or­ga­ni­za­ción de jó­ve­nes ca­tó­li­cos, en la que se man­tu­vo du­ran­te al­gu­nos años. Pe­se a que Ita­lia es has­ta la fe­cha una na­ción pro­fun­da­men­te ca­tó­li­ca, en 1954 se re­gis­tra­ron pro­tes­tas en con­tra del an­ti­co­mu­nis­ta pa­pa Pío XII; es­to ori­lló a Eco a re­nun­ciar a su or­ga­ni­za­ción, aun­que pa­sa­rían al­gu­nos años pa­ra que aban­do­na­ra la fe y se con­vir­tie­ra en ateo.

Se ma­tri­cu­ló en la Uni­ver­si­dad de Tu­rín pa­ra es­tu­diar Fi­lo­so­fía, y se ti­tu­ló en 1956 con la te­sis “El pro­ble­ma es­té­ti­co en San­to To­más de Aquino”, el cé­le­bre teó­lo­go de la Edad Me­dia que per­mi­tió acer­car a la Igle­sia con los pos­tu­la­dos del sa­bio grie­go Aris­tó­te­les, idea que Eco re­to­ma­ría un cuar­to de si­glo des­pués en su no­ve­la El nom­bre de la ro­sa. Fue en es­tas fe­chas que se vol­vió ateo; años des­pués di­ría en tono de bro­ma que es­tu­diar a San­to To­más lo cu­ró “mi­la­gro­sa­men­te de la fe”. De in­me­dia­to el re­cién gra­dua­do se in­te­gró a

la plan­ta de pro­fe­so­res de su al­ma ma­ter, ade­más de ha­cer­lo en las uni­ver­si­da­des de Flo­ren­cia y Mi­lán, aun­que al fi­nal re­ca­ló en la Uni­ver­si­dad de Bo­lo­nia, la más an­ti­gua de Eu­ro­pa, don­de des­de 1971 –has­ta el año de su muer­te, en 2016– im­par­tió la ma­te­ria de Se­mióti­ca.

La se­mióti­ca o se­mio­lo­gía es la cien­cia que es­tu­dia los sig­nos en la vi­da so­cial. Ana­li­za la ma­ne­ra en que se co­mu­ni­ca la so­cie­dad; los có­di­gos que crea y el sig­ni­fi­ca­do que le da a es­tos sig­nos. Fue en es­ta ra­ma de la co­mu­ni­ca­ción don­de Eco reali­zó sus tra­ba­jos más im­por­tan­tes.

Eco no dis­cri­mi­na­ba los te­mas ni las ex­pre­sio­nes cul­tu­ra­les, lo mis­mo las po­pu­la­res o ma­si­vas que las re­ser­va­das a cier­ta éli­te o rea­li­za­das por ar­tis­tas re­co­no­ci­dos. “No soy un fun­da­men­ta­lis­ta al de­cir que no hay di­fe­ren­cia en­tre Ho­me­ro y Walt Dis­ney; pe­ro Mic­key Mou­se pue­de ser per­fec­to en cier­to sen­ti­do co­mo lo es un hai­kú ja­po­nés”, men­cio­nó al­gu­na vez en una en­tre­vis­ta. Fue­ron sus li­bros de en­sa­yos, de­di­ca­dos a la se­mióti­ca, los que le va­lie­ron un lu­gar en­tre los prin­ci­pa­les in­te­lec­tua­les de su país. Apo­ca­líp­ti­cos e in­te­gra­dos (1964) y La es­truc­tu­ra au­sen­te (1968) se vol­vie­ron de in­me­dia­to re­fe­ren­tes en los es­tu­dios de co­mu­ni­ca­ción y son has­ta hoy lec­tu­ra obli­ga­da en las uni­ver­si­da­des del mun­do.

Pe­se a la fa­ma, Eco siem­pre se ne­gó a acep­tar el pa­pel de ce­le­bri­dad y era co­mún ver­lo en los pa­si­llos de los cam­pus dis­cu­tien­do con sus alum­nos so­bre los más di­ver­sos tó­pi­cos mien­tras ca­mi­na­ba, siem­pre con un ci­ga­rro en la mano –de los que, se de­cía, po­día fu­mar has­ta 60 en un día–.

El jo­ven novelista

Um­ber­to pu­bli­có en 2011 el li­bro Con­fe­sio­nes de un jo­ven novelista, una re­co­pi­la­ción de en­sa­yos y con­fe­ren­cias don­de di­ser­tó, en­tre otros as­pec­tos, acer­ca del ar­te de es­cri­bir. Pe­se a que el li­bro se edi­tó cuan­do te­nía ca­si 80 años, ex­pli­có que se con­si­de­ra­ba un novelista jo­ven ya que es­cri­bió su pri­me­ra no­ve­la has­ta 1980, cuan­do te­nía 48 años.

Su aven­tu­ra li­te­ra­ria co­men­zó en 1978, cuan­do una ami­ga edi­to­ra le lla­mó pa­ra pro­po­ner­le es­cri­bir un re­la­to de­tec­ti­ves­co. La pre­mi­sa era in­vi­tar a es­cri­to­res ex­pe­ri­men­ta­dos en cam­pos co­mo la fi­lo­so­fía o la so­cio­lo­gía, pe­ro sin ex­pe­rien­cia en li­te­ra­tu­ra. A mo­do de bro­ma, Eco le res­pon­dió que si de­ci­día es­cri­bir una no­ve­la ne­gra, ten­dría al me­nos 500 pá­gi­nas y es­ta­ría am­bien­ta­da en la épo­ca me­die­val; la edi­to­ra no apre­ció la bro­ma y cor­tó de ta­jo la con­ver­sa­ción. Pe­ro ha­bía sem­bra­do la se­mi­lla que da­ría vi­da al novelista.

