Pro­ble­ma Re­suel­to: hu­sos ho­ra­rios

Con­se­jos pa­ra en­ten­der las ma­nías de un re­loj via­je­ro

National Geographic Traveler (México) - - VIAJERO ILUSTRADO - por marck guttman

1 DI­FE­REN­CIAS CAPRICHOSAS

Con la in­ten­ción de apro­ve­char la luz na­tu­ral du­ran­te los días más lar­gos del año, el ho­ra­rio de ve­rano ade­lan­ta el re­loj una ho­ra. Es­ta prác­ti­ca, co­mún en Nor­tea­mé­ri­ca y Eu­ro­pa, no es ha­bi­tual en más de la mi­tad del mun­do. Los paí­ses que lo ha­cen, en oca­sio­nes tie­nen te­rri­to­rios es­pe­cí­fi­cos con ma­ne­ci­llas rea­cias al cam­bio. En con­se­cuen­cia, las di­fe­ren­cias ho­ra­rias no son igua­les siem­pre. Por ejem­plo, Ari­zo­na, que sue­le es­tar una ho­ra ade­lan­te de Ca­li­for­nia, com­par­te ho­ra­rio en ve­rano con su ve­cino de­bi­do a que es el úni­co es­ta­do de la Unión Ame­ri­ca­na que no ajusta su re­loj. Por otro la­do, To­ron­to, que en ape­go es­tric­to a los me­ri­dia­nos tie­ne el mis­mo ho­ra­rio que Bo­go­tá, du­ran­te el ve­rano ca­na­dien­se se en­cuen­tra una ho­ra ade­lan­ta­do res­pec­to de Co­lom­bia, ya que nin­gu­na ciu­dad de ese país em­plea el ho­ra­rio de ve­rano.

2 FRON­TE­RAS DIFUSAS

Los dis­po­si­ti­vos in­te­li­gen­tes se ac­tua­li­zan con la ho­ra del lu­gar don­de es­tán tan pron­to re­ci­ben la se­ñal. En la ma­yo­ría de los ca­sos el cam­bio au­to­má­ti­co es con­fia­ble, pe­ro en las re­gio­nes don­de cambia el hu­so ho­ra­rio, el re­loj au­to­má­ti­co es más un pro­ble­ma que una so­lu­ción. En es­tos dis­po­si­ti­vos la ho­ra se es­ta­ble­ce con ba­se en su geo­lo­ca­li­za­ción. Y co­mo la se­ñal de ce­lu­lar es más la­xa en las fron­te­ras, en oca­sio­nes re­gis­tra el ho­ra­rio del pue­blo ve­cino. Por ello, es co­mún que los ce­lu­la­res cam­bien de ho­ra de acuer­do a pa­tro­nes bi­po­la­res. Pa­ra evi­tar con­fu­sio­nes, lo ideal es apa­gar el re­loj au­to­má­ti­co y fi­jar la ho­ra de for­ma ma­nual.

3 ME­DIAS TIN­TAS

En ca­si to­do el pla­ne­ta, las di­fe­ren­cias ho­ra­rias se ri­gen por in­ter­va­los de una ho­ra. El me­ri­diano de Green­wich, en In­gla­te­rra, es­ta­ble­ce la lla­ma­da ho­ra ce­ro y, con ba­se en ello, el res­to del mun­do fi­ja sus re­lo­jes con ho­ras por de­lan­te o de­trás. Sin em­bar­go, las di­fe­ren­cias ho­ra­rias de me­dios y cuar­tos de ho­ra tam­bién son co­mu­nes. Paí­ses co­mo Af­ga­nis­tán, Myan­mar, Irán, In­dia y Ve­ne­zue­la tie­nen hu­sos ho­ra­rios con di­fe­ren­cia de me­dia ho­ra res­pec­to del me­ri­diano ce­ro, mien­tras que Ne­pal es el úni­co país que im­ple­men­ta en su to­ta­li­dad una di­fe­ren­cia ho­ra­ria de 15 mi­nu­tos. Aus­tra­lia y Ca­na­dá tie­nen re­gio­nes es­pe­cí­fi­cas con di­fe­ren­cias de me­dia ho­ra o 15 mi­nu­tos res­pec­to del res­to de sus re­lo­jes. Así que, cuan­do se tra­ta de ho­ra­rios, el va­so pue­de es­tar me­dio lleno o me­dio va­cío. Y, en al­gu­nos lugares, has­ta ser­vi­do en cuar­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.