Trend To­pics: el universo de Alan Fae­na

El ar­te que re­su­ci­tó un dis­tri­to

National Geographic Traveler (México) - - VIAJERO ILUSTRADO - por silvina pi­ni fo­tos de ma­rio che­rrut­ti

En Mia­mi Beach to­dos sa­ben que el hom­bre ves­ti­do de blan­co, in­clui­dos cha­li­na, za­pa­tos y som­bre­ro, es el ho­te­le­ro y desa­rro­lla­dor in­mo­bi­lia­rio ar­gen­tino Alan Fae­na. La nue­va ce­le­bri­dad ha desafia­do el pre­do­mi­nio de South Beach e im­pues­to su ape­lli­do en el Mid-Beach: el Fae­na Dis­trict. En es­te nue­vo om­bli­go ur­bano, com­pues­to por sie­te man­za­nas so­bre Co­llins Avenue –en­tre las ca­lles 32 y 36, In­dian Creek y el océano Atlán­ti­co–, con­flu­yen el Fae­na Ho­tel, el Art Fo­rum, dos to­rres de re­si­den­cias –una en cons­truc­ción–, el Ba­zar y la Ca­sa Fae­na, un alojamiento más dis­cre­to. In­clu­so la pla­ya se co­no­ce co­mo Fae­na Beach.

Jun­to a su so­cio ucra­niano, Len Bla­vat­nik, ha in­ver­ti­do 1 000 mi­llo­nes de dó­la­res don­de an­tes ha­bía un es­ta­cio­na­mien­to de tres dó­la­res la ho­ra. Hoy ven­den re­si­den­cias a 50 000 dó­la­res el me­tro cua­dra­do. Pe­ro Fae­na in­sis­te en que no si­gue las ten­den­cias del mer­ca­do, sino que va a con­tra­co­rrien­te pa­ra crear uni­ver­sos don­de na­die ha­bía pues­to el ojo. Ya lo ha­bía he­cho en Buenos Ai­res, aho­ra lo hi­zo en Mia­mi (fae­na.com).

FAE­NA HO­TEL

Ro­jo y do­ra­do son los co­lo­res pre­fe­ri­dos del hom­bre de blan­co. El lobby im­pre­sio­na por sus co­lum­nas y te­cho re­ves­ti­dos de lá­mi­nas de oro, así co­mo los murales pop ba­rro­cos de Juan Gat­ti, quien di­se­ña­ra la por­ta­da de va­rios dis­cos de rock ar­gen­tino en los años se­ten­ta. El ar­te es el se­llo del ho­tel. Ca­mino a la pla­ya y la pis­ci­na, Go­ne but not For­got­ten des­lum­bra: un enor­me fó­sil de ma­mut re­ves­ti­do en oro, obra del bri­tá­ni­co Da­mien Hirst, el ar­tis­ta vi­vo más ri­co del Reino Uni­do. Otra de sus pie­zas, Gol­den Myth, la es­cul­tu­ra de un uni­cor­nio re­cu­bier­to de oro en su mi­tad iz­quier­da y, en la de­re­cha, mues­tra

su sis­te­ma mus­cu­lar, com­par­te el es­tre­lla­to con el pre­mia­do chef Paul Qui en el res­tau­ran­te de co­ci­na asiá­ti­ca Pao. Las 169 ha­bi­ta­cio­nes y sui­tes del ho­tel –que en los años cua­ren­ta se lla­mó Sa­xony y hos­pe­dó a Frank Si­na­tra y Ma­rilyn Mon­roe, en­tre otros– es­tán lu­jo­sa­men­te am­bien­ta­das y en to­das hay un so­fá de ter­cio­pe­lo ro­jo. El res­tau­ran­te Los Fue­gos –ba­jo la ba­tu­ta del ar­gen­tino Fran­cis Mall­mann–, el bar, el tea­tro, el

spa Tie­rra San­ta y el li­ving pa­ra to­mar una co­pa y un bo­ca­do, trans­mi­ten la sensualidad y el glamour de los cincuenta, pe­ro re­mas­te­ri­za­dos pa­ra el si­glo xxi. Las ta­ri­fas par­ten de los 650 dó­la­res con desayuno.

