Ac­tí­va­te: pa­ra­jes flo­ren­ti­nos

La be­lle­za na­tu­ral y cul­tu­ral de la re­gión de Tos­ca­na no es­tá con­fi­na­da a Flo­ren­cia; los pa­ra­jes y pue­blos de sus pro­vin­cias son prue­ba de ello

National Geographic Traveler (México) - - VIAJERO ILUSTRADO - por san­tia­go rodrigo car­me­na fo­tos de ma­ría jo­sé flo­res

F

lo­ren­cia, una de las ca­pi­ta­les del ar­te, pue­de ser abru­ma­do­ra. El pa­sear por aquí me ha­ce sen­tir co­mo el per­so­na­je de una no­ve­la am­bien­ta­da en el Re­na­ci­mien­to. Pe­ro su ta­ma­ño re­du­ci­do, su tra­zo ur­ba­nís­ti­co es­tre­cho y el gran nú­me­ro de tu­ris­tas que aba­rro­tan ca­lles, ne­go­cios y mo­nu­men­tos, ter­mi­nan por ha­cer que me fal­te el ai­re. El cuerpo me pi­de ver la luz del sol, y la mente, des­pe­jar­me un po­co pa­ra no su­frir lo que Stend­hal y tan­tos otros en es­ta ciu­dad: el sín­dro­me que lle­va su nom­bre –o es­trés del via­je­ro–. De vez en cuan­do ha­ce fal­ta ai­re fres­co.

Du­ran­te los si­glos xv y xvi, la ri­que­za de la fa­mi­lia Me­di­ci y su me­ce­naz­go atra­jo a es­ta ciu­dad a ar­tis­tas de la ta­lla de Mi­guel Án­gel, Bru­ne­lles­chi, Leo­nar­do da Vin­ci o de­lla Rob­bia. Gra­cias a ello exis­ten al­gu­nos de los mo­nu­men­tos más im­pre­sio­nan­tes, co­mo la ca­te­dral de San­ta Ma­ría del Fio­re o la Ba­sí­li­ca de la San­ta Cruz.

To­mo un au­to­bús en el cen­tro de Flo­ren­cia que, unos 30 mi­nu­tos des­pués, me de­ja en la pe­que­ña lo­ca­li­dad de La Quer­cio­la. Des­de aquí co­mien­za la ru­ta que me lle­va­rá a Mon­te Se­na­rio, un con­ven­to a cam­po abier­to que da­ta del si­glo xiii, cuan­do los sie­te san­tos fun­da­do­res de la or­den de los Sier­vos de Ma­ría aban­do­na­ron la ciu­dad en bus­ca de tranquilidad.

Pa­ra lle­gar has­ta él ten­go que ca­mi­nar por un pai­sa­je cam­bian­te don­de en­cuen­tro un bos­que con un sen­de­ro pe­que­ño –que a ve­ces no se dis­tin­gue por cul­pa de los ma­to­rra­les–, un enor­me cam­po con trac­to­res que tra­ba­jan la tie­rra y un ca­mino en­tre ca­sas ru­ra­les con ban­cos en las ace­ras don­de los an­cia­nos se reúnen a to­mar el sol e in­ter­cam­biar im­pre­sio­nes so­bre los ca­mi­nan­tes y vi­si­tan­tes.

Otra ru­ta con más his­to­ria, pe­ro con el mis­mo in­te­rés pai­sa­jís­ti­co, es por el mu­ni­ci­pio de Fie­so­le, a tan so­lo ocho ki­ló­me­tros de la ca­pi­tal de la pro­vin­cia de Flo­ren­cia. Su al­ti­tud brin­da una pa­no­rá­mi­ca fan­tás­ti­ca del va­lle que cru­za el

río Arno, don­de se ubi­ca la ca­pi­tal tos­ca­na; por al­go, la la­de­ra que se­pa­ra am­bas po­bla­cio­nes es­tá re­ple­ta de vi­llas lu­jo­sas con jar­di­nes la­be­rín­ti­cos. Pro­ba­ble­men­te su ubi­ca­ción, con bue­na vi­si­bi­li­dad, fue el mo­ti­vo de que los etrus­cos, y des­pués los romanos, ha­bi­ta­ran la zo­na.

