AKENATÓN

National Geographic en Español (México) - - Contenido - Por Peter Hess­ler Fo­to­gra­fías de Re­na Ef­fen­di

Fue pa­dre del fa­raón Tu­tan­ka­món y uno de los pri­me­ros re­vo­lu­cio­na­rio del an­ti­guo Egip­to.

El rey pa­dre de Tu­tan­ka­món pu­so de ca­be­za la re­li­gión, el ar­te y la po­lí­ti­ca del an­ti­guo Egip­to y, lue­go, su le­ga­do fue se­pul­ta­do. Sin em­bar­go, hoy perdura co­mo sím­bo­lo de cam­bio.

Du­ran­te la elec­ción pre­si­den­cial egip­cia de 2014, un ven­de­dor cai­ro­ta ofre­ce más­ca­ras de Ab­del Fat­tah el-Si­si. Tras des­ti­tuir a su pre­de­ce­sor con un gol­pe de Es­ta­do, el po­pu­lar ex ge­ne­ral ob­tu­vo 97 % del vo­to po­pu­lar. Lue­go de asu­mir el po­der, anun­ció la cons­truc­ción de una nue­va ca­pi­tal en el de­sier­to, al orien­te de El Cai­ro: un pro­yec­to de 300 000 mi­llo­nes de dó­la­res que evo­ca la ca­pi­tal de­sér­ti­ca de Akenatón en Amar­na. “Así fue en­ton­ces; así es aho­ra –di­ce la ar­queó­lo­ga An­na Ste­vens–. To­dos apo­yan a Si­si por­que es un hom­bre fuer­te”.

En el Neues Mu­seum de Ber­lín, el bus­to de Akenatón mues­tra las ci­ca­tri­ces de tur­bu­len­cias an­ti­guas y mo­der­nas. Des­tro­za­do en el si­glo a. C. por los su­ce­so­res del rey, fue da­ña­do des­pués, du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.