El hom­bre pá­ja­ro

PA­SOS MÁS O ME­NOS SEN­CI­LLOS PA­RA EM­PREN­DER EL VUE­LO CON PRO­PUL­SIÓN A CHO­RRO.

National Geographic Traveler (México) - - VIAJERO ILUSTRADO -

MARCK GUTT­MAN SE ES­CU­CHA UNA CUEN­TA re­gre­si­va. Un nú­me­ro con­si­de­ra­ble de per­so­nas (co­mo do­ce) es­pe­ra an­sio­so el mo­men­to del lan­za­mien­to. En unos se­gun­dos se en­cen­de­rán los mo­to­res y la au­dien­cia se­rá tes­ti­go de una ha­za­ña ca­si he­roi­ca; un pe­que­ño pa­so pa­ra el hom­bre, un gran pa­so (so­bre el agua) pa­ra la hu­ma­ni­dad. Lo que es­tá por ver­se es co­mo una aven­tu­ra es­pa­cial, pe­ro es­ta pla­ya no es Ca­bo Ca­ña­ve­ral ni el ob­je­to vo­la­dor un cohe­te.

La úl­ti­ma vez que vi a un hom­bre ele­var­se por los cie­los con me­ca­nis­mos de pro­pul­sión es­ta­ba fren­te a una te­le­vi­sión vien­do a Me­ga­man, pe­ro de eso han pa­sa­do ya va­rios años. Aho­ra soy yo, en tra­je de ba­ño y una suer­te de ar­ma­du­ra plás­ti­ca, el que es­tá por so­bre­vo­lar las aguas de Mis­sion Bay en San Die­go, Ca­li­for­nia. Gra­cias al jet­pack, un pro­pul­sor a cho­rro que se ase­gu­ra a la es­pal­da con la ayu­da de un ar­nés, la idea de vo­lar ya no re­sul­ta tan lo­ca. Y tam­po­co, di­cen, com­pli­ca­da.

Pa­ra ope­rar el in­ven­to del fu­tu­ro só­lo hay que ver un vi­deo tu­to­rial, ha­cer unas prue­bas en tie­rra fir­me y se­guir las in­di­ca­cio­nes que un pi­lo­to ex­per­to dic­ta por me­dio de un cas­co que, ade­más, fun­cio­na com wal­kie-tal­kie. Del jet­pack, co­nec­ta­do por man­gue­ras al mo­tor de un jets­ki, co­mien­za a sa­lir agua. El cho­rro es es­truen­do­so y la voz del ins­truc­tor, en­tor­pe­ci­da por el rui­do, sir­ve an­tes co­mo am­bien­ta­ción épi­ca que co­mo guía. La pri­me­ra mi­sión: lo­grar man­te­ner­se en po­si­ción per­pen­di­cu­lar al mar, es su­pe­ra­da sin tra­bas. De pron­to, ca­mi­nar so­bre el agua ya no es un ac­to ex­clu­si­va­men­te mi­la­gro­so.

Co­mo sue­le su­ce­der con esos tu­to­ria­les que con voz exa­ge­ra­da­men­te con­ten­ta pro­me­ten to­do fá­cil, ma­nio­brar con el jet­pack re­sul­ta ta­rea di­fí­cil. Vo­lar re­quie­re man­te­ner las ma­ni­jas que con­tro­lan la di­rec­ción del cho­rro ca­pri­cho­sa­men­te fir­mes: ante el me­nor de los mo­vi­mien­tos co­mien­zan los giros ines­pe­ra­dos o, en el mejor de los ca­sos, un ate­rri­za­je asis­ti­do que im­pli­ca em­pe­zar de nue­vo. Los pi­lo­tos pri­me­ri­zos no te­ne­mos que preo­cu­par­nos por la fuer­za del pro­pul­sor, con es­qui­var a los ka­yaks y ve­le­ros es más que su­fi­cien­te.

Pa­sa­dos vein­te mi­nu­tos, cuan­do por fin lo­gro ele­var­me a unos cua­tro me­tros de al­tu­ra, es mo­men­to de vol­ver. Las le­yes de Murphy y de la gra­ve­dad me quie­ren con los pies en la tie­rra. An­tes de re­gre­sar, en un in­ten­to de se­guir ins­truc­cio­nes que no des­ci­fro, me su­mer­jo en el mar con el pro­pul­sor en­cen­di­do. Mi yo cohe­te aho­ra es un yo torpe­do. Eso sí que me sa­le bien. Aho­ra el úni­co di­le­ma es de­ci­dir si a mi vi­deo de re­cuer­do lo de­be acom­pa­ñar Vue­la, vue­la de Mag­ne­to o el sound­track de Li­be­ren a Willy.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.