Des­de la pa­ra­da de au­to­bús cru­zo la sim­ple pe­ro be­lla Piaz­za Mino, de­co­ra­da con an­ti­guos es­cu­dos de ar­mas y la es­ta­tua de bron­ce que con­me­mo­ra el en­cuen­tro en­tre Ga­ri­bal­di y Vit­to­rio Em­ma­nue­lle II, que dio ini­cio a la uni­fi­ca­ción ita­lia­na. Al se­guir las in­di­ca­cio­nes, llego a Mon­te Ce­ce­ri de ma­ne­ra fá­cil, don­de una se­rie de car­te­les me ofre­cen des­ti­nos di­fe­ren­tes. Es­co­jo el ro­ji­blan­co que, en un par de ho­ras en au­to­bús, me lle­va­rá has­ta la lo­ca­li­dad flo­ren­ti­na de Set­tig­nano: el sen­tie­ro de­gli scal­pe­lli­ni (sen­de­ro de los can­te­ros). Es­te sen­de­ro era uti­li­za­do por los can­te­ros me­die­va­les pa­ra lle­gar has­ta los lugares de ex­trac­ción de la pie­tra­for­te, ma­te­rial con el que se cons­tru­yó la ma­yo­ría de las maravillas ar­qui­tec­tó­ni­cas re­na­cen­tis­tas de la ca­pi­tal de la Tos­ca­na.

Veo las can­te­ras ca­mu­fla­das en­tre los pi­nos en­ve­je­ci­dos an­tes de lle­gar a Maiano, don­de el pai­sa­je se vuel­ve más or­de­na­do y llano; aquí me sor­pren­den las gran­des vi­llas edi­fi­ca­das so­bre las co­li­nas, las vie­jas ca­pi­llas y los ora­to­rios a la ori­lla del ca­mino, ro­dea­dos de un ha­lo de mis­te­rio. La vi­lla que más des­ta­ca es la de Pog­gio Ghe­rar­do, ha­bi­ta­da por Boc­cac­cio en el si­glo xiv y don­de am­bien­tó El De­ca­me­rón, en el que los pro­ta­go­nis­tas hu­yen de la pes­te de Flo­ren­cia pa­ra re­fu­giar­se en es­te cas­ti­llo.

Pe­ro el pun­to más in­tere­san­te de Mon­te Ce­ce­ri es, sin du­da, el Piaz­za­le Leo­nar­do, lu­gar en don­de Da Vin­ci hi­zo la pri­me­ra prue­ba de su avión sin mo­tor, o lo que es lo mis­mo: el lu­gar don­de el hom­bre in­ten­tó vo­lar por pri­me­ra vez. Fue su ami­go Tom­ma­so Ma­si­ni quien tri­pu­ló la má­qui­na, pa­ra ate­rri­zar des­pués de pla­near unos 1 000 me­tros y con una pier­na ro­ta co­mo el úni­co con­tra­tiem­po. Y ahí es­tás, li­be­ra­do del es­trés y aje­treo de la ciu­dad, ro­dea­do de na­tu­ra­le­za. Flo­ren­cia es un lu­gar ma­ra­vi­llo­so, pe­ro a ve­ces uno so­lo ne­ce­si­ta un res­pi­ro.

Se pue­de lle­gar a los bos­ques y cam­pos de Flo­ren­cia en au­to­bús, a pre­cios ase­qui­bles.

El mo­nas­te­rio a mi­tad del cam­po es un re­fu­gio de las ur­bes; sus co­lo­res, las ca­ba­ñas de los al­re­de­do­res y las vis­tas de las ciu­da­des ale­da­ñas, aña­den un en­can­to es­pe­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.