Res­ca­tan­do al oso grizzly

LA VA­LIO­SA MI­SIÓN DE GROUSE MOUN­TAIN EN VAN­COU­VER.

National Geographic Traveler (México) - - VIAJERO ILUSTRADO - Por CINDY ADRIA­NA MO­RA­LES

EN EL AÑO 2001 un ca­mión atro­pe­lló a la ma­dre de Coo­la y a sus dos her­ma­nos en una ca­rre­te­ra cer­ca de Be­lla Coo­la, en la Co­lum­bia Bri­tá­ni­ca. En esa mis­ma re­gión pe­ro en In­ver­me­re, otra pe­que­ña osez­na de nom­bre Grin­der va­ga­ba des­hi­dra­ta­da y dé­bil, con sus 4.5 ki­lo­gra­mos y, sin su ma­dre, no so­bre­vi­vi­ría por mu­cho. Por for­tu­na no co­rrie­ron la mis­ma suer­te que mu­chos otros gra­cias a que el equi­po de Grouse Moun­tain los res­ca­tó.

A 15 mi­nu­tos del puen­te Lions Ga­te se ubi­ca Grouse Moun­tain, un des­tino de es­quí que co­men­zó a ser vi­si­ta­do des­de 1894. Fue aquí don­de mu­chos van­cu­ve­ri­tas le to­ma­ron gus­to a los de­por­tes in­ver­na­les, hoy mu­chos lu­ga­re­ños apren­den a es­quiar en la mis­ma mon­ta­ña que sus bi­sa­bue­los. Tam­bién es una atrac­ción muy po­pu­lar en­tre los de­por­tis­tas y tu­ris­tas mun­dia­les, el úl­ti­mo año re­ci­bió a 1.3 mi­llo­nes de per­so­nas. Lo que po­cos sa­ben es que en su ci­ma hay re­fu­gio pa­ra es­pe­cies pro­te­gi­das –co­mo el lo­bo gris y el oso grizzly– ade­más de un cen­tro de in­ves­ti­ga­ción. Es aquí don­de vi­ven Coo­la y Grin­der, su tem­prano acer­ca­mien­to con los hu­ma­nos hi­zo im­po­si­ble su re­in­ser­ción ple­na en la vi­da sal­va­je, a cam­bio se les cons­tru­yó un re­fu­gio digno don­de pu­die­ran ser fe­li­ces. Al as­cen­der ya sea por el sen­de­ro –tar­da­rás en pro­me­dio 1.5 ho­ras– o el teleférico más gran­de de nor­tea­mé­ri­ca, po­drás apren­der to­do so­bre los osos grizzly e, in­clu­so con­tem­plar su gran­de­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.