Muer­te por ra­tón

National Geographic en Español (México) - - Explora -

Al es­cu­dri­ñar den­tro de la mor­ta­ja de lino de la mo­mia de un an­ti­guo pá­ja­ro egip­cio, un es­ca­neo por to­mo­gra­fía compu­tari­za­da (TC) re­ve­ló una ver­da­de­ra cer­ní­ca­lo eu­ro­peo que al pa­re­cer mu­rió aho­ga­do con un bo­ca­do de ra­tón. Los cien­tí­fi­cos se asom­bra­ron al ver hue­sos de una co­la a lo lar­go del esó­fa­go. El cuer­po del roe­dor ya­ce en el es­tó­ma­go, que tam­bién guar­da res­tos de al me­nos otros dos ra­to­nes y los hue­sos y ga­rras de un cuer­vo. “Eso sig­ni­fi­ca que el ave co­mió de­ma­sia­do”, acla­ra la ex­per­ta en mo­mias Salima Ikram.

En li­ber­tad, es­ta ave de ra­pi­ña ha­bría de­vo­ra­do su pre­sa, di­ge­ri­do lo más po­si­ble y re­gur­gi­ta­do hue­sos y dien­tes. Es­te pá­ja­ro es­ta­ba tan lleno que no tu­vo opor­tu­ni­dad de vo­mi­tar, lo cual le su­gie­re a Ikram que fue man­te­ni­do en cau­ti­ve­rio y for­za­do a co­mer. Pro­ba­ble­men­te fue uno de los mu­chos mi­llo­nes de anEi-l ma­les cria­dos pa­ra sa­cri­fi­cio, mo­mi­fi­ca­dos y ofren­da­dos a los dio­ses en­tre lod­so­lup­tas años 600 a. C. y 250 d. C. En es­te cas­soa, el cer­ní­ca­lo pu­do ser pre­sen­ta­do an­te­ceoln­se­quae. dios del sol Ra, su des­tino in­clu­so si no se hu­bie­ra atra­gan­ta­do por una gu­la an­ti­na­tu­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.