Mi Ciu­dad: Qui­to

Fu­sión his­pá­ni­ca e in­dí­ge­na

National Geographic Traveler (México) - - VIAJERO ILUSTRADO - tex­to y fo­tos: alex ma­ci­pe

M as allá de las pe­cu­lia­ri­da­des que la ha­cen di­fe­ren­te a otras me­tró­po­lis –co­mo es­tar ro­dea­da por unos 15 vol­ca­nes y ser la se­gun­da ca­pi­tal más al­ta de mun­do, des­pués de La Paz, Bo­li­via–, Qui­to es la úni­ca ciu­dad del pla­ne­ta cru­za­da por el ecua­dor, un pa­ra­le­lo no­ta­ble que di­vi­de la Tie­rra en dos he­mis­fe­rios.

Aun­que es­ta ur­be ha es­ta­do ha­bi­ta­da des­de ha­ce ca­si un milenio, se fun­dó ba­jo su ac­tual nom­bre ha­ce ca­si cin­co si­glos y no ha mo­di­fi­ca­do su dis­tri­bu­ción ori­gi­nal, mo­ti­vo por el cual fue de­cla­ra­da Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral de la Hu­ma­ni­dad, en 1978.

Si bien, du­ran­te mu­chos años sir­vió co­mo una ciu­dad de trán­si­to pa­ra quie­nes iban a co­no­cer el lu­gar que ori­gi­nó el le­ga­do de Char­les Dar­win –las is­las Ga­lá­pa­gos–, hoy día gran can­ti­dad de tu­ris­tas se ha­cen del tiem­po su­fi­cien­te pa­ra re­co­rrer la ciu­dad y sus al­re­de­do­res.

Pa­ra te­ner una vis­ta pa­no­rá­mi­ca de la ciu­dad, des­de ca­si cual­quier án­gu­lo, hay dos pun­tos obli­ga­to­rios: uno es el mi­ra­dor El Pa­ne­ci­llo, en cu­ya ci­ma es­tá la re­pre­sen­ta­ción de la

úni­ca vir­gen ala­da del mun­do co­no­ci­da co­mo la vir­gen de Qui­to, cons­trui­da con unas 7 000 pie­zas de alu­mi­nio; el otro, al que se llega en te­le­fé­ri­co, es­tá edi­fi­ca­do en las fal­das del ce­rro Ru­cu Pi­chin­cha, a 4 000 me­tros so­bre el ni­vel del mar. Des­de el mi­ra­dor se tie­nen vis­tas privilegiadas de la ciu­dad, va­rios pi­cos ne­va­dos y la “ave­ni­da de los vol­ca­nes”.

Otro si­tio no­ta­ble es la Ca­pi­lla del Hom­bre. Inau­gu­ra­da en 2002, ex­hi­be obras del ar­tis­ta ecua­to­riano Os­wal­do Gua­ya­sa­mín. Sus crea­cio­nes de gran for­ma­to re­tra­tan el do­lor, la ira, la pro­tes­ta y los sueños del ser hu­mano en dis­tin­tas eta­pas y si­tua­cio­nes crí­ti­cas, co­mo gue­rras y en­fer­me­da­des.

Pa­ra no per­der­se ni un me­tro de su his­to­ria, es re­co­men­da­ble re­co­rrer el cen­tro his­tó­ri­co a pie. Dos de sus atrac­cio­nes más des­ta­ca­das son la igle­sia de la Com­pa­ñía de Je­sús y la ca­te­dral Pri­ma­da de Qui­to. La pri­me­ra es con­si­de­ra­da una jo­ya del ba­rro­co la­ti­noa­me­ri­cano, cu­ya cons­truc­ción tar­dó más de 160 años en cul­mi­nar y fue le­van­ta­da por las manos de in­nu­me­ra­bles ar­tis­tas de la es­cue­la qui­te­ña; to­do su in­te­rior es­tá re­ves­ti­do con pan de oro (ho­jas muy fi­nas de es­te me­tal). El di­se­ño ar­qui­tec­tó­ni­co se ba­só en dos íco­nos de la obra je­sui­ta: las igle­sias de Ge­sú y de San Ig­na­cio, am­bas en Ro­ma. Por su par­te, es­ta ca­te­dral no so­lo in­clu­ye el es­ti­lo ba­rro­co, sino tam­bién mu­dé­jar, ro­co­có, neo­gó­ti­co y neo­clá­si­co. Es uno de los tem­plos más ve­tus­tos de Amé­ri­ca del Sur.

