Un oa­sis de lu­jo verde

Des­can­so y di­ver­sión en fa­vor de la na­tu­ra­le­za

National Geographic Traveler (México) - - VIAJERO ILUSTRADO - por ma­ris­sa es­pi­no­sa

C uan­do pien­sas en un oa­sis, ima­gi­nas un re­fu­gio y un lu­gar de des­can­so con agua y ve­ge­ta­ción en me­dio del de­sier­to. Por es­tos atri­bu­tos, The Ro­yal Sui­tes by Pa­lla­dium, en Bahía de Ban­de­ras, fun­cio­na co­mo uno.

En un cli­ma ca­lu­ro­so, de una sel­va que so­lo re­ver­de­ce con las llu­vias, ale­ja­do y sin ho­te­les ve­ci­nos, es­te re­sort da la im­pre­sión de es­tar en me­dio de la na­da, a pe­sar de que se en­cuen­tra en la ex­clu­si­va Riviera Na­ya­rit, en Mé­xi­co.

Des­de la ca­rre­te­ra se co­mien­za a avis­tar la in­men­sa cos­ta del Pa­cí­fi­co y co­mo sus olas –per­fec­tas pa­ra el surf– rom­pen a la ori­lla de la bahía, una ima­gen que no se frag­men­ta.

Su apa­rien­cia lu­jo­sa y tro­pi­cal, ro­dea­da de los so­ni­dos de la na­tu­ra­le­za, llega a un nue­vo ni­vel de sos­te­ni­bi­li­dad: pa­ra men­guar el im­pac­to am­bien­tal, uti­li­za un sis­te­ma de rie­go pa­ra sus jar­di­nes que res­ca­ta el agua so­bran­te y una plan­ta de tra­ta­mien­to pa­ra re­ci­clar­la. In­clu­so se alien­ta al hués­ped a ser

eco­friendly, ya que pue­de so­li­ci­tar el cam­bio de las sá­ba­nas y toa­llas de su ha­bi­ta­ción ca­da dos días, si así lo desea. Con es­tas me­di­das han lo­gra­do ba­jar el con­su­mo de agua un 60 %.

Tam­bién hay un pe­que­ño re­fu­gio de ani­ma­les en el co­ra­zón del com­ple­jo que ha da­do ho­gar a va­rias es­pe­cies que na­cie­ron en cau­ti­ve­rio o que su­frie­ron mal­tra­to y ya no pue­den re­in­te­grar­se a su há­bi­tat na­tu­ral. En­tre la fau­na que cui­dan hay es­pe­cies na­ti­vas, co­mo ve­na­dos y mo­nos.

Cuen­ta con The Ro­yal Sui­tes, una zo­na ex­clu­si­va pa­ra adul­tos, su­ma­da a 96 sui­tes Ro­yal Ju­nior y cua­tro Ro­yal Mas­ter, ade­más de ins­ta­la­cio­nes ex­clu­si­vas co­mo el res­tau­ran­te buf­fet –con vis­ta a la cos­ta y a una de sus cua­tro pis­ci­nas–, el spa y los ba­res. Los hués­pe­des pue­den ha­cer uso del res­to de las ins­ta­la­cio­nes fa­mi­lia­res del ho­tel co­mo los to­bo­ga­nes.

Asi­mis­mo, po­see el equi­po y per­so­nal es­pe­cia­li­za­dos pa­ra rea­li­zar de­por­tes acuá­ti­cos, co­mo surf y padd­le surf, o el lu­gar per­fec­to pa­ra ob­ser­var­los: una pis­ci­na al bor­de de la pla­ya.

Otro de los atrac­ti­vos de es­te lu­gar es la tem­po­ra­da de mi­gra­ción de ba­lle­nas jo­ro­ba­das en mar­zo, ya que sus saltos se pue­den ver des­de las al­ber­cas y te­rra­zas.

La ce­re­za del pas­tel son los res­tau­ran­tes ti­po buf­fet con dis­tin­tas es­pe­cia­li­da­des: Por­to­fino, el ita­liano; Bam­bú, el de co­mi­da orien­tal; Vi­va Mé­xi­co, una mez­cla de la gas­tro­no­mía y be­bi­das re­pre­sen­ta­ti­vas del país, y Ribs & Mo­re, con cor­tes de car­ne pre­pa­ra­dos a tér­mino y vino pa­ra acom­pa­ñar­los.

Ya sea pa­ra dis­fru­tar unas va­ca­cio­nes ex­clu­si­vas o ha­cer una es­ca­la en los res­tau­ran­tes es­pe­cia­li­za­dos an­tes de con­ti­nuar por la Riviera Na­ya­rit, es­te lu­gar cum­ple con el ob­je­ti­vo prin­ci­pal del oa­sis: pro­por­cio­nar des­can­so y re­fu­gio a los via­je­ros. Se ubi­ca en el ca­mino Pun­ta de Mita ki­ló­me­tro 11.5, por la ca­rre­te­ra federal 200, en Bahía de Ban­de­ras, Na­ya­rit. Pre­cios des­de 260 dó­la­res (pa­lla­dium­ho­tel­group.com).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.