Un an­ti­guo man­jar sal­va­je

LA CAR­NE DE BÚ­FA­LO ES UN PLA­TI­LLO TÍ­PI­CO DE CO­LO­RA­DO Y SE PUE­DE DIS­FRU­TAR A BOR­DO DE UN TREN.

National Geographic Traveler (México) - - VIAJERO ILUSTRADO - Por ERICK PI­NE­DO

DES­DE CA­NA­DÁ has­ta Mé­xi­co, el bú­fa­lo, o bi­son­te, po­bla­ba las pra­de­ras co­mo el ma­mí­fe­ro más gran­de del con­ti­nen­te y el úl­ti­mo re­pre­sen­tan­te de la fau­na de la Edad de Hie­lo. Sa­gra­do pa­ra la tri­bu sioux, fue su fuen­te de ali­men­ta­ción, te­cho, co­bi­jo, ves­ti­men­ta e in­clu­so cultura.

A la lle­ga­da de los eu­ro­peos, la ca­za in­dis­cri­mi­na­da ca­si lle­vó al bú­fa­lo a su ex­tin­ción. El pro­pio Bú­fa­lo Bill pre­su­mía ha­ber ca­za­do más de 1500 en un so­lo día. Hoy, la es­pe­cie se ha re­cu­pe­ra­do gra­cias a la con­ser­va­ción y a la in­dus­tria cár­ni­ca.

Co­lo­ra­do es uno de los es­ta­dos de la Unión Ame­ri­ca­na lí­der en la pro­duc­ción de car­ne de bú­fa­lo. Su gas­tro­no­mía de­ja­ría im­pre­sio­na­dos a mu­chos, pues la co­ci­na es­ta­dou­ni­den­se ha so­bre­sa­li­do en los úl­ti­mos años al adap­tar las tradiciones fron­te­ri­zas con sus pro­pias cos­tum­bres. Aquí se crían mi­les de bú­fa­los pa­ra el con­su­mo y se pue­de en­con­trar en dis­tin­tas va­rie­da­des a lo lar­go y an­cho del es­ta­do.

La ru­ta del tren Ro­yal Gor­ge a tra­vés de las mon­ta­ñas de­sér­ti­cas de Ca­ñon City, jun­to al río Ar­kan­sas, ofre­ce un clá­si­co de Co­lo­ra­do: ham­bur­gue­sas de bú­fa­lo acom­pa­ña­das de pa­pas fri­tas y cer­ve­za lo­cal Blue Moon. El sa­bor fuer­te de es­ta grue­sa y sua­ve car­ne in­me­dia­ta­men­te lla­ma­rá la aten­ción de tu pa­la­dar mien­tras te trans­por­tas en­tre acan­ti­la­dos de gra­ni­to que se ele­van a más de 300 me­tros por en­ci­ma de los rie­les y dis­fru­tas de la vis­ta pa­no­rá­mi­ca des­de el va­gón con do­mo de cris­tal, pa­san­do por de­ba­jo de los puen­tes col­gan­tes más an­ti­guos del país.

El re­co­rri­do en sí es una gran for­ma de co­no­cer una par­te del vie­jo oes­te ame­ri­cano; sin em­bar­go, tam­bién exis­ten tra­yec­tos es­pe­cia­les adap­ta­dos pa­ra to­da la fa­mi­lia: de sep­tiem­bre a oc­tu­bre el tren se vis­te con mú­si­ca y cer­ve­za ale­ma­na pa­ra el Ok­to­ber­fest; tam­bién, du­ran­te no­viem­bre y di­ciem­bre, el re­co­rri­do te lle­va a tra­vés del “Po­lo Nor­te”, en don­de San­ta Claus ha­ce una vi­si­ta al tren pa­ra desear­le una fe­liz Na­vi­dad a los pe­que­ños a bor­do.

Co­mo en tiem­pos pre­co­lom­bi­nos, el bú­fa­lo con­ti­núa pro­ve­yen­do aun al ha­ber es­ta­do al bor­de de su ex­tin­ción. Si bien hoy es ca­si im­po­si­ble ver ma­na­das de bú­fa­los sil­ves­tres en las pra­de­ras nor­te­ame­ri­ca­nas, la crian­za de es­te ani­mal ha si­do esen­cial no só­lo pa­ra la con­ser­va­ción de la es­pe­cie, sino pa­ra el desa­rro­llo tu­rís­ti­co y gas­tro­nó­mi­co de es­te in­do­ma­ble vie­jo oes­te ame­ri­cano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.