Otra atrac­ción es el mer­ca­do de San Fran­cis­co que, por ser uno de los más an­ti­guos de la ciu­dad, guar­da to­do el en­can­to

de sus 120 años de tra­di­ción –la ma­yo­ría de sus pues­tos ha pa­sa­do de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción en la mis­ma fa­mi­lia–. Cuen­ta con más de 100 lo­ca­les que ven­den to­do ti­po de ali­men­tos y hier­bas me­di­ci­na­les; tam­bién tie­ne un pa­tio de co­mi­das, don­de se sir­ven pla­ti­llos tí­pi­cos de Ecua­dor, ca­rac­te­ri­za­dos por la pre­sen­cia de ma­ris­cos y pes­ca­dos, así co­mo por ba­na­nas y di­fe­ren­tes maí­ces del país.

Pa­ra aden­trar­se aún más en la his­to­ria de Qui­to hay que vi­si­tar la ca­lle pea­to­nal Mo­ra­les −me­jor co­no­ci­da co­mo La Ron­da−, don­de se pue­de apre­ciar el tra­ba­jo de los ar­te­sa­nos. Tal vez el más im­pre­sio­nan­te sea la ela­bo­ra­ción de ca­jas de ma­de­ra me­dian­te la téc­ni­ca de ta­ra­cea, la cual con­sis­te en en­ca­jar pie­zas cor­ta­das de dis­tin­tos ma­te­ria­les en un so­por­te has­ta rea­li­zar un di­se­ño de­co­ra­ti­vo. Es­tas crea­cio­nes, que cuen­tan con ca­jo­nes se­cre­tos, sir­ven pa­ra que las mu­je­res de la so­cie­dad qui­te­ña guar­den jo­yas y ob­je­tos de va­lor.

Los al­re­de­do­res de la ciu­dad tam­bién tie­nen lugares im­per­di­bles. El que re­gis­tra más vi­si­tas anua­les es el mo­nu­men­to y com­ple­jo Mi­tad del Mun­do, por don­de pa­sa el ecua­dor. Den­tro del si­tio, va­rios le­tre­ros cuen­tan la his­to­ria so­bre có­mo se lle­gó a de­ter­mi­nar el pa­ra­le­lo 0, mien­tras los tu­ris­tas se to­man la fo­to tí­pi­ca con un pie en ca­da he­mis­fe­rio.

Los atrac­ti­vos de es­ta ciu­dad son tan in­tere­san­tes co­mo va­ria­dos; por ello, la gen­te se per­pe­túa en su cul­tu­ra y tra­di­ción que, le­jos de ha­ber si­do ol­vi­da­das, es­tán pre­sen­tes to­dos los días y en ca­da rin­cón.

El mer­ca­do de San Fran­cis­co tie­ne 120 años de exis­ten­cia y en él se sir­ve co­mi­da tí­pi­ca y hier­bas me­di­ci­na­les de la re­gión.

En 1936, el geó­gra­fo ecua­to­riano Luis Tu­fi­ño, cons­tru­yó un mo­nu­men­to de 10 me­tros de al­to en San An­to­nio de Pi­chin­cha. En 1979, fue tras­la­da­do sie­te ki­ló­me­tros al oeste, a la ciu­dad de Ca­la­ca­lí.

Arri­ba: crea­da el 22 de ju­lio de 2015, la Sa­la Ca­pi­tu­lar de la ca­te­dral Pri­ma­da de Qui­to aho­ra fun­cio­na co­mo museo. Aba­jo: en el mer­ca­do se pue­den en­con­trar di­ver­sas ar­te­sa­nías co­mo ju­gue­tes de ma­de­ra tra­di­cio­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.