Es­cá­pa­te

Bus­tar­vie­jo y Gru­tas del Águi­la

National Geographic Traveler (México) - - VIAJERO ILUSTRADO -

La ciu­dad de Ma­drid se en­cuen­tra ro­dea­da de va­rios sis­te­mas de sie­rras. Por eso, se pue­de lle­gar en me­nos de una ho­ra a va­rios pue­blos se­rra­nos pa­ra pa­sar un día de cam­po y dis­fru­tar la na­tu­ra­le­za. Uno de ellos es Bus­tar­vie­jo, don­de to­dos re­co­mien­dan pa­la­dear en cual­quier con­fi­te­ría su pos­tre tra­di­cio­nal: el mil ho­jas, que es­tá for­ma­do por una ca­pa de ho­jal­dre, una ca­pa an­cha de cre­ma pas­te­le­ra, otra de ho­jal­dre, otra ca­pa an­cha de cre­ma chan­ti­llí y una úl­ti­ma de ho­jal­dre es­pol­vo­rea­da con azú­car im­pal­pa­ble y ca­ne­la. Ade­más, las sie­rras tie­nen pue­blos pin­to­res­cos y al­gu­nos se­cre­tos ba­jo tie­rra que a los ni­ños les en­can­ta­rá co­no­cer. Una de ellas es la de Gre­dos, que es­con­de las Gru­tas del Águi­la, a nue­ve ki­ló­me­tros del pue­blo Are­na de San Pedro y a me­nos de dos ho­ras de Ma­drid. En es­tas gru­tas se pue­den con­tem­plar es­ta­lac­ti­tas y es­ta­lag­mi­tas de di­fe­ren­tes co­lo­res, pro­duc­to de la acu­mu­la­ción de los mi­ne­ra­les que con­tie­ne la pie­dra ca­li­za; por ejem­plo, la pre­sen­cia de hie­rro les otor­ga tonalidades ro­ji­zas. Los ni­ños dis­fru­ta­rán mu­cho el re­co­rri­do de apro­xi­ma­da­men­te un ki­ló­me­tro su­mer­gi­dos en el in­te­rior de la Tie­rra, mien­tras ob­ser­van las for­mas que ori­gi­na­ron la ero­sión y acu­mu­la­ción de se­di­men­tos y pres­tan aten­ción a las ex­pli­ca­cio­nes del guía. Des­pués de vi­si­tar las cue­vas, el plan pue­de con­ti­nuar al re­co­rrer al­guno de los ca­mi­nos de sen­de­ris­mo que ofre­ce la sierra de Gre­dos y vi­si­tar el pue­blo de Are­na de San Pedro, que tie­ne un cas­ti­llo y un puen­te que da­tan de la épo­ca me­die­val.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.