Aden­tro y afue­ra

Muy Interesante (México) - - Biotecnología -

De pron­to un rui­do es­truen­do­so se es­cu­cha en una es­qui­na del la­bo­ra­to­rio. Pro­vie­ne de una com­pre­so­ra que in­yec­ta ai­re a va­rios fras­cos co­nec­ta­dos a tra­vés de tu­bos. Ca­da re­ci­pien­te con­tie­ne en la par­te su­pe­rior un ex­plan­te, es de­cir, un pe­da­ci­to de plan­ta al que se le de­jó el me­ris­te­mo (te­ji­do de las raí­ces y ta­llos con cé­lu­las que se di­vi­den con­ti­nua­men­te) y que por ello es ca­paz de for­mar bro­tes, los cua­les se se­pa­ran pa­ra que ca­da uno ge­ne­re raí­ces y con eso nue­vas plan­tas. En la par­te ba­ja de ca­da re­ci­pien­te hay un lí­qui­do que sir­ve co­mo me­dio de cul­ti­vo.

Es­tos fras­cos son más cos­to­sos que los pe­que­ños re­ci­pien­tes se­lla­dos de vi­drio que ge­ne­ral­men­te se usan pa­ra cul­ti­var plan­tas in vi­tro; es­tán he­chos de po­li­car­bo­na­to, son de 200 mi­li­li­tros y ca­da uno cues­ta 3,000 pe­sos. Es­te con­jun­to de envases se co­no­ce co­mo sis­te­ma de in­mer­sión tem­po­ral y fun­cio­na me­dian­te tu­bos que in­yec­tan ai­re al cen­tro de ca­da fras­co. El ai­re ba­ja y em­pu­ja el me­dio lí­qui­do ha­cia los la­dos, lue­go el me­dio sube y ba­ña a los ex­plan­tes que es­tán arri­ba. Se cor­ta el flu­jo de ai­re y el me­dio re­gre­sa a la par­te in­fe­rior. De es­te mo­do los ex­plan­tes per­ma­ne­cen su­mer­gi­dos po­co tiem­po.

El pro­ce­so an­te­rior es una pa­ten­te fran­ce­sa y por ello su cos­to es muy ele­va­do. Otra al­ter­na­ti­va que usa el mis­mo prin­ci­pio es una pa­ten­te cu­ba­na, y re­sul­ta más ba­ra­ta. Es co­no­ci­da co­mo sis­te­ma de fras­cos ge­me­los, y en es­te ca­so un par de envases cues­ta al­re­de­dor de 900 pe­sos.

Es­te mé­to­do usa dos fras­cos, uno de apro­xi­ma­da­men­te 2 li­tros en el que es­tá la plan­ta y otro más pe­que­ño don­de es­tá el me­dio lí­qui­do. Los fras­cos es­tán co­nec­ta­dos y ca­da uno tie­ne una man­gue­ra que le in­yec­ta ai­re; ade­más tie­nen un fil­tro con po­ros de 0.2 mi­cras que im­pi­de que pa­sen mi­cro­or­ga­nis­mos o par­tí­cu­las de pol­vo. Es­te sis­te­ma pri­me­ro su­mi­nis­tra ai­re al fras­co más pe­que­ño pa­ra em­pu­jar el me­dio de cul­ti­vo, és­te pa­sa por la man­gue­ra y lle­ga al si­guien­te fras­co. El lí­qui­do ba­ña a los ex­plan­tes du­ran­te un mi­nu­to y lue­go se cor­ta el flu­jo de ai­re. Tras ello, se abre la co­rrien­te de ai­re del fras­co pe­que­ño pa­ra que el me­dio re­gre­se a su fras­co ori­gi­nal, de­jan­do so­la a la plan­ta.

Ac­tual­men­te es­tos mé­to­dos de in­mer­sión tem­po­ral se es­tán usan­do con ma­yor fre­cuen­cia de­bi­do a que son más efi­cien­tes pa­ra la pro­duc­ción ma­si­va de plan­tas in vi­tro, ya que no se des­per­di­cia tan­to me­dio ni ma­te­rial ve­ge­tal. Pa­ra ha­cer una pro­duc­ción ma­si­va só­lo se re­quie­re trans­fe­rir las plan­tas a con­te­ne­do­res de ma­yor vo­lu­men pa­ra pro­pa­gar­las a ma­yor es­ca­la.

UNO PA­RA TO­DOS. El sis­te­ma de in­mer­sión tem­po­ral in­yec­ta ai­re al cen­tro de ca­da fras­co.

CO­NEC­TA­DOS. Los fras­cos ge­me­los pa­san el me­dio de un re­ci­pien­te al otro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.