FAE­NA FO­RUM

Inau­gu­ra­do du­ran­te la úl­ti­ma edi­ción del Art Ba­sel, en no­viem­bre pa­sa­do, es­te edi­fi­cio, cons­trui­do por el pre­mio Pritz­ker de ar­qui­tec­tu­ra, Rem Kool­has y su es­tu­dio OMA, na­ció con la idea de bo­rrar las ba­rre­ras en­tre cien­cia, ar­te,

per­for­man­ce, pro­duc­ción, fi­lo­so­fía y di­se­ño. “Al­qui­mia” y “es­pa­cio utó­pi­co” son las pa­la­bras que Alan Fae­na y su mu­jer, la cu­ra­do­ra Xi­me­na Ca­mi­nos, usan pa­ra de­fi­nir es­ta cons­truc­ción, con­ce­bi­da co­mo una gran es­cul­tu­ra por Kool­has. Con una su­per­fi­cie de 4 000 me­tros cua­dra­dos, tie­ne zo­nas de ex­hi­bi­ción y con­tem­pla­ción, ade­más de asien­tos dis­pues­tos en to­das las di­rec­cio­nes que, en­tre múl­ti­ples pla­ta­for­mas, sub­ra­yan la in­ten­ción de eli­mi­nar fron­te­ras. En una de sus pa­re­des, un mural he­cho in si­tu por la ar­tis­ta Gra­cie­la Has­per le brin­da una ex­plo­sión de color al edi­fi­cio blan­co.

FAE­NA BA­ZAR

Ins­pi­ra­do en los mer­ca­dos de In­dia y Ma­rrue­cos, es­te edi­fi­cio de cua­tro pi­sos, con una gran te­rra­za y pa­tio cen­tral, ofre­ce

es­pa­cios no con­ven­cio­na­les don­de cu­ra­do­res de mo­da in­vi­tan a dis­tin­tos di­se­ña­do­res. Ade­más, sue­len pre­sen­tar­se con­cier­tos, ex­hi­bi­cio­nes de ar­te, una ba­rra de tra­gos y mues­tras en es­ce­na. Pa­ra la inau­gu­ra­ción, en no­viem­bre pa­sa­do, se con­vo­có al ar­tis­ta me­xi­cano Pedro Frie­de­berg; las cu­ra­do­ras neo­yor­qui­nas de Kiz­met, Kelly Fra­mel y Za­chary Lynd; Maison de Mo­de, con di­se­ños del bra­si­le­ño Oks­len; la co­lec­ción Fi­gue, de la di­se­ña­do­ra eu­ro­pea Step­ha­nie von Watz­dor; ar­te­sa­nía ele­gi­da por Elad Yi­frach, de L'Ob­jet, y ro­pa con fuer­te in­fluen­cia de los tex­ti­les la­ti­noa­me­ri­ca­nos, de Ca­ro­li­na K.

CA­SA FAE­NA

Le­van­ta­da en 1928, es­ta ca­so­na de te­jas ro­jas y ai­res es­pa­ño­les se lla­mó El Pa­raí­so Apart­ments. Fue cons­trui­da por Mar­tin L. Ham­pton, el mis­mo ar­qui­tec­to del City Hall de Mia­mi Beach. Si bien Ham­pton na­ció en Ca­ro­li­na del Sur, su via­je por Es­pa­ña mar­ca­ría su es­ti­lo a la ho­ra de di­se­ñar. Más tar­de, la ca­sa fue uti­li­za­da por el ejér­ci­to es­ta­dou­ni­den­se du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial y lue­go se con­vir­tió en el ho­tel Ca­sa Cla­rid­ge's. Hoy se pro­po­ne co­mo una ca­sa de hués­pe­des y la de­co­ra­ción no trai­cio­na aquel es­ti­lo ho­ga­re­ño de las ca­sas me­di­te­rrá­neas, pe­ro le su­ma la ar­ti­lle­ría ar­tís­ti­ca y los co­lo­res de Fae­na. El ro­jo ca­rac­te­rís­ti­co es­tá pre­sen­te no so­lo en el tol­do de la puer­ta, las som­bri­llas y las mol­du­ras ex­te­rio­res, sino en una fan­tás­ti­ca obra del ar­tis­ta Ma­nuel Ames­toy: una fi­li­gra­na de pa­pel per­fo­ra­do ro­jo que pen­de del te­cho en me­dio del lobby. Cuen­ta con 50 ha­bi­ta­cio­nes y el res­tau­ran­te bar Ca­fé Cla­rid­ge's, ac­ce­si­ble pa­ra hués­pe­des y pa­ra quie­nes no lo son. Ca­sa Fae­na es una op­ción pa­ra quie­nes pre­fie­ren un per­fil me­nos es­tri­den­te que el del es­te­lar Fae­na Ho­tel. Ta­ri­fas des­de 350 dó­la­res con desayuno (pró­xi­ma a inau­gu­rar­se).

Go­ne but not For­got­ten, un fó­sil de ma­mút ba­ña­do en oro (arri­ba) des­can­sa en el Fae­na Ho­tel, dis­tin­gui­do por su di­se­ño (aba­jo).

El Fae­na Fo­rum (izq.) cuen­ta con obras de Pedro Frie­der­berg en su in­te­rior (ari­ba) pa­ra re­in­ter­pre­tar la vi­sión de Alan Fae­na (aba­jo).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.