Du­ran­te los si­guien­tes días Eco re­cor­dó dos imá­ge­nes que lo ha­bían acom­pa­ña­do a lo lar­go de los años: la pri­me­ra era la im­pre­sión que le ha­bía cau­sa­do vi­si­tar, a los 16 años, el mo­nas­te­rio be­ne­dic­tino de San­ta Es­co­lás­ti­ca en Su­bia­co, en la pro­vin­cia de Ro­ma. Ahí el cu­rio­so ado­les­cen­te re­co­rrió los pa­si­llos has­ta lle­gar a la bi­blio­te­ca; den­tro, so­bre un atril, en­con­tró abier­to un ejem­plar del Ac­ta San­cto­rum, un li­bro del si­glo XVII so­bre la vi­da de los san­tos. La pos­tal lo con­mo­vió y años des­pués mu­tó en una nue­va ima­gen, és­ta pro­duc­to de la ima­gi­na­ción del aho­ra adul­to y aca­dé­mi­co: una his­to­ria que co­men­za­ra con un mon­je en­ve­ne­na­do al la­mer la pá­gi­na de un li­bro an­ti­guo pa­ra des­ple­gar­la. Tar­dó dos años en es­cri­bir la no­ve­la, y la mez­cla de es­cri­tu­ra ágil con re­fe­ren­cias cul­tas fun­cio­nó a la per­fec­ción: El nom­bre de la ro­sa ven­dió más de 10 mi­llo­nes de co­pias y fue tra­du­ci­da a más de 30 idio­mas. Fue lle­va­da al ci­ne en 1986 de la mano del di­rec­tor fran­cés Jean-Jac­ques An­naud, con el ac­tor es­ta­dou­ni­den­se Sean Con­nery en el pa­pel de Wi­lliam Bas­ker­vi­lle. “Pien­so en mí co­mo un profesor se­rio que es­cri­be no­ve­las los fi­nes de se­ma­na”, lle­gó a de­cir so­bre su éxi­to co­mo novelista, pe­se al cual nun­ca aban­do­nó las au­las uni­ver­si­ta­rias ni su tra­ba­jo pro­lí­fi­co co­mo en­sa­yis­ta y con­fe­ren­cis­ta.

Eco es­cri­bi­ría otras seis no­ve­las. Le si­guió El pén­du­lo de Fou­cault, que tam­bién fue un best se­ller, y pe­se al buen re­ci­bi­mien­to en la crí­ti­ca, la me­teó­ri­ca fa­ma le hi­zo ga­nar de­trac­to­res. Pu­bli­có cin­co no­ve­las más, una ca­da seis o sie­te años, a lo lar­go de su vi­da; la úl­ti­ma de ellas fue Nú­me­ro ce­ro, pu­bli­ca­da en enero de 2015, un año an­tes de su muer­te.

La na­ve de Te­seo

Eco se opu­so a los ex­ce­sos e in­ten­tos de cen­su­ra del ex pri­mer mi­nis­tro y em­pre­sa­rio ita­liano Sil­vio Ber­lus­co­ni, quien en 2009 de­man­dó a tres pe­rió­di­cos, en­tre ellos La Re­pub­bli­ca, don­de Eco es­cri­bía, por pu­bli­car no­ti­cias so­bre los es­cán­da­los de­ri­va­dos de su vi­da pri­va­da. El es­cri­tor en­ca­be­zó pro­tes­tas en pro de la li­ber­tad de ex­pre­sión. Al la­do de los es­cri­to­res Ha­nif Ku­reis­hi, Tahar Ben Je­lloun y San­dro Ve­ro­ne­si, fun­dó La Na­ve di Te­seo, una edi­to­rial don­de pu­bli­có su úl­ti­mo li­bro de en­sa­yos Pape Sa­tàn Alep­pe: Cró­ni­cas de una so­cie­dad lí­qui­da. El cán­cer lo ha­bía ata­ca­do des­de un par de años atrás, por lo que tra­ba­jó a mar­chas for­za­das pa­ra ter­mi­nar es­te vo­lu­men, en el que re­co­pi­ló sus me­jo­res co­lum­nas pu­bli­ca­das en los úl­ti­mos 15 años. Su edi­tor pre­sen­tó el li­bro jus­to el día de su fu­ne­ral.

Mu­rió a co­mien­zos de 2016. Enemi­go de la fa­ma, ha­bía pe­di­do que no se le rea­li­za­ran ho­me­na­jes al me­nos por 10 años. De­jó una bi­blio­te­ca de más de 50,000 li­bros, don­de des­ta­can va­rios in­cu­na­bles. Es re­cor­da­do co­mo el in­te­lec­tual que im­par­tía con­fe­ren­cias en sie­te idio­mas, grie­go y la­tín in­clui­dos; el profesor de Se­mióti­ca que vi­vía en­tre Mi­lán y Pa­rís con su es­po­sa Re­na­te Ram­ge; el pro­lí­fi­co es­cri­tor con un le­ga­do de li­bros e ideas que se­gui­rán in­flu­yen­do en la men­te de los es­tu­dio­sos por mu­chos años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.