NO­CHE DE MUER­TOS

National Geographic Traveler (México) - - VIAJERO ILUSTRADO -

Si bien to­do Mé­xi­co se vis­te de flores de cem­pa­sú­chil y ofren­das pa­ra re­ci­bir el pri­mer fin de se­ma­na de no­viem­bre, nin­gún es­ta­do lo es­pe­ra tan­to co­mo Mi­choa­cán. La ce­le­bra­ción de día de muer­tos en el la­go de Pátz­cua­ro es una de las más ri­cas y co­lo­ri­das del país.

Ini­cia­mos el via­je en­tra­da la no­che del 1º de no­viem­bre, car­ga­dos con más ro­pa abri­ga­do­ra (y nís­pe­ros pa­ra ofren­dar) que equi­po de fo­to. Vi­si­ta­mos San­ta Fe de la La­gu­na, cu­ya pla­za de ar­mas se con­vier­te en una can­cha por la que rue­da una bo­la pren­di­da en fue­go, el ce­men­te­rio de San Francisco Uri­cho, don­de se co­lo­ca uno de los ar­cos flo­ra­les más al­tos pa­ra que los di­fun­tos cru­cen el um­bral en­tre mun­dos, y el pue­blo de Aro­cu­tín, cu­yo ce­men­te­rio nos sor­pren­de con “una tum­ba he­cha pa­ra to­das aque­llas almas que na­die se acuer­da de ellas [sic]”.

Pa­ra fo­to­gra­fiar la no­che de muer­tos lo ideal se­ría con­tar con equi­po de lu­ces y va­rios tri­piés. Pe­ro, téc­ni­ca apar­te, la idea re­sul­ta tan in­có­mo­da co­mo in­via­ble. Lo que ha­ce es­pe­cial a es­te re­co­rri­do, por en­ci­ma de las escenas por sí so­las, es el am­bien­te que las acom­pa­ña. Una do­ce­na de flas­hes que, más que ayu­dar, es­tor­ban. ¿La al­ter­na­ti­va? Tiem­po, mu­cho tiem­po, un tri­pié y ex­po­si­cio­nes lar­gas son la me­jor op­ción pa­ra re­tra­tar ce­men­te­rios que, iró­ni­ca­men­te, es­tán lle­nos de vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.