EL CA­ZA­DOR DE HOMININOS

National Geographic en Español (México) - - 3 Preguntas - FO­TO: JO­NAT­HAN TORGOVNIK, REPORTAGE BY GETTY IMAGES ES­TA EN­TRE­VIS­TA FUE EDI­TA­DA POR MO­TI­VOS DE EX­TEN­SIÓN Y CLA­RI­DAD.

El pa­leo­an­tro­pó­lo­go de 51 años Lee Ber­ger, bus­ca fó­si­les de an­ces­tros hu­ma­nos. A ve­ces, de ma­ne­ra po­co or­to­do­xa. Em­plea cien­tí­fi­cos que ini­cian su ca­rre­ra, po­ne su in­for­ma­ción en có­di­go abier­to y pu­bli­ca sus des­cu­bri­mien­tos pa­ra to­dos. Su li­bro Al­most Hu­man re­ve­la su tra­ba­jo re­cien­te y plan­tea nue­vas pre­gun­tas so­bre có­mo evo­lu­cio­na­ron los hu­ma­nos.

¿Có­mo tu úl­ti­mo des­cu­bri­mien­to, el

Homo na­le­di, re­ta las teo­rías so­bre los orí­ge­nes hu­ma­nos?

El Homo na­le­di tie­ne entre 200000 y 300000 años de an­ti­güe­dad. Eso sig­ni­fi­ca que es un ho­mi­nino pri­mi­ti­vo de ce­re­bro pe­que­ño que ha­bi­tó Áfri­ca du­ran­te el Pleis­to­ceno me­dio tar­dío, en una era de he­rra­mien­tas com­ple­jas, que se pen­sa­ba coin­ci­día con la evo­lu­ción de los hu­ma­nos mo­der­nos. Tam­bién des­cu­bri­mos una se­gun­da cá­ma­ra en una cue­va que con­tie­ne ras­tros de Homo na­le­di, in­clui­do un es­que­le­to. Así que te­ne­mos dos in­ci­den­cias de es­te con­cep­to. Pue­des ima­gi­nar­te las pre­gun­tas que van a sur­gir.

¿Pu­bli­car tus da­tos en bru­to no in­vi­ta a una crí­ti­ca pre­ma­tu­ra?

Sí, pe­ro es nor­mal en cual­quier cien­cia en tran­si­ción. La fi­lo­so­fía de­trás del có­di­go abier­to y de com­par­tir da­tos y ar­chi­vos de imá­ge­nes en 3D es con­ver­tir la pa­leo­an­tro­po­lo­gía en una cien­cia ex­pe­ri­men­tal. Nues­tra ra­ma no ha so­li­do ope­rar así. A me­nos que otros pue­dan pro­bar la hi­pó­te­sis que pos­tu­las, no es una cien­cia ex­pe­ri­men­tal.

Vin­cu­lar nue­vos cien­tí­fi­cos con pre­gun­tas tan gran­des, ¿po­ne en ries­go sus ca­rre­ras si la teo­ría es in­co­rrec­ta?

Ese con­cep­to es fic­ción. Otros cam­pos de la cien­cia ex­pe­ri­men­tal apro­ve­chan cien­tí­fi­cos que ini­cian sus ca­rre­ras. Ellos traen ideas fres­cas y las apli­ca­cio­nes más no­ve­do­sas de la tec­no­lo­gía. No se de­be­ría per­ci­bir que arries­gan sus ca­rre­ras al equi­vo­car­se. Esa es la na­tu­ra­le­za de la hi­pó­te­